Sentencia de Corte Suprema de Justicia (Panama), 1ª de lo Civil, 23 de Diciembre de 1997

PonenteEDGARDO MOLINO MOLA
Fecha de Resolución23 de Diciembre de 1997
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS:

El licenciado G.A.C. en representación de A.C.N., ha interpuesto Incidente de Nulidad dentro del Proceso Ejecutivo por Cobro Coactivo que el BANCO NACIONAL DE PANAMÁ, Sucursal de Debate, le sigue a BERCELIO CERRUD Y A.C. NÚÑEZ.

Los H. en que se Funda el Incidente

El incidentista fundamentó su recurso en los siguientes hechos:

PRIMERO: Mediante Auto Nº 23 de 4 de Mayo de 1990, el Tribunal Ejecutor del Banco Nacional de Panamá, decretó formal Embargo en contra de los señores BERCELIO CERRUD Y A.C.N., a favor de esa entidad crediticia sobre los bienes inmuebles, muebles y semivivientes propiedad de los deudores.

SEGUNDO: No es hasta el mes de Octubre de 1996, que la División Jurídica del Banco Nacional de Panamá, dispone citar a nuestro representado A.C.N., quien no ha podido ser oído dentro del Proceso Ejecutivo que se le sigue.

TERCERO: No es hasta el mes de Octubre de 1996, que la División Jurídica del Banco Nacional de Panamá, dispone citar a nuestro representado y mandar a publicar mediante edicto para que el mismo por medio de Apoderado Judicial, esté en Derecho dentro del Proceso instaurado en su contra.

CUARTO: En virtud de lo anterior, significa que luego de pasado más de cinco (5) años de haber abierto el proceso en contra de nuestro representado, es ahora en el mes de Octubre de 1996, que la División Jurídica del Banco Nacional, dispone citar a nuestro representado para que sea oído en el proceso que está por concluir.

QUINTO: Lo antes plasmado nos indica claramente que se ha incurrido en una causal de Nulidad, que al tenor del artículo 722, numeral 4 del Código Judicial ...

SEXTO: El Proceso instaurado en contra de nuestro representado exige la debida notificación de la Providencia que acoge la demanda y cuando no se sabe su paradero, debe ser debidamente emplazado por edicto, pero no es posible ni legal, emplazar a una de las partes en el proceso, justamente cuando los bienes embargados están siendo casi sometidos a remate público. Se ha incurrido, con este Procedimiento, en la causal de Nulidad antes citada, causándole a mi representado una efectiva INDEFENSIÓN.

SÉPTIMO: Desde la fecha en que se ordenó acoger la demanda, El Tribunal Superior del Banco Nacional de Panamá, ha realizado una serie de trámites y actos que a nuestro juicio consideramos deben ser declarados nulos, ya que no se cumplió con las formalidades que y los trámites legales que esta clase de procesos exigen ...

Contestación de la Entidad Ejecutora

Del incidente en mención, se le corrió traslado a la entidad demandada, quien mediante escrito que corre a fs. 11-15, se opuso a las pretensiones del solicitante, argumentando que la causal de nulidad por falta de notificación del proceso ejecutivo que el Banco Nacional de Panamá (Sucursal Debate), le sigue como codeudor, y que el mismo alega, no se configura en el presente caso, básicamente, por las siguientes razones:

En primer lugar, señala que en el expediente ejecutivo se evidencia la actividad procesal desplegada por el Tribunal Ejecutor para requerir legalmente al fiador A.C.N. a fin de que compareciese al proceso a estar en derecho acorde a la ley, sin embargo el mismo no fue localizado. Que en virtud de la no comparecencia del fiador A.C.N., se dictó el Auto Nº 130 de 22 de octubre de 1996, ordenando emplazar al ejecutado acorde a lo normado por el art. 1670 y 1002 del Código Judicial a fin de que el mismo compareciera al proceso por si o mediante el apoderado legal.

Aunado a lo anterior agrega que, no es sino hasta el 18 de noviembre de 1996 que el incidentista comparece al proceso por conducto de apoderado judicial, nombrando al licenciado G.A.C.E. como apoderado legal, treinta días después del emplazamiento pertinente. Y que finalmente, no es hasta el 14 de diciembre de 1996 que se logra notificar al apoderado legal del señor A.C. delL. de Pago Ejecutivo Nº 23 de 4 de mayo de 1990, que estaba pendiente de notificación legal; hecho que indica que el actor fue requerido legalmente y en forma oportuna, fue citado y no dentro del plazo de cinco años como alude el abogado del incidentista.

Criterio de la Procuraduría de la Administración

La Procuradora de la Administración mediante V.F. Nº 270 de 19 de junio de 1997, que corre a págs. 22-26 del expediente contentivo de la pretensión incidental, luego de exponer una serie de razonamientos, concluye que el presente incidente es manifiestamente improcedente y ha sido interpuesto para dilatar el proceso por cobro coactivo, razón por la cual considera que debe rechazarse de plano.

Decisión de la Sala

Cumplidos los trámite de rigor, la Sala procede a resolver el presente incidente.

En el incidente que nos ocupa se solicita a la Sala se declare la nulidad del Auto Ejecutivo Nº 23 de 4 de mayo de 1990 y de todo lo actuado en dicho proceso, mediante el cual el Juzgado Ejecutor del Banco Nacional de Panamá, Sucursal Debate, libró Mandamiento de Pago por la Vía Ejecutiva en contra del señor B.C.N. y A.C.N. por la suma de B/.144,863.57 en concepto de capital, B/.10,692.55 de intereses vencidos, y los que se causen hasta el pago total de la obligación, más los gastos de cobranza coactiva que fueron fijados provisionalmente en la suma de B/.13,011.99, lo que hace un total de B/.168,568.11, y decretó formal embargo sobre las fincas 495, folio 482, tomo 198 R.A. y 10,170, folio 510, tomo 912, ambas de la Sección de Propiedad del Registro Público, Provincia de Chiriquí, hasta la concurrencia de B/.168,568.11. En esta misma resolución se ordenó la venta en pública subasta de los bienes hipotecados (cfr. fs.15-18 del expediente principal).

A fs. 7-11 del expediente contentivo del juicio ejecutivo, se observa copia debidamente autenticada de la Escritura Pública Nº 6109 de 16 de octubre de 1984, por la cual el Banco Nacional de Panamá declara cancelados unos gravámenes y otorga préstamo al señor B.A.C. NÚÑEZ con garantía hipotecaria sobre unas fincas y prenda agraria sobre semovientes. De igual manera, en la Cláusula Vigésima de la citada escritura se constata que el señor A.C.N. se constituyó en deudor solidario de la obligación.

Según el ejecutado A.C.N., la razón de la citada pretensión radica en el hecho de que no es hasta el mes de octubre de 1996, que la entidad ejecutante-BNP- a través de la Dirección Jurídica, le notifica del Proceso Ejecutivo por cobro coactivo instaurado en su contra, luego de haber transcurrido más de cinco (5) años de haberse abierto el mismo.

En la Resolución de 28 de noviembre de 1997, esta S. declaró No Probada la Excepción de Prescripción interpuesta por el licenciado G.C.G., en representación de A.C.N., dentro del proceso ejecutivo por cobro coactivo que le sigue el Banco Nacional de Panamá, Sucursal Debate.

El fundamento de declarar probada esta excepción obedeció precisamente, a que se determinó que el proceso ejecutivo instaurado en su contra no ha prescrito, porque con la emisión y posterior notificación del auto ejecutivo se interrumpió la prescripción, y esta interrupción afecta tanto al deudor principal como al fiador solidario, de conformidad con lo preceptuado en el artículo 1713 del Código Civil, aplicable al caso, por disponerlo así el artículo 194 del Código de Comercio. La aplicación de dicha normativa jurídica estuvo fundamentada en lo que se transcribe a continuación de la referida Resolución:

... Observa la Sala que si bien el auto en que se libra el mandamiento de pago fue emitido el 4 de mayo de 1990, y no es si no hasta el 22 de octubre de 1996 que, mediante el Auto Nº 130, el Juez Ejecutor del Banco Nacional de Panamá emplaza a A.C. para que comparezca a estar en derecho dentro del proceso, en ese auto ejecutivo ya había sido notificado el 21 de agosto de 1990 al deudor principal y esa notificación interrumpió la prescripción de la acción y dicha interrupción surte efectos contra el deudor principal y el fiador solidario.

Una vez que la acción ha sido ejercida no puede prescribir ...

Quedó claramente establecido en el antes citado fallo, de fecha 13 de mayo de 1994, que no procede la prescripción de la acción cuando la acción ya ha sido ejercida.

En este fallo la Sala además expresa que una vez `interrumpido el término de prescripción de la acción mediante la presentación de la demanda, el fenómeno jurídico que puede darse por la inactividad de las partes es la caducidad de la instancia y no la prescripción.´

De lo expuesto, podemos colegir que al quedar establecido que en el proceso ejecutivo por cobro coactivo seguido por el Banco Nacional de Panamá a los señores B.C.N. (deudor principal), y A.C.N. (fiador solidario), no se ha producido la prescripción de la acción, lo procedente es declarar no probada el incidente de marras.

Sin perjuicio de lo expuesto, este Tribunal no puede soslayar la circunstancia de que el ejecutado ha utilizado todos los recursos y medios legales posibles dentro de esta ejecución, siendo que en todos ellos, las instancias correspondientes han desestimado sus pretensiones, por carecer de sustento las razones esgrimidas para fundar tales incidencias, a manera de ejemplo; recurso de apelación, excepción, incidente).

A juicio de la Procuradora de la Administración, estos procedimientos deben ser calificados como dilatorios e improcedentes, tendientes a dilatar la ejecución que se libró desde el año de 1990. Esta S. es del criterio de que en cierta medida, se evidencia un abuso de gestión por parte del ejecutado en este proceso, dado que aunque es perfectamente viable la utilización de los mecanismos que la ley concede a quien se considere afectado, en las acciones presentadas ha quedado de manifiesto la carencia de argumentos sólidos para fundar tales gestiones, por lo que se advierte al ejecutado que de reincidir en la proposición de medios manifiestamente dilatorios, tal proceder puede ser objeto de sanción.

En consecuencia, la Sala Tercera, Contencioso Administrativo, de la Corte Suprema administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, DECLARAN NO PROBADO el Incidente de Nulidad interpuesto por el licenciado G.A.C. en representación de A.C.N., dentro del Juicio Ejecutivo por Jurisdicción Coactiva que el BANCO NACIONAL DE PANAMÁ, Sucursal de Debate, le sigue a BERCELIO CERRUD Y A.C.N., y se ORDENA el archivo del expediente.

N..

(fdo.) E.M.M.

(fdo.) L.C.D.

(fdo.) A.H.

(fdo.) J.S.

Secretaria

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR