Sentencia Penal de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 2ª de lo Penal, 8 de Mayo de 2019

Ponente:José Eduardo Ayu Prado Canals
Fecha de Resolución: 8 de Mayo de 2019
Emisor:Segunda de lo Penal
 
ÍNDICE
CONTENIDO

VISTOS:

Cabe destacar que las declaraciones juradas rendidas conjuntamente por los suscriptores del Informe Especial de Auditoría, diligencia visible de folio 283ª 284, deja plasmado al igual que lo hace el informe aludido que los mismos son especialista en la rama, con estudios en Auditoría, así como funcionarios de la Dirección de Auditoria Interna.

Siendo, entonces, que el hecho controvertido fue dilucidado por el Tribunal de Segunda Instancia, no observamos que se haya acreditado por parte del recurrente, el error argumentado.

En el segundo motivo de esta segunda causal el recurrente señala que el Juzgador de Segunda Instancia omitió la valoración del inventario de tarjeta flota de combustible fechada 19 de mayo de 2014 del Centro de Comunicaciones Judiciales, del Organo Judicial, consultable a foja 350 del expediente, mediante el cual se deja constancia que el 19 de mayo de 2014, D.Z. entregó, entre otras tarjetas de combustible, la que pertenecía al vehículo OJ-160, al funcionario A.G., y de haber considerado esta pieza documental se habría establecido que su defendido no se encontraba en control ni custodia de la tarjeta de combustible del auto OJ-160, cuando la misma fue sustraída y se debió concluir que no tenía responsabilidad penal en el hecho.

Por su parte el señor P. indica que sobre la documentación aludida, es de notable entidad mencionar que en ella no se describe de forma clara quien la entrega, ni quien la recibe, solo se consultan unas firmas aunado a ello, según lo referido por el sentenciado mediante dicho memorial, él realiza una cesión temporal del inventario por vacaciones, pero ello no es óbice para aseverar que a su retorno no haya recibido lo que con antelación había concedido por razón del cargo.

Señala también que la sentencia impugnada pese a no determinar de forma puntual el examen de la documentación que presentó el sentenciado con su declaración indagatoria, valora lo dicho por él a folio 565 del expediente.

Ahora bien, recordemos que cuando se invoca la causal de error de hecho en la existencia de la prueba, el error debe ser de tal magnitud que tenga la capacidad de ocasionar o provocar un resultado diferente al que llegó el Tribunal, es decir, capaz de cambiar la parte dispositiva del fallo, lo cual no ocurre en esta ocasión.

Mediante los dos motivos el recurrente alega que el Tribunal Superior en la sentencia atacada omitió o no tomó en cuenta los testimonios de los auditores y el documento visible a folio 350 que básicamente exoneran de culpa a su representado D.Z., de la comisión del Delito de Peculado.

De la lectura de la sentencia en estudio, la Sala observa que efectivamente el Tribunal no tomó en cuenta el documento obrante a folio 350, sin embargo, de haberlo hecho no habría afectado la parte dispositiva del fallo porque el mismo no tenía la capacidad ni la fuerza para cambiar el criterio del Tribunal dado que los elementos con los que se contaba y que fueron los que llevaron al Tribunal al convencimiento de que la conducta desplegada por D.Z., encontraron adecuación con las normas que tipifica el delito de Peculado. Por ello, concluyó que los elementos recabados en el expediente vinculaban a D.Z., con los delitos que le endilgaban y le llevaron a considerar que el mismo era responsable porque las pruebas con las que se contaban y que fueron evaluadas por el Tribunal eran fuertes, convincentes, contundentes y coincidentes.

Por ello, el inventario de tarjeta flota aportada por el sindicado visible a foja 350 del expediente, no logra desvirtuar el conjunto de pruebas que constan en el expediente, las cuales dan cuenta que para la fecha en que se utiliza la tarjeta flota OJ-160 de forma indebida el Coordinador del Centro de Comunicaciones Judiciales era el procesado y aunque alegue haber entregado la tarjeta al momento de salir de vacaciones, posterior a su ingreso se sigue usando indebidamente la tarjeta de combustible y al ser la misma recuperada de forma inusual no informa a sus superiores.

Estimamos de igual manera que a pesar que el Segundo Tribunal no hace mención, de forma directa, de este documento, el fallo recurrido si analiza dentro de sus apreciaciones lo consignado por el recurrente por ser el documento visible a folio 350 una de las excepciones de defensa que presentó D.Z. a lo largo del proceso penal y como tal analizó todas sus excepciones, llegando a la conclusión que las pruebas en su contra eran contundentes.

Por lo anterior, no observamos que se haya acreditado por parte del recurrente, el error argumentado.

Por ende, a nuestro juicio, no se logra desprender el cargo de injuricidad alegado por el recurrente; de modo que, el análisis de las normas infringidas no es necesario, pues, al no desprenderse cargos de injuricidad, mal puede existir vulneración a la norma adjetiva señalada en el recurso.

Por estas razones, se concluye que no existe posibilidad de que el fallo recurrido sea casado en virtud de ninguna de las dos causales de fondo empleadas por el recurrente, en razón de lo cual, se procede a dictar el pronunciamiento jurisdiccional, en consecuencia.

PARTE RESOLUTIVA

En mérito de lo anteriormente expuesto, la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA SEGUNDA DE LO PENAL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO CASA la Sentencia de 2ª INST. No.93 del 04 de agosto del 2016, dictado por el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá, que confirmó la sentencia de primera instancia No.1 de 20 de enero de 2016, dictada por el Juzgado Décimo de Circuito Penal del Primer Circuito Judicial de Panamá dentro del proceso penal seguido contra D.L.Z.G. y otros, por delito de Peculado, en perjuicio del Organo Judicial.

FUNDAMENTO DE DERECHO

Artículo 2446 del Código Judicial.

Notifíquese Y DEVUÉLVASE

JOSÉ EDUARDO AYU PRADO CANALS

HARRY ALBERTO DÍAZ GONZÁLEZ -- LUIS MARIO CARRASCO

ELVIA VERGARA DE ORDOÑEZ (Secretaria)