Energía Amigable para el Ser Humano

AutorRosalina Pinzón C.
CargoAsesora Técnica de la Secretaría Técnica de Infraestructura Pública
Páginas18-22
hecho todos sabemos que el Sol permanecerá
por más tiempo que la especie humana. Aun así,
el concepto de renovabilidad depende de la escala
de tiempo que se utilice y el ritmo de uso de los
recursos.
• Renovables o permanentes. Son las que
se obtienen de fuentes naturales virtualmente
inagotables, unas por la inmensa cantidad
de energía que contienen, y otras, porque
son capaces de regenerarse por medios
naturales. Ejemplo: el Sol, el viento, el aire
o el agua.
No renovables o temporales. Son los
combustibles fósiles que se pueden utilizar
en forma sólida (carbón) o gaseosa (gas
natural). Son acumulaciones de seres vivos
que vivieron hace millones de años. En el
caso del carbón se trata de bosques de
zonas pantanosas, y en el caso del petróleo
y el gas natural de grandes masas de
plancton marino acumuladas en el fondo del
mar, como el carbón, el petróleo, etcétera.
En distintos momentos de la historia, el ser humano
fue motivado por la necesidad en conseguir alguna
utilidad de la naturaleza para generar calor y poder
E
nerg
í
a Amigable para el Ser Human
o
El vertiginoso desarrollo industrial y tecnológico
de la civilización humana ha necesitado en
casi todas las épocas históricas la complicidad
de las fuentes energéticas, en particular, las no
renovables o los llamados recursos fósiles, los
cuales presentan hoy una crisis a todas luces de
ribetes insospechados en la producción de petróleo
(porque los yacimientos son escasos) y en los costos
exponenciales que genera (porque se utilizan como
un recurso estratégico político-militar y económico)
entre las naciones productoras del llamado “oro
negro” y las que en su afán por expandirse y
controlar esa materia prima de vasto poderío global
e imperial, ponen al universo en un clima lleno de
incertidumbre ante el “jaque mate” de un peligroso
juego cuyas reglas están aún por def‌i nirse.
Dentro de ese entorno que nos rodea y en vísperas
de la recién concluida trigésimo séptima Asamblea
General de la Organización de los Estados
Americanos, celebrada en la ciudad de Panamá
del 3 al 5 de junio de 2007, bajo el tema “Energía
para el Desarrollo”, propuesto por Panamá -con
una gran visión de alcance continental- como parte
importante de las agendas de los Estados que se han
adoptado para hacerle frente a la crisis energética
que agobia a las naciones de la región, es propicia la
ocasión para abordar algunas cuestiones puntuales
a considerar.
Comencemos por preguntarnos: ¿Qué son
fuentes de energía? Son productos naturales más
o menos complejos de las que el ser humano puede
extraer movimientos, luz o calor, para realizar un
determinado trabajo u obtener alguna utilidad.
La humanidad posee innumerables fuentes de
generación energética que proceden de la naturaleza,
estos se clasif‌i can por su origen en recursos:
permanentes (renovables) y temporales (no
renovables o agotables). En principio, las fuentes
permanentes son las que tienen origen solar. De
Energía Amigable para el Ser Humano
Rosalina Pinzón C.*
18
*Asesora Técnica de la Secretaría Técnica de Infraestructura Pública.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR