Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 15 de Octubre de 2019

Ponente:Luis Ramón Fábrega Sánchez
Fecha de Resolución:15 de Octubre de 2019
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral

Tribunal: Corte Suprema de Justicia, Panamá

Sala: Tercera de lo Contencioso Administrativo

Ponente: Luis Ramón Fábrega Sánchez

Fecha: 15 de octubre de 2019

Materia: Tribunal de Instancia

Expediente: 33-17

VISTOS:

La Licenciada L.A.G., actuando en su propio nombre y representación, ha interpuesto recurso de reconsideración contra el Auto fechado 11 de julio de 2019, emitido por la Sala Tercera, de lo Contencioso Administrativo, de la Corte Suprema de Justicia, mediante el cual se rechazó de plano, por improcedente, el incidente de nulidad por distinta jurisdicción y competencia, propuesto por la prenombrada, dentro del proceso ejecutivo por cobro coactivo que el Juzgado Ejecutor del Banco Nacional de Panamá-Área Metro, le sigue a L.G. de A. (q.e.p.d.).

Dicho medio de impugnación tiene como propósito que este Tribunal, en atención a lo dispuesto por los artículos 696 y 1151 del Código Judicial, admita el referido incidente de nulidad, por las siguientes razones:

"...independientemente de que se trate de un proceso de jurisdicción coactiva, las nulidades pretenden subsanar la vulneración de derechos que puedan darse dentro de todos los procesos judiciales y que en ningún caso se pueden obviar por constituir vulneración de garantías fundamentales.

La nulidad pretendida obedece a la falta de competencia del tribunal de jurisdicción coactiva, visto la existencia del proceso de sucesión de la Señora L. Garrido de A. en el cual se determinaron como herederos sus hijos y cualquier deuda o crédito que se pretenda, el Código Judicial es claro que debe tramitarse a través del proceso de sucesión y no por la vía impugnada, máxime cuando la jurisdicción coactiva estaba en pleno conocimiento de la existencia de este proceso de sucesión.

En el caso concreto, si se ha evidenciado en el presente expediente la inminente vulneración de los derechos de quien suscribe, en mi calidad de heredera de la señora L.G.D.A., al rechazar de plano el incidente de nulidad, sin el Despacho haber verificado que efectivamente no se evidencia nulidad alguna derivada de la falta de competencia del juzgado ejecutor del Banco Nacional de Panamá..." (fs. 36-37).

Por otra parte, la actora también ha presentado una solicitud de aclaración del citado Auto fechado 11 de julio de 2019, con la finalidad que se aclare si este Tribunal puede o no aplicar el principio del despacho saneador previsto en los artículos 696 y 1151 del Código Judicial, con sustento en lo que a continuación se cita:

"...nuestra solicitud de aclaración se limita a requerir que sean aclarados puntos oscuros observados en la parte resolutiva de la Resolución de 11 de julio de 2019, dictada por esta Sala Tercera...

En el caso concreto, la parte dispositiva de la Resolución de 11 de julio de 2019, no aclara si se ha evidenciado en el presente expediente la inminente vulneración de los derechos de nuestra representada, en su calidad de heredera de la señora L.G.D.A., al rechazar de plazo (sic) el incidente de Nulidad, pues no expresa la resolución por esta vía aclarada, si ha sido aplicado el principio de Despacho Saneador y por ende su despacho ha verificado que efectivamente no se evidencia nulidad alguna derivada de la falta de competencia del juzgado ejecutor del Banco Nacional de Panamá.

..." (fs. 41-42).

CONSIDERACIONES Y DECISIÓN DE LA SALA.

Una vez examinados el recurso de reconsideración y la solicitud de aclaración del Auto fechado 11 de julio de 2018, que rechazó de plano, por improcedente, el incidente de nulidad por distinta jurisdicción y competencia, propuesto por L.A.G., dentro del proceso ejecutivo por cobro coactivo que el Juzgado Ejecutor del Banco Nacional de Panamá-Área Metro, le sigue a L.G. de A. (q.e.p.d.), este Tribunal determina que ambas acciones procesales también deben ser rechazadas de plano, por improcedente, por las siguientes razones:

En relación con el recurso de reconsideración:

El numeral 4 del artículo 97 del Código Judicial le atribuye competencia a la Sala Tercera para conocer de las apelaciones, excepciones, tercerías o cualquier incidente en los procesos por cobro coactivo. En concordancia con lo anterior, el artículo 99 del mismo cuerpo normativo establece que las resoluciones que en esos casos dicte el Tribunal, son finales, definitivas y obligatorias y, además, no admiten recurso alguno.

De manera más concreta, en lo relativo a las decisiones que emite la Sala Tercera en los procesos ejecutivos por cobro coactivo, el artículo 1780 del Código Judicial preceptúa que:

"Artículo 1780. Los recursos, tercerías, excepciones e incidentes en los procesos ejecutivos por cobro coactivo se tramitarán en única instancia, correspondiéndole al Pleno de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia decidir los mismos".

Tomando en consideración que el Auto fechado 11 de julio de 2019, fue emitido por el Pleno de la Sala Tercera, dentro de un proceso ejecutivo por cobro coactivo, y que de conformidad con los artículos 99 y 1780 del Código Judicial, dicha decisión es final, definitiva y obligatoria, por lo que no admite recurso alguno, resulta claro que el recurso de reconsideración interpuesto contra la citada resolución judicial es improcedente.

Éste ha sido el criterio que ha prevalecido en la jurisprudencia de la Sala Tercera. A manera de ejemplo, nos permitimos citar la Resolución de 3 de agosto de 2015:

"VISTOS

El Licenciado L.C.G., apoderado especial del señor C.M.S.B., quien, a su vez, actúa como representante de la firma forense G & W Law Firm, ha presentado Recurso de Reconsideración contra la Resolución de 22 de abril de 2015, proferida por esta Corporación de Justicia, a través de la cual se rechaza de plano el incidente de nulidad interpuesto por el recurrente, dentro del proceso ejecutivo por cobro coactivo que le sigue el Banco de Desarrollo Agropecuario.

Ahora bien, el recurso de reconsideración incoado, pretende que se analicen varias faltas procesales alegadas por el recurrente contra las actuaciones del Juzgado Ejecutor del Banco de Desarrollo Agropecuario, donde resalta la falta de notificación de los Autos que libran mandamiento de pago en su contra.

En este sentido, respecto al tema en estudio, observa la Sala que la resolución objeto del recurso de reconsideración que nos ocupa, es de aquellas que no pueden ser recurridas, por las siguientes razones:

El artículo 99 del Código Judicial, en cuanto a las resoluciones emitidas por la Sala Tercera, establece que:

...

Por otra parte, el artículo 1780 del Código Judicial, en cuanto a las decisiones adoptadas por la jurisdicción contencioso administrativa, en materia de cobro coactivo, señala que:

...

Por razón de lo anterior, se puede concluir que en el presente proceso no es procedente el recurso de reconsideración, toda vez que la resolución recurrida fue emitida por la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, en Pleno, y la misma es de carácter final, definitiva y de obligatorio cumplimiento, por lo tanto no admite recurso alguno, en virtud de lo establecido en las disposiciones legales antes citadas. En mérito de lo expuesto, la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, RECHAZA DE PLANO, por improcedente, el recurso de reconsideración interpuesto por el Licenciado L.C.G. en representación del señor C.M.S.B. contra la Resolución de 22 de abril de 2015, que rechaza de plano el incidente de nulidad, promovido por la firma forense G & W Law Firm, dentro del proceso ejecutivo por cobro coactivo que le sigue el Banco de Desarrollo Agropecuario."

En cuanto a la solicitud de aclaración del Auto fechado 11 de julio de 2019:

En opinión de la accionante, el Auto fechado 11 de julio de 2019, que rechaza el incidente de nulidad, no aclara si en el caso en estudio se ha evidenciado una inminente vulneración de sus derechos, en su calidad de heredera de la señora L.G. DE ALVARADO (q.e.p.d.).

Al respecto, es dable anotar que el artículo 999 del Código Judicial, establece que el juez que dictó una sentencia puede aclarar las frases obscuras o de doble sentido que aparezcan en la parte resolutiva de la misma, así como también puede corregir los errores aritméticos o de escritura o de cita en que se haya incurrido en la parte resolutiva de la decisión judicial.

Sin embargo, la solicitud de aclaración hecha por la parte actora, no se enmarca en ninguno de los supuestos contemplados por la norma citada, pues, como hemos visto, no se trata de frases obscuras o de doble sentido contenidas en la parte resolutiva del Auto fechado 11 de julio de 2019, y tampoco de errores aritméticos o de escritura o de cita en que se hayan incurrido en dicho apartado de la decisión judicial. Lo que persigue la recurrente es que el Tribunal entre a examinar el fondo del incidente de nulidad interpuesto, lo que manifiestamente excede del ámbito de aplicación de una aclaración de sentencia, máxime cuando se ha perdido de vista que dicha incidencia ni siquiera se llegó a admitir, por improcedente.

Sobre el particular, los autores nacionales J.F.P. y C.H.C.G., en su obra Diccionario de Derecho Procesal Civil y Diccionario de Derecho Procesal Penal (2004), puntualizan que la aclaración de sentencia, "es una resolución mediante la cual el juez o tribunal que profiere una sentencia, de oficio o a petición de parte interesada, aclara las frases obscuras o de doble sentido, contenidas en la parte resolutiva o asuntos aritméticos".

De igual manera, el autor español E.F.S. ha expresado lo siguiente:

"Si las sentencias deben ser claras y precisas, la aclaración podrá consistir en sustituir las expresiones que no se comprendan por otras que sean inteligibles; también en precisar las palabras que sean equívocas o demasiado genéricas; o, incluso, en aclarar-aunque no cambiar- las expresiones literales de la parte dispositiva que puedan resultar contradictorias con las empleadas en la motivación de la sentencia.

De todos modos, en ningún caso, al hacer uso de esta facultad que se le otorga, el órgano judicial debe traspasar los límites de lo que comúnmente debe entenderse como aclarar y precisar lo que se ha expresado por escrito. Se trata, en definitiva, sólo de corregir lo que puede dificultar la correcta intelección de la parte dispositiva de la resolución judicial, pero no de modificar ningún pronunciamiento aunque con posterioridad a la firma el juez haya advertido que se equivocó. Incluso, cuando el error resulte de la contradicción entre el fallo y la motivación, el juzgador no debe aclarar conceptos de tal modo que modifique sus propios pronunciamientos, pues el mismo precepto que le faculta para aclarar, le prohíbe para modificar" (Aportaciones del Profesor EDUARDO FONT a la doctrina jurídica, Tarrasa 1944, Barcelona 2000, P. 85).

Como quiera que la solicitud de aclaración del Auto fechado 11 de julio de 2019, presentada por L.A.G., no encaja en los casos previstos por el artículo 999 del Código Judicial, esta Superioridad también procederá a rechazarla de plano.

PARTE RESOLUTIVA

Por las consideraciones expuestas, la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, RESUELVE:

  1. RECHAZA DE PLANO, POR IMPROCEDENTE, el recurso de reconsideración interpuesto por L.A.G., contra el Auto fechado 11 de julio de 2019, emitido por la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, mediante el cual se rechazó de plano, por improcedente, el incidente de nulidad por distinta jurisdicción y competencia, propuesto por la prenombrada, dentro del proceso ejecutivo por cobro coactivo que el Juzgado Ejecutor del Banco Nacional de Panamá-Área Metro, le sigue a L.G. de A. (q.e.p.d.).

  2. RECHAZA DE PLANO, POR IMPROCEDENTE, la solicitud de aclaración del Auto fechado 11 de julio de 2019, emitido por la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, mediante el cual se rechazó de plano, por improcedente, el incidente de nulidad por distinta jurisdicción y competencia, propuesto por la prenombrada, dentro del proceso ejecutivo por cobro coactivo que el Juzgado Ejecutor del Banco Nacional de Panamá-Área Metro, le sigue a L.G. de A. (q.e.p.d.).

N.,

LUIS RAMÓN FÁBREGA SÁNCHEZ

ABEL AUGUSTO ZAMORANO -- CECILIO A. CEDALISE RIQUELME

KATIA ROSAS (Secretaria)