El Instituto Nacional y el 9 de enero

Autor:Carlos Aguirre Castillo
Páginas:69-74
 
EXTRACTO GRATUITO
69
REVISTA DEBATE
NÚMERO 24 DICIEMBRE 2015
Origen del Instituto Nacional
Es de conocimiento público el papel rele-
vante que ha tenido el legendario “Nido
de Águilas” en todo el quehacer polí-
tico, social y cultural de la Nación pana-
meña desde su creación, durante la pri-
mera década de la era republicana, hasta
nuestros días. Y es por esto que nuestra
conciencia cívica y nuestro deber como
panameño nos obliga a rendir tributo,
no tanto a la hermosa obra arquitectó-
nica, sino al baluarte que esta representa
en la lucha patriótica nacional de más de
cien años, donde se han forjado una plé-
yade de nuestros más grandes hombres
y mujeres que la Patria recuerda con
honor y respeto.
El levantamiento del Instituto Nacional
se dio con la administración del presi-
dente José Domingo de Obaldía, a través
de la sugerencia e iniciativa del doctor
Abel Bravo, cuya propuesta de construc-
ción fue aprobada mediante la Ley 22
de 1 de julio de 1907. Casi dos años más
tarde, el 25 de abril de 1909, después de
una serie de transacciones y papeleos,
se lleva a cabo su transcendental inau-
guración en los edicios de la Escuela
Manuel José Hurtado, con la presen-
cia de los señores Eusebio A. Morales,
secretario de Instrucción Pública, en ese
entonces, y Justo F. Facio, quien tuvo el
privilegio de ser su primer rector. Pero
no fue sino hasta el 17 de julio de 1911,
cuando se lleva cabo la formal inaugu-
ración del actual edicio bajo la admi-
nistración presidencial del doctor Pablo
Arosemena, a quien se le otorgó el honor
de iniciar el acto con la participación del
doctor Heliodoro Patiño, secretario de
Administración Pública en esa época.
Echando un vistazo atrás en el tiempo,
nos enteramos que el área donde está
ubicada la actual planta educativa se
obtuvo por la compra de una hectá-
rea de terreno situada en las faldas del
cerro Ancón al general Domingo Díaz; y
su construcción recayó bajo la respon-
sabilidad del arquitecto italiano C. N.
Ruggiero, encargado de la elaboración
de los planos, y del panameño Floren-
cio Harmodio Arosemena (presidente
de Panamá, víctima del primer golpe de
Estado durante la época republicana,
ocurrido el 2 de enero de 1931) a quien
le correspondió levantar los edicios. Los
gastos de organización y construcción
sumaron los ochenta mil balboas, aproxi-
madamente.
Al comienzo de su gestión, el “Nido de
Águilas” sólo albergó la Escuela Normal
de Varones y la de Comercio e Idiomas,
dándose las primeras catorce graduacio-
nes de maestros el 31 de enero de 1913,
y la entrega de los correspondientes
diplomas estuvo a cargo del presidente
de la República, doctor Belisario Porras.
Algunos años después, el 2 de marzo
de 1919, cuando se establece la coedu-
EL INSTITUTO NACIONAL Y EL 9 DE ENERO DE 1964
Carlos Aguirre Castillo
Profesor de Historia de la Universidad de Panamá
(CRUA)
Chitré, 21 de febrero de 2014

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA