Discurso del H.D. Pedro Miguel González Pinzón, Presidente de la Asamblea Nacional

Páginas:87-90
RESUMEN

A nte todo, quiero darle las gracias a Dios por haberme dado la fortaleza para llegar hasta este momento y quiero darle las gracias a mi Partido, a mi bancada, a esta Asamblea por el respaldo que me brindaron para poder llegar a ocupar el cargo de Presidente de la Asamblea Nacional de la República de Panamá.

 
EXTRACTO GRATUITO
87
para representarlos en este Órgano, pilar de nuestra
democracia y de nuestro sistema republicano. La
decisión de nuestra Asamblea de elegirme como
su Presidente, reafi rma la voluntad soberana de
los panameños de decidir sobre nuestros asuntos
sin injerencias extranjeras de ninguna naturaleza.
La época del tutelaje en la que los Estados Unidos
tenía la última palabra para determinar quiénes y
cómo debían gobernar nuestra nación se acabó con
Omar Torrijos y se perfeccionó con el cumplimiento
de los Tratados Torrijos – Carter.
Hace casi 30 años quedó pactado el calendario
descolonizador que desmanteló el enclave humillante
que representó la antigua Zona del Canal. Aquí, en
este mismo recinto, en la reunión que celebró el
Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el 15
de marzo de 1973, Panamá logró sentar a la primera
potencia del mundo en el banquillo de los acusados
y demostrar ante la faz del planeta la situación cuasi
colonial en la que se encontraba nuestra nación
en las postrimerías del Siglo XX. A partir de ese
momento, se inició una nueva y defi nitiva etapa
en el proceso de negociación que culminaría el 7
de septiembre de 1977. Hace aproximadamente
“El que vive bajo la sombra del Altísimo y Todopoderoso dice al Señor: Tú eres mi refugio, mi castillo, mi Dios en
quien confío, solo Él puede librarte de trampas ocultas y plagas mortales, pues te cubrirá con sus alas y bajo ellas
estarás seguro. Su fi delidad te protegerá como un escudo; no tengas miedo a los peligros nocturnos ni a las fl echas
lanzadas de día, ni a las plagas que llegan con la oscuridad, ni a las que destruyen a pleno sol, pues mil caerán
muertos a tu izquierda y diez mil a tu derecha, pero a ti nada te pasará. Solamente lo habrás de presenciar, verás
a los malvados recibir su merecido. Ya que has hecho del Señor tu refugio, del Altísimo tu lugar de protección, no te
sobrevendrá ningún mal ni la enfermedad llegará a tu casa pues él mandará que sus ángeles te cuiden por donde
quiera que vayas. Te levantarán con sus manos para que no tropieces con piedra alguna, podrás andar entre leones,
entre monstruos y serpientes, yo lo pondré a salvo, fuera del alcance de todos porque él me ama y me conoce.
Cuando me llame le contestaré, yo mismo estaré con él, lo libraré de la angustia y lo colmaré de honores, le haré
disfrutar de una larga vida, le haré gozar de mi salvación”.
Excelentísimo Señor Martín Torrijos Espino, Presidente Constitucional de la República de Panamá; su Excelencia
Magistrada Graciela Dixon, Presidenta de la Corte Suprema de Justicia; sus Excelencias José Baruco y Mayra
Zúñiga, Vicepresidentes de la Asamblea Nacional; señores Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, del Tribunal
Electoral; señora Procuradora de la Nación, señor Procurador de la Administración, señor Fiscal Electoral, señores
ministros y viceministros, estimados colegas Principales y Suplentes.
Ante todo, quiero darle las gracias a Dios por
haberme dado la fortaleza para llegar hasta
este momento y quiero darle las gracias a mi Partido,
a mi bancada, a esta Asamblea por el respaldo que
me brindaron para poder llegar a ocupar el cargo de
Presidente de la Asamblea Nacional de la República
de Panamá.
Quiero dar las gracias, también, por las muestras
de solidaridad que hemos recibido de todo el país
y de todas las corrientes políticas, así como las de
quienes nos han adversado históricamente. Quiero
darle las gracias, especialmente, a la gente pobre
de allá, de Calobre, de San Francisco, de Santa Fe,
que nos han dado en dos ocasiones la oportunidad
de representar en esta Asamblea al circuito más
pobre de la provincia de Veraguas, la provincia de
Omar Torrijos Herrera.
Compatriotas, hay momentos especiales en la vida
de los pueblos y de los parlamentos, y este es, sin
duda, uno de ellos. La elección que cada año hacemos
en esta fecha para decidir quiénes conformarán
nuestra Directiva, es algo que le compete solo a los
panameños y a quienes nuestro pueblo ha elegido
Discurso del Diputado Pedro Miguel González P.,
Presidente de la Asamblea Nacional,
en ocasión de su toma de posesión
1 de septiembre de 2007

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA