Sentencia Penal de Supreme Court (Panama), 2ª de lo Penal, 14 de Marzo de 2019

PonenteJosé Eduardo Ayu Prado Canals
Fecha de Resolución14 de Marzo de 2019
EmisorSegunda de lo Penal

VISTOS:

El Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial ha elevado, en grado de apelación, ante la S. Segunda de la Corte Suprema de Justicia, el Auto 1ra. INST. N°103, de 22 de septiembre de 2016, mediante el cual abrió causa penal contra P.M.S.O., alias “., por el delito Contra la Vida y la Integridad Personal, F., en perjuicio de C.E.J.B. (q.e.p.d), y sobreseyó provisionalmente a J.C.T. por el delito de F., en perjuicio de C.E.J.B. (q.e.p.d), al tiempo que sobreseyó provisionalmente a ambos imputados, por el delito de Violación, en perjuicio de la misma víctima.

La F.ía Superior de Descarga del Primer Distrito Judicial, anunció y sustentó recurso de apelación en término procesalmente oportuno.

DISCONFORMIDAD DEL APELANTE

La licenciada Geomara Guerra de Jones, F. Superior de Descarga del Primer Distrito Judicial, solicita, se revoque el Auto 1ra. INST. N°103 de 22 de septiembre de 2016 y, en su lugar, se abra causa criminal en contra de P.M.S.O. y J.C.T., por el delito de Violación, en perjuicio de C.E.J.B. (Q.E.P.D).

La F.ía Superior de Descarga del Primer Distrito Judicial centra su disconformidad, señalando que nos encontramos ante un hecho que reúne los requisitos mínimos exigidos en el artículo 2219 del Código Judicial, es decir, acreditación del hecho punible y los medios probatorios que ofrecen motivos de credibilidad con respecto a la vinculación de P.M.S.O. y J.C.T., para sustentar la recomendación de su llamamiento a juicio por el delito de Violación Sexual, en perjuicio de C.E.J.B. (Q.E.P.D).

Destaca la recurrente que el Tribunal se equivoca en su valoración probatoria, y que, de utilizar las reglas de la sana critica que debe observar el juzgador, concluiría indefectiblemente que sí hubo un delito de Violación, que queda demostrado por las circunstancias que rodean el hecho, por la violencia infligida al causar la muerte, y que el evento de consentir la víctima, la relación sexual, según aprecia el Tribunal, en todo caso habría sido con el imputado P.M.S.O.“., pero, al participar otra persona adicional, como lo estipula la prueba de ADN, desde luego que se convierte en un acto no consentido por la víctima, conducta de la que participó el imputado, quedando evidenciado cuando se retira de la casa visiblemente molesta acompañada por “., quien le dispara y le quita la vida.

Igualmente expone que sobre la ausencia de lesiones, que también valora el Tribunal como elemento importante, no necesariamente debe existir evidencias de violencia física en el cuerpo de la víctima, que pudo ser obligada a realizar un acto, sometida con el arma que, está probado, tenía en su poder el imputado P.M.S.O.“.; además, que la lógica y el sentido común indican que con un arma se puede intimidar a la víctima para permitir el acceso carnal a por lo menos dos hombres, de allí que pierde fuerza el señalamiento del Tribunal de que no hay evidencia de violencia en los órganos genitales de la víctima, de acuerdo a lo consignado en el protocolo de necropsia.

La F. trae a colación que la conducta típica que establece el artículo 174 del Código Penal, señala: “Quien mediante violencia o intimidación tenga acceso carnal con persona de uno u otro sexo…”; señalando que del análisis del contenido de la norma surge con claridad que basta que haya intimidación para que se configure el delitos, no tiene que existir como requisito sine-quanon la presencia de violencia física en el cuerpo o en los genitales de la víctima.

Por otra parte, en cuanto a la vinculación de J.C.T., indica la apelante que es de relevancia mencionar lo dicho por el prenombrado TUÑON en su declaración indagatoria, rendida de fojas 1125 a 1131, ratificada mediante declaración jurada visible a foja 1132, donde indicó que el día del hecho “N. llegó a la casa que tenía alquilada a eso de las 5:30 de la madrugada, mientras dormía, pidiéndole un cuarto para estar con una joven. Señaló que como eran amigos, ya que se conocían, porque habían estado juntos en la cárcel, él se fue a conversar para la casa del frente con los vecinos PURRUNGO, P.Y y P., que estaban en el portal. Al rato vieron a NICKY salir de la casa y llevaba a la muchacha abrazada y le disparó. Después que la policía llegó, recogió sus cosas y se fue para donde su abuela J.L..

En declaración jurada, A.P.V.“.P. explicó los hechos de manera distinta a lo expresado por J.C.T.. Manifestó que no vio lo ocurrido, que estaba viviendo por esos días en casa de su abuela, pero estaba dormida, y se enteró de lo ocurrido al levantarse, aproximadamente a las 8:00 de la mañana. Además, dibujó un croquis para establecer las ubicaciones de la casa de J.C.T. (alquilada), la de su abuela, frente a la anterior y del basurero (sitio donde quedó la occisa) (fs. 1163-1166).

Además de ello, considera la F. que no puede pasar inadvertido en una valoración probatoria exhaustiva lo dicho por el propio JEAN CARLOS, de que NICKY llegó solo con la muchacha; asimismo, nunca indicó que después hubiera llegado otra persona, y siendo que, científicamente, ha quedado demostrado que en el ano y en la vagina de la hoy occisa, había semen de dos personas masculinas distintas, ese fuerte indicio no apunta a otra persona distinta a J.C.T., de quien era la casa donde estuvo la víctima antes de ser ultimada a tiros, es amigo de P.M.S.O., y los testigos que adujo en su declaración indagatoria, no acreditan lo que sostiene al señalar que dejó a NICKY y a la muchacha solos, desde el momento en que ingresaron a la casa.

Agrega la representante del Ministerio Público, que el Tribunal valoró cada elemento probatorio por separado, sin hacer la debida concatenación, perdiendo de vista un mérito probatorio en conjunto, tratándose muchos de ellos de indicios de circunstancias de modo, tiempo, lugar y de la mala justificación, cuya valoración en conjunto con el resto de las pruebas, lleva a demostrar hechos con carácter de plena prueba, aunque sea prueba indirecta, como lo disponen los artículos 985 y 986 del Código Judicial.

Finalmente, solicita, se modifique el Auto de 1ra. N° 103, de fecha 22 de diciembre de 2016, que abre causa criminal en contra de P.M.S.O.“., por el delito de F. y lo sobresee provisionalmente por el delito de Violación, y sobresee provisionalmente, por ese delito a J.C.T. “PERRO”, y de conformidad con el caudal probatorio existente, se llame a responder en juicio a P.M.S.O.“., además del delito de F., por el delito de Violación, en perjuicio de C.E.J.B. (q.e.p.d), y se abra causa criminal en contra de J.C.T. “PERRO” por el delito de Violación en contra de la prenombrada, de conformidad con las pruebas que constan dentro del sumario.

CONSIDERACIONES DE LA SALA

Conocidos los argumentos de la apelante y, toda vez que no se presentaron objeciones a dicha apelación, la S. entrará a resolver la alzada sólo sobre los puntos censurados por la recurrente, de conformidad con el artículo 2424 del Código Judicial.

Se tiene en el presente caso, que el Tribunal primario decidió sobreseer provisionalmente a los señores P.M.S.O. “. y J.C.T. “PERRO”, fundamentando para ello que, si bien existieron indicios para indagar a P.M.S.O. “., estos no son suficientes para llamarlo a juicio por el delito de Violación, toda vez que, se acreditó que éste mantenía una relación sentimental con la víctima, quien voluntariamente fue al lugar con el agresor. En cuanto a J.C.T. “PERRO”, estima el Tribunal que si bien, en el informe de Laboratorio de Análisis Biomolecular, se concluye que la víctima mantenía en su área genital y anal, semen humano de dos personas, no se determinó que el mismo fuera de J.C.T.. Además, que en la necropsia realizada a la finada, la médico forense estableció que, al realizar la evaluación ginecológica, no se observaron lesiones traumáticas en los genitales externos ni en la región anal, por lo cual deja entrever que éstas se dieron bajo el marco de voluntariedad de los actores lo cual descarta abrir causa penal en contra de los imputados.

Contra dicha argumentación, es que la recurrente manifiesta su reparo, pues considera que, en la presente causa, se debe ordenar la apertura de causa criminal a P.M.S.O. “. y J.C.T. “PERRO”, a fin de que comparezcan a juicio por el delito de Violación, en perjuicio de C.E.J.B. (q.e.p.d). Al respecto, estima esta Superioridad que le asiste la razón a la representante del Ministerio Público, por las siguientes razones.

Se observa que las investigaciones preliminares iniciaron con la diligencia de reconocimiento y levantamiento de cadáver, realizada por la F.ía Auxiliar de la República, el día 15 de junio de 2014, en el Sector 3 de T.C., Calle El Mirador de La Guaracha.

El Informe de Comisión para el Conocimiento de la Autoridad Competente, de fecha 17 de junio de 2014, suscrito por los investigadores R.D., ARLES MUÑOZ y HÉCTOR BOURNE, quienes, con el objeto de adelantar las investigaciones concernientes a la muerte de C.E.J.B. (Q.E.P.D), se apersonaron al lugar de los hechos narra:

Transitamos por varias de las veredas y logramos obtener de parte de uno de los habitantes, la ayuda buscada, ya que esta persona al ver nuestra presencia en el lugar, nos dice que lo esperemos fuera del área, por donde está la principal de T.C., maneja información de lo que le ocurrió a esa joven, por lo que atendimos su petición y salimos del área; la persona esta llega a nuestro auto, nos dice que por su seguridad no dará su identidad, ya que vive en el barrio, pero que la colaboración que iba a proporcionar era con el compromiso de que no quería inmiscuirse en nada, porque los sujetos que están relacionados a ese evento, son peligrosos.

Seguidamente nos dice que a la joven, nunca la había visto, mucho menos la conocía. Que lo que se dice es que esa joven estaba con un grupo de muchachos libando a la orilla del cuadro de futbol (sic) conocido como La Guaracha, que uno de estos sujetos la pretendía o mantenía ya una relación amorosa con la misma. Que en primera instancia estaba en casa de una SERMIS, la cual vive antes de llegar al cuadro en una casa que esta (sic) alquilada, donde se estaba dando una reunión o fiesta; que ahí con ella estaban dos (2) conocidas o amigas de ella, del área de nombre YARI y PICHI (nos indica donde viven estas personas). De igual manera nos dice que la joven fue con su acompañante ya casi de madrugada, a una casa de color crema, que está ubicada subiendo una calle a mano derecha (frente al cuadro) específicamente la cuarta, de propiedad del señor JULIO, la cual esta (sic) alquilada por estos jóvenes del sector para reunirse y planificar sus actividades ilícitas; que ahí han de llegar otros compañeros de la persona que la acompañaban en la madrugada y es abusada sexualmente por varios de ellos; que la joven se molestó al extremo de decirles que los iba a denunciar y cuando sale de la casa, la acompaña uno de los sujetos, el cual le dispara…

(fs. 98-100).

Se cuenta a folios 870 a 873, con el Informe del Laboratorio de Análisis Biomolecular de la Subdirección de Criminalística del I.ituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses donde, después de realizarle el respectivo análisis a las evidencias colectadas durante la necropsia de la occisa, C.E.J.B., se obtuvo resultado, para las muestras UAB-SERO-0806-14/01 (introito vaginal), UAB-SERO-0806-14/02 (saco vaginal), UAB-SERO-0806-14/03 (región anal), positivas para la presencia de Semen Humano; se obtuvo perfil genético de ADN AUTOSOMICO, mezcla de al menos dos individuos en la muestra descrita como: UAB-SERO-0806-14/01 (introito vaginal) y UAB-SERO -0806-14/03 (región anal), no se obtuvo perfil genético de ADN AUTOSÓMICO de la muestra descrita como: UAB-SERO-0806-14/02 (saco vaginal).

Ahora bien, en cuanto lo manifestado por el Tribunal, referente a que la médico forense estableció que al realizar la evaluación ginecológica a la occisa no se observan lesiones traumáticas en los genitales externos ni en la región anal, por lo cual deja entrever que estas se dieron bajo el marco de voluntariedad, esta S. comparte el criterio del Despacho I.ructor, en su escrito de apelación, en el cual manifestó, “que no necesariamente debe existir violencia física en el cuerpo de la víctima, que pudo ser obligado a realizar un acto, sometida con arma que está probado tenía en su poder el imputado P.M.S.O. quien le quita la vida, además que una persona puede ser obligada a realizar un acto cuando es sometida con un arma”, ya que se puede entender que la víctima sienta una intimidación de grandes proporciones.

En ese mismo orden de ideas, la inexistencia de lesiones traumáticas en el área genital y anal, no resta mérito a la versión de que la víctima fue violada, toda vez que, en el Informe del Laboratorio de Análisis Biomolecular de la Subdirección de Criminalística del I.ituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, se determinó que las evidencias colectadas durante la necropsia de C.E.J.B. (q.e.p.d) dieron positivas para la presencia de Semen Humano de al menos dos individuos, en las muestras recopiladas en el Protocolo de Necropsia N/014-06-16-633 de introito vaginal y región anal. Además de ello, en el Protocolo de Necropsia N/014-06-16-633, visible de fojas 129 a 135, realizado al cuerpo de C.E.J.B. (Q.E.P.D), se observa que la misma mantenía himen reducido a carúnculas mirtiformes, es decir la fragmentación del himen en múltiples segmentos o apéndices, lo que ocurre después de que se desgarra el himen (aunque no siempre) durante el primer coito o después del parto o por cualquier otro motivo, por lo cual dichas relaciones sexuales no consentidas, bien pudieron no ocasionarle desgarro o lesiones. La experiencia y el sentido común de la S., permite entender la naturaleza dilatable del esfinter vaginal como anal, máxime cuando en autos consta que la víctima era una mujer madura, de 38 años de edad, con dos hijos y que mantenía una vida sexual activa.

Ahora bien, en cuanto a la situación procesal del señor P.M.S.O.“., se tiene que dentro de la presente encuesta, milita como indicio en su contra, la declaración jurada rendida por el testigo protegido FSS-5-2014 quien manifestó:

PREGUNTA: Diga el (la) testigo, qué conocimiento tiene usted con relación a los hechos donde perdiera la vida la señora C.J. (Q.E.P.D) CONTESTO: Me acuerdo que fue el domingo 15 de junio, y lo recuerdo con exactitud porque ese era el día del padre. El hecho se registró como a las seis y cincuenta de la mañana (6.50 a.m), yo observé cuando un sujeto a quien se le conoce en el barrio como NICKY iba bajando con un muchacha, ellos iban abrazados y estaban como discutiendo, porque él la tenía agarrada con un brazo sobre el hombro de ella y parecía que la tenía presionada; allí como que ellos tuvieron un desacuerdo y yo observo cuando NICKY con su mano izquierda se saca un arma del lado izquierdo de la cintura y le hace un disparo a la cabeza de la muchacha, luego veo cuando ella se (sic) comienza como a convulsionar y bota sangre por la boca, en eso el sujeto NICKY aún sosteniéndola da un giro hacia la derecha, luego la deja caer y ella queda con el cuerpo extendido en el suelo y allí vuelve y le hace dos (2) detonaciones más…

(fs. 316-318).

A fojas 96 del expediente, reposa la declaración indagatoria rendida por J.C.T., señalando que:

Ese día recuerdo bien lo sucedido, que el joven NICKY llega a mi casa alquilada, donde estaba viviendo hace tres (3) semanas, y me pide el cuarto para estar con una joven y yo como amigo de él que lo conozco de hace rato se lo presté y lo dejé allí y salí y me fui a la casa de al frente a conversar con mi vecino PURRUNGO,P., P..

Cuando estoy con ellos en el porshe (sic) conversando, del porshe (sic) de ellos se ve hacia mi casa alquilada, cuando miro hacia allá, vemos cuando el joven NICKY viene saliendo con la joven, cuando iban bajando él la llevaba abrazada con la mano izquierda, iban bajando la loma…

Consta a fojas 929 a 933, Informe del Laboratorio de Análisis Biomolecular de la Subdirección de Criminalística del I.ituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, en el que se concluye que, de la muestra descrita como UAB-SERO-0806-14/1 (introito vaginal) se obtuvo un perfil genético de ADN Autosómico, mezcla de, por lo menos dos, individuos, por lo cual, se procede al cálculo de la razón de verosimilitud (LR) en la que se toman en cuenta dos hipótesis mutuamente excluyentes:

Hipótesis N° 1 El perfil genético obtenido a partir de la muestra UAB-SERO-0806-14/01 (introito vaginal), proveniente de una mezcla de resto celulares de la afectada UAB-DESC-0059-14/01/01 (occisa desconocida de T.C. La Guaracha), y restos celulares del señor UAB-CONTROL-0102-15/01/01 (P.M.S.O..

Hipótesis N° 2: El perfil genético obtenido a partir de la muestra UAB-SERO-0806-14/01 (introito vaginal), proviene de dos personas no relacionadas y tomadas al azar de la población panameña.

De la muestra descrita como UAB-SERO-0806-14/03 (región anal), se obtuvo un perfil genético de ADN Autosómico, mezcla de por lo menos dos individuos en el cual se encuentra representado en 21 marcadores genéticos, el perfil genético de ADN Autosómico masculino obtenido de la muestra de sangre de referencia descrita como UAB-CONTROL-0102-15/01/01 (P.M.S.O..

Por otra parte, se observa que, en la declaración de L.L.B.J., visible de fojas 101 a 105, está manifestó que su madre C.J. (Q.E.P.D), no tenía problemas con nadie ni pertenecía a ninguna pandilla, que había tenido varias parejas, entre ellas, un sujeto conocido como JESÚS, el señor R., el señor P., un policía a quien le decían TIJERA, el señor TOÑO, un sujeto del Sector de Cocobolo, pero que, actualmente, sólo salía con el señor P. y los demás habían sido relaciones del año pasado, versión que cobra fuerza con las declaraciones de DAMON BARAHONA e I.A.P.G., quienes señalan que C.J. (Q.E.P.D) andaba con P. y R. (fs. 25-29, 219-223).

De lo anterior, a juicio de esta Colegiatura, el Tribunal de Grado yerra al considerar que se encuentra acreditado en el expediente que P.M.S.O. mantenía una relación con la hoy occisa, C.J. (Q.E.P.D), toda vez que, de la lectura de la declaración de la hija de C.J. (Q.E.P.D), se observan los nombres y apodos de las personas con las cuales la víctima llegó a mantener algún tipo de relación sentimental, no siendo uno de ellos, el procesado, P.M.S.O.“., máxime cuando en los propios descargos, el prenombrado, S.O., manifestó desconocer a la víctima C.J. (Q.E.P.D).

Por otra parte, en cuanto a la vinculación del señor J.C.T., con el delito de Violación, en perjuicio C.J. (Q.E.P.D), se tiene el testimonio bajo juramento del señor P.R.P. visible de fojas 147 a 151, quien manifestó en dicha declaración ser el propietario de la residencia 105, ubicada en T.C., Mirador N°2, señalando que la misma se la había alquilado a J.C.T., por la suma de ciento cincuenta balboas (B/.150.00).

Además de ello, se cuenta con la diligencia de declaración indagatoria rendida por J.C.T., quien manifestó:

Ese día recuerdo bien lo sucedido, que el joven NICKY llega a mi casa alquilada, donde estaba viviendo hace tres (3) semanas, y me pide el cuarto para estar con una joven y yo como amigo de él que lo conozco de hace rato se lo presté y lo dejé allí y salí y me fui a la casa de al frente a conversar con mi vecino PURRUNGO,P., P..

Cuando estoy con ellos en el porshe (sic) conversando, del porshe (sic) de ellos se ve hacia mi casa alquilada, cuando miro hacia allá, vemos cuando el joven NICKY viene saliendo con la joven, cuando iban bajando él la llevaba abrazada con la mano izquierda, iban bajando la loma.

En la casa que yo estaba ubicado está al frente de la loma y al final de la loma, al lado de un tanque de basura y vimos cuando él le disparó a quema ropa en la cabeza, luego ella cayó y él realizó dos (2) disparos más, después la muchacha quedó en el pavimento, al lado del basurero, luego él sale corriendo por la parte de atrás de mi casa, con la pistola y un bolso en la mano, y de allí nos asustamos y nos encerramos en la casa de la señora ROSA, donde estábamos conversando…

(fs. 1125-1131).

Ahora bien, se debe indicar que si bien, en el Informe realizado por el Laboratorio de Análisis Biomolecular, se establece que de las evidencias UAB-SERO-0806-14/03 (introito vaginal) y UAB-SERO 0806-14/03 (región anal), se concluye que la víctima mantenía, en su área genital y anal, semen humano de dos personas, no se determinó que el mismo fuera de J.C.T.; sin embargo, sí consta que se encontró semen humano de dos personas, de los cuales uno de ellos corresponde a P.M.S.O.“. y el otro se desconoce, y no se puede perder de vista, lo señalado por el propio imputado, quien manifestó en su indagatoria “Ese día recuerdo bien lo sucedido, que el joven NICKY llega a mi casa alquilada, donde estaba viviendo hace tres (3) semanas, y me pide el cuarto para estar con una joven y yo como amigo de él que lo conozco de hace rato se lo presté y lo dejé allí y salí y me fui a la casa de al frente a conversar con mi vecino PURRUNGO,P., P., extracto del que se puede inferir que no hubo otra persona que entrara; ni saliera de dicha residencia, más que J.C.T., la víctima y P.M.S.O.“., limitando así la oportunidad de que otras personas pudieran estar vinculadas al mismo, fortaleciendo de este modo, los indicios de presencia y oportunidad, que emergen en su contra, por haber sido una de las dos últimas personas que tuvieron acceso a la víctima durante sus últimos de vida.

Además de ello, es dable resaltar, como bien señala la Agencia de I.rucción, en su escrito de apelación, que de las declaración indagatoria, rendida por J.C.T., afloran indicios de mala justificación, pues los testigos de descargos por el aducidos no acreditan lo que sostuvo, relativo a que dejó a NICKY y la muchacha solos, desde el momento en que ingresaron a la casa, toda vez que, “PURRUNGO”, E.E.P.V., manifestó que cuando llegó a la casa de su abuela se encontraban en el porche JEAN TUÑÓN y su primo P., mientras que “P.”, ANABELIS POTES VALENCIA, manifestó que ese día no había visto nada, ya que se encontraba dormida, y en cuanto a “P., J.V., manifestó que estaba en el porche, que se acaba de despertar como a las siete y algo y que allí estaban PURRUNGO y JEAN CARLOS (fs. 1167-1168, 1163-1165, 1186-1187), lo que evidencia que el orden de los sucesos no se dio como lo narró el imputado,

Los indicios anteriores, ya valorados debidamente concatenados entre sí ubican a los señores P.M.S.O. y J.C.T., en la casa donde se tuvo acceso carnal a la víctima, el día 15 de junio de 2014, concordando la S. con lo esbozado por el Ministerio Público, en relación a que tales hechos constituyen indicios de presencia física y oportunidad, por lo que tienen la fuerza probatoria suficiente para cumplir los requerimientos del artículo 2219 del Código Judicial que exige, para llamar a juicio, que haya medios probatorios que ofrezcan serios motivos de credibilidad, o graves indicios contra el encausado.

Es oportuno destacar que, en esta fase intermedia no se está determinando responsabilidad, sino sólo si están reunidos los elementos objetivos y subjetivos para elevar la causa a plenario, y entonces en ella demostrar si los investigados tienen o no responsabilidad penal y, de requerirse, aclarar aspectos relevantes, para ello existe el período de pruebas.

Así las cosas, de acuerdo a la acusación sostenida por el ente instructor y los serios indicios de vinculación en contra de los encausados, la S. estima que lo procedente en derecho, previa reforma del auto impugnado, es decretar auto de llamamiento a juicio contra los señores P.M.S.O. y J.C.T., por la presunta infracción de las disposiciones legales contenidas en el Capítulo I, T.I., del Libro II del Código Penal, es decir por el delito de Violación en perjuicio de quien, en vida, se llamó C.J. (Q.E.P.D).

Concatenado a ello, como quiera que se procede a reformar el auto de llamamiento a juicio N°103, de 22 de septiembre de 2016, al existir concurso de delitos, se incide directamente en lo concerniente a la competencia de los Juicios, por lo cual, aun cuando la F.ía Superior de Descarga del Primer Distrito Judicial, no lo solicitara en su escrito de apelación, esta Superioridad considera viable que para evacuar el debate de la responsabilidad de los señores P.M.S.O. y J.C.T., se le apliquen las reglas del Juicio en Derecho, en aras de cumplir con el debido proceso y de acuerdo a lo contemplado en el artículo 2316 del Código Judicial.

PARTE RESOLUTIVA

En virtud de lo anterior, la Corte Suprema, S. Segunda de lo Penal, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, REFORMA el Auto 1ra. I.. N°103 de 22 de septiembre de 2016, emitido por el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial y, en su lugar, ABRE CAUSA CRIMINAL contra P.M.S.O., varón, panameño, mayor de edad, con cédula de identidad personal N° 8-864-581, y demás generales conocidas en autos; y contra J.C.T., varón, panameño, mayor de edad, con cédula de identidad personal N°5-716-1281, y demás generales conocidas en autos; por presuntos infractores de las normas legales contenidas en el Capítulo I, T.I., del Libro II del Código Penal, es decir por el delito de Violación, en perjuicio de C.J. (Q.E.P.D) y en consecuencia el juicio se realizará bajo las reglas del juicio en derecho.

Se confirma en todo lo demás.

La causa deberá abrirse a pruebas, una vez se realicen las notificaciones correspondientes.

N. y cúmplase.

JOSÉ EDUARDO AYU P. CANALS

HARRY ALBERTO DÍAZ GONZÁLEZ -- JERÓNIMO MEJÍA E.

ELVIA VERGARA DE ORDOÑEZ (Secretaria)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR