Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Panama), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 25 de Abril de 2019

PonenteAbel Augusto Zamorano
Fecha de Resolución25 de Abril de 2019
EmisorTercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral

Tribunal: Corte Suprema de Justicia, Panamá

Sala: Tercera de lo Contencioso Administrativo

Ponente: Abel Augusto Zamorano

Fecha: 25 de abril de 2019

Materia: Juicio ejecutivo por jurisdicción coactiva

Excepción

Expediente: 1203-18

VISTOS:

La licenciada K.O.R., actuando en representación del señor J.L.M., ha interpuesto ante la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, excepción de prescripción de la obligación, dentro del proceso ejecutivo por cobro coactivo que le sigue el Municipio de Panamá.

Admitida la excepción de prescripción interpuesta, por medio de la resolución de 25 de septiembre de 2018, se ordenó correrle traslado al ejecutante y a la Procuraduría de la Administración. De igual manera, se ordenó suspender el remate.

  1. ARGUMENTOS DEL EXCEPCIONANTE.

    La apoderada judicial del señor J.L.M., fundamenta su pretensión en los siguientes puntos:

    · Que el Municipio de Panamá instaura proceso ejecutivo por cobro coactivo contra el señor J.L.M. contribuyente municipal No.01-1999-19504, y propietario del restaurante Lions Den Music Restaurante ubicado en Parque Lefevre, vía España y calle 6ta, edif. No. 9-16, local No. 1, en base a la Certificación de Saldo de 10 de mayo de 2017, emitida por el Tesorero Municipal y autenticada por Contador Público Autorizado, que comprende los impuestos municipales del mes de noviembre de 2006 al mes de enero de 2016 y las multas por falta presentación de declaración jurada correspondiente a los años 2013 a 2017, que recaen en el negocio referido, por el rubro de estacionamiento de ventas al por menor, propiedad del señor J.L.M..

    · Que en base a lo anterior, por medio del Auto No.186-17/J.E.I. de 10 de mayo de 2017, el Juzgado Ejecutor del Municipio de Panamá, libra mandamiento de pago a su favor y en contra del señor J.L.M., por la suma de DIEZ MIL NOVECIENTOS DIECISIETE BALBOAS CON 72/100 (B/.10,917.72), del cual se notificó el ejecutado el día 14 de agosto de 2018.

    · Que a la fecha de emisión del documento que se utiliza como recaudo ejecutivo habían transcurrido once (11) años sin que el Municipio de Panamá, hubiera ejercido en contra del señor J.L.M., acción legal alguna que interrumpiera el término de prescripción, en atención a lo establecido en el artículo 669 del Código Judicial.

    · Que el saldo en el cual se ampara el recaudo ejecutivo tiene fecha de inicio del mes de noviembre del año 2006 y no es hasta el 10 de mayo de 2017, que se dicta el auto de mandamiento de pago, por parte de la entidad ejecutante, por lo que al tenor del artículo 96 de la Ley 106 de 1973, reformada por la Ley 52 de 1984, se encuentra prescrito al haber transcurrido el término de cinco (5) años de haberse causado.

    · Que según lo antes mencionado los impuestos perseguidos se encuentran prescritos hasta el año 2012, y por tanto, solicita a la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia que se declaren probada la excepción interpuesta y prescritos los impuestos causados entre el año 2006 y 2012, que incluye capital, interés, recargos y multas por la no presentación de declaración jurada del negocio Lion Den Music Restaurante, propiedad del señor J.L.M..

  2. OPOSICIÓN A LA EXCEPCIÓN INCOADA.

    El Juzgado Ejecutor del Municipio de Panamá, a través de su escrito de oposición, visible a fojas 16 a 23 del expediente judicial, en el que acepta y niega de varios de los hechos en los que se fundamenta la excepción de prescripción presentada y opina que no se encuentra prescripta la obligación porque el accionante no acudió a la Junta Calificadora para tal efecto, conforme al artículo 34 del Acuerdo No.40 del año 2011 del Consejo Municipal de Panamá.

    Considera que, el excepcionante no brinda información que permita determinar que ha transcurrido el término legal para la prescripción que pretende, entre las que resalta la de no indicar cuando empezó a correr la obligación, ni cuando se hizo exigible, ni el día en que se notificó del aforo realizado por el Tesorero Municipal, ni tampoco hace alusión a que dicho término transcurrió ininterrumpidamente, razón por la cual, se generan dudas sobre la configuración de la figura jurídica aludida. Aparte que el recurrente no aportó las pruebas necesarias para acreditar que la deuda tiene más de cinco (5) años.

    Alega que, señor J.L.M. realizó actividades comerciales de forma continuada desde noviembre de 2006 hasta el mes de enero de 2016, tal como admite su apoderada judicial en los hechos que fundamentan su excepción, al indicar que el ejecutado se dedicó todos esos años a la venta al por menor y colocó un rótulo en su establecimiento en enero de 2016, y es desde esta fecha que se reinicia el computo del término de prescripción, al demostrarse que hubo actividad de parte y por tanto, no se puede declarar la prescripción peticionada.

    Sostiene que, se aportaron avisos de operaciones que indican que el ejecutado realizó actividades comerciales continuadas en el distrito de Panamá desde el 22 de julio de 1999 hasta el día 14 de agosto de 2018, que fue la fecha en la que reportó la cancelación de dichas actividades.

    Estima que, las afirmaciones realizadas por el ejecutado no son idóneas para que se declare la prescripción porque el recurrente debió presentar el paz y salvo que indicara que en algún momento de la relación jurídica tributaria se extinguió por prescripción la deuda exigida en este proceso, o la prueba documental consistente en resolución de autoridad gubernativa o judicial que indicara que los impuestos que aparecen en el estado de cuenta se encuentran prescritos.

  3. OPINIÓN DEL PROCURADOR DE LA ADMINISTRACIÓN.

    Conforme al trámite procesal se corrió traslado al Procurador de la Administración, quien mediante su V.F. No. 1879 de 4 de diciembre de 2018, visible a fojas 25 a 29 del expediente judicial, consideró que debe declararse parcialmente probada la excepción prescripción promovida por el recurrente.

    Manifiesta que, lo anterior es así ya que la fecha en la que se causa la obligación hasta la fecha en que el excepcionante se notifica del auto que libra mandamiento de pago, siendo ésta el 14 de agosto de 2018, día en que se considera interrumpida el término de prescripción, de conformidad con el artículo 7 y 738 del Código Fiscal, ha transcurrido más del término de cinco (5) años, para que el Municipio de Panamá pueda cobrar los gravámenes perseguidos en su totalidad, de conformidad con el artículo 96 de la Ley 106 de 1973.

    Sostiene que, en base en lo anterior el Municipio de Panamá no puede tomar en cuenta el cobro de los impuestos adeudados por el excepcionante, aquéllos que se generaron entre el mes de noviembre de 2006 hasta el mes de enero de 2011, porque están prescritos, razón por la cual, únicamente se deben computar los gravámenes que se ocasionaron desde el mes de febrero de 2012 hasta la fecha, debido a que en ese periodo no había transcurrido el término de cinco (5) años contemplado en el artículo 96 de la Ley 106 de 1973, para que operara la prescripción de la deuda; y en consecuencia, el derecho de ejecución de la acción para el cobro de esos impuestos.

  4. DECISIÓN DEL TRIBUNAL.

    Conocidas las posiciones de las partes involucradas en la presente incidencia, la Sala procede a resolverla, previo a las siguientes apreciaciones.

    El expediente de ejecución revela a foja 1 el reconocimiento realizado por el Tesorero Municipal del distrito de Panamá, de la deuda que mantiene J.L.M., contribuyente municipal No.01-1999-19504, con el Municipio de Panamá, adjuntando el estado de cuenta debidamente autenticado por Contador Público Autorizado; ambos documentos fechados de 10 de mayo de 2017, sirvieron como título ejecutivo, motivo por el cual el Tesorero Municipal remite al juzgado ejecutor la deuda para que se lleve a cabo el trámite correspondiente de cobro coactivo.

    Asimismo, observamos a foja 7 del expediente ejecutivo, el auto que libra mandamiento de pago de fecha de 10 de mayo de 2017, contenido en el Auto Ejecutivo No.186-17/J.E.I., emitido por el Juzgado Ejecutor I del Municipio de Panamá contra el señor J.L.M., contribuyente municipal No.01-1999-19504, por la suma de DIEZMIL NOVECIENTOS DIECISIETE BALBOAS CON 72/100 (B/.10,917.72).

    Una vez el Tribunal se adentra en el examen de la excepción de prescripción propuesta, observa que no consta en el expediente ninguna gestión de cobro por parte del Tesoro Municipal anterior a la emisión del Auto Ejecutivo No.186-17/J.E.I. de 10 de mayo de 2017, del cual se notificó el señor J.L.M. por conducta concluyente, el día 14 de agosto de 2018, tal como se desprende de la solicitud de copias que presentó el mismo ante la entidad ejecutante, visible a foja 8 del expediente ejecutivo, al tenor del artículo 1021 del Código Judicial. La norma en comento dispone lo siguiente:

    "Artículo 1021: Si la persona a quien debe notificarse una resolución se refiere a dicha resolución en escrito suyo o en otra forma se manifiesta sabedora o enterada de ella por cualquier medio escrito, o hace gestión con relación a la misma, dicha manifestación o gestión surtirá desde entonces, para la persona que la hace, los efectos de una notificación personal..."

    En este sentido, el D.J.F.P., dentro de su participación en el Diccionario de Derecho Procesal Civil, Editorial Colombia Plaza & Janés,define el concepto de conducta concluyente como, la notificación "...que se produce cuando una parte se da por sabedora de determinada resolución en el proceso o realiza una diligencia en el mismo sin haberla objetado, o cuando una parte propone un recurso o realiza cualquier gestión en cuanto determinada resolución..."

    Bajo este contexto, es necesario señalar, que los impuestos municipales morosos que se pretenden cobrar, desde el mes de noviembre de 2006 a abril de 2017, se ocasionan según el reconocimiento emitido por el Tesorero Municipal y el estado de cuenta de 10 de mayo de 2017, en concepto de rentas, impuestos y recargos, hasta la concurrencia de DIEZ MIL NOVECIENTOS DIECISIETE CON 72/100 (B/.10,917.72).

    Ahora bien, con respecto al tema de las prescripciones de impuestos municipales, el artículo 96 de la ley 106 de 1973, sobre el Régimen Municipal, decreta que la prescripción para el pago de impuestos municipales es de cinco (5) años, contados desde que se causa la obligación.

    Bajo este contexto, vemos que tanto el artículo 669 del Código Judicial como el artículo 1649-A del Código de Comercio, regulan lo relativo a la interrupción del término de prescripción, y disponen lo siguiente:

    "Artículo 669. La presentación de la demanda interrumpirá el término para la prescripción de cualquier pretensión, que se intente, siempre que antes de vencerse el término de la prescripción se haya notificado la demanda, o se haya publicado en un periódico de circulación nacional diaria o en la Gaceta Oficial un edicto emplazatorio o un certificado del Secretario del Juzgado respectivo en el cual se haga constar dicha presentación.

    Artículo 1649-A. La prescripción se interrumpirá por la presentación de la demanda, conforme al Código Judicial, por el reconocimiento de las obligaciones o por la renovación del documento en que se funde el derecho del acreedor.

    Se considera la prescripción como no interrumpida por la demanda si el actor desistiere de ella, o fuese desestimada, o caducara la instancia.

    Empezará a contarse nuevamente el término de la prescripción, en caso de reconocimiento de las obligaciones, desde el día en que se haga; en el de renovación desde la fecha de nuevo título, y si en él se hubiere prorrogado el plazo del cumplimiento de la obligación, desde que este hubiere vencido.

    De lo anterior debe entenderse que en estos procesos de ejecución coactiva, el Auto que libra mandamiento de pago equivale a la presentación de la demanda, y su debida notificación interrumpe la prescripción, tal cual ocurre en este caso el día 14 de agosto de 2018.

    Lo expuesto lleva a este tribunal a concluir que la obligación exigida a través del auto ejecutivo emitido en contra del señor J.L.M., contribuyente municipal No.01-1999-19504, se encontraba parcialmente prescrita a la fecha de notificarse el auto ejecutivo por conducta concluyente, en cuanto a los impuestos generados desde el mes de noviembre de 2006 al mes de agosto de 2013, al tenor de lo dispuesto en el artículo 96 de la ley 106 de 1973.

    En consecuencia, los Magistrados de la Sala Tercera de la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley DECLARAN PARCIALMENTE PROBADA la excepción de prescripción de la obligación promovida por la licenciada K.O.R., actuando en representación del señor J.L.M., dentro del proceso ejecutivo por cobro coactivo que le sigue el Municipio de Panamá; en cuanto a los impuestos generados desde el mes de noviembre de 2006 al mes de agosto de 2013.

    N.;

    ABEL AUGUSTO ZAMORANO

    CECILIO A. CEDALISE RIQUELME -- LUIS RAMÓN FÁBREGA SÁNCHEZ

    KATIA ROSAS (Secretaria)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR