Sentencia Generales de Corte Suprema de Justicia (Panama), 4ª de Negocios Generales, 3 de Mayo de 2011

PonenteAníbal Salas Céspedes
Fecha de Resolución 3 de Mayo de 2011
EmisorCuarta de Negocios Generales

VISTOS: El licenciado JULIO F.M.H., en representación de A.M.E.J.H., interpuso ante la Sala de Negocios Generales de la Corte Suprema de Justicia, solicitud para el reconocimiento y ejecución en la República de Panamá de la Sentencia de 6 de abril de 2004, dictada por el Tribunal Legal Religioso Sunnita del Valle de B.G., República del Libano, mediante la cual se disuelve el vínculo matrimonial que mantenía unidos a A.M.E.J.H. y HOUDAMA IBRAHIM OSMAN. ANTECEDENTES Los señores A.M.E.J.H. y HOUDAMA IBRAHIM OSMAN contrajeron matrimonio el 19 de septiembre de 2002, ante la Notaría 2, Corregimiento de Bella Vista, Distrito de Panamá, Provincia de Panamá; inscrita en la Dirección Nacional del Registro Civil de la República de Panamá, al Tomo número 275 de matrimonios en la provincia de Panamá, Partida Número 1268. Mediante sentencia de 6 de abril de 2004, el tribunal extranjero decretó el divorcio bajo la causal de mutuo consentimiento (Mokhalaa). Admitida la presente solicitud, se corrió traslado al Procurador General de la Nación quien, mediante Vista N° 9 de 27 de enero de 2011, indicó que la misma cumple con lo exigido por el artículo 1419 del Código Judicial para el reconocimiento y ejecución de las sentencias provenientes del extranjero, ya que la sentencia de divorcio fue proferida como consecuencia del ejercicio de una pretensión personal; que las partes manifestaron su voluntad de divorciarse y el demandado es quien solicita el reconocimiento y ejecución de la sentencia, por tanto, no se configura la rebeldía; la causal utilizada por el tribunal es la de mutuo acuerdo la cual está contemplada en el numeral 10 del artículo 212 del Código de la Familia; y finalmente, la sentencia consta debidamente autenticada y traducida al idioma español. DECISIÓN DE LA SALA Atendiendo a lo preceptuado en el numeral 2 del artículo 100 del Código Judicial, esta Superioridad procede a determinar la viabilidad del reconocimiento y ejecución de la sentencia extranjera de 6 de abril de 2004 en comento, de conformidad con los requisitos de forma y de fondo exigidos por los artículos 877 y 1419 lex cit. A fojas 4 a 13, se observa la sentencia de divorcio legalizada por las autoridades diplomáticas correspondientes, traducida al idioma español por intérprete público autorizado y el certificado de matrimonio expedido por el Registro Civil de Panamá, tal como lo prescribe el artículo 877 y el numeral 4 del artículo 1419 lex cit. En atención a la licitud de la sentencia, se constata que es conforme a lo consagrado en los numerales 1 y 2 del artículo 1419, ya que fue proferida como consecuencia de una pretensión personal (sentencia de divorcio) y no fue dictada en rebeldía del demandado, pues se infiere que fue notificado del proceso y es quien promueve la solicitud bajo estudio. En torno a la licitud de la obligación objeto del presente requerimiento, contemplada en el numeral 3 del artículo 1419, se constata que la causal bajo la cual fue decretado el divorcio es la de "mutuo acuerdo" la cual se encuentra regulada taxativamente en nuestro ordenamiento legal, en el numeral 10 del artículo 212 del Código de la Familia; y en cuanto a los casos previstos en el artículo 218 lex cit, no existen hijos productos de la unión y las partes en la sentencia acordaron lo referente a sus obligaciones recíprocas. Ahora bien, se advierte que el matrimonio duró aproximadamente 1 año y 7 meses, término distinto al exigido por el numeral 10 del artículo 212 citado, que se refiere a que el matrimonio tenga como mínimo dos años de celebrado; no obstante, estimamos aplicable el artículo 11 lex cit que establece como ley aplicable en los procesos de divorcio y de separación de cuerpos, la ley del domicilio conyugal, del cual jurisprudencia reiterada de esta Superioridad ha manifestado lo siguiente: "Continuando con el análisis de la Sentencia, objeto de esta solicitud, podemos señalar que si bien no se cumple con todo lo normado en el Código de la Familia, artículo 212, numeral 10; específicamente con el punto 2 del ordinal y artículo citado que se refiere a que el matrimonio tenga mínimo dos años de celebrado, el artículo 11 lex cit. establece que la Ley del domicilio conyugal es la que rige en los procesos de divorcio y separación de cuerpos. 'Artículo 11: La ley del domicilio conyugal regirá todo lo concerniente a demandas de divorcio y separación de cuerpos, así como los derechos derivados de al respectiva sentencia. Se entiende por domicilio conyugal, el lugar donde viven los cónyuges habitualmente con singularidad y estabilidad.' Siendo el objeto de este proceso el divorcio por mutuo acuerdo y habiendo las partes establecido su domicilio conyugal en Lalí, España, la ley aplicable es la española, es decir el Código Civil de España, específicamente los artículos 81, 86 y 90 como se observa en la sentencia citada y no el artículo 212 numeral 10, punto 2 del Código de Familia patrio; si bien, ambas excertas legales hacen referencia al mutuo consentimiento o mutuo acuerdo como causal para la disolución del matrimonio la que varía en este caso es el termino que se exige debe tener casado las partes. La diferencia existente entre la norma patria y la extranjera radica en el término que deben tener casados los solicitantes. En nuestro caso se exige que debe tener un mínimo de dos años de casado, mientras en España sólo se exige que los contrayentes tengan tres meses. Como se observa la esencia del proceso no varía, el divorcio por mutuo consentimiento."(Sentencia de 29 de enero de 2009, Sala de Negocios Generales) Aunado a lo anterior, consideramos importante resaltar que el artículo 16 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, establece una serie de postulados en defensa de la familia, dentro de los cuales está el derecho que tiene los hombres y mujeres sin restricción alguna, a casarse y fundar una familia, además de disfrutar en igualdad de condiciones el matrimonio, durante el matrimonio y en el caso de disolución del mismo, por tanto, no podemos negarle el derecho que tienen cada uno de ellos a formar una nueva familia. Frente a lo expuesto, la Sala concluye que la solicitud y los documentos que la acompañan cumplen con los requisitos legales exigidos para que la sentencia extranjera sea reconocida y ejecutada en nuestro país, y así debe declararse. En consecuencia, la SALA CUARTA DE NEGOCIOS GENERALES, CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, actuando en nombre de la República y por autoridad de la Ley, RECONOCE Y DECLARA EJECUTABLE en la República de Panamá, la Sentencia de 6 de abril de 2004, proferida por el Tribunal Legal Religioso Sunnita del Valle de B.G., República del Libano, mediante la cual se declara disuelto el vínculo matrimonial entre A.M.E.J.H. y HOUDAMA IBRAHIM OSMAN. SE AUTORIZA a la Dirección de Registro Civil para que lleve a cabo las anotaciones pertinentes en su libro de divorcio, de acuerdo a los términos de la presente resolución. N. y cúmplase. ANÍBAL SALAS CÉSPEDES WINSTON SPADAFORA FRANCO -- ALBERTO CIGARRUISTA CORTEZ CARLOS H. CUESTAS G. (Secretario General)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR