Sentencia Penal de Corte Suprema de Justicia (Panama), 2ª de lo Penal, 23 de Marzo de 2022

PonenteOtilda Vergara de Valderrama
Fecha de Resolución23 de Marzo de 2022
EmisorSegunda de lo Penal

Tribunal: Corte Suprema de Justicia, Panamá

Sala: Segunda de lo Penal

Ponente: O.V. de Valderrama

Fecha: 23 de marzo de 2022

Materia: Revisión

Expediente: 2022-30-R

VISTOS:

Corresponde a la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, resolver la admisibilidad del Recurso de Revisión, presentado por la licenciada M.D.C.Z.L., actuando en nombre y representación de F.H.E., contra la Sentencia Condenatoria N°25 de 24 de abril de 2015, dictada por el Juzgado Tercero de Circuito de lo Penal del Primer Circuito Judicial de Panamá, mediante la cual se le declaró penalmente responsable como autor del delito de violencia doméstica y le impuso la pena de 36 meses de prisión e inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas por igual término que la pena principal, en perjuicio de BERTRICE ATIE BRUMMER.

CONSIDERACIONES DE LA SALA

Procede esta Corporación de Justicia a analizar el recurso presentado, a efectos de verificar si cumple con lo dispuesto en los artículos 191, 192 y 193 del Código Procesal Penal y artículo 101 del Código Judicial.

En primer lugar, se observa que el recurso fue presentado por persona hábil para ello, es decir, la licenciada M.D.C.Z.L., apoderada judicial de F.H.E., por lo tanto cuenta con la legitimidad activa, conforme lo establece el numeral 2 del artículo 192 del Código Procesal Penal.

Aprecia la Sala, que el libelo de revisión se dirige al Magistrado Presidente de la Sala Penal de Corte Suprema de Justicia de la República de Panamá cumpliendo así, el contenido del artículo 101 del Código Judicial.

En relación con la exigencia legal establecida en el artículo 193 del Código Procesal Penal, aportó copia autenticada de la sentencia de primera y segunda instancia y de la Resolución de 9 de julio de 2019, emitida por la Sala Segunda de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia que decidió No Casar la Sentencia de Segunda Instancia; asimismo identificó el Tribunal que dictó la sentencia recurrida, hizo mención del delito por el cual se condenó a su representado y la pena impuesta.

Esta Superioridad constata, que la sentencia impugnada por esta vía extraordinaria se encuentra en firme, como lo exige para su procedibilidad el artículo 191 del Código Procesal Penal, toda vez, que el recurrente además de adjuntar la copia autenticada de la sentencia recurrida, aporta la Certificación del Juzgado Tercero de Circuito Penal del Primer Circuito Judicial de Panamá de 3 de diciembre de 2020 en la cual, se acredita adecuadamente tal requerimiento.

Ahora bien, la pretensión de la recurrente se fundamenta en tres causales, concretamente contenidas en los numerales 1, 3 y 5 del Artículo 191 del Código Procesal Penal, las cuales cita de la siguiente manera:

"PRIMERA CAUSAL: Cuando la sentencia impugnada se haya fundado en prueba documental o testimonial, cuya falsedad se haya declarado en fallo posterior firme o resulte evidente aunque no exista un procedimiento posterior. Numeral 1 del artículo 191 del Código Procesal Penal" (El resaltado y subrayado es del Recurso).

"SEGUNDA CAUSAL: Cuando después de la sentencia sobrevengan hechos nuevos o elementos de prueba que solos o unidos a los ya examinados hagan evidente que el hecho no existió, que el imputado no lo cometió o que el hecho cometido no es punible o que corresponde aplicar una norma o ley mas (sic) favorable. numeral 3 del artículo 191 del Código Procesal Penal" (El resaltado y subrayado es del Recurso).

"TERCERA CAUSAL: Cuando la sentencia impugnada haya ignorado pruebas que hagan evidente que el hecho imputado no se ejecutó, que el imputado no lo cometió, que eque (sic) el hecho cometido no es punible o que corresponde aplicar una norma o ley mas (sic) favorable. numeral 5 del artículo 191 del Código Procesal Penal" (El resaltado y subrayado es del Recurso).

PRIMERA CAUSAL:

Así las cosas, corresponde al Tribunal de Revisión Penal determinar la procedencia o no de la causal contenida en el numeral 1 del artículo 191 del Código Procesal Penal invocada por el recurrente. Esta Corporación de Justicia en reiterados pronunciamientos, ha señalado que la misma contiene dos supuestos, autónomos entre sí:

- Cuando la sentencia impugnada se haya fundado en prueba documental o testimonial cuya falsedad se haya declarado en fallo posterior firme;

- Cuando la sentencia impugnada se haya fundado en una prueba documental o testimonial cuya falsedad resulte evidente[1].

En este caso la recurrente sustenta la primera causal invocada, en el segundo supuesto, relativo a que la falsedad de una prueba documental o testimonial sea evidente, aun cuando no exista procedimiento posterior.

Como queda anotado, el recurso se fundamenta en el segundo supuesto que contempla el numeral 1 del artículo 191 del Código Procesal Penal. N., que aun cuando dicha causal excluye el requisito de la presentación de una sentencia en firme posterior que demuestre la falsedad de la prueba, lleva inmerso un elemento imprescindible para la admisión de la causal, toda vez que exige que la falsedad de la prueba documental o testimonial sea evidente.

En ese contexto, resulta importante destacar que la palabra evidente, es un adjetivo que implica algo cierto, claro, patente y sin la menor duda[2].

El autor R.G.M.[3] señala que en esta causal denominada por la doctrina como "falsedad de la prueba",es deber del recurrente demostrar la falsedad del medio o medios probatorios de que se trate, pero que particularmente estos han sido los determinantes para establecer el carácter del delito y la fijación de la extensión de la condena, es decir, no puede tratarse de cualquier medio probatorio sino de uno que posea la suficiente eficacia probatoria como para incidir en la decisión del Tribunal. Este criterio fue resaltado por el autor colombiano, F.C.B.[4], quien consideraba que "no basta la simple falsificación o falsedad, sino que es necesario que una y otra modifiquen esencialmente la verdad, que para la prueba es el real que pretende establecer o negar, y que esa distorsión afecte su expresión con consecuencias incriminatorias, decisivas para el caso concreto".

La revisionista sustenta la causal en 4 hechos:

En el primer hecho plantea alegaciones de instancia y realiza un resumen de las pruebas que aporta con el Recurso de Revisión.

En el segundo hecho, hace referencia a las declaraciones juradas, rendidas ante notarios de B.A.M. (empleado de un restaurante de F.H.E., J.V.P. (Asistente personal de F.H.E., C.H.E. (hermana de F.H.E. y O.S.G. (empleado de la empresa de F.H.E., quienes conocieron a la pareja y no observaron episodios de violencia, lo que, a su criterio, contradice los testimonios de I.Á.M. (doméstica de la casa), J.B. (conductor-mensajero de la casa) y Y.A.G. (empleada de la empresa), quienes son mencionados en la sentencia, por lo que considera que no son objetivos y faltan a la verdad por tener interés en el resultado del proceso.

En el tercer hecho, señala la falsedad del testimonio de R.K., por "falta de parcialidad y objetividad del testimonio", ya que tiene una enemistad manifiesta con su representado y aporta la denuncia LP-029-2007, por el delito de tentativa de homicidio, en donde señaló a R.K. como uno de los autores del hecho y donde quedó expuesto en el expediente que mantenía una relación sentimental extramarital con BERTRICE ATIE BRUMMER, por lo que tiene un interés en el resultado del proceso.

En el cuarto hecho, indica la falsedad del Informe Pericial del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses mencionado en la sentencia, ya que, en 15 minutos de sesión, arribó a la conclusión que presentaba afectación psicológica por los eventos de violencia doméstica, lo que, a su criterio, es ilógico e incongruente. Por lo que aporta un Informe Pericial Forense realizado por el doctor Á.T., psiquiatra forense y que realizó un examen de los antecedentes psicológicos de BERTRICE ATIE BRUMMER.

De los hechos expuestos se evidencia que, a juicio de la revisionista, son falsos los testimonios de I.Á.M., J.B. y Y.A.G., ya que, en comparación con las nuevas declaraciones, ante notario, de B.A.M., J.V.P., C.H.E. y O.S.G., estos relatan hechos distintos. Igualmente, considera falso el testimonio de R.K., por la enemistad manifiesta que mantiene con F.H.E. y que es falso el Informe Pericial del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, ya que en 15 minutos de sesión arribó a la conclusión de establecer que la víctima presentaba una afectación psicológica.

En tal sentido, de los fundamentos que sostienen esta primera causal lo que se vislumbra es la disconformidad con el análisis y la valoración probatoria realizado por el Juzgado Tercero de Circuito de lo Penal del Primer Circuito Judicial, asimismo, cuestiona la ilicitud de distintos elementos probatorios, lo que no se compadece con la causal analizada.

Por lo que debe indicarse que lo señalado, está redactado a modo de alegaciones de instancia, de los cuales se aprecia que la disconformidad del recurrente recae sobre la valoración que en la sentencia se le otorgó a las declaraciones brindadas por I.Á.M., J.B. y Y.A.G., R.K. y el Informe Pericial del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, lo que no es propio de un Recurso de Revisión, ya que la causal alegada requiere que demuestre la falsedad evidente de la prueba, lo cual no se extrae de lo alegado.

Es por ello que los argumentos expuestos, no se ajustan a los supuestos planteados en el numeral 1 del artículo 191 del Código Procesal Penal, por cuanto, la documentación aportada no refleja la evidente falsedad, al no contar con la relevancia, trascendencia y capacidad autónoma de exculpar al sentenciado, por lo que tales argumentaciones quedan sin respaldo de soportes materiales con la entidad suficiente para variar el estado de cosa juzgada.

SEGUNDA CAUSAL:

En relación con el numeral 3 del Artículo 191 del Código Procesal Penal, esta Superioridad ha manifestado que se contemplan cuatro supuestos[5]:

  1. Cuando después de la Sentencia sobrevengan hechos nuevos o elementos de prueba que solos o unidos a los ya examinados en el procedimiento hagan evidente que el hecho no existió,

  2. Cuando después de la Sentencia sobrevengan hechos nuevos o elementos de prueba que solos o unidos a los ya examinados en el procedimiento hagan evidente que el imputado no lo cometió,

  3. Cuando después de la Sentencia sobrevengan hechos nuevos o elementos de prueba que solos o unidos a los ya examinados en el procedimiento hagan evidente que el hecho cometido no es punible,

  4. Que corresponde aplicar una norma o ley más favorable.

En cuanto a esta causal, es preciso señalar que la misma se encontraba reglamentada en el numeral 5 del artículo 2454 del Código Judicial -derogado- la cual, establecía que: "Cuando después de la condenación se descubran nuevos hechos que, por sí mismos o combinados con las pruebas anteriores, puedan dar lugar a la absolución del acusado o a una condena menos rigurosa, por la aplicación de una disposición penal menos severa", sin embargo, el Código Procesal Penal -vigente- recoge dicha causal en el numeral 3 del artículo 191, así: "Cuando después de la sentencia sobrevengan hechos nuevos o elementos de prueba que solos o unidos a los ya examinados en el procedimiento hagan evidente que el hecho no existió, que el imputado no lo cometió o que el hecho cometido no es punible o que corresponde aplicar una norma o ley más favorable".

Tenemos entonces, que la Ley no hacía distinción si los nuevos hechos que se descubrieran, habían acontecido antes o después de la condena, no obstante, con la legislación actual queda claro que los hechos nuevos deben sobrevenir después de la sentencia.

En ese sentido, corresponde determinar el concepto y el alcance del término "sobrevengan", y es que, según el diccionario de la Real Academia Española el mismo significa: "Dicho de una cosa. Acaecer o suceder además o después de la otra"[6]; tanto acaecer como suceder significa "hacerse realidad"[7], lo que permite a la Sala concluir que los hechos nuevos a que se refiere el numeral 3 del artículo 191 lex cit deben acaecer o suceder (hacerse realidad) después de dictada la sentencia. Y es que el artículo 9 del Código Civil[8], establece que "Cuando el sentido de la ley es claro, no se desatenderá su tenor literal...".

Las pruebas sobrevinientes deben tener la relevancia, trascendencia y capacidad autónoma de exculpar al sentenciado, de manera que desvirtúe los elementos probatorios mediante los cuales se declaró penalmente responsable a F.H.E. (Cfr. Resolución de 12 de noviembre de 2021, Entrada 2018-0006-3639-R).

En el caso objeto de estudio, la revisionista subraya tres supuestos al citar el numeral 3 del Artículo 191 del Código Procesal Penal, es decir "que el hecho no existió", "que el imputado no lo cometió" y "que corresponde aplicar una norma o ley más favorable", no obstante, la Sala observa que al momento de desarrollarlos solamente menciona dos de ellos, los cuales se proceden a analizar.

PRIMER SUPUESTO: "cuando después de la sentencia sobrevengan nuevos elementos de prueba que sólos (sic) o unidos a los ya examinados hacen evidente que F.H.E. NO COMETIÓ el hecho" (El resaltado es del recurso), sustentado en 7 hechos.

Al desarrollar los hechos, vemos que el primero y segundo se presentan como alegatos de instancia, y en los hechos tercero, cuarto y quinto, aducen las mismas pruebas que en la causal anterior, las declaraciones juradas, ante notario, ofrecidas por B.A.M., J.V.P., C.H.E. y O.S.G., la denuncia N°LP-029-2007 presentada por su poderdante contra R.K. y el Informe Pericial Forense elaborado por el doctor A.T., psiquiatra forense. En el hecho sexto, aporta el fallo de 18 de febrero de 2008, emitido por el Tribunal Superior de Familia del Primer Distrito Judicial, en la demanda de divorcio incoada por BERTRICE ATIE BRUMMER, en contra de F.H.E., que confirma en todas sus partes la sentencia N°544 de 20 de julio de 2007 del Juzgado Primero Seccional de Familia del Primer Circuito Judicial de Panamá, y NIEGA la disolución del vínculo matrimonial existente entre BERTRICE ATIE BRUMMER y F.H.E., y en el hecho séptimo, indica que "las nuevas pruebas aportadas hacen evidente circunstancias de modo tiempo y lugar que no fueron tomadas en cuenta por el tribunal sentenciador".

Del análisis de las pruebas presentadas, se puede colegir que, las mismas no revisten la cualidad de hecho novedoso desconocido por el sentenciador y que comporte relevancia y trascendencia de manera, que desvirtúe los elementos probatorios mediante los cuales se declaró penalmente responsable a F.H.E..

Se debe tener presente que la causal invocada, se refiere a que sobrevengan hechos nuevos, sin embargo, los planteamientos realizados por el revisionista, no refieren hechos o elementos de prueba nuevos, sino a cuatro declaraciones juradas notariales, las cuales narran hechos que ya fueron analizados y valorados en la sentencia, con respecto a la relación de pareja de F.H.E. y BERTRICE ATIE BRUMMER, no solo con las declaraciones de I.Á.M., J.R.B. y Y.A.G.H., sino también con la declaración de E.V.M. quien es mencionada en la sentencia.

N. que lo pretendido es contrarrestar o debilitar las pruebas utilizadas como base por el Tribunal para acreditar la responsabilidad penal de F.H.E., al introducir como elementos novedosos las declaraciones juradas presentadas ante notario de B.A.M., J.V.P., C.H.E. y O.S.G..

De igual manera, en cuanto al Informe Pericial Forense elaborado por el doctor A.T., psiquiatra forense, el mismo no es una prueba nueva, sino un análisis u opinión técnica sobre un elemento de convicción obrante en el proceso penal ya concluido y precisamente sobre el cual se basó la condena.

En cuanto a la denuncia N°LP-029-2007 presentada por F.H.E. contra R.K., la propia recurrente señala que: "misma que fue anterior a la investigación" lo que no es propio con la causal invocada. Similar situación ocurre con el fallo de 18 de febrero de 2008, emitido por el Tribunal Superior de Familia del Primer Distrito Judicial, en el que la recurrente al desarrollar la causal menciona: "advertimos que si bien dicha prueba existía al momento en que se ventiló la causa bajo estudio, la misma no fue aportada por la dificultad de lograr el acceso al expediente el cual se mantenía traspapelado en archivo judicial", situación que evidentemente no aplica con la causal invocada.

Así las cosas, respecto a la naturaleza de la causal invocada, se ha sostenido que la misma implica necesariamente, para admitir su procedencia, que posterior a la sentencia sobrevengan hechos nuevos o elementos de prueba que solos o unidos a los ya examinados, hagan evidente que el imputado no cometió el hecho punible.

La doctrina ha señalado, que para que opere esta causal se deben aportar pruebas que tengan la virtud de enervar el juicio de culpabilidad; comprobar que el sentenciado no es el autor, coautor, instigador o partícipe del hecho punible[9], lo que no ocurre en el presente caso, ya que los hechos mencionados no son posterior a la sentencia cuya revisión se pretende, y no se determina de qué forma estos medios probatorios demuestran que el hecho imputado a F.H.E. no fue cometido por éste y que por sí o valorado en conjunto con los demás elementos que constan en el proceso, tenga la capacidad de remover la cosa juzgada.

Es por ello que las pruebas presentadas no tienen relevancia, ni trascendencia para remover la cosa juzgada.

SEGUNDO SUPUESTO: "cuando después de la sentencia sobrevengan nuevos elementos de prueba que sólos (sic) o unidos a los ya examinados hacen evidente que corresponde aplicar a F.H.E. una norma o ley mas (sic) favorable" (El resaltado y subrayado es del recurso). Sustentado en 7 hechos.

En el hecho primero, señala que a su representado se le debe aplicar una pena menos rigurosa, con base en el principio de favorabilidad, ya que, a su criterio, se trata de un caso de violencia cruzada.

En el segundo hecho, indica que se le debe aplicar la pena que dispone el 215-A consistente en una medida de seguridad curativa, con base en las mismas pruebas que ha mencionado en las causales previas.

En los hechos tercero, cuarto, quinto y sexto, menciona nuevamente las pruebas que utilizó para sustentar las causales 1 y 2, consistente en las declaraciones juradas notariales de B.A.M., J.V.P. y O.S.G., la denuncia N°LP-029-2007 por tentativa de homicidio presentada por F.H.E. en contra de R.K. y el Informe Pericial Forense elaborado por el doctor A.T., psiquiatra forense y el fallo de 18 de febrero de 2008 emitido por el Tribunal Superior de Familia del Primer Distrito Judicial que confirma en todas sus partes la sentencia N°544 de 20 de julio de 2007 dictada por el Juzgado Primero Seccional de Familia del Primer Circuito Judicial de Panamá que niega la disolución del vínculo matrimonial existente entre F.H.E. y BERTRICE ATIE BRUMMER. En el hecho séptimo, se desarrolla como alegato de instancia, al indicar que "la pena impuesta fue muy rigurosa y con este recurso se ha podido demostrar que nuestro representado es susceptible de una medida de seguridad curativa".

De lo argumentado por la recurrente, se desprende que lo que se pretende es que se realice un nuevo análisis de las pruebas recabas y puntos que fueron debatidos con anterioridad, soslayando el hecho de que esta Corporación de Justicia ha señalado en reiteradas ocasiones, que el Recurso de Revisión no constituye una tercera instancia[10], a saber:

"Se soslaya el hecho que esta Corporación de Justicia ha señalado en reiteradas ocasiones, que el Recurso de Revisión no constituye una tercera instancia, que al parecer es lo que se pretende no solo con el escrito presentado, sino con las pruebas alegadas como ignoradas, las cuales tal como queda anotado, fueron conocidas y valoradas en el proceso".

De la lectura del Recurso de Revisión presentado, consta que utilizó similares fundamentos de hecho, como son las declaraciones juradas notariadas de B.A.M., J.V.P. y O.S.G., la denuncia N°LP-029-2007 presentada por su poderdante contra R.K. en otro proceso, el Informe Pericial Forense elaborado por el doctor A.T., psiquiatra forense y el Fallo de 18 de febrero de 2008 del Tribunal Superior de Familia del Primer Distrito Judicial, para todas las causales, cuando lo correcto es que se establezca claramente las pruebas que corresponden a cada causal alegada, ya que hace confuso el recurso y no es acorde con la técnica.

Sobre estas pruebas señaladas, tal y como hemos indicado previamente, no cumplen con el primer requisito de la causal, y es que "sobrevengan nuevos elementos de prueba", con lo que hace imposible referirnos al segundo planteamiento.

Al respecto, la Sala ha manifestado: "...que no se encuadran en la categoría de hechos nuevos, los supuestos en los cuales, pese a aportarse una prueba que no existía al momento del juzgamiento, la misma pretende comprobar un hecho que sí fue considerado por el tribunal. (Cfr. fallo de la Sala Penal del 18 de febrero de 2003, M.A.S.)

TERCERA CAUSAL:

En cuanto al numeral 5 del artículo 191 del Código Procesal Penal, esta Superioridad ha señalado[11] que la causal contempla cuatro supuestos, a saber:

"El artículo 191 lex cit. contiene, en su numeral quinto, cuatro (4) supuestos independientes entre sí, que se producen cuando la sentencia impugnada haya ignorado pruebas que hagan evidente: 1. Que el hecho imputado no se ejecutó; 2. Que el imputado no lo cometió; 3. Que el hecho cometido no es punible, o 4. Que corresponde aplicar una norma o ley más favorable.".

Se aprecia que de los supuestos anteriores, la recurrente escoge: "Cuando la sentencia haya ignorado pruebas que hagan evidente que corresponde aplicar una norma o ley más favorable".

Es necesario recordar que las causales para la presentación del recurso de revisión están dadas para su sustentación y demostración de los hechos que se alegan, por lo que se deben aducir las pruebas que a su juicio fueron ignoradas por el Tribunal, las que deben ser de suficiente relevancia para acreditar que corresponde aplicar una ley más favorable.

La argumentación de la recurrente hace imperante destacar que el artículo 191 numeral 5 del Código Procesal Penal dispone o hace referencia a que se haya ignorado una prueba, y no cualquier prueba, es una prueba que haga evidente, es decir, "cierto, claro, patente y sin la menor duda"[12] que para F.H.E. corresponde aplicar una norma o ley más favorable.

En el análisis de los hechos, se observa que en el hecho primero y segundo se indica que el juzgador ignoró que al momento de dictar sentencia la acción penal estaba prescrita, por lo que debió aplicar la norma más favorable para F.H.E., que es el artículo 1968-B, numeral 1 del Código Judicial, con base en el principio de favorabilidad. En el hecho tercero, señala que el delito aplicado a su representado está contemplado en el artículo 215-A del Código Penal. En el hecho cuarto, que su representado se le llamó a Juicio el 24 de julio de 2009 y la sentencia N°25 es del 24 de abril de 2015, por lo que habían transcurrido 6 años, posteriormente el Tribunal Superior de Justicia del Tercer Circuito Judicial confirmó la sentencia el 2 de diciembre de 2016, por lo que habían transcurrido 7 años y 5 meses y por último la Sentencia de Casación, es del 9 de julio de 2019, por lo que han pasado 10 años, lo cual es contrario a los derechos humanos y a una justicia en tiempo razonable.

Cabe señalar que la causal seleccionada consiste en que se haya ignorado una prueba que haga evidente que corresponde aplicar una norma o ley más favorable, sin embargo, en la construcción de los hechos, no puntualiza las pruebas que fueron inobservadas por el Tribunal de Instancia, que deba dar luces al Tribunal que lo correspondiente era aplicar una ley más favorable.

En consecuencia, esta omisión impide a esta Corporación de Justicia, tener certeza de la congruencia y coherencia de los fundamentos de hecho y de derecho en relación con el supuesto de la causal mencionada y permitir la acreditación a través de los hechos, la concurrencia o no de la causal establecida en el Código Procesal Penal para la rescisión o no de la Sentencia en firme que ha sido sometida a revisión.

Concluye la Sala, que en cuanto a la exigencia de identificación, individualización y desarrollo de las causales en el Recurso de Revisión, es la piedra angular sobre la cual pivota todo el procedimiento, y en el caso bajo estudio, la Sala considera que el recurso no satisface los requisitos de admisibilidad contenidos en el artículo 193 del Código Procesal Penal, por lo que corresponde declarar su no admisión.

PARTE RESOLUTIVA

En mérito de lo expuesto, la SALA SEGUNDA DE LO PENAL DE LA CORTE SUPREMA, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO ADMITE el Recurso de Revisión presentado por la licenciada M.D.C.Z.L., actuando en nombre y representación de F.H.E..

FUNDAMENTO DE DERECHO

Artículo 101 del Código Judicial y Artículos 191, 192, 193 del Código Procesal Penal.

Notifíquese;

OTILDA V. DE VALDERRAMA

MARÍA EUGENIA LÓPEZ ARIAS -- JOSÉ E. AYÚ PRADO CANALS (SALVAMENTO DE VOTO)

E.V.A.(. de la Oficina Judicial)

Salvamento de voto en proceso de digitalización para enlazarlo a la resolución.

[1] Sentencia del 20 de febrero de 2019 de la Sala Segunda Penal, Recurso de Revisión, Entrada 2019-01-R.

[2]Diccionario de la Lengua Española. Real Academia Española. https://dle.rae.es/evidente?m=form.

[3] G.M., R. y otros. Recursos Extraordinarios y Acciones Judiciales "Manual Teórico Practico". Primera Edición. Mundo Jurídico, S.A. 2002. Página 292.

[4] C.B., F.. Casación y Revisión en materia penal. Editorial Librería del Profesional, Colombia, 1985.

[5] Sentencia del 9 de junio de 2020 de la Sala Segunda Penal, Recurso de Revisión presentado en el proceso seguido a K.C.M., por la comisión de delito de posesión agravada de drogas. Entrada 2019-64R

[6] Real Academia Española. Diccionario de la Lengua Española. https://dle.rae.es/sobrevenir?m=form

[7] Real Academia Española. Diccionario de la Lengua Española. https://dle.rae.es/acaecer?m=form

[8] Capítulo III, Interpretación y Aplicación de la Ley.

[9] A.B., DIGNA. Casación, Revisión y Extradición en el Nuevo Modelo de Justicia Penal, pág. 48, INEJ, 2015.

[10] Resolución de 28 de diciembre de 2021, dictada por la Sala Segunda de lo Penal, Entrada 2021-154-R

[11] Sentencia de 31 de octubre de 2018, dictada por la Sala Segunda Penal. Entrada 2016-0003-1234.

[12] Resolución de 1 de abril de 2020, dictada por la Sala Segunda Penal, Entrada 2020-40R.

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR