Sentencia Generales de Supreme Court (Panama), Sala 4ª de Negocios Generales, 5 de Marzo de 2008

PonenteEsmeralda Arosemena de Troitiño
Fecha de Resolución 5 de Marzo de 2008
EmisorSala Cuarta de Negocios Generales

VISTOS:

La señora N.A.A.A., mediante apoderado legal, el Licenciado GUILLERMO A. VILLEGAS AGRIEL, solicitó ante esta Sala, el reconocimiento y ejecución de la sentencia dictada por el Tribunal de la Corte del 73 Distrito Judicial del Condado de Bexar, Texas, Estados Unidos de América, fechada 12 de enero de 2000, en la cual se declara disuelto el vínculo matrimonial que la une a B.J.L..

ANTECEDENTES

El apoderado de la señora A.A., basó su solicitud en los siguientes hechos:

"PRIMERO: Que al tomo 258 de matrimonio de la provincia de Panamá, partida No.64 se encuentra inscrito el matrimonio entre los señores B.L., quien es de nacionalidad Estadounidense con pasaporte No.s.s 115-58-3220 y la señora N. L., panameña, con cédula No.8-713-2218, los que se casaron en la República de Panamá, el día 16 de agosto de 1996, en el Juzgado Quinto de Ancón, distrito de Panamá, provincia de Panamá, conforme al certificado de nacimiento No.28137, expedido el día 13 de marzo de 2007.

SEGUNDO

Que ambos cónyuges solicitaron el divorcio por la causal de mutuo consentimiento del vínculo matrimonial ante la Corte de Texas, del Condado de Bexar, Juzgado No.73 Distrito Judicial, u.s.a., el día 12 de noviembre de 1999.

TERCERO

Que en la audiencia del día 12 de enero de 2000, caso número 99CI-16219, el matrimonio hasta entonces conformado por B.L. y N.L. fue declarado disuelto, mediente la sentencia No.99CI-16219 del Condado de Bexar, Texas, Estados Unidos de América.

CUARTO

Que la sentencia ha sido dictada a consecuencia del ejercicio de una pretensión personal instaurada por ambos cónyuges.

QUINTO

Que la sentencia cuyo cumplimiento se solicita, es lícita en Panamá.

SEXTO

Que en los Estados Unidos y Panamá, se cumplen las leyes de carácter bilaterales para el reconocimiento de sentencias extranjeras de acuerdo con los Tratados Internacionales

Se aportó con la solicitud, copia de la sentencia legalizada por las autoridades consulares, debidamente traducida al idioma español y el certificado de matrimonio de los cónyuges.

Admitida la solicitud, se dispuso escuchar la opinión de la señora Procuradora General de la Nación, quien mediante V.F. No.27 de 13 de abril de 2007, en lo medular señaló lo siguiente:

"... Que la demandada fue notificada de la sentencia, ya que se hizo presente dentro del proceso y suscribió con el demandante un acuerdo y manifiesta estar de acuerdo con la sentencia, en forma y fondo, se hizo una división legal de los bienes habidos en el matrimonio, estima satisfecho el requisito dispuesto en el artículo 1419 del Código Judicial. En relación al requisito exigido por el numeral tercero del precitado artículo, la causal por la cual se entiende disuelto el vínculo matrimonial si bien no se señala expresamente en la sentencia, puede equipararse a un mutuo consentimiento, toda vez que según la sentencia, (fojas 20), "las partes manifiestan estar plenamente de acuerdo con la sentencia, en forma y fondo, y que es ley entre las partes, teniendo el mismo efecto que un Contrato."

Como la causal se encuentra recogida por el legislador patrio, compete verificar si dentro del presente proceso se dan los presupuestos necesarios para reconocer un divorcio por mutuo consentimiento.

Se observa que el matrimonio se celebró en 1996, como se desprende del Certificado de Matrimonio visible a fojas 12 del dossier, al momento de la solicitud de divorcio habían transcurrido exactamente tres (3) años. Por otra parte, en el acuerdo realizado por las partes se encuentra implícito su deseo de ratificarse de la solicitud de divorcio; de allí que considera satisfecho el requisito tercero exigido por el artículo 1419 del Código Judicial".

La Señora Procuradora General de La Nación es de la opinión que debe accederse a la petición elevada por el licenciado G.V.A., en cuanto al presente proceso de exequátur.

CONSIDERACIONES DE LA SALA

El ordenamiento jurídico vigente, exige para la ejecución en nuestro país de una sentencia dictada en el extranjero: que la misma haya sido dictada a consecuencia del ejercicio de una pretensión personal; que no haya sido dictada en rebeldía, entendiéndose por tal, el caso en que la demanda no haya sido personalmente notificada al demandado, dentro de la jurisdicción del Tribunal de la causa, a menos que el demandado rebelde solicite la ejecución; que la sentencia cuyo cumplimiento se solicita sea lícita en Panamá; y, que la copia de la sentencia sea auténtica.

La sentencia examinada cumple con el numeral primero del artículo 1419 del Código Judicial, porque fue dictada para resolver una pretensión personal, ejercida por la señora N.A.A.A. y el señor B.J.L.; igual al requisito exigido en el numeral segundo del artículo citado, la demandada fue notificada de la sentencia, estuvo presente dentro del proceso y además suscribió un acuerdo con el demandante en donde establece estar de acuerdo plenamente con la sentencia.

En relación a la causal de divorcio invocada, no se desprende expresamente de la sentencia la causal mediante la cual fue disuelto el vínculo matrimonial, sin embargo consta el acuerdo celebrado entre las partes. El uso de un criterio flexible, permite asimilar la situación al mutuo consentimiento, causal establecida específicamente en el numeral 10 del artículo 212 del Código de la Familia, confirmando de esta forma la licitud de la sentencia cuyo cumplimiento y ejecución se solicita.

Finalmente, podemos observar que la sentencia cumple con el requisito de autenticidad, conforme lo establecido en el numeral cuarto del artículo 1419 del Código Judicial; lo que permite establecer que la resolución satisface los requisitos exigidos por la ley panameña, que autorizan su reconocimiento y ejecución en la República de Panamá.

PARTE RESOLUTIVA

En consecuencia, LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA DE NEGOCIOS GENERALES, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, RECONOCE Y DECLARA EJECUTABLE en la República de Panamá, la sentencia del 12 de enero de 2000, dictada por la Corte del 73 Distrito Judicial del Condado de Bexar, Texas, Estados Unidos de América, por la cual se declara disuelto el vínculo matrimonial que unía a los señores B.J.L. y N.A.A.A..

SE AUTORIZA a la Dirección General del Registro Civil de la República de Panamá, que realice las anotaciones e inscriba, en los libros correspondientes, la sentencia de divorcio antes señalada, en los mismos términos que ella indica.

NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE.

ESMERALDA AROSEMENA DE TROITIÑO

VICTOR L. BENAVIDES P. -- HARLEY J. MITCHELL D.

CARLOS H. CUESTAS G. (Secretario General)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR