Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 29 de Marzo de 2006

Ponente:Adán Arnulfo Arjona L.
Fecha de Resolución:29 de Marzo de 2006
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral

VISTOS:

El licenciado C.Q.S., quién actúa en representación de la CAJA DE AHORROS ha presentado Recurso de Apelación contra la Resolución 009-2002 de 4 de abril de 2002, proferida por los Liquidadores de BANCO DISA, S.A.

SUSTENTACIÓN DE LA APELACIÓN

El recurrente manifiesta que la CAJA DE AHORROS celebró Contrato de Cesión de Depósitos a Plazo Fijo Interbancarios con el BANCO NACIONAL DE PANAMÁ, de fecha 31 de julio de 2001, el cual incluía depósitos a P.F. por la suma de NUEVE MILLONES SETECIENTOS CINCUENTA MIL DÓLARES (US$ 9,750,000.00).

Señala que dicha cesión fue reconocida por el BANCO DISA, S.A. mediante dos notas de 5 de septiembre de 2001, en la cual se informa a los G. del BANCO NACIONAL de PANAMA y la CAJA DE AHORROS del registro de la cesión de los depósitos números: 012/37/10009/01, con un valor de $5,000,000.00, fecha de cancelación 10-agosto-2001; 012/37/10009/12, con un valor de $3,000,000.00, fecha de cancelación 17-agosto-2001; 5500010901, con un valor de $1,750,000.00, fecha de cancelación 16-agosto-2001.

Por otro lado, argumenta el apelante que, previamente, el BANCO NACIONAL DE PANAMÁ había celebrado con el BANCO DISA, S.A. tres contratos de Prenda Mercantil de fechas 28 de febrero de 2000 y 13 de marzo de 2001.

En este sentido, el actor destaca alguno de los aspectos regidos bajo estos contratos:

- Que el BANCO DISA, S.A. garantizaba el repago del capital y los intereses de depósitos del BANCO NACIONAL DE PANAMA mediante la constitución de sendas Prendas Mercantiles a favor del BANCO NACIONAL DE PANAMA sobre Certificados de Acción de su pertenencia, emitidos por empresas locales, los cuales serían colocados por BANCO DISA, S.A. en una institución bancaria o financiera en custodia, de aceptación por el BANCO NACIONAL DE PANAMA.

- Se hace referencia a depósitos del BANCO NACIONAL DE PANAMA en BANCO DISA, S.A. y no restringe la forma a través de la cual, el BANCO NACIONAL DE PANAMA adquiera dichos derechos en calidad de Depositante.

- No se establece límite máximo para las obligaciones principales garantizadas (los depósitos tomados) al amparo de los Contratos de Prenda, sino que los contratos prevén la forma de aumentar cada vez los bienes afectados en prenda (cláusulas cuarta y octava)

- En cuanto al destino del producto líquido de la venta de los bienes pignorados será entregado al BANCO NACIONAL DE PANAMÁ, por la entidad financiera y depositaria de los Certificados de Acción Pignorados, para que los aplique al saldo total de la obligaciones de BANCO DISA, S.A., y para que luego de que éstas sean canceladas, entregue o retorne cualquier remanente o saldo favorable a BANCO DISA, S.A.

De lo anteriormente manifestado, el recurrente concluye lo siguiente:

"4.1 Las prendas fueron constituidas en debida forma sobre un monto de obligaciones principales (depósitos) autorizados cuyo acreedor único y legítimo es el Banco Nacional de Panamá.

4.2 La cesión de nueve millones setecientos cincuenta mil dólares (US$9,750,000.00) de activos de la Caja de Ahorros a Banco Nacional de Panamá fue hecha en debida forma y se cumplió. El BANCO NACIONAL DE PANAMÁ pagó por esos activos (depósitos) cedidos, y la CAJA DE AHORROS recibió pago por esos activos (depósitos) que cedió.

4.3 Por virtud de la cesión, todos los de depósitos en BANCO DISA, S.A. son activos del Banco Nacional de Panamá y, por virtud de los Contrato de Garantía, todos éstos quedaron cubiertos por las garantías.

4.4 El valor actual o futuro de los bienes que constituyeron las garantías no afecta la validez de los puntos anteriores.

4.5 Al expresar que la Cesión en referencia se hacía "en las mismas condiciones en que fueron pactados originalmente" se refiere evidentemente a los términos del Contrato en lo que a plazo, tasa y rendimientos se refiere.

4.6 El BANCO NACIONAL DE PANAMÁ ejecutó las garantías prendarias, conforme los términos pactados y lo establecido en la Ley.

4.7 Son manifiestamente incorrectas e infundadas las afirmaciones del considerando de la Resolución No. 009-2002 de 4 de abril de 2002 impugnada, que desconocen la validez de la cesión y de la ejecución de las garantías prendarias llevando el crédito de Banco Nacional de Panamá contra Banco DISA, S.A. de SIETE MILLONES SEISCIENTOS CINCUENTA Y CUATRO MIL SETECIENTOS CINCUENTA Y NUEVE BALBOAS CON 53/100 (B/.7,654,759.53) hasta TRECE MILLONES VEINTINUEVE MIL SETECIENTOS TREINTA Y DOS BALBOAS CON 64/100 (B/.13,029,732.64)"

Por tanto, el apelante solicita a la Sala que revoque la resolución impugnada, y acepte la objeción formulada por la CAJA DE AHORROS y el BANCO NACIONAL DE PANAMÁ y reconociendo como legítima la ejecución de las garantías prendarias efectuada por el BANCO NACIONAL DE PANAMÁ, lo que dejaría el crédito contra Banco DISA, S.A. en sólo SIETE MILLONES SEISCIENTOS CINCUENTA Y CUATRO MIL SETECIENTOS CINCUENTA Y NUEVE BALBOAS CON 53/100 (B/.7,654,759.53)

OPOSICIÓN AL RECURSO DE APELACIÓN

Los Liquidadores del BANCO DISA, S.A. presentaron escrito de oposición a la apelación promovida en representación de la CAJA DE AHORROS, la cual es consultable de la foja 28 a la 36 del expediente.

Señala que la apelación a la Resolución 009-2002 lo que pretende es que se reconozca como legítima la apropiación que hizo el BANCO NACIONAL DE PANAMA del excedente de las garantías prendarias que ejecutó y que BANCO DISA, S.A. le había dado para garantizar obligaciones bien definidas, lo que dejaría el crédito del BANCO NACIONAL DE PANAMA contra BANCO DISA, S.A., en sólo SIETE MILLONES SEISCIENTOS CINCUENTA Y CUATRO MIL SETECIENTOS CINCUENTA Y NUEVE BALBOAS CON 53/100 (B/.7,654,759.53)

Indica que en el Contrato de Cesión de Depósitos a Plazo Fijo Interbancario celebrado entre la CAJA DE AHORROS y el BANCO NACIONAL DE PANAMA, se pacto que el BANCO NACIONAL DE PANAMA, en su carácter de cesionario de los depósitos, comunicaría a BANCO DISA, S.A. la cesión, para efectos de cambio de titularidad de los certificados de confirmación de depósitos y por ser la entidad donde se mantenían los mismos.

Indica que al recibir BANCO DISA, S.A. la comunicación de dicha cesión, emitió los Certificados de Confirmación de Cesión de Depósitos a Plazo Fijo y, en cada uno de ellos, se hizo la salvedad que "Queda entendido que la cesión de este depósito por parte de la CAJA DE AHORROS a BANCO NACIONAL DE PANAMA, se efectúa bajo los mismos términos y condiciones originales pactados entre CAJA DE AHORROS y BANCO DISA, S.A. bajo la referencia ..."

Al respecto, advierte que ninguno de los depósitos que tenía la CAJA DE AHORROS en BANCO DISA, S.A. gozaba de garantía prendaria o de otro tipo, por lo que se operó no fue una novación sino un mero traspaso de crédito bajo los mismos términos y condiciones pactados entre CAJA DE AHORROS y BANCO DISA, S.A.

Sobre la afirmación del apelante, que el propósito que se tuvo al celebrarse el Contrato de Cesión entre la CAJA DE AHORROS y el BANCO NACIONAL DE PANAMA, fue el de disminuir la inversión de la CAJA DE AHORROS en BANCO DISA S.A., y que los depósitos de la CAJA DE AHORROS cedidos, quedaran incorporados a la garantía prendaria constituida por DISA a favor del BANCO NACIONAL DE PANAMA, estima que esto contraviene lo dispuesto en el artículo 1557 del Código Civil, que en cuanto al Contrato de Prenda, dice:

"ARTÍCULO 1557: La prenda no garantiza más obligaciones que aquellas para cuya seguridad fue constituida, salvo convenio expreso en contrario."

Expone que, la salvedad contenida en la parte final de la norma transcrita no ha operado en el caso que nos ocupa, debido a que ni existe convenio expreso en que BANCO DISA, S.A. haya aceptado extenderle la garantía prendaria que otorgó a los depósitos del BANCO NACIONAL DE PANAMA; ni existe la garantía prendaria adicional a la que expresamente se aludió en la cláusula cuarta del contrato de cesión celebrado entre la CAJA DE AHORROS y el BANCO NACIONAL DE PANAMA, ni hubo novación de la obligación sino un mero traspaso de crédito.

Para la parte liquidadora, del contenido del artículo 1557 del Código Civil se evidencia la ilegalidad de las pretensiones del recurrente, ya que si la intención de la cesión era la de disminuir la inversión de la CAJA DE AHORROS en BANCO DISA, S.A., la misma no puede darse ni a costa ni en perjuicio de los legítimos acreedores de la masa de la liquidación de BANCO DISA, S.A., puesto que, ni el cedente puede traspasar más derechos de los que tiene ni el cesionario puede, de por sí y ante sí, extender los efectos de una garantía prendaria a obligaciones ajenas a aquellas para cuya seguridad fue constituida.

A juicio del liquidador, lo que pretende el recurso de apelación es darle la vuelta al orden de prelación establecido en el artículo 127 del Decreto Ley 9 de 1998, para la distribución de la masa de liquidación entre los demás acreedores quirografarios.

Destaca además, que en un proceso de Liquidación Forzosa Administrativa de un banco, como el que nos ocupa, los Liquidadores sólo pueden reconocer créditos verdaderos, líquidos y exigibles, provenientes de relaciones comerciales establecidas entre BANCO DISA, S.A. y sus clientes y que aparezcan debidamente reflejadas en los Libros de Contabilidad del banco.

DECISIÓN DE LA SALA

Cumplidos los trámites de rigor, este tribunal pasa a resolver la incidencia promovida.

El recurrente solicita que se revoque la Resolución No. 009-2002, emitida por los Liquidadores del BANCO DISA, S.A., dentro del Procedimiento de Liquidación Forzosa Administrativa de la mencionada entidad bancaria, y que se reconozca como legítima la ejecución de las garantías prendarias efectuada por el BANCO NACIONAL DE PANAMA, sobre los depósitos que la CAJA DE AHORROS mantenía en BANCO DISA, S.A.

Por medio de la Resolución No. 009-2002, se resuelve rechazar las objeciones formuladas por el BANCO NACIONAL DE PANAMA y la CAJA DE AHORROS al informe preliminar de los Liquidadores de BANCO DISA, S.A., publicado los días 18, 19 y 20 de febrero de 2002. Además, se rechaza el crédito que presentó el recurrente por la suma de B/.7,645,759.53, y en su lugar reconoce un crédito al BANCO NACIONAL DE PANAMA, por la suma de B/.13,029,732.64, la cual, a juicio de los liquidadores, no goza de preferencia alguna.

El argumento en el cual se sustenta esta petición, básicamente, consiste en que la Cesión de Depósitos a Plazo Fijo Interbancarios celebrada entre la CAJA DE AHORROS y el BANCO NACIONAL DE PANAMA fue realizada en debida forma, y en virtud de la misma, todos éstos depósitos en BANCO DISA, S.A., son activos del BANCO NACIONAL DE PANAMA y quedaron cubiertos por las garantías de prenda mercantil, previamente pactadas por este banco con el BANCO DISA, S.A.

Se observa que el fundamento del apelante ya ha sido examinado por la Sala Tercera mediante Resolución del 17 de febrero de 2006, dictada en razón del Recurso de Apelación, interpuesto en representación del BANCO NACIONAL DE PANAMA, contra las Resoluciones 002-2002 y 009-2002 de 4 de abril de 2002, emitidas por los Liquidadores del BANCO DISA, S.A., por la cual se DESESTIMO dicho recurso y, por consiguiente se CONFIRMAN las mimas.

En el citado fallo, se consideró lo siguiente:

"Sobre este particular, la Sala considera al igual que lo hicieron en su momento los Liquidadores del BANCO DISA, S.A. a través de las Resoluciones cuestionadas, que la pretensión del BANCO NACIONAL DE PANAMÁ no cuenta con respaldo legal por lo siguiente:

  1. Los gravámenes prendarios que constituyó el BANCO DISA, S.A. a favor del BANCO NACIONAL DE PANAMÁ estaban llamados a garantizar determinados depósitos a plazo fijo y no es jurídicamente factible que se considere la existencia de garantías implícitas, respecto de otras obligaciones, ya que en el otorgamiento de esta especie de garantía real se requiere que las declaraciones de voluntad sean expresas, claras e inequívocas respecto al alcance que el Constituyente de la Prenda desea darle a la misma. Este principio se encuentra claramente consagrado en el artículo 1557 del Código Civil que es del siguiente tenor:

    "Artículo 1557. La Prenda no garantiza más obligaciones que aquellas para cuya seguridad fue constituida, salvo convenio expreso en contrario".

  2. En el presente caso los depósitos constituidos por la CAJA DE AHORROS no gozaban de garantía real y no es posible que a través de un Contrato de Cesión se le atribuya un status de privilegio y preferencia que tales depósitos no tenían originalmente, puesto que no fue esa la voluntad e intención del BANCO DISA, S.A. al constituir la Prenda Mercantil sobre los depósitos de propiedad del BANCO NACIONAL DE PANAMÁ.

  3. Como derivación del planteamiento anterior, es claro que la Cesión de Créditos celebrada entre la CAJA DE AHORROS y el BANCO NACIONAL DE PANAMÁ no puede, dentro de un proceso de Liquidación Bancaria, servir de vehículo para que la primera obtenga una posición preferente y garantizada que no tenía desde un inicio, pues, si tal hipótesis se admitiera, quedarían sensiblemente sacrificados los intereses de los acreedores quirografarios -en este caso los depositantes comunes- al desconocer el sagrado principio de la "PAR CONDITIO CREDITORUM" que es la regla de universal observancia en todos los procesos concursales y de Liquidación Patrimonial de entidades mercantiles.

    En relación con este principio el reconocido mercantilista español M.B.P. (Q.E.P.D.) ha advertido en su obra "MANUAL DE DERECHO MERCANTIL" (Editorial Tecnos, Madrid, 1994, Décima Edición, página 758) lo siguiente:

    "B.Graduación de los Créditos Concurrentes-------

    El examen y reconocimiento de los créditos tiene también por finalidad determinar la naturaleza de cada uno de ellos (común, singularmente privilegiado, con derecho de retención hipotecario, etc.). Y ello porque el pago concursal no presupone la nivelación o sometimiento de todos los créditos a la misma condición mediante la creación de un totum revolutum de acreedores, sino que, por el activa contrario la ejecución concursal respeta la naturaleza, la garantía o el privilegio que adornara a cada uno de ellos antes de la declaración en quiebra. La "Par Conditio Creditorum" no significa, pues, que deban asimilarse o tratarse por igual todos los créditos, sino que deben someterse a idéntico tratamiento los créditos de igual naturaleza. La graduación de los créditos tiene, pues, por finalidad esencial lograr que cada uno de ellos quede colocado (graduado) en el orden que según su naturaleza le corresponde, para ser pagado ordenadamente con el producto de la Liquidación de la masa". (El destacado es propio)

    En el caso que nos ocupa no cabe duda que el propósito real de la cesión celebrada entre la CAJA DE AHORROS y el BANCO NACIONAL DE PANAMÁ fue el de brindar garantía real a los depósitos de la primera, pues, el mismo BANCO NACIONAL DE PANAMÁ al exponer el hecho Décimo Quinto de su Recurso de Apelación contra la Resolución 009-2002 reconoce sin ambages que "....el propósito de la cesión a que se refiere el hecho anterior, no era otro que disminuir la inversión de la CAJA DE AHORROS en BANCO DISA, S.A. y que los depósitos de la CAJA DE AHORROS cedidos, quedaran incorporados a la garantía prendaria constituida por DISA, S.A. a favor del BANCO NACIONAL DE PANAMÁ". (cfr. foja 82 del expediente)

    A juicio de la Sala los planteamientos expuestos ponen de manifiesto la improcedencia de las pretensiones perseguidas por el BANCO NACIONAL DE PANAMÁ a través de los Recursos de Apelación ensayados, motivo por el cual estima que los saldos resultantes luego de la realización de los bienes pignorados por el BANCO DISA, S.A. tienen que pasar a formar parte de la masa común de activos para que de allí se satisfagan en el orden y prelación que prescribe la Ley las distintas acreencias sin privilegio. De la misma manera es claro que las sumas que pudieren adeudarse en relación con los depósitos que cedió la CAJA DE AHORROS en favor del BANCO NACIONAL DE PANAMÁ son créditos de naturaleza común que no han adquirido ningún privilegio o preferencia real distinta o adicional a la que tenía desde su constitución originaria.

    En consonancia con las consideraciones que preceden se estima que las medidas ordenadas por los Liquidadores del BANCO DISA, S.A. a través de las Resoluciones 002-2002 y 009-2002 del 4 de abril de 2002 se ajustan a derecho y no merecen, por tanto, ningún reparo."

    De las consideraciones reproducidas, se infiere que la Sala resolvió que los depósitos cedidos por la CAJA DE AHORROS al BANCO NACIONAL DE PANAMA, a los cuales hace referencia el apelante, son créditos de naturaleza común, que no gozan de ningún privilegio o preferencia real, distinta o adicional a la que tenía desde su constitución original, por lo que resultan improcedentes las objeciones presentadas en ese entonces.

    Toda vez, que existe un pronunciamiento de este Tribunal que decide el planteamiento medular vertido por el recurrente, ha desaparecido el objeto litigioso sobre el cual recae el presente negocio, ocasionando el fenómeno jurídico conocido como sustracción de materia.

    Por tanto, conviene aplicar lo dispuesto en el artículo 992 del Código Judicial, que dice:

    "Artículo 992: En la sentencia se tendrá en cuenta cualquier hecho modificativo o extintivo de las pretensiones objeto del proceso ocurrido después de haberse propuesto la demanda, siempre que haya sido probado oportunamente."

    En consecuencia, la Sala Tercera de la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, DECLARAN SUSTRACCIÓN DE MATERIA en la Apelación interpuesta contra la Resolución 009-2002 de 4 de abril de 2002, dictada por los Liquidadores del BANCO DISA, S.A.

    Notifíquese.

    ADÁN ARNULFO ARJONA L.

    VICTOR L. BENAVIDES P. -- WINSTON SPADAFORA FRANCO

    JANINA SMALL (Secretaria)