Parlamento, Sociedad y Política en Panamá

AutorJaime Flores Cedeño
CargoProfesor en Filosofía e Historia
Páginas38-56
38 | RE VI STA D EBAT E
AÑ O VI NÚ MERO 1 4 J U LI O DE 2 0 08
Los parlamentos de América Latina y el resto
del mundo siempre han sido epicentro de la
atención pública por su esencia multipartidis-
ta, discursiva-ideológica y legislativa. Por años,
la politología moderna demandó de las Asam-
bleas Nacionales un mayor vínculo con la
sociedad, al igual que un desarrollo en su
organicidad deliberativa interna. En el caso
panameño, tomando en cuenta los rasgos
mencionados, la Asamblea Nacional desde su
instalación el 1 de septiembre de 1906 (1) y en
las décadas que siguieron, pasó a erigirse
como el Órgano más representativo del
Estado, por ser primordialmente el edificador
de la estructura jurídica de la naciente Repú-
blica.
El advenimiento de la era republicana proyec-
tó nuevos retos y desafíos en el ámbito políti-
co, social y parlamentario, dado que se hacía
imperante reorientar los viejos esquemas
doctrinales que heredamos de Colombia.
Políticamente, el fraccionamiento de la unidad
entre liberales y conservadores concebida en
1903, trastocó los planes y las exigencias de
desarrollo que requería el nuevo Estado. Las
pugnas partidarias por alcanzar el poder se
convirtieron en la regla de la política criolla en
el decurso del siglo pasado, teniendo en cada
etapa formativa de la República nuevos
actores políticos. A pesar de ello, el país no
interrumpió su marcha hacia la consolidación
y el perfeccionamiento del Estado Nacional.
En el siglo XX, el poder legislativo desempeñó
un rol fundamental, convirtiéndose en el
principal foro de debate público, donde se
discernían grandes temas nacionales que
hicieron variar en determinadas coyunturas el
rumbo del país, destacándose, entre otros: el
desarme de la Policía Nacional y la aprobación
de una nueva codificación en 1916, el proble-
ma limítrofe con Costa Rica que desemboca
en la guerra de Coto (1921), los desmedidos
aumentos en los alquileres por los casatenien-
tes que da lugar a la primera y segunda huelga
inquilinaria (1925) y (1932), lo relativo al Trata-
do Kellogg-Alfaro (1926), el Tratado Arias-
Roosevelt (1936), el sistema de seguridad
social a inicios de la década del cuarenta, la
expedición de las Constituciones de (1941) y
(1946) y el Convenio Filós-Hines de 1947.
En este escrito, nos proponemos abordar
sucintamente cuatro escenarios históricos
que impactaron en su época al país, relaciona-
dos con el Parlamento, la sociedad organizada
y las élites políticas pertenecientes a la oligar-
quía, estos son: La designación de Enrique de
Obarrio como Presidente de la República en
1948 por la Asamblea Nacional, el Ma gnicidio
contra José Antonio Remón Cantera en 1955 y
las sesiones Judiciales Legislativas a los
Presidentes Arnulfo Arias Madrid (1951), José
Ramón Guizado (1955) y Marco A. Robles
(1968).
I. Designación de Enrique de Obarrio como
Presidente de la República en 1948 por la
Asamblea Nacional.
El 12 de julio de 1948, hace sesenta años, la
Asamblea Nacional, sorpresivamente, decide
deponer al Presidente de la República Enrique
A. Jiménez y se apresta a dar posesión del
cargo a Enrique de Obarrio, que ocupaba el
PARLAMENTO, SOCIEDAD Y POLÍTICA EN PANAMÁ
Jaime Flores Cedeño*
(1) Si se desea ahondar en el tema sugerimos ver el escrito “Primera Asamblea Nacional, Antecedentes e Instala-
ción”, de nuestra autoría.
* Profesor en Filosofía e Historia.
REV IS TA DEB ATE | 39
PARL AM ENT O, SOC IED AD Y P OL ÍT I CA EN PA NA MÁJA I ME FL ORE S C EDE ÑO
cargo de Contralor de la República. Esta deter-
minación legislativa se produce después de
una turbulenta crisis política iniciada tiempo
atrás, específicamente, en el año 1940, con el
primer mandato de Arnulfo Arias y continua-
da por los gobiernos de Ricardo Adolfo de la
Guardia y Enrique A. Jiménez. En base la
complejidad de los eventos, creemos conve-
niente desarrollar los antecedentes inmedia-
tos y mediatos que configuraron la crisis.
1. Principales acontecimientos políticos
surgidos en la década del 40.
En 1940, se realizaron las primeras elecciones
presidenciales de la década resultando vence-
dor el Doctor Arnulfo Arias, quien derrota al
prolífico hombre de leyes y diplomático Ricar-
do J. Alfaro. Las elecciones estuvieron empa-
ñadas por fuertes denuncias de persecución
contra el candidato Alfaro, al punto, que Arias
triunfa prácticamente solo en la contienda.
Retrospectivamente, Arnulfo Arias no llega a
la faena política de manera improvisada: el 2
de enero de 1931, participa junto a su herma-
no Harmodio en el derrocamiento del
Presidente Florencio H. Arosemena, dirigido
por el Movimiento Cívico de Acción Comunal.
Al llegar a la Presidencia de la República
Harmodio Arias (1932), lo designa Jefe de
Salud Pública y en 1935 Secretario de Agricul-
tura, Fomento y Obras Públicas. Posteriormen-
te, el Presidente Juan Demóstenes Arosemena
lo nombra Embajador en varios países de
Europa.
Sobre Arnulfo Arias existe en la actualidad una
extensa bibliografía. Como no es el interés de
este escrito profundizar en su trayectoria, nos
limitaremos a describir una de sus acciones
presidenciales, que consistió en derogar la
Constitución de 1904, dando lugar a la
aprobación de una nueva Carta Magna en el
año 1941.
La Constitución de 1941 es aprobada por la
Asamblea Nacional en noviembre de 1940 y
un mes después se somete el texto a plebisci-
to. En materia de procedimiento, la Constitu-
ción de 1904 establecía (artículo 137) que la
siguiente Asamblea debía ratificar el acto. El
Gobierno Nacional, pasando por alto esta
disposición, opta por otro camino explicado
por Jorge Fábrega Ponce: (2) “El Órgano Ejecu-
tivo, rompiendo el ordenamiento constitucional
entonces vigente, mediante Decreto 141 de 26
de noviembre de 1940, asumió la representación
suprema del Estado, en la medida necesaria
para el único fin de hacer posible la celebración
de un plebiscito, en el cual el país había de
pronunciarse a favor o en contra de la expedi-
ción de un nuevo estatuto”.
La nueva Constitución se promulga el 2 de
enero de 1941. En esta se extiende el periodo
presidencial y el de los diputados hasta el año
1947 ( artículo 195). Entre los avances más
significativos tenemos: el haber instituido
nuevas garantías individuales, se reconocen y
amplían los derechos sociales, se preceptúa
que la propiedad privada estará sometida al
interés nacional y se dan los primeros pasos
hacia la igualdad de derechos entre el hombre
y la mujer. Un artículo que generó debate
social y político fue el 23, inserto en el Título II
concerniente a Nacionalidad y Extranjería, allí
se puntualizaba lo concerniente a las inmigra-
ciones prohibidas.
Arnulfo Arias es derrocado en oc tubre de
1941 por medio de una alianza entre sec tores
de la oligarquía y el componente armado.
Grupos nacionalistas informaban que el
motivo cierto del golpe había sido la decisión
de su gobierno en no acceder a la petición de
ENSAYOS Y MONOGRAFÍAS
(2). Jorge Fábrega P. “Ensayos sobre historia Constitucional de Panamá”, Editora Jurídica Panameña, Panamá 1991,
pag. 9.

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR