Sentencia Penal de Supreme Court (Panama), 2ª de lo Penal, 18 de Julio de 2019

PonenteHarry Alberto Díaz González
Fecha de Resolución18 de Julio de 2019
EmisorSegunda de lo Penal

VISTOS:

Conoce la Sala Segunda de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia, del recurso de apelación promovido por el licenciado D.M., Defensor Público del señor S.H.V. (a) T., contra la Sentencia 1ra Inst. N° 021 de 5 de julio de 2016, emitida por el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, mediante la cual se declaró penalmente responsable al prenombrado como autor del delito de Homicidio Doloso imperfecto (tentativa), en perjuicio de M.M. (a) CHOLO, y el Delito de Lesiones personales dolosas, en perjuicio de T.A. (a) TOÑO, condenándolo a la pena de doce (12) años y ocho (8) meses de prisión, y dos (2) años de inhabilitación para ejercer funciones públicas, después de cumplida la pena de prisión.

ANTECEDENTES

El proceso inició con el Informe de Comisión de 2 de febrero de 2014, suscrito por el S.S.L.M., Investigador de la Dirección de Investigación Judicial, en el que da cuenta de la llamada telefónica recibida por parte de la Cabo Segundo G.R., del puesto policial de la 24 de diciembre, quien informó de un incidente en la residencia 81A del sector N° 4 de la Barriada R.D.P., 24 de diciembre, Distrito de Panamá. Allí, un sujeto de nombre S.H.V., conocido con el apodo de “T.”, tuvo una discusión con su cónyuge M.E.M., y sus cuñados M.M. y T.A., hermanos de M.E.M., intervinieron en la discusión y fueron agredidos con un arma blanca por S.H.V.. M.M. sufrió una herida en el cuello y T.A. una herida en el rostro a la altura de la nariz.

El Capitán JAIME BRADDICK LAY, Supervisor Nocturno del Grupo A, del puesto policial de la 24 de diciembre, suscribió el Informe de Novedad de 2 de febrero de 2014 (f. 16) del que se ratificó posteriormente, mediante declaración jurada de once (11) de agosto de 2014 (f. 149), en el que informó que se encontraba de recorrido junto con el A.F.C., cuando a las 19:45 horas les informaron mediante frecuencia de radio, que en el sector 4 de la Barriada R.D.P., un grupo de ciudadanos mantenían a un sujeto aprehendido por ser el agresor de dos ciudadanos heridos con arma blanca, por un caso de violencia doméstica. Señala que al llegar al lugar, se mantenía un sujeto tendido en el pavimento amarrado de pies y manos con cables y golpeado en diversas partes de su anatomía, que presumieron fue en el forcejeo entre los moradores al tratar de resistirse. A su lado se mantenía una bolsa plástica color celeste que contenía un pantalón jean color negro, una correa color blanca, una cartera negra con documentos personales, un carné con el nombre de S.H.V. con cédula de identidad personal N° 8-791-2308, una bolsa de hilo de colores rojo, morado, amarillo con la palabra “Panamá” bordada. Dentro de esta bolsa se encontraba un cuchillo de color plateado con cacha color negra. También se encontraba un par de medias de color blanco, un suéter color rojo, una lata de cerveza marca B., un collar de metal color dorado, un pantalón color celeste, una camisa de color blanco con cuadritos de color rojo con morado, un bóxer de color azul con cuadritos de color negro.

Rindieron declaración jurada a la señora M.E.M. (f. 6), pareja del supuesto agresor; y una de las víctimas, T.A.A.M. (f. 11). En cuanto a la otra víctima, M.M., fue anexado al sumario el informe médico legal de la Dra. J.J., de la sección de Consulta Externa del Departamento de Clínica Médico Legal del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de 2 de febrero de 2014 (f. 28), quien certificó que el señor MORENO sufrió lesiones que pusieron en peligro su vida y se le asignó una incapacidad provisional de veintiún (21) días.

Mediante Resolución de Indagatoria N° 8-14 de 4 de febrero de 2014 (f. 30) se dispuso tomarle declaración indagatoria a S.H.V. por delito contra la Vida y la Integridad Personal, pues las lesiones contra el señor M.M. pusieron en peligro su vida. Mediante Resolución de Detención Preventiva N° 7-14 de 4 de febrero de 2014, la Fiscalía Auxiliar de la República ordenó la detención provisional del señor H.V. (f. 35)

La segunda persona agredida, M.M., rindió declaración jurada ante la Fiscalía Tercera Superior del Primer Distrito Judicial (f. 55), en la que explicó de qué manera ocurrió la agresión contra su persona y también señaló a S.H.V. como la persona que arremetió contra él con un cuchillo. También declaró la señora R.E.M. (f. 61) suegra del procesado, madre de los agredidos y de M.E.M..

Fue inserto al proceso informe médico legal realizado a M.E.M. el tres (3) de febrero de 2014, suscrito por la Dra. Y.F. RÍOS de la Sección de Consulta Externa del Departamento de Clínica Médico Legal del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses. La señora MORENO refirió que sufrió una agresión por parte de su pareja, aproximadamente a las 7:30 de la noche, que le propinó un puño en el vientre y le cortó con un cuchillo en la mano izquierda. La médico certificó una excoriación lineal en dorso lateral en la mano izquierda de 4 centímetros, lesión con un objeto cortante y cinco (5) días de incapacidad. (f. 69)

Se recibió también el Informe médico legal de la Sección de Consulta Externa del Departamento de Clínica Médico Legal del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, del señor T.A.A.M. (f. 70). La Dra. D.C., Médico Forense, le otorgó una incapacidad definitiva de doce (12) días salvo complicaciones, e indicó que había sido herido con un arma contundente, contundente de borde agudo.

En su ampliación de declaración indagatoria, realizada el catorce (14) de marzo de 2014, el señor S.H.V. manifestó que mantuvo una discusión con su pareja M.E.M. y que los hermanos de ella, conocidos con los nombres de CHOLO MORENO (M.M.) y TOÑO MORENO (T.A.A.M., fueron con palos a agredirlo y con la ayuda de unos primos a los que conoce por los sobrenombres de CHUKI y CULON le patearon en el suelo; por lo que alega que tomó un cuchillo que estaba en la mesa en la cocina y agredió primero a M.M. para defenderse y luego a T.A.A.M. para que lo dejara salir de la casa. Posteriormente, los dos primos CHUKI y CULON y dos amigos de ellos, le metieron un batazo en la rodilla y cuando cayó lo agarraron entre los cuatro, lo amarraron de pies y manos con unos cables y le taparon la boca. (f. 80)

También declaró la señora L.M., tía de las víctimas, quien indicó que S.H.V. salió de la casa en medio de la discusión y luego escucharon los gritos desde la calle de vecinos del lugar, y vieron a M.M. (a CHOLO) con la sangre que le salía de la garganta. Que su otro sobrino, T.A.A.M. (a TOÑITO), al ver a su hermano en el piso correteó a S.H.V., pero éste también le cortó en la cara y se fue. Manifestó también que el sujeto apodado CHUKI es su hijo, pero no estaba allí; y a CULON tampoco lo vio. (f. 86)

El agredido T.A.A.M. amplió su declaración jurada el ocho (8) de mayo de 2014, manifestando que CHUKI y CULON no estaban en el área cuando ocurrió todo, y en su casa sólo estaban S.H.V., M.M., M.E.M., su mamá R.E.M. y su tía L.M. (f. 101).

Consta informe suscrito por la doctora M.S., Médico Forense de la Sección de Consulta Externa del Departamento de Clínica Médico Legal del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (f. 106) en el que realiza un resumen de la herida propinada al señor M.M.. Certifica, además, que mantiene presencia de parálisis de cuerda vocal derecha por lo que se le envía a terapia. De igual manera, la cuerda vocal izquierda no está compensando y queda en hiatus. La Dra. D.C., Médico Forense del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses presentó informe médico legal del afectado T.A.A.M. (f. 107) en el que certificó que el prenombrado sí queda con señal visible a simple vista y permanente en el rostro.

Se aportó al sumario el análisis suscrito por la licenciada M.M.S. y la licenciada H.M.D.E., del Laboratorio de Análisis Biomolecular de la Subdirección de Criminalística del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses en el que se establece que el cuchillo que mantenía S.H.V. arrojó resultado positivo para la presencia de sangre humana. Al comparar la sangre del cuchillo con la extraída, cumpliendo los procedimientos de rigor, al agredido M.M., se obtuvo coincidencia (f. 111).

De acuerdo a la Resolución de Diligencia indagatoria y de Detención Preventiva N° 10 de 31 de julio de 2014, se dispuso tomarle declaración indagatoria y detener preventivamente a S.H.V. por la comisión de Delito contra la Vida e Integridad Personal (Lesiones Personales) en perjuicio de T.A.A.M. (f. 137); acogiéndose al artículo 25 de la Constitución Política de la República de Panamá, y manifestó que no declararía más (f. 157)

Mediante Vista Fiscal N° 151 de 28 de agosto de 2014, el Fiscal Tercero Superior del Primer Distrito Judicial de Panamá, solicitó el llamamiento a juicio de S.H.V. por presunto infractor de delito Contra la Vida y la Integridad Personal (Homicidio en grado de tentativa), en perjuicio de M.M. y por el Delito contra la Vida e Integridad Personal (Lesiones Personales), en perjuicio de T.A.A.M..

Consta el Informe Médico Legal de 6 de febrero de 2014, correspondiente a la evaluación del señor S.H.V., suscrito por la Dra. ISIS ROSS de la Sección de Consulta Externa del Departamento de Clínica Médico Legal del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses. La Dra. ROSS hace constar que H.V. mantenía excoriaciones con costra en diversas partes de la cara, hombro derecho, antebrazo derecho y golpes y cortes en las manos; equimosis irregular violácea en tórax, área lumbar, brazos y piernas; otorgándole incapacidad de veinte (20) días y manifestó que el objeto era contundente, contundente de superficie áspera.

Mediante Sentencia de Primera Instancia N° 021 de 5 de julio de 2016, el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial de Panamá declaró penalmente responsable a S.H.V. (a) T. como Autor de los delitos de Homicidio doloso imperfecto (Tentativa) en perjuicio del señor M.M.(.a) CHOLO; y Lesiones Personales dolosas, en contra del señor T.A.A.M. (a) TOÑO y se le sancionó con la pena de doce (12) años y ocho (8) meses de prisión; y dos (2) años de inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas, a partir del cumplimiento de la pena privativa de libertad ambulatoria.

FUNDAMENTOS DEL TRIBUNAL SUPERIOR

Mediante la resolución impugnada, el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, dispuso declarar penalmente responsable al señor S.H.V. como Autor de los delitos de Homicidio doloso imperfecto (Tentativa) en perjuicio del señor M.M. (a CHOLO); y Lesiones Personales dolosas, en perjuicio del señor T.A.A.M. (a TOÑO).

El Tribunal Superior consideró como hechos probados la agresión de S.H.V. a M.M., M.E.M. y T.A.A.M.. Las personas lesionadas fueron evaluadas en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses quienes certificaron sus heridas y la incapacidad otorgada. Además, en el caso de T.A.A.M. se hizo constar que quedará con señal visible a simple vista y permanente en el rostro.

De igual manera, manifestó el Segundo Tribunal Superior que según el informe de las peritos biólogas, licenciadas M.M.S. y EBE M. DE ESCOBAR, la muestra de sangre seca de M.M. coincide con el perfil genético de ADN autosómico con la mancha extraída al objeto filo cortante utilizado por el procesado S.H.V..

Agrega el A-Quo, que el Ministerio Público sólo formuló cargos contra el procesado S.H.V. con relación a los delitos de homicidio doloso imperfecto (tentativa) en perjuicio del señor M.M., y lesiones personales dolosas en detrimento de T.A.A.M.; por lo que de acuerdo al artículo 5 del Código Procesal Penal, el Tribunal Superior solamente formula cargos de enjuiciamiento criminal por aquellos delitos y no por los golpes recibidos por la señora M.E.M.. A juicio del Tribunal, es evidente que el señor S.H.V. cometió dos delitos: homicidio doloso imperfecto contra M.M. y lesiones personales en perjuicio de T.A.A.M.. Considera que de acuerdo a los testimonios de los señores M.E.M., T.A.A.M., M.M., R.E.M., L.M., el procesado realizó una conducta con previsión, al menos momentánea, intención de dañar y utilizando un objeto idóneo para lesionar a las víctimas.

Observa también el A-Quo que a pesar que el procesado presentó un panorama diferente, manifestando que actuó en legítima defensa, los testimonios citados son concordantes en sostener que las víctimas acudieron a la residencia de su hermana para auxiliarla; el procesado salió y ellos salieron detrás de él sin ningún arma en su poder y éste les hirió, primero a M. y luego a TEODORO.

Opina el Segundo Tribunal Superior que las versiones de los testigos no son contrarios al sentido común, ni tampoco constan medios probatorios que sugieran ausencia de credibilidad, tienen lógica y relataron sobre lo observado. Reflexiona que de acuerdo al sentido común, si las víctimas hubiesen portado armas, otro hubiese sido el resultado. Por el contrario, no tuvieron oportunidad de defenderse, por lo que está demostrada la culpabilidad del procesado.

Destaca también, que el testimonio de la señora M.E.M., da cuenta que los hechos ocurrieron el dos (2) de febrero de 2014, en horas de la noche en su residencia; siendo que el procesado llegó totalmente ebrio, por lo que le sugirió que se acostase a dormir, empezaron a discutir sobre los alimentos e inmediatamente él sacó un cuchillo de su bolsa con el que le amenazó y le dio un golpe con el puño en el vientre y también con el cuchillo. Al pedir auxilio su hermano llegó a socorrerla, y el acusado le dijo que estaban discutiendo y salió corriendo. A criterio del Segundo Tribunal Superior, con esa acción el acusado no desistió de su acción; por el contrario, ante la presencia del hermano salió huyendo con las consecuencias posteriores. Indica entonces, que este testimonio no es contrario a la lógica, tampoco constan medios probatorios para sugerir ausencia de credibilidad y concuerda con lo explicado por los otros testimonios citados; quedando demostrado desde el inicio que el procesado llevaba un cuchillo en su bolsa, lo cual permitió a las autoridades someterlo a una prueba biomolecular, cuyos resultados detectaron sangre humana perteneciente al control del señor M.M. (f. 115)

RECURSO DE APELACIÓN DE LA DEFENSA PÚBLICA DEL SEÑOR S.H.V.

En su recurso de apelación, el licenciado D.M., abogado defensor público del procesado S.H.V., expresó que el fallo se sustenta en apreciaciones equivocadas y sin sustento probatorio. Cita como ejemplo, lo declarado por M.E.M. en cuanto a que el procesado le golpeó con el puño cerrado en el vientre. No obstante, señala que esto no fue comprobado por medio del examen médico legal que le realizaron al día siguiente, en el que se le encontró una excoriación lineal en el dorso lateral de la mano izquierda y no se observan otras lesiones traumáticas recientes visibles en su cuerpo. Se anota que la señora M.E.M. refirió haber perdido el conocimiento, por lo que el letrado indica que esta declaración se aleja de su propia versión que aparece en los folios 6-9.

Manifestó además, que la sentencia concatena los testimonios de M.M., T.A., M.M., ROSA MORENO y L.M. para indicar que su intervención impidió que el procesado les siguiera agrediendo. Pero a su juicio esto es contrario a las declaraciones de estas personas.

Rechaza también la aplicación de un aumento de la pena base por reincidencia en cada uno de los delitos atribuidos basándose en un error. Arguye que se expresó en la sentencia que su patrocinado fue condenado el 27 de diciembre de 2014 por delito doloso y que la correcta fecha de condena, de acuerdo a certificación que consta en el folio 27, es 27 de diciembre de 2004 y no de 2014.

Manifiesta que tanto M.E.M., como los propios lesionados y la madre de éstos, R.E.M., de manera coincidente reconocieron que S.H.V. se alejaba del lugar y que fue perseguido por los hermanos TEODORO y M.. Arguye que esto demuestra que su patrocinado huyó evitando la confrontación y que fue perseguido y agredido por los hermanos M. y TEODORO quienes lo alcanzaron en la calle, por lo que tuvo que defenderse con lo que estaba a su alcance, un cuchillo.

En cuanto al aumento de la pena debido a reincidencia, el letrado alega que la condena por posesión ilícita simple de drogas ocurrió el 27 de diciembre de 2004. Para esa fecha estaba vigente el Código Penal anterior que en su artículo 72 estipulaba que no hay reincidencia cuando hubiera transcurrido cinco años después de cumplida la condena anterior y el sujeto hubiere observado buena conducta desde esa época, y si se aplica el principio de favorabilidad ya han transcurrido más de diez años y no hay constancia de que su representado haya incurrido en algún otro delito, por lo que ha observado buena conducta.

ANÁLISIS DE LA SALA

Conocidos los argumentos impugnativos de la defensa pública, así como los fundamentos del Tribunal Superior, corresponde a la Sala Penal analizar y decidir el recurso interpuesto de conformidad con lo establecido en el artículo 2424 del Código Judicial.

El hecho punible quedó debidamente acreditado con las evaluaciones del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses realizadas a los señores M.M., T.A.A.M. y M.E.M.. El señor M.M. presentaba una herida en el cuello en forma de “Y” en la cara lateral, y se le asignó una incapacidad definitiva de noventa (90) días. Por su parte, la señora M.E.M., que al momento tenía ocho (8) meses de embarazo, tenía una excoriación de cuatro (4) centímetros en la mano izquierda y se le otorgó una incapacidad de cinco (5) días. En cuanto a T.A.A.M., la evaluación tuvo como resultado que mantenía una excoriación lineal por arriba del tercio externo de la ceja derecha que mide 0.8 x 0.1 centímetros; una herida alargada, oblicua que se extiende desde cerca del ángulo interno del ojo derecho hasta la base izquierda de la nariz y mide 7.0x0.5 centímetros y herida saturada, de disposición horizontal por arriba del ángulo labial izquierdo, que mide 0.8x0.2 centímetros; otorgándole una incapacidad de doce (12) días. En una nueva evaluación se certificó que el señor AGÜERO MORENO quedaría con señal visible a simple vista y permanente en el rostro.

En cuanto a la vinculación de S.H.V. alias T., según el informe de los peritos biólogos M.M.S. y EBE M. DE ESCOBAR, la muestra de sangre seca de M.M. coincide con el perfil genético de ADN con la mancha extraída al arma blanca hallada al procesado.

Constan también los señalamientos de M.E.M., M.M., T.A.A.M., R.E.M. y L.M.; y la declaración del procesado en la que aceptó haber cortado a los hermanos M.M. y T.A.A., si bien manifestó que lo hizo en defensa propia.

Así, en declaración jurada la señora M.E.M. refirió lo siguiente:

S.H. llegó a mi residencia totalmente ebrio, le dije que se acostara a dormir, él me contestó que no, luego sacó dos (2) cervezas de su maletín, luego empezamos a discutir debido a una comida que estaba haciendo, en ese momento socó un cuchillo de su bolsa y él me dijo que si a mí no me importaba cocinar a él tampoco le importaba matarme, luego me agredió con un puñete en el estómago, de igual forma con el cuchillo, pero no logró causar heridas, luego de esto llamé a mi hermano de nombre M.MORENO, luego cuando mi hermano llegó le preguntó qué había pasado, mi pareja le contestó que habíamos discutido, después mi pareja salió corriendo con dirección a la vía principal, mi hermano M. salió correteándolo cuando logré llegar donde ellos estaban, mi hermano estaba tirado en la calle sangrando, pero mi otro hermano de nombre T.A., al ver esta situación lo correteó y de igual forma fue agredido con el mismo cuchillo causándole heridas en su rostro, después intenté separarlos, pero nuevamente él me agredió con un puñete en el estómago y salió corriendo.

El señor T.A.A.M. indicó lo siguiente:

“Señora Delegada, resulta que el día de ayer eso de las siete y media de la noche (07:30 P.M.), yo llegué a la casa y escucho una discusión entre mi hermana M.E.M. y mi cuñado SIXTO pero yo le digo “T.”. Pero al ver que la discusión se puso más acalorada salí por la parte de adelante ya que el cuarto de mi hermana es un anexo a la casa pero en la parte de atrás, cuando voy saliendo veo que “T.” sale corriendo así que yo traté de alcanzarlo sujetándole por el suéter pero él me tiró a golpear y yo me defendí, pero él no sé con qué me agredió ocasionándome una herida en el rostro (nariz), yo seguí correteándolo pero en eso mi hermana (M.) me grita que “M. ESTABA TIRADO EN LA CALLE PORQUE SIXTO LO CORTÓ”, así que me regresé para ayudar a mi hermano y así que ambos fuéramos atendidos en el hospital de la 24 de Diciembre”.”

En ampliación de su declaración, señaló:

“entonces yo salí al portal de la casa, cuando yo salí al portal de la casa, mi hermana M. y CHOLO estaban parados a un costado del portal y T. estaba parado en la puerta que sale a la calle, por lo que yo pregunto qué estaba pasando, y mi hermana me dice que T. le iba a pegar, entonces yo corrí para donde T. y me le abalancé y él me tiró a pegar y de igual manera yo le respondí, cuando estábamos en el forcejeo que se dio a orilla de la calle de la vía principal, yo vi la sangre yo pensé que era un puñete, por lo que T. salió corriendo y yo salía atrás de él nuevamente, a todo esto yo gritaba CHOLO ayúdame, porque cuando en principio yo corrí a alcanzar a T., él venía atrás mío, entonces cuando comencé el forcejeo por segunda vez con T., escuché a mi hermana M., gritó “TOÑO CHOLO SE ESTÁ MURIENDO”, entonces cuando yo escuché eso me regresé y vi a M. en la entrada de la vereda ahí mismo a orilla de calle boca abajo, la verdad yo nunca me di cuenta en qué momento T. cortó a CHOLO, hasta después que hablé con él que me dijo que cuando yo estaba forcejeando con T. por segunda vez fue que T. lo cortó por encima de mí, por lo que él se regresó con la mano en el cuello, pero cayó a orillas de la calle.”

Por su parte, M.M. declaró el veintiocho (28) de febrero de 2014 ante la Fiscalía Tercera Superior del Primer Distrito Judicial, y refirió lo siguiente:

Mi hermana M. y T. (esposo) estaban discutiendo dentro de la casa, de repente salieron corriendo T. y M. para la calle, entonces yo al ver eso salí detrás de los dos y solamente le he dicho que las cosas no se arreglan de esa manera en la calle y T., sacó el cuchillo y me incrustó el cuchillo en el cuello de lado derecho, yo de ahí para allá no me acuerdo de nada lo que él hizo, hasta que desperté en el Hospital que fue que me dijeron que él había cortado a mi hermano en la nariz.

La madre de las víctimas, R.E.M., narró su versión:

Si, ese día nosotros estábamos en el porsh jugando baraja con mi hija M.E.M., con M.M. y L.M., de momento SIXTO a quien siempre había conocido como T., empezó a gritar (llamando) a mi hija M. entonces yo le dije que fuera a verlo porque no quería escándalo en la casa, ella fue allá atrás, al ratito le gritó a CHOLO (M.), que T. le había tirado dos puñaladas en la cama , pero no la agredió, entonces yo le llamé la atención que porqué era eso y que se dejara de eso que le podía hacer un daño a la otra y ella estaba embarazada, T. me contestó que él mejor se iba y me decía que mejor se iba de mi casa y yo le dije que era lo mejor y que no lo quería más aquí, porque esa era la segunda vez que él agredía a M. tirándole cuchillo, entonces yo le dije te me vas de mi casa, él me dio que se iba para la casa del papá y salió corriendo, y en ese momento no le vimos cuchillo y CHOLO le dijo piénsalo que M. va a tener un hijo tuyo y esa carga no le puede quedar sólo a mi mamá y CHOLO y T. salieron del terreno a la calle, yo me quedé en todo el puentecito viendo que CHOLO le decía que pensara las cosas y que buscara trabajo, de repente en cuestión de segundos cuando T. le tiró la puñalada a CHOLO, de ahí CHOLO intentó ir atrás de él como para agarrarlo, pero CHOLO cayó en toda la esquina de la vereda ahí fue que yo me percaté que estaba herido, porque yo en todo momento pensé que CHOLO había chifiado, pero no, ahí fue que T. salió corriendo y se embolilló con mi otro hijo TOÑO a pelear y yo estaba ayudado a CHOLO, cuando alcé la cara venía mi otro hijo herido también la cara botando sangre, yo no sabía ni qué hacer, eso fue de locos.

Al rendir sus descargos, el procesado S.H.V. manifestó que tuvo que defenderse de la agresión de los hermanos de su pareja M.E.M., destacando:

…cuando yo llego a la casa, ella estaba con su familia reunidos, ahí estaban libando cervezas, estaban los dos hermanos, unos primos y primas y unos amigos de ellos, entonces yo llego y la llamo aparte y le digo que se viniera para el cuarto que queda detrás de la casa de la mamá, es un anexo, cuando yo la llamo es para darle una plata que necesitaba, ya eran como las seis de la tarde y ella no se había bañado, no cocinado y yo le dije que porqué no había hecho nada, entonces se puso brava y me dice que no había comido y yo le dije que como así, si yo le había dejado la plata para sus cosas, porque ella está embarazada y no puede estar aguantando hambre, entonces ella me dijo que se había gastado la plata chinguiando con la familia y que no tenía para cocinar, ti le dije que como iba a estar así, sin comer por el embarazo y ella me dijo que eso era problema de ella, entonces yo le dije que mejor me iba para la casa de mi papá, porque en realidad yo no tengo nada ahí, ella empezó a gritarme palabras sucias … decidí irme, de momento cuando di la espalda me dio un batazo en la cabeza que me la rompió (se dejó constancia que presentaba unas cicatrices en la cabeza), por lo que yo me volteé y la agarré por las manos y le dije que mejor dejáramos eso así que yo me iba porque la idea era castigarla, porque el único que la ayuda a ella era yo, ahí fue que llamó a los hermanos, uno de ellos lo conozco como CHOLO MORENO, que es el afectado y el otro que se llama TOÑO MORENO, quienes en vez de venir a preguntar lo que pasaba vinieron fue con palos agrediéndome, me patearon en el suelo, entonces cuando los primos vieron que ellos me estaban pegando, vinieron y también empezaron a golpearme entre todos, yo lo único que les dije fue que me dejaran que yo me iba, pero ellos continuaron por lo que yo al verme así tomé un cuchillo que había en la mesa y me defendí; yo lo hice en defensa propia porque me tenían en el piso, fue en el momento que me paré estaba ahí el fregador al lado de la mesa lo primero que vi fue el cuchillo, yo lo agarré para tratar de apartarlos y salir, pero bueno lastimosamente tuve que darle tuve que cortarlo, yo no quería hacerlo, no podía hacer más nada me tenían todo golpeado, yo corté a CHOLO MORENO, cuando yo vi que lo corté me asusté y les dije que ya por favor me dejaran, ahí me saltó el otro hermano que se llama TOÑO MORENO y como él estaba en la puerta y no me dejaba salir lo corté también, yo no sé dónde los corté a ninguno de los dos, yo tiré por tirar porque me tenían agarrado, cuando logré salir me fui caminando rápido asustado y cuando iba llegando a la tienda que queda como a unos 25 metros aproximadamente de la casa, me para un taxi de donde se bajaron dos primos de M. que los conozco como CHUKI y CULON, además de dos amigos de ellos que eran el dueño del carro, no sé cómo se llaman sólo los conozco de vista, yo traté de salir corriendo pero unos de los amigos de ellos me metió un batazo en la rodilla por lo que me caí, ahí fue que me agarraron entre los cuatro y me amarraron los pies y las manos con unos cables y me taparon la boca y me metieron en el maletero del carro y me llevaron para un lugar, sólo escuchaba que decían que era para donde había lagartos y que me iban a tirar un lugar como de la 24, decían que no importaba que nadie iba a saber lo que me iba a pasar porque nadie me conocía por ahí, pero estaban medios indecisos como ya los habían visto la gente cuando me llevaron, lo que hicieron fue que me bajaron y empezaron a darme de golpes y palazos hasta que me dejaron inconsciente, hasta que la policía me encontró inconsciente en un matorral...

De igual manera, se incorporó la declaración jurada de la señora L.M., tía de las víctimas, quien indicó lo siguiente:

“…Como T. estaba intenso, ella le dijo a M., a quien le decimos CHOLO, que jugara por ella ya que T. estaba intenso, entonces CHOLO se sentó por ella y seguimos jugando nosotros, como a los cinco minutos de M. haberse ido para allá atrás, M. pegó un grito llamando a CHOLO, como si él le estuviera haciendo algo, entonces CHOLO y la mamá corrieron para allá atrás porque ella estaba gritando, yo me quedé donde estaba porque no me iba a meter en ese problema, cuando de repente yo veo que él venía para acá adelante diciendo “ella tiene la culpa”, pero CHOLO le preguntó culpa de que, qué te hizo M., él venía diciendo palabras sucias y CHOLO le decía pero qué te hizo M., entonces M. le dijo a CHOLO y a la MAMÁ, que T. le había tirado una puñalada, cosas que nosotros no vimos, entonces CHOLO le decía que porque estaba amenazando con cuchillo, cosas que tampoco vimos, porque en ningún momento le vimos nada él sólo tenía una bolsita de esas cruzadas, entonces entre la discusión se fueron hasta la calle CHOLO, T. y mi otro sobrino TOÑITO, que iba atrás me imagino a ver si ellos se agarran a pelear, yo seguía sentada él en porsh, esperando que ellos arreglaran su cosa, cuando de momento escuché los gritos de la gente (vecinos), ahí sí salgo a ver qué era lo que pasaba, al yo salir veo a CHOLO tirado en el piso… fue cuando CHOLO alzó la cabeza, fue la sangre que le salía de la garganta, la mamá y yo estábamos asustadas porque nosotros nunca le vimos cuchillo a T., nunca pensamos que iba a pasar eso, entonces TOÑITO al ver a su hermano en el piso correteó a T. pero ésta también lo cortó en la cara y se fue, nosotros nos quedamos asustadas con los heridos.”

Como podemos apreciar, los testimonios son contestes y coinciden en modo, tiempo y lugar, sobre la agresión de S.H.V. contra los señores M.M., T.A.A.M. y M.E.M.. En cambio, el procesado manifestó que los primos de las víctimas, conocidos con los nombres de CHUKI y CULON, lo metieron en el maletero de un carro y lo dejaron inconsciente en un matorral. Al relacionar este dicho con el informe de novedad suscrito por el Capitán JAIME BRADDICK LAY, Supervisor Nocturno del Grupo A, del puesto policial de la 24 de diciembre, quien señaló que al llegar al sector 4 de la Barriada R.D.P., un grupo de ciudadanos mantenían al señor S.H.V. tendido en el pavimento amarrado de pies y manos con cables; se colige que no le encontraron en un matorral como éste manifestó.

Por otra parte, su relación de los hechos no coincide con lo manifestado por los testigos quienes indicaron que la agresión contra M.M. y T.A.A.M. se dio en la calle, afuera de la residencia de la señora R.E.M., y no dentro de la casa como afirmó.

Al respecto del concepto de defensa propia, el artículo 32 del Código Penal establece lo siguiente:

Artículo 32. No comete delito quien actúe en legítima defensa de su persona, de sus derechos o de un tercero o sus bienes, siempre que las circunstancias así lo requieran.

La defensa es legítima cuando concurran las siguientes condiciones:

  1. Existencia de una agresión injusta, actual o inminente de la que resulte o pudiera resultar afectado por el hecho.

  2. Utilización de un medio racional para impedir o repelar la agresión; y

  3. Falta de provocación suficiente por parte de quien se defiende o es defendido.

Se presume que actúa en legítima defensa quien razonablemente repele al que, sin consentimiento ha ingresado a su residencia, morada, casa o habitación.

Así las cosas, el señor S.H.V. no utilizó un medio racional para repeler la agresión que supuestamente se efectuó en su contra, pues un cuchillo es letal si lo comparamos con puños o palos. Asimismo, es de anotar que pudiéndolos herir en los brazos o piernas, optó por atacar a M.M. en el cuello, causándole una herida que puso en peligro su vida; y a T.A.A.M. le hirió en el rostro, causándole marcas permanentes y visibles. Por tanto, no opera en este caso la alegada legítima defensa del procesado.

Con respecto a la condición de reincidente del procesado S.H.V., en efecto como lo ha señalado el recurrente, el prenombrado fue declarado responsable del delito de POSESIÓN ILÍCITA SIMPLE y condenado a un (1) año de prisión y cien (100) días-multa el 27 de diciembre de 2004. De acuerdo al artículo 72 del Código Penal de 1982, vigente en la fecha de esta condena contra S.H.V., se señala:

Artículo 72. No hay reincidencia:

Cuando el nuevo hecho punible sea doloso y el anterior culposo o viceversa.

Cuando hubieren transcurrido cinco años después de cumplida la condena anterior, y el sujeto hubiere observado buena conducta desde esa época; y

Cuando se cometan hechos punibles de naturaleza política o militar.

Esta norma indicaba que el aspecto de la reincidencia no sería tomado en cuenta una vez pasaran cinco años sin que surgiera otro proceso penal en su contra. Por tanto, una persona hallada penalmente responsable de un ilícito podía determinarse como reincidente si en los cinco años siguientes cometía otro ilícito, período luego del cual se consideraría que no tiene antecedentes. El nuevo Código Penal varió ese concepto con la aprobación de la Ley N° 68 de 2 de noviembre de 2009 que adicionó la siguiente norma, que se ubicó en el artículo 89 del Código Penal:

Artículo 89. Es reincidente quien después de haber cumplido una sentencia condenatoria sea declarado responsable por la ejecución de un nuevo hecho punible. En este caso, se le aplicará la sanción que corresponda al nuevo hecho aumentada hasta en una cuarta parte.

La pena así impuesta podrá exceder del máximo señalado en la disposición penal infringida.

El Código Penal vigente elimina el período en el que debe contarse la reincidencia, por lo que los antecedentes no se borran ni se eliminan. En el caso que nos ocupa, la condena contra S.H.V. se dio el 27 de diciembre de 2004 cuando se encontraba vigente el Código Penal de 1982, cuyo artículo 72 establece que después de un período de cinco (5) años se considera que la persona no tiene antecedentes penales. Por ello, al aplicar la disposición legal según el texto vigente para la fecha de la comisión del hecho, y de acuerdo a los parámetros del principio de la aplicación de la ley más favorable al reo, debe eliminarse la agravante impuesta a S.H.V., por considerársele reincidente.

FALLO DE REEMPLAZO

En virtud de lo anterior, al analizar los argumentos fácticos y jurídicos del proceso, consideramos adecuada la individualización judicial de la pena impuesta por el Segundo Tribunal Superior, pues quedó comprobada la vinculación del procesado S.H.V. con el hecho punible ya que hirió a M.M. en el cuello, con lo cual puso en peligro su vida, motivó intervención quirúrgica, internamiento en cuidados intensivos hospitalarios, y como consecuencia, padece serias secuelas posteriores. Esta acción no tiene ninguna justificación, máxime cuando el agredido no tuvo oportunidad de defenderse ni tenía en su poder armas de ningún tipo y fue gracias a la intervención de la comunidad que no hubo un desenlace fatal. La conducta corresponde al delito de homicidio doloso simple imperfecto (en grado de tentativa); según lo que establece el artículo 131 del Código Penal y que tiene una pena de 10 a 20 años de prisión. Al no haberse consumado el hecho, la pena a imponer será no menor de la mitad del mínimo, ni mayor de los dos tercios de la pena máxima, de acuerdo al artículo 82 del Código Penal.

En cuanto a la otra víctima, el señor T.A.A.M., también quedó comprobada la vinculación del procesado S.H.V. con el hecho punible al infringirle heridas que le dejaron marcas visibles y permanentes en el rostro. Por tanto, le ocasionó heridas sin la intención de matar pero que le causaron un daño físico importante. Esta conducta tipifica el delito de lesiones personales dolosas agravadas, fundamentado en el ordinal 2 del artículo 137 del Código Penal, que tiene una sanción de 6 a 10 años de prisión.

Procederemos entonces a la individualización judicial de la pena tomando en cuenta los parámetros previstos en el artículo 79 del Código Penal de 2007.

La magnitud de la lesión o del peligro y la mayor o menor voluntad de dañar. S.H.V. golpeó el vientre de una mujer con ocho (8) meses de embarazo en su residencia, atacó a sus dos hermanos. A uno, M.M., quien acudió en defensa de su hermana, le cortó con un cuchillo en una parte del cuerpo sumamente peligrosa para ese tipo de heridas, lo que puso en peligro su vida, que es el bien jurídico tutelado más importante; con lo cual se demuestra su intención de dañar y causar la muerte. Respecto a T.A.A.M., el procesado S.H.V. ejecutó una acción sin intención de matar pero que le dejó con una señal visible y permanente en el rostro, lo que revela su propósito de hacer daño.

Circunstancias de modo, tiempo y lugar. Observamos que el hecho ocurrió en un lugar público en horas de la noche y la comunidad tuvo que intervenir para evitar un desenlace más grave. Las víctimas no tenían armas y no tuvieron posibilidades de defenderse.

Calidad de los motivos determinantes. Las víctimas no provocaron la reacción violenta del procesado. Éste actuó de forma agresiva, sin ninguna justificación.

La conducta del agente inmediatamente anterior, simultánea y posterior al hecho. El procesado fue agresivo, amenazó a su pareja, lo que provocó la intervención de sus hermanos para defenderla. Luego de perpetrado el hecho, no ofreció auxilio a las víctimas sino que intentó escapar.

El valor o importancia del bien. Quedó comprobado que la vida de M.M. estuvo en peligro, fue necesario intervenirle quirúrgicamente y ser internado en cuidados intensivos hospitalarios. Posterior al hecho, ha quedado con serias secuelas en sus cuerdas vocales. Por su parte, T.A.A.M. quedará con señal visible y permanente en el rostro, por lo que tuvo una afectación física.

La condición de inferioridad o superioridad y las ventajas o desventajas existentes entre el agente y la víctima. Los medios probatorios han demostrado que el acusado tenía en su poder un arma idónea (objeto punzocortante) y las víctimas no tenían arma alguna, lo que le otorgó una condición de superioridad y ventaja sobre ellos.

En atención a los factores antes indicados, aplicaremos discrecionalmente las penas a continuación:

Con relación al delito de homicidio doloso simple imperfecto (en grado de tentativa) cometido en contra de M.M., los factores objetivos y subjetivos permiten fijar la pena en cinco (5) años de prisión y una pena accesoria de un año de inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas una vez cumplida la pena principal.

Con relación al delito de lesiones personales dolosas agravadas, en perjuicio de T.A.A.M., se le impone la pena de seis (6) años de prisión y de manera accesoria, un año de inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas, una vez cumplida la pena principal.

De acuerdo a lo que establece el artículo 86 ordinal 1 del Código Penal, por tratarse de un concurso material debido a que S.H.V. cometió delito en perjuicio de dos personas con actos diferentes, deben acumularse las penas aplicadas a cada uno de los delitos cometidos. Esto conlleva una pena de once (11) años de prisión y dos (2) años de inhabilitación para ejercer funciones públicas, una vez cumplida la pena principal.

PARTE RESOLUTIVA

Por las consideraciones anteriores, la SALA PENAL DE LA CORTE SUPREMA administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, REFORMA la Sentencia 1ra Inst. N° 021 de 5 de julio de 2016, emitida por el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial que declaró penalmente responsable a S.H.V., como Autor del Delito de Homicidio Doloso imperfecto (tentativa) en perjuicio de M.M. (a) CHOLO, y del Delito de Lesiones personales dolosas, en perjuicio de T.A. (a) TOÑO, en lo concerniente a la pena de prisión impuesta; y se le condena a once (11) años de prisión y dos (2) años de inhabilitación para ejercer funciones públicas, una vez cumplida la pena principal.

N. y cúmplase,

HARRY ALBERTO DÍAZ GONZÁLEZ

JERÓNIMO MEJÍA E. -- JOSÉ EDUARDO AYU PRADO CANALS

ELVIA VERGARA DE ORDOÑEZ (Secretaria)