Discurso pronunciado por el Papa Francisco en Bolivia ante los movimientos populares

Páginas118-129
118 REVISTA DEBATE
NÚMERO 24 DICIEMBRE 2015
Hermanos, hermanas. Buenas tardes a
todos.
Hace algunos meses nos reunimos
en Roma y tengo presente ese primer
encuentro nuestro. Durante este tiempo
los he llevado en mi corazón y en mis ora-
ciones. Me alegra verlos de nuevo aquí,
debatiendo los mejores caminos para
superar las graves situaciones de injus-
ticia que sufren los excluidos en todo el
mundo. Gracias Señor Presidente Evo
Morales por acompañar tan decidida-
mente este Encuentro.
Aquella vez en Roma sentí algo muy
lindo: fraternidad, garra, entrega, sed de
justicia. Hoy, en Santa Cruz de la Sierra,
vuelvo a sentir lo mismo. Gracias por eso.
También he sabido por medio del Pon-
ticio Consejo Justicia y Paz que preside
el Cardenal Turkson, que son muchos en
la Iglesia los que se sienten más cercanos
a los movimientos populares. ¡Me alegra
tanto! Ver la Iglesia con las puertas abier-
tas a todos Ustedes, que se involucre,
acompañe y logre sistematizar en cada
diócesis, en cada Comisión de Justicia y
Paz, una colaboración real, permanente
y comprometida con los movimientos
populares. Los invito a todos, Obispos,
sacerdotes y laicos, junto a las organiza-
ciones sociales de las periferias urbanas y
rurales, a profundizar ese encuentro.
Dios permite que hoy nos veamos otra
vez. La Biblia nos recuerda que Dios escu-
cha el clamor de su pueblo y quisiera yo
también volver a unir mi voz a la de Uste-
des: “Las famosas tres T”: tierra, techo y
trabajo para todos nuestros hermanos y
hermanas. Lo dije y lo repito: son dere-
chos sagrados. Vale la pena, vale la pena
luchar por ellos. Que el clamor de los
excluidos se escuche en América Latina y
en toda la tierra.
Primero de todo.
1. Empecemos reconociendo que nece-
sitamos un cambio. Quiero aclarar,
para que no haya malos entendidos,
que hablo de los problemas comu-
nes de todos los latinoamericanos y,
en general también de toda la huma-
nidad. Problemas que tienen una
matriz global y que hoy ningún Estado
puede resolver por sí mismo. Hecha
esta aclaración, propongo que nos
hagamos estas preguntas:
- ¿Reconocemos que las cosas no
andan bien en un mundo donde
hay tantos campesinos sin tierra,
tantas familias sin techo, tantos tra-
bajadores sin derechos, tantas per-
sonas heridas en su dignidad?
- ¿Reconocemos que las cosas no
andan bien cuando estallan tantas
guerras sin sentido y la violencia
fratricida se adueña hasta de nues-
tros barrios? ¿Reconocemos que
las cosas no andan bien cuando
el suelo, el agua, el aire y todos los
seres de la creación están bajo per-
manente amenaza?
Entonces, digámoslo sin miedo:
necesitamos y queremos un
DISCURSO PRONUNCIADO POR EL
PAPA FRANCISCO EN BOLIVIA
ANTES LOS MOVIMIENTOS POPULARES

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR