Sentencia de Corte Suprema de Justicia (Panama), Quinta de Instituciones de Garantía, 20 de Agosto de 2007

PonenteAníbal Salas Céspedes
Fecha de Resolución20 de Agosto de 2007
EmisorQuinta de Instituciones de Garantía

VISTOS:

En grado de apelación ingresa a la Sala Penal de esta Máxima Corporación Judicial, la solicitud de fianza de excarcelación a favor de G.A.G.W., sindicado por delito de Homicidio, en grado de Tentativa, en perjuicio de R.A.Á.H..

Dentro del presente negocio, el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá profirió el Auto 1ª Inst. Nº. 109 de 27 de junio de 2007, mediante el cual niega la Fianza de Excarcelación presentada al prenombrado GRAY WATSON en el sumario que se le instruye por delito Contra la Vida y la Integridad Personal, arguyendo para tal decisión en parte medular de la resolución citada lo que a continuación:

"...

TERCERO

La fianza de excarcelación es la medida cautelar real por excelencia y tomando en cuenta su naturaleza cautelar, previo decidir respecto a su otorgamiento, debemos analizar también las reglas generales para la aplicación de las medidas cautelares en el proceso penal, contenidas en el artículo 2128 del Código Judicial.

De acuerdo a ellas, percibimos que conceder la fianza de

excarcelación a G.A.G.W., representa un elevado rango de

peligrosidad para los fines del proceso, para la recolección de las pruebas y

la protección de los testigos, en vista de la etapa de instrucción en que se

encuentra el proceso; y desde el momento en que la víctima ha reconocido que él

y su agresor, son miembros de pandillas y que este hecho fue producido por

rencillas entre ellos, lo que nos hace dudar que la figura del fiador y la caución

que sea depositada en garantía excarcelaria pueda ejercer algún tipo de control

sobre la conducta de G.A.G.W..

En atención al análisis esbozado, procedemos de manera discrecional a negar la solicitud."

Contra esta decisión se anunció recurso de apelación por parte de la defensa técnica del imputado. Dentro de sus argumentaciones, el LICDO. A.B.V. sostuvo que "...G.A.G.W., no tiene interés de evadirse de la obligación procesal que hoy enfrenta; toda vez, que el mismo es ciudadano panameño de nacimiento, mantiene un domicilio fijo (Corregimiento de Curundú frente al Estadio J.D.A., Edificio Nº 25, Apartamento Nº 8, planta baja), es una persona que actualmente labora como paseador de gypson (sic), labor que le permite ganarse un salario de CIEN BALBOAS (B/.100.00) semanales, además de que culminó su educación secundaria y no registra antecedentes penales según consta a fojas 22 de las sumarias, es decir, que el mismo no reviste peligrosidad alguna, toda vez, que éste es el sostén de sus familiares con quienes convive (padre, madre y esposa)."

El recurso de impugnación fue concedido en el efecto diferido, mediante providencia de 20 de junio de 2007 (f.16).

CONSIDERACIONES DE LA SALA

Corresponde a esta Superioridad Jurídica avocarse al conocimiento del recurso formulado.

En este sentido, tenemos que del estudio de los antecedentes y de las constancias probatorias acopiadas en autos, se evidencia que efectivamente la acción desplegada por el sindicado fue llevada a cabo en contra de la víctima, quien se encontraba en compañía de una dama y de un niño de cinco años de edad durmiendo en horas de la madrugada en una residencia y para lo cual en compañía de otros dos sujetos rompió la puerta del mencionado lugar, sin que mediara provocación por parte de ésta, de acuerdo a lo señalado en la declaración jurada rendida por R.A.Á. HERRERA (fs.14-16).

Igualmente se evidencia de las probanzas inmersas en el sumario que tanto víctima com victimario pertenecen a pandillas o bandas y que los hechos suscitados surgieron a raíz de problemas acontecidos precisamente por este motivo, ya que ÁVILA HERRERA con anterioridad al caso que nos ocupa había matado a un miembro de la pandilla de GRAY WATSON.

Lo antedicho lleva a esta Superioridad Jurídica a concluir que, tal y como fuera señalado por el Tribunal de primera instancia, "...conceder la fianza de excarcelación a G.A.G.W., representa un elevado rango de peligrosidad...". Y es que además de constituir un riesgo para los fines del proceso, para la recolección de las pruebas y la protección de los testigos, observa esta Máxima Corporación de Justicia que además el imputado constituye un peligro para la víctima, la cual debe ser tomada en cuenta en virtud del numeral 4 del artículo 2 de la Ley No. 31 de 1998 que trata sobre la Protección a las Víctimas del Delito, al momento de decidir sobre la concesión o no de una fianza de excarcelación.

Como ya se ha señalado con anterioridad por parte de esta Superioridad, no es suficiente el hecho que el delito de homicidio en grado de tentativa no se encuentre entre aquellos delitos que el artículo 2173 de nuestro código de procedimiento penal excluye del beneficio de excarcelación, así como que tampoco, contemple pena mínima de 5 años o más de prisión, pues estas consideraciones no son las únicas circunstancias a ponderar al momento en que el juzgador deba decidir sobre la concesión o no del beneficio de excarcelación bajo fianza.

Se deben estudiar las especiales circunstancias que rodean la comisión del ilícito en cada caso en particular para luego determinar si el o los candidatos a dicho beneficio constituyen o no un peligro real e inminente en los términos señalados en líneas precedentes.

De acuerdo a lo ya referido en párrafos anteriores, el presente caso no se trata de un hecho aislado de agresión por parte de GIUSSEPE ANTONIO GRAY WATSON. Por el contrario, es el producto de enfrentamientos entre bandas rivales, los cuales han traído como consecuencia que personas se vean afectadas tanto en su integridad física como en su propiedad.

Por otra parte, se colige de autos que el encartado no prestó auxilio a su víctima luego de agredirla con arma de fuego, ni le interesó el hecho que en el lugar del acontecimiento también se encontraran presentes una dama y un niño de apenas cinco años de edad, ajenos a los problemas entre víctima y victimario.

En virtud de lo antes indicado, esta Superioridad coincide con la apreciación expuesta en el auto sujeto a apelación, estimando que en efecto en este negocio no se debe conceder el beneficio pedido, por lo que procederá a confirmarlo.

PARTE RESOLUTIVA

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema de Justicia, SALA SEGUNDA DE LO PENAL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, CONFIRMA el Auto 1ª Inst. Nº. 109 de 27 de junio de 2007, proferido por el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá.

N. y devuélvase,

ANÍBAL SALAS CÉSPEDES

ESMERALDA AROSEMENA DE TROITIÑO. -- GRACIELA J. DIXON C.

MARIANO E. HERRERA E. (Secretario)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR