Sentencia Generales de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 4ª de Negocios Generales, 14 de Marzo de 2016

Ponente:José Eduardo Ayu Prado Canals
Fecha de Resolución:14 de Marzo de 2016
Emisor:Cuarta de Negocios Generales

VISTOS: ANTECEDENTES DEL CASO La apoderada judicial de la señora D.A.M.R., basa su solicitud en los siguientes hechos: "Que su representada la señora D.A.M. REYES y el señor SEGUNDO A.E.M., ambos de nacionalidad panameña, contrajeron matrimonio el día 31 de agosto de 1979, en el Consulado de Panamá en Málaga, España. Que no existen hijos menores dentro del matrimonio. Que su representada la señora D.A.M. REYES y el señor SEGUNDO A.E.M., presentaron Demanda de Divorcio de Mutuo Acuerdo, el día 10 de febrero de 2000, ante las leyes de España (Ley 30/1.981 de 7 de julio y norma 86 del Código Civil de España). Que mediante Auto No. 273/00 de Divorcio de Mutuo Acuerdo, se emitió la Sentencia No. 436 de 3 de julio de 2000, del Juzgado de Primera Instancia No.7 de Santa Cruz de Tenerife España, lo que prueba que nuestra representada tiene más de 14 años de divorciada por las leyes españolas." Como pruebas a su solicitud, la Licenciada L.M.C.M. aportó lo siguiente: Certificación de Matrimonio expedido por la Dirección General del Registro Civil, Copia debidamente apostillada de la Sentencia de divorcio proferida por el Juzgado de Primera Instancia N° 7 de Santa Cruz de Tenerife, España. OPINIÓN DE LA PROCURADURÍA Mediante Vista Nº. 03 de 19 de enero de 2015, la señora Procuradora General de la Nación, señaló: "Debe accederse a la reconocimiento y ejecución de la presente sentencia extranjera, dado a que la sentencia fue notificada personalmente y ambos comparecieron "en el día y hora señalados", por lo cual, se ha cumplido con lo establecido en el numeral 2 del artículo 1419 del Código Judicial. En cuanto a la licitud de la pretensión, ha sido invocado la causal de mutuo consentimiento, la cual se encuentra contenida en el numeral 10 del artículo 212 del Código de la Familia de la República de Panamá, pudiendo apreciar que las partes convivieron por mas por mas de dos (02) años antes de iniciar el proceso de divorcio y que se hizo constar que no existían hijos menores de edad. En consecuencia se ha cumplido con lo que establece el numeral 3 del artículo 1419 del Código Judicial." En virtud de lo antes expuesto, la Señora Procuradora General de La Nación es de la opinión que se declare ejecutable la solicitud que origina el presente proceso de exequátur, presentada por la licenciada L.M.C.M.. DECISIÓN DE LA SALA El artículo 1419 del Código Judicial, exige para la ejecución en nuestro país de una sentencia dictada en el extranjero: que la misma haya sido dictada a consecuencia del ejercicio de una pretensión personal; que no haya sido dictada en rebeldía, entendiéndose por tal, el caso en que la demanda no haya sido personalmente notificada al demandado, dentro de la jurisdicción del Tribunal de la causa, a menos que el demandado rebelde solicite la ejecución; que la obligación para cuyo cumplimiento se haya procedido sea lícita en Panamá; y, que copia de la sentencia sea auténtica. En primer lugar, vemos que la sentencia examinada cumple con el numeral primero del artículo 1419 del Código Judicial, ya que fue dictada como consecuencia de una pretensión personal, porque se trata de una sentencia de divorcio. El tratadista argentino L.E.P., afirma que: "Las pretensiones personales son aquellas que emergen de derechos personales de contenido patrimonial a los que también se denomina derechos de créditos o creditorios y cabe definir como aquellos que se tienen respecto de una o varias personas determinadas que se hayan obligadas, frente al sujeto activo, a la entrega de una cosa (obligación de dar), o a la ejecución de un hecho (obligación de hacer) o a la abstención (obligación de no hacer)" 1 En relación al requisito exigido en el numeral segundo del artículo antes citado, vemos que ambas partes fueron notificadas de la demanda y comparecieron el día y hora señalados, excluyendo de esta forma la situación de posible rebeldía del demandado, cumpliéndose con lo estipulado en el numeral 2 del artículo 1419 del Código Judicial. En relación a la licitud de la obligación, se observa que el divorcio fue decretado en base a un mutuo acuerdo entre las partes, que convivieron por más de dos años antes de iniciar el proceso de divorcio y no procrearon hijos menores de edad, siendo esto compatible con el numeral 10 del artículo 212 del Código de la Familia. Finalmente, podemos observar que la sentencia cumple con el requisito de autenticidad, ya que presenta el sello de apostilla, lo cual suprime cualquier tipo de legalización consular, por lo que llegamos a la conclusión que se cumplen con los requisitos exigidos por la ley panameña, para que sea reconocida la sentencia y su ejecución en nuestro territorio, por lo que se debe acceder a la petición formulada por la Licenciada L.M.C.M., en cuanto a la presente solicitud de exequátur. En consecuencia, LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA DE NEGOCIOS GENERALES, actuando en nombre de la República y por autoridad de la ley, RECONOCE Y DECLARA EJECUTABLE en la República de Panamá, la sentencia de divorcio proferida por el Juzgado de Primera Instancia No.7 de Santa Cruz de Tenerife, España, por la cual se declara disuelto el vínculo matrimonial que unía a los señores SEGUNDO A.E.M. con cédula de identidad personal No. 8-370-791 y D.A.M. REYES con cédula de identidad personal No. 7-88-1010. SE AUTORIZA a la Dirección General del Registro Civil de la República de Panamá, que realice las anotaciones e inscriba, en los libros correspondientes, la sentencia de divorcio antes señalada, en los mismos términos que ella indica. N. y CÚMPLASE JOSÉ EDUARDO AYU PRADO CANALS LUIS RAMÓN FÁBREGA SÁNCHEZ -- HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA YANIXSA Y. YUEN C. (Secretario)