Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Panama), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 17 de Julio de 2019

PonenteAbel Augusto Zamorano
Fecha de Resolución17 de Julio de 2019
EmisorTercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral

VISTOS:

El licenciado A.G., quien actúa en nombre y representación del señor T.L.G.N., ha interpuesto ante la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, excepción de prescripción dentro del proceso ejecutivo por cobro coactivo que le sigue el Banco Nacional de Panamá.

Admitida la excepción propuesta, por medio de la resolución de 22 de junio de 2018, se ordenó correrle traslado a la ejecutante y a la Procuraduría de la Administración. De igual manera, se ordenó suspender el remate.

  1. ARGUMENTOS DEL EXCEPCIONANTE.

    El apoderado judicial del excepcionante fundamenta su pretensión en los siguientes puntos:

    Que mediante Auto No. 1057 de 10 de octubre de 2005 el Juzgado Ejecutor del Banco Nacional de Panamá, decreta formal secuestro de la cuota parte de la finca No. 40620, ubicada en la ciudad de D., provincia de Chiriquí, de propiedad del señor T.L.G.N..

    Que el señor T.L.G.N. fue notificado de esta acción doce (12) años después, el día 25 de mayo de 2018, encontrándose la obligación prescrita.

    Que en base a lo anterior solicita que se declare probada la excepción de prescripción incoada.

  2. LA ENTIDAD EJECUTANTE.

    El Banco Nacional de Panamá, por medio del licenciado J.J.M.R., en su calidad de Juez Ejecutor del Banco Nacional de Panamá, ciudad de D., provincia de Chiriquí señala lo siguiente:

    Que el Banco Nacional de Panamá, suscribió con el señor T.L.G.N., contrato de préstamo No. 94121 de 26 de noviembre de 1998, por la suma de VEINTIUN MIL SETECIENTOS CUARENTA BALBOAS (B/.21,740.00), a un interés de once por ciento (11%), más feci anual, pagadero al banco en el plazo de ciento ocho meses (108), contados a partir de la fecha de liquidación del préstamo, mediante abonos mensuales consecutivos no menores de TRESCIENTOS CUARENTA Y CUATRO BALBOAS CON 97/100 (B/.344.97).

    Que según el contrato suscrito entre las partes, la falta de pago por parte del deudor de uno de los abonos convenidos, daría cabida a considerar la obligación de plazo vencido; o si incumplía algunas de las obligaciones contraídas, se facultaba a la entidad ejecutante a proceder judicialmente aunque el plazo no hubiere vencido.

    Que debido al incumplimiento del contrato de préstamo personal No. 94121 antes descrito, se dio lugar a que el Banco Nacional de Panamá en ejercicio de su legítimo derecho procediera mediante los trámites del proceso coactivo al cobro de la obligación, por lo que dictó Auto No. 1057 de 10 de octubre de 2005, sobre los bienes muebles e inmuebles del ejecutado, decretando secuestro sobre el quince por ciento (15%) del excedente del salario mínimo que devenga como empleado de la empresa Las Acequias, S. A. y, sobre la cuota parte de la finca No.40620, inscrita al rollo 23900, asiento 3, de la Sección de Propiedad del Registro Público, de la provincia de Chiriquí.

    Que mediante el Auto No. 1058 de 11 de octubre de 2005, el Juzgado Ejecutor del Banco Nacional de Panamá declara la obligación de plazo vencido y exige el pago de la suma total adeudada librando mandamiento de pago a su favor y en contra del señor T.L.G.N., hasta la concurrencia de TREINTA Y OCHO MIL QUINIEINTOS CUARENTA BALBOAS CON 77/100 (B/. 38,540.77), en concepto de capital, intereses y gastos de cobranza, sin perjuicio de los interesen que se causen hasta el pago completo de la obligación, lo que realizó en su legítimo derecho para recuperar el crédito adeudado por el ejecutado y del cual, se notificó a éste último el día 24 de mayo de 2018.

    Que en vista de que el señor T.L.G.N. no realizó ninguna gestión de pago, el Banco Nacional de Panamá, decretó la ampliación de secuestro mediante el Auto No. 635 de 6 de septiembre de 2011, sobre los bienes que tuviera el ejecutado, hasta la concurrencia de CINCUENTA Y DOS MIL OCHOCIENTOS NOVENTA Y TRES BALBOAS CON 30/100 (B/.52,893.30), en concepto de capital, intereses y seguro de vida.

    Que la notificación personal del ejecutado al proceso ejecutivo por cobro coactivo, conlleva al reconocimiento por parte del deudor, de la deuda que a la fecha mantiene con el Banco Nacional de Panamá, así como las gestiones de cobro realizadas por la entidad referida, corresponden a trámites tendientes a interrumpir el término que señala la Ley para que se configure la prescripción de las obligaciones.

  3. OPINIÓN DEL PROCURADOR DE LA ADMINISTRACIÓN.

    En su Vista Número 1115 de 19 de septiembre de 2018, visible a fojas 13 a 18 del expediente judicial, el Procurador de la Administración, al analizar la controversia propuesta ante esta Superioridad, solicita se sirva declarar probada la excepción incoada, de conformidad con la norma aplicable, la cual en este caso, es el artículo 1650 del Código de Comercio.

    S. esencialmente su opinión en que, los actos mercantiles ejercidos por las entidades públicas están sujetos a la ley mercantil, de conformidad con el artículo 32 del Código de Comercio, por lo que sostiene, que siendo este una contratación de naturaleza comercial, la misma prescribe a los cinco (5) años contados a partir del momento en que la obligación se hace exigible, de acuerdo con el artículo 1650 del mismo cuerpo legal mencionado.

    Considera necesario mencionar que, si bien la ley 60 de 28 de octubre de 2008, modificó el artículo 1652 del Código de Comercio, a fin de incluir entre las acciones que prescriben en tres (3) años, las derivadas de los contratos bancarios, no obstante, no puede perderse de vista que el artículo 32 del Código Civil indica que los términos que hubieren empezado a correr y las actuaciones y diligencias que ya estuvieran iniciadas se regirán por la ley vigente al tiempo de iniciación, por lo que reitera debe ser el término aplicado el dispuesto en el artículo 1650 del Código de Comercio, puesto que, el contrato de préstamo relacionado al proceso ejecutivo que ocupa nuestra atención data del 5 de enero de 1998; es decir, con anterioridad a la reforma legal introducida en el Código de Comercio.

    Manifiesta en atención de los cuerpos normativos mencionados, que la obligación que dio inicio a la relación que el hoy accionante mantiene con el Banco Nacional de Panamá, se materializó, con la firma del contrato de préstamo personal; no obstante, ante el incumplimiento de pago del ejecutado dentro del término contractual acordado, dicha entidad bancaria estatal consideró la obligación de plazo vencido, y en consecuencia, procedió a decretar el secuestro de los bienes del mismo y libró el mandamiento de pago respectivo.

    Sostiene que, debido a que no constan actuaciones que den lugar a la interrupción del término de prescripción de la acción de cobro, se tiene que el término de prescripción debe empezar a computarse desde el mes de mayo de 2000, fecha en la que se hace exigible el saldo deudor, conforme lo establece el segundo párrafo del documento de préstamo; hasta el 24 de mayo de 2018, fecha en que se notificó T.L.G.N. del auto que libra mandamiento ejecutivo; por lo que ha transcurrido en exceso el término de prescripción de cinco (5) años al que alude el artículo 1650 del Código de Comercio.

  4. DECISIÓN DEL TRIBUNAL.

    Conocidas las posiciones de las partes involucradas en la presente excepción, la Sala procede a resolverla, previo a las siguientes apreciaciones. Antes de proceder al análisis requerido en este caso, debemos acotar que la prescripción de una obligación mercantil entre el Banco Nacional de Panamá y el señor T.L.G.N., que se deriva de un contrato de préstamo bancario, se regula por medio de la prescripción ordinaria contenida en el artículo 1650 del Código de Comercio; normativa aplicable al momento en que suscribieron dicho contrato de préstamo.

    A foja 17 del expediente ejecutivo, se observa el contrato de préstamo personal, identificado como documento 94121, fechado 26 de noviembre de 1998, suscrito entre el Banco Nacional de Panamá y el señor T.L.G.N., por la suma de VEINTIUN MIL SETECIENTOS CUARENTA BALBOAS (B/. 21,740.00), a un interés del once por ciento (11%), más FECI anual sobre saldos deudores pagadero en un plazo de ciento ocho (108) meses, contados a la fecha de liquidación del préstamo en mención; con fecha de vencimiento en el mes de septiembre de 2008.

    Debido al incumplimiento de pago acordado en el contrato de préstamo suscrito, a fin de evitar que las resultas del juicio sean ilusorias, se dictó el Auto Ejecutivo No. 1057 de 10 de octubre de 2005, por medio del cual el Juzgado Ejecutor del Banco Nacional de Panamá decretó secuestro sobre los bienes del señor T.L.G.N., entre los que se señalan la finca No. 40620, inscrita en el rollo 23900, asiento 3, documento 1, de la Sección de Propiedad del Registro Público, provincia de Chiriquí, de propiedad del ejecutado, y sobre el excedente del salario mínimo que devenga, como empleado de la empresa Las Acequias, S.A.; mismo que fue modificado por el Auto N°635 de 6 de septiembre de 2011, en el que se actualiza el monto adeudado, en base a la certificación de saldo de 6 de septiembre de 2011, emitida por el Sistema de Informática del Banco Nacional de Panamá, hasta la suma de CINCUENTA Y DOS MIL OCHOCIENTOS NOVENTA Y TRES BALBOAS CON 30/100 (B/.52,893.30).

    Seguidamente, a través del Auto No. 1058 de 11 de octubre de 2005, el Juzgado Ejecutor del Banco Nacional de Panamá, libró mandamiento de pago contra T.L.G.N., por la suma de TREINTA Y OCHO MIL QUINIENTOS CUARENTA BALBOAS CON 77/100 (B/. 38,540.77), en concepto de capital, intereses, y gastos de cobranza, sin perjuicio de los intereses y gastos de cobranza e intereses que se causen hasta la total cancelación de la obligación, del cual se notificó el señor T.L.G.N., el día 24 de mayo de 2018, según consta al reverso del auto en referencia. (Cfr. foja 43 del expediente ejecutivo).

    Revisado el expediente ejecutivo, se observa que la obligación se hizo exigible a partir del incumplimiento de pago de una de las mensualidades acordadas a pagar desde el 4 de octubre de 2005, en que se certifica la deuda, por falta de pago del deudor, interrumpiéndose el término de prescripción el día 24 de mayo de 2018, con su notificación del auto que libra mandamiento de pago.

    Lo anterior implica que, el derecho del Banco Nacional de Panamá, para cobrar su acreencia al señor T.L.G.N., se encontraba prescrito desde el mes de octubre de 2010, por lo cual, esta Corporación de Justicia coincide con el criterio mantenido por la Procuraduría de la Administración, en cuanto a que se ha perfeccionado, en exceso, el término para que se extinguiese la obligación, conforme lo estipulado en el artículo 1650 del Código de Comercio, el cual establece que dicho término es de cinco (5) años.

    El artículo en mención establece lo siguiente:

    Artículo 1650. El término para la prescripción de acciones comenzará a correr desde el día en que la obligación sea exigible.

    La prescripción ordinaria en materia comercial tendrá lugar a los cinco años. Esta regla admite las excepciones que prescriben los artículos siguientes y las demás establecidas expresamente por la ley, cuando en determinados casos exige para la prescripción más o menos tiempo.

    En mérito de lo expuesto, los suscritos Magistrados de la Sala Tercera, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, DECLARAN PROBADA la excepción de prescripción interpuesta por el licenciado A.G., quien actúa en nombre y representación del señor T.L.G.N., dentro del proceso ejecutivo por cobro coactivo que le sigue el Banco Nacional de Panamá.

    N.;

    ABEL AUGUSTO ZAMORANO

    CECILIO A. CEDALISE RIQUELME -- LUIS RAMÓN FÁBREGA SÁNCHEZ

    KATIA ROSAS (Secretaria)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR