Sentencia Pleno de Corte Suprema de Justicia (Pleno), Pleno, 10 de Diciembre de 2010

Ponente:Oydén Ortega Durán
Fecha de Resolución:10 de Diciembre de 2010
Emisor:Pleno

VISTOS:

El licenciado E.N. ha presentado ante el Pleno de la Corte Suprema de Justicia, Acción de Hábeas Corpus a favor de las ciudadanas V.M.J.D.P., Y.N.E.F. y D.R.C.G. contra la Fiscalía Primera Especializada en Delitos Relacionados con Drogas.

Inicia el activador judicial su escrito de H.C. indicando que sus mandantes arribaron a suelo panameño el 9 de septiembre del año en curso, portando cada una la suma de nueve mil novecientos balboas (B/.9,900.00), dinero que al decir del letrado N., fue declarado ante las Autoridades correspondientes tal como lo exigen las normas pertinentes.

Manifiesta el accionante que sus representadas fueron abordadas por personal judicial quienes mediante coacción e intimidación las sometieron a un riguroso interrogatorio en ausencia de sus respectivos abogados, violentándoles a juicio del activador judicial las garantías contenidas en el artículo 22 de la Constitución Nacional.

Indica el apoderado legal que a sus clientas le fueron negadas las llamadas telefónicas a que tienen derecho.

Argumenta que al llegar sus mandantes a suelo panameño fueron sometidas a los rigores de una declaración indagatoria, siendo que las mismas mantenían la fatiga propias de la realización de un viaje.

Refiere el abogado que sus representadas le comentaron que el personal que les tomó la declaración indagatoria les advertían que en ciudad de Panamá no tenían derecho a asistencia legal ni particular ni otorgada por el Estado (abogado de oficio).

Alegan que el personal escribiente las incitó a que se auto culparan y que las obligaron a hacer revelaciones y confesiones forzadas a cambio de negociaciones penales.

Comenta que sus representadas con el deseo de salir rápido de las declaraciones verbales a las que fueron sometidas optaron por permitir lo redactado en el sumario N° 664-2010. Argumenta que a sus clientas no se les permitió leer con claridad sus descargos, ya que únicamente se les indicó dónde deberían firmar.

En atención a las irregularidades antes indicadas, solicita a este Máximo Tribunal de Justicia declarar ilegal la detención de sus clientas u otorgar una medida cautelar distinta a la detención preventiva.

En tiempo oportuno, el Fiscal Primero Especializado en Delitos Relacionados con Drogas, licenciado N.M.M., remitió a esta Superioridad el Oficio N° FD1- OP08-5936-10 (Exp. N° 0664-10) de 19 de octubre de 2010, contentivo del informe en el cual se expuso las razones de hecho y de derecho que fundamentaron la detención preventiva de las señoras V.M.J.D.P., Y.N.E.F. y D.R.C.G..

Indicó que sí es cierto que ordenó la detención de las ciudadanas V.M.J.D.P., Y.N.E.F. y D.R.C.G., decisión que fue emitida mediante Resolución fechada diez (10) de septiembre de dos mil diez (2010).

Estableció la Autoridad demandada en su informe que inició la presente investigación el ocho (8) de septiembre del presente año, al recibir en su Despacho información de la Oficina de Migración y Aduanas del Departamento de Seguridad Nacional de la Embajada de Los Estados Unidos en Panamá relacionada con un reporte realizado a través de correo electrónico recibido el cual fue recibido por la División de Análisis de Información Antinarcótica de la Policía Nacional Civil de Guatemala.

Refiere el funcionario atacado que en dicho reporte se indicó que a territorio panameño en vuelo de la Aerolínea Taca N° 673 de 8 de agosto del presente año, arribaría un grupo de cuatro (4) ciudadanos guatelmatecos los cuales se presumen participan de una red criminal que se dedica al blanqueo o lavado de dinero.

Expresa el funcionario demandado que se informó que luego de la verificación tanto corporal como del dinero que portaba cada uno de los cuatro miembros del grupo de pasajeros del referido vuelo proveniente de Guatemala con escala de San José Costa Rica y destino final Panamá, se determinó que V.D.P. con pasaporte de Guatemala N° 009969407, P.S.Á. con pasaporte de Guatemala N° 000236658, D.R.C.G. con pasaporte de Guatemala N° 011505994 y Y.E.F. con pasaporte N° 008490965, transportaban cantidades de dinero muy cercanas a los diez mil balboas (B/.10,000.00), consistentes en sesenta (60) billetes de cien balboas (100.00) y el resto del dinero en billetes de veinte (20.00) balboas.

Se advierte en el informe que a la señora Y.E.F. se le encontró un comprobante de recibo en concepto de depósito de dinero realizado por la ciudadana K.H. por la suma de nueve mil ochocientos balboas (B/.9,800.00) con fecha de diez (10) de agosto de dos mil diez (2010) en las oficinas de Red de Pago, ubicadas en la avenida 47 y A. de La Guardia, Edificio Ocean Plaza, Planta Baja, Local 103, teléfono 340-0243.

Igualmente, se informó que la Oficina del Agregado de Migración y Aduanas en Panamá adelantó investigaciones por la presunta comisión de delitos relacionados con la actividad de blanqueo de capitales en los que se vincula a la Empresa Red de Pagos Internacional S.A., siendo su representante y apoderado legal el ciudadano guatemalteco E.R.V.C. con pasaporte N° 010959576, a quien se le otorgó Poder General conferido mediante Escritura Pública N° 19474 de dos (02) de octubre de dos mil nueve (2009) e inscrita en el Registro Público de Panamá.

También se nos remitió copia simple del reporte de la División de Análisis de Información Antinarcótica de la Policía Nacional Civil de Guatemala con fecha nueve (09) de septiembre del año en curso, en donde se plasmaron los eventos acaecidos en la tarde del ocho (08) de septiembre del presente en el Aeropuerto de la Aurora, ciudad de Guatemala. Además, copia simple del comprobante de recibo en concepto de depósito de dinero realizado por C.H. en las oficinas de Red de Pago.

Indica la Autoridad demandada, que dicha información se puso en conocimiento de la División de Investigación de la Dirección de Investigación Judicial del Aeropuerto Internacional de Tocumen, con el objeto que se confirmara dicha información preliminar.

Comenta el informe que es así que la División de Investigación Aeroportuaria logró la aprehensión de seis (6) personas de nacionalidad guatemalteca, entre ellas, las mencionadas líneas anteriores, quienes arribaron al país en el vuelo N° 673 de Taca.

En este sentido, se conoció que B.E.G.M., con pasaporte N° 000743485, transportaba la suma de nueve mil novecientos sesenta balboas (B/.9,960.00), de los cuales se les realizó pruebas de ion scan a tres (3) billetes, los cuales arrojaron el siguiente resultado: La muestra N° 1, arrojó resultados positivos para la existencia de la droga conocida como Tatp 2 y Methamphetamina; la muestra N° 2, arrojó resultados positivos para la existencia de la droga conocida como Tatp 2 y Amphetamina; la muestra N° 3, arrojó resultados positivos para la droga conocida como Tatp 2 y Amphetamina. Consta en la Declaración Indagatoria que voluntariamente el señor G.M. manifestó que por traer el dinero antes referido le pagarían la suma de ciento cincuenta balboas (B/.150.00), y que el mismo tendría que llevarlo a un negocio ubicado en la Torre de Banesco, cercano a DHL. Agregó, que sabe llegar al lugar en el que tenía que preguntar por la señora M. o Isabela, quien le contaría el dinero y se lo quedaría.

A su vez, la señora D.R.C.G., con pasaporte N° 011505994 al ingresar al país procedente de Guatemala, mantenía consigo nueve mil novecientos ochenta y un balboas (B/.9,981.00), a los que se les tomó muestras para la prueba de Ion Scan a tres (03) billetes elegidos al azar por la prenombrada, mismas que arrojaron los siguientes resultados: La muestra N° 1, arrojó resultados positivos en la existencia de la droga conocida como M. y Tatp2; la muestra N° 2, arrojó resultados positivos para la existencia de la droga conocida como Tatp 2 y Methamphetamina; la muestra N° 3, arrojó resultados positivos para la existencia de la droga conocida como Tatps 2 y Amphetamina. Consta en la declaración indagatoria que ésta voluntariamente manifestó que ha venido dos (02) veces a Panamá, una en el mes de mayo de este año portando la suma de tres mil balboas (B/.3,000.00) y en agosto pasado con la suma de siete mil balboas (B/.7,000.00) aproximadamente. Agregó que el dinero le pertenece y haría compras de artículos varios. Consta que no sabe cuánto le costó el pasaje aéreo y que el pasaporte con el que entró a Panamá anteriormente se le perdió.

Con respecto a la señora V.M.J.D.P., con pasaporte N° 009969407, se observó que ésta ingresó al país procedente de Guatemala, con la suma de nueve mil novecientos balboas (B/.9,900.00), tomándoseles muestras para la Prueba de Ion Scan de tres (03) billetes elegidos al azar por la prenombrada, de los cuales se obtuvo los siguientes resultados: La muestra N° 1, arrojó resultados positivos para la existencia de la droga conocida como Amphetamina; la muestra N° 2, arrojó resultados positivos para la existencia de la droga conocida como Tatp 2 y Amphetamina; la muestra N° 3, arrojó resultados positivos para la existencia de la droga conocida como M.. La señora D.P. voluntariamente manifestó que ella se dedica a la venta de ropas y perfumes, además que ha venido en dos (02) ocasiones a Panamá, siendo ésta la tercera vez. Señaló que el dinero que trajo es de su propiedad.

Referente a la señora Y.N.E.F., con pasaporte N° 008490965, arribó a nuestro país con nueve mil novecientos setenta y siete balboas (B/. 9,977.00), de los cuales fueron examinados con pruebas de Ion Scan tres (03) billetes elegidos al azar por la prenombrada, obteniéndose los siguientes resultados: La muestra N° 1, arrojó resultados positivos para la existencia de las droga conocidas como Methamphetamina y Tatp 2; la muestra N° 2, arrojó resultados positivos para la existencia de las drogas conocidas como Tatp 2 y Methamphetamina; la muestra N° 3, arrojó resultados positivos para la existencia de las drogas conocidas como Tatp 2 y Methamphetamina. Refiere el informe que la señora E.F. voluntariamente manifestó que decidió traer ese dinero a Panamá ya que le pagarían la suma de ochenta balboas (B/.80.00) por el traslado del mismo. Indicó en su declaración que ese dinero se lo entregó un sujeto apodado "Colocho". Agregó que al llegar a Panamá debía ir al H.D.M. y luego a la Torre Banesco a una oficina a entregar el dinero a una mujer de la que desconoce más detalles. Finalizó diciendo que ha venido a Panamá en dos (02) ocasiones.

El señor N.M.A., con pasaporte N° 00064531K, ingresó al país procedente de Guatemala, con nueve mil setecientos setenta y un balboas (B/.9,771.00), de los cuales le fueron tomadas muestras de Ion Scan a tres (3) billetes elegidos al azar por la encartada, obteniéndose el siguiente resultado: La muestra N° 1, arrojó resultados positivos para la existencia de la droga conocida como Methamphetamina; la muestra N° 2, arrojó resultados positivos para las drogas conocidas como Tatp 2 y Amphetamina; la muestra N° 3, arrojó resultados positivos para la existencia de la droga Tatps 2 y Amphetamina. El señor M.A. argumentó que venía a este país a realizar compras de cosas, y que en su país es electricista.

Con respecto al señor P.C.S.Á., con pasaporte N° 000236658, de nacionalidad guatemalteca, se comunicó en el informe que trajo a Panamá la suma de nueve mil ochocientos setenta y cinco dólares (B/.9,875.00), a los que se les tomó muestras para la prueba de Ion Scan en tres (03) billetes elegidos al azar por el prenombrado, obteniéndose el siguiente resultado: La muestra N° 1, con resultado positivo para la existencia de las drogas conocidas como Tatp2 y Amphetamina; la muestra N° 2, con resultado positivo para la existencia de la droga conocida como TATP2 y Methamphetamina; la muestra N° 3, con resultados positivos para la existencia de las drogas conocidas como Tatp2 y Metamphetamina. Se indica además en el informe que el señor S.Á. voluntariamente manifestó que anteriormente había venido a Panamá, pero se retiró el mismo día que llegó. Por último señaló que ese dinero le pertenece y lo utilizaría para realizar compras de cosas en este país.

Por tales hechos se les recibió declaración indagatoria a los prenombrados, donde B.G. manifestó su deseo de declarar en presencia de un abogado. Posteriormente indicó que él venía un día anterior a Panamá en atención a una revisión que le hicieron Agentes de Narcóticos de Costa Rica por lo que perdió el vuelo; asimismo, indicó que suspendieron el vuelo de las siete de la noche, por lo que tuvo que tomar el vuelo de las tres de la mañana hacia Panamá.

A su llegada a Panamá lo revisaron encontrándole los nueve mil novecientos sesenta balboas (B/.9,960.00), involucrándolo con las otras personas que venían en el vuelo. Comentó que es primera vez que viaja a Panamá y que no conoce a las otras personas que viajaban en el referido vuelo.

Alega que se quedaría en Panamá dos (2) días, en los cuales pretendía hacer compras de artículos electrodomésticos para revender en Guatemala.

Con respecto a la señora Y.N.E.F., ésta indicó en su indagatoria que es cierto que el papel que se menciona se lo encontraron en su maleta, que ella vino a Panamá a ganarse unos centavos trayendo este dinero, es decir, la suma de nueve mil novecientos ochenta balboas (B/9,980.00), el cual tenía que dejar a una persona en el Hotel Dos Mares. Indicó en su declaración que esta persona que sabe se llama C., llegaría al hotel, tocaría la puerta del cuarto y le entregaría el dinero; agregó además, que mantenía reservación en el Hotel Dos Mares, pero que ella no la hizo sino que la persona que los contacta les dice donde tienen que llegar.

Refiere el informe que la señora Y.E. manifestó que un sujeto llamado A., a quien le dicen "Colocho", la contactó mediante una amiga de nombre B.G.R., ésta le dijo que ellos pagaban ciento cincuenta (B/.150.00) a doscientos balboas (B/.200.00), más boleto aéreo y hotel.

Indica el informe que la señora E. comentó que había venido dos (2) veces a Panamá, pero que esta es la primera vez que traía dinero. Argumentó que realizó el viaje motivada por una amiga de nombre B..

Agregó en su declaración que el dinero que le retuvieron se lo entregó "Colocho"una hora y media antes del vuelo afuera del aeropuerto y que le prometió que le pagarían doscientos balboas (B/.200.00), de los cuales sólo le entregaron un adelanto de ochenta balboas (B/.80.00).

En relación al comprobante de recibo en concepto de depósito de dinero realizado por K.H., el cual fue encontrado en su poder, señaló que le pertenece a su hija, ya que ella había venido una vez a dejar dinero y que el documento estaba metido en la agenda.

Por último agregó que es maestra de educación, pero no ejerce sino que se dedica a la venta de ropa, zapatos y perfumes de manera independiente.

Sostiene el funcionario demandado que al rendir indagatoria, la señora V.M.J.D.P. indicó que el dinero se lo entregó un sujeto que ella conoce, apodado "Randy". Agregó que el mismo le fue entregado en el Aeropuerto de Guatemala, para que lo trajera a la T.B. en Panamá a un lugar ubicado al lado de DHL, que allí estaría una señorita que recogería el dinero.

Agrega la Autoridad acusada en su informe que la suma que traía D.P. según lo manifestado por el sujeto de nombre "R." era de nueve mil novecientos balboas (B/.9,900.00) los cuales traía en su cartera, y por lo que pagarían doscientos balboas (B/.200.00). Declaró que a R. se lo presentó un amigo de nombre M.J., a quien conoció hace unos seis (6) meses en una discoteca.

Indicó la señora D. que es la segunda vez que viaja a Panamá, sin embargo, la primera vez viajó por su cuenta. Esta vez el joven R. le indicó que ya había un boleto comprado a su nombre, de ida y vuelta, sólo demoraría en Panamá tres (3) días y cuando regresaba le pagarían. Además, se hospedaría en el Tower House.

Por último mencionó que las otras personas no las conoce, sin embargo, todas iban en el mismo vuelo.

Igualmente, se cuenta con la declaración que rindió el señor N.M.A., quien expresó que él en Guatemala tiene su esposa y sus dos (2) hijas, y ahora se acaba de quedar sin trabajo, por lo que tenía que hacer lo que saliera, que tiene un bebé de ocho (8) meses que no ha podido reconocer porque no ha tenido dinero. Alegó que como andaba preocupado y desesperado se lo comentó a un amigo de nombre H.S.L., al cual le dejó su número de teléfono.

Refiere el informe que el señor M.A. informó que este amigo lo llamó a los días y le preguntó si quería ganarse una plata, que si había viajado o si tenía pasaporte, comentándole además que había un negocio en el cual tenía que viajar a Panamá a dejar un dinero, a lo cual le respondió que no porque era muy peligroso, pero que H. le respondió que no había ningún problema puesto que la cantidad que llevaría era menor de diez mil balboas (B/.10,000.00) y que se declaraba después de los diez mil balboas (B/.10,000), por lo que le pagarían la suma de doscientos balboas (B/.200.00), que equivalen a mil seiscientos quetzales (1,600) con los cuales sobreviviría un rato, por lo que aceptó.

Refiere que el señor H.L. le manifestó que fuera al Centro Comercial Los Próceres, donde al frente hay una pasarela y un paso elevado, que se sentara allí a esperar, ya que una persona le iba a llevar un boleto de avión y ochenta balboas (B/.80.00) de adelanto. Los nueve mil novecientos balboas (B/.9,900.00) le fueron entregados en una bolsa amarilla de papel y aparte le entregaron los ochenta balboas (B/.80.00).

Estando en el aeropuerto, lo volvió a llamar H.L., quien le informó que estando en Panamá, el día nueve (9), se dirigiera a eso de las ocho y media o nueve de la mañana a la Torre Banesco, al frente donde iba a pasar un automóvil que recibiría el dinero. Que el día diez (10) fuera al aeropuerto y que posiblemente a mediodía de dicho día llegaba a Guatemala, donde lo esperaría para darle el resto del dinero.

En cuanto al señor P.C.S.V. se indicó en el informe que éste refirió en su indagatoria que vino a Panamá con el propósito de comprar artículos electrodomésticos para vender en Guatemala, por lo que trajo nueve mil novecientos setenta y cinco balboas (B/.9,975.00), sabiendo que para poder circular en el país tenía que traer menos de diez mil dólares (B/.10,000.00).

Indicó que es la segunda ocasión que viaja a Panamá, la vez anterior estuvo visitando los lugares donde iba a hacer la compra de los electrodomésticos y que el dinero que mantenía es producto de su trabajo como gestor aduanero.

Sostiene el informe que mientras la señora D.R.C.G. señaló que mantenía la suma de nueve mil novecientos ochenta y un balboas (B/.9,981.00), con el cual pretendía comprar un vestido de fiesta porque se casaba en quince (15) días, aprovechando que venía a comprar mercadería para vender en Guatemala. Asimismo, indicó que anteriormente ha viajado a Panamá, siendo la penúltima vez el cuatro (4) de agosto, donde trajo tres mil setecientos sesenta dólares (B/.3, 760.00).

Por último mencionó que el dinero es producto de su trabajo en una clínica estética, además de las ganancias que ha obtenido con la venta de la mercancía.

Comenta el funcionario demandado que se está ante un hecho delictivo contra el orden económico, específicamente, blanqueo de capitales, el cual a su criterio se encuentra plenamente acreditado y del cual surgen elementos vinculantes en contra de P.C.S.A., D.R.G., V.M.J.D.P., Y.N.E., N.M.A. y B.E.G.M. y que en atención a tales elementos se ordenó la Detención Preventiva de los sumariados.

Relata que debe tenerse presente que la acción desarrollada por los agentes de policía no se da por mera casualidad, sino en virtud de información que se mantenía sobre el arribo a nuestro país de un grupo de personas procedentes de Guatemala con dinero de una red criminal que se dedica al blanqueo de capitales, lo cual es corroborado al momento de proceder con la aprehensión de estos una vez identificados. Además, sostiene el funcionario que aunado a que consta en acta de inspección ocular que dos (2) de los ciudadanos retenidos de nombres B.G. y Y.E. manifestaron de manera voluntaria que el dinero deberían llevarlo a una oficina ubicada en la Torre de Banesco; observándose entonces que la conducta desplegada por los ciudadanos aprehendidos, es decir, viajar en grupo con cantidades mínimas de dinero para luego agruparlo se ejecuta con la intención de no levantar sospechas al momento de su ingreso a su país de destino y así evitar brindar a las autoridades justificaciones relacionadas con su naturaleza, origen, destino o propiedad de dicho dinero, ya que este fraccionamiento se realiza para evitar los controles que se configuran en torno a grandes operaciones monetarias.

Detalla la Autoridad que la acción ejecutada, tal como el transporte físico de dinero por los investigados se constituye en el mecanismo más simple y común utilizado por las organizaciones criminales con la finalidad de introducir, insertar o colocar el efectivo en el sistema financiero y así lograr el encubrimiento del rastro del dinero para hacer imposible su localización y su origen.

Alega la Autoridad demandada que es un hecho cierto que los ciudadanos investigados fueron aprehendidos al momento de ingresar a nuestro país con cierta cantidad de dinero y que los mismos participan de una red criminal dedicada al blanqueo de capitales y que dicho dinero estaba dirigido a red de pagos internacional, S.A., empresa que también está siendo investigada por este tipo de delitos, y de la que tiene conocimiento la Fiscalía contra el Lavado de Dinero y Otros Activos del Ministerio Público de Guatemala, por lo que este dinero no provenía de una actividad lícita, situación que se desprende de la forma en que los inculpados trasladaban el mismo (en cantidades mínimas permitidas), a fin de evitar levantar algún tipo de alerta en las autoridades.

Agrega la Autoridad que es importante destacar que en los delitos de Blanqueo de Capitales o Lavado de Activos, la prueba directa de los hechos no ocurre como en la gran mayoría de los casos, sino que se extrae de los elementos indiciarios que rodean el caso y que en su conjunto constituyen elementos probatorios fuertes.

Indica el funcionario demandado indicando que en el caso que nos ocupa, se tiene que tres (3) de los sindicados, entres estos: Y.E., V.D. y N.M. reconocen que fueron contratados para transportar dicho dinero. Si bien es cierto, el resto de los inculpados niegan su vinculación al hecho investigado, llama poderosamente la atención las coincidencias en torno a la justificación brindada por estos en cuanto a la procedencia del dinero incautado (ahorros); motivo del viaje (compras en nuestro país); itinerario de vuelo (Guatemala. Costa Rica-Panamá), en los mismos horarios y números de vuelo); el periodo de estadía en nuestro país (3 días), evidenciándose así un modus operandi estructurado y bien planificado a fin de lograr el ingreso a nuestro país de manera fraccionaria cierta cantidad de dinero sin que pueda ser detectado su origen real.

Agrega que a su juicio no es imprudente decir que las sociedades del crimen ya cuentan con estructuras que lavan sus activos. No siempre son personal de un banco o de una entidad financiera, sino también comerciantes que permiten simular ventas o negocios, o sobre facturar e insertar al mercado ese capital sucio, que es precisamente lo que estaba ocurriendo en el caso que nos ocupa. Hemos visto entonces como se materializa de manera clara una de las existentes modalidades del lavado de activos, con el traslado de divisas por estas personas (mulas o correos humanos) por nuestro territorio sin una razón lícita, llevando consigo equipajes livianos y cantidades mínimas de dinero, tratando de disimular mediante esta forma de operar el origen ¡legal de las ganancias, a fin de poder invertirlas con toda impunidad en los circuitos financieros o económicos lícitos, conocido como P..

En cuanto a la vinculación de P.C.S.Á., D.R.C.G., V.M.J.D.P., Y.N.E., N.M.A. y B.E.G.M., todos nacionales de Guatemala, emerge de lo establecido en la información remitida por los agentes de Migración y Aduanas de la Embajada de Los Estados Unidos en Panamá, en las actas de Inspección Ocular levantadas por un funcionario de este Despacho, así como del respectivo informe policial suscrito por las unidades que intervinieron en el hecho bajo examen, donde se deja constancia de los motivos y circunstancias bajo los cuales fueron aprehendidos los mismos, esto es, en la terminal aérea, transportando consigo una considerable cantidad de dinero, toda vez que se mantenía información sobre dicha actividad por parte de los mismos; situación que fue además alertada por la autoridades guatelmatecas.

Concluye el funcionario demandado refiriendo que el accionante de esta Acción sustenta la misma argumentando que a las señoras V.M.J.D.P., Y.N.E.F.Y.D.R.C.G. se le violaron sus derechos constitucionales, sin embargo, al rendir declaración indagatoria dos (2) de los sumariados lo hicieron en presencia de un abogado, con lo que la Autoridad demandada demuestra a su juicio que mal podría señalarse que se violaron los derechos de estos, siendo que algunos de ellos se acogieron al derecho de declarar en presencia de su abogado.

CONSIDERACIONES DEL PLENO:

La Acción de Hábeas Corpus tiene por objeto revisar si la detención de una persona ha sido proferida cumpliendo con las formalidades que prescribe la Constitución y la Ley, fundamentalmente si la orden ha sido emitida por Autoridad competente, si consta por escrito, si se describen los hechos y circunstancias que acreditan tanto la ejecución de la conducta punible, como la vinculación de la persona cuya detención se ordena.

Estos requisitos están contenidos en el artículo 21 de la Constitución Nacional, así como en los artículos 2140 y 2152 del Código Judicial, constituyéndose en un derecho que tiene la persona que se sienta agraviada o considere que se han tomado medidas que atentan contra su libertad corporal, de interponer la Acción de Hábeas Corpus, para que sea revisada por parte de la Autoridad superior la legalidad o ilegalidad de esa detención.

Luego de estas consideraciones generales, corresponde al Pleno de esta Corporación de Justicia resolver la presente Acción de Hábeas Corpus, a fin de determinar si la medida cautelar personal de Detención Preventiva aplicada a V.M.J.D.P., Y.N.E.F. y D.R.C.G. detenidas por la presunta comisión de un Delito contra el Orden Económico en la modalidad de Blanqueo de Capitales, previsto en el Título VII, Capítulo IV, se ajusta a las exigencias constitucionales y legales correspondientes.

Al examinar los antecedentes del caso remitido al Pleno de la Corte, en cuanto al aspecto formal se observa que la medida cautelar censurada fue decretada por Autoridad competente de manera escrita y en el marco de una investigación penal.

El artículo 21 de la Constitución Nacional establece que una persona sólo puede ser privada de su libertad, mediante mandamiento escrito de Autoridad competente expedido de acuerdo a las formalidades y por motivos previamente definidos en la ley. En el caso que nos ocupa, este requisito se cumple mediante la citada Resolución dictada por la Fiscalía Primera Especializada en Delitos Relacionados con Drogas, respecto a un Delito contra el Orden Económico en la modalidad de Blanqueo de Capitales, cuya penalidad supera el mínimo exigido por la normativa procesal vigente, actividad ilícita de considerable peligrosidad en la medida que pretende ocultar de la actuación de la justicia el bien obtenido del trasiego internacional de sustancias ilícitas. La investigación llevada a cabo por las instancias correspondientes apuntan hacia la existencia de una compleja red de personas de distintas nacionalidades que han participado en la actividad de blanqueo de capitales.

En este sentido, corresponde a este Tribunal de Hábeas Corpus examinar el cumplimiento de lo dispuesto en los artículos 2152 y 2140 del Código Judicial, en cuanto a que la orden de detención se haya emitido por Autoridad Competente; que se proceda por delito que tenga señalada pena mínima de cuatro (4) años de prisión; que exista prueba que acredite el delito y que se acredite la vinculación del imputado, a través de un medio probatorio que produzca certeza jurídica de ese acto. Procede entonces establecer si la detención de V.M.J.D.P., Y.N.E.F. y D.R.C.G. vulnera el derecho fundamental que le asiste.

En cuanto a la existencia del hecho punible, éste se tiene por acreditado a través del contenido del referido informe de novedad de fecha 8 de septiembre de 2010 elaborado por J.C.E., de la Oficina de Migración y Aduanas, Departamento de Seguridad Nacional de la Embajada de Estados Unidos de América, mediante el cual le informaron a la licenciada Ida M. de G., Fiscal Primera Encargada Especial de Drogas del Ministerio Público, que las oficinas del Agregado de Migración y Aduanas de la Embajada Americana en Panamá recibió reporte por correo electrónico de información procedente de la División de Análisis de Información Antinarcótica acerca del posible arribo a nuestro país de ciudadanos guatemaltecos en el vuelo de aerolínea Taca N° 673 el día ocho (8) de agosto de dos mil diez (2010), quienes se presumen participan de una red criminal la cual se dedica al blanqueo o lavado de dinero.

Según el abogado W.P.P., en su Artículo denominado "Aspectos Generales del Blanqueo de Capitales" indica textualmente lo siguiente:

"el Blanqueo de Capitales es el Proceso mediante el cual se intenta dar una apariencia legal a determinados bienes con el objeto de ocultar su ilegítima procedencia".

Agrega el abogado, "el Blanqueo de Capitales es genéricamente entendido como los procedimientos llevados a cabo para ocultar el origen delictivo de activos o inversiones o la naturaleza delictiva de una transacción." (P.P., W., "Aspectos Generales del Blanqueo de Capitales", "Compilación de Artículos sobre el Blanqueo de Capitales y el Financiamiento del Terrorismo". Panamá. Ministerio de la Presidencia. Unidad de Análisis Financiero, Volumen 1, 2008, Pág. 153.)

Su incidencia en la actividad delincuencial ha sido advertida por la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas, también conocida como Convención de Viena, cuando destaca que, "el tráfico ilícito genera considerables rendimientos financieros y grandes fortunas que permiten a las organizaciones delictivas transnacionales invadir, contaminar y corromper las estructuras de la administración pública, las actividades comerciales y financieras lícitas y la sociedad a todos sus niveles"; estando obligados, los Estados signatarios a la tipificación de delitos que están contemplados en esta Convención, particularmente en parte del artículo 3 de dicha convención, donde se señala que:

Artículo 3.

...

La conversión o la transferencia de bienes a sabiendas de que tales bienes proceden de alguno o algunos de los delitos tipificados de conformidad con el inciso a) del presente párrafo, o de un acto de participación en tal delito o delitos, con objeto de ocultar o encubrir el origen ilícito de los bienes o de ayudar a cualquier persona que participe en la comisión de tal delito o delitos a eludir las consecuencias jurídicas de sus acciones;

La ocultación o el encubrimiento de la naturaleza, el origen, la ubicación, el destino, el movimiento o la propiedad reales de bienes, o de derechos relativos a tales bienes, a sabiendas de que proceden de alguno o algunos de los delitos tipificados de conformidad con el inciso a) del presente párrafo o de un acto de participación en tal delito o delitos;

Sobre la naturaleza del acto cuya tipificación exhorta la Convención, el catedrático español A.S. apunta a que:

"..todas estas figuras tienen naturaleza encubridora, más en concreto nos encontramos ante tentativas específicas de favorecimiento real. Ello puede predicarse de la conversión o transferencia de bienes con el propósito de ayudar a que los narcotraficantes eviten las consecuencias jurídicas de sus conductas, pues aunque tales comportamientos en apariencia recuerden la ayuda a eludir la acción de la Justicia (art. 451 N°3° NCP) y sugieran una calificación de favorecimiento personal, con todo, en estos supuestos no se ayuda a ocultar la persona del partícipe del delito previo sino los bienes gracias a los que sería posible relacionarlo con la infracción de la cual derivan, cuestión ésta relevante por cuanto en el favorecimiento personal el auxilio ha de recaer sobre la persona del delincuente. Y también constituyen tentativas específicas de favorecimiento real la conversión o transferencia de bienes con la finalidad de ocultar o encubrir su origen ilícito, cuya comisión en grado de consumación se contempla en el subapartado b ii). (A.S., M.Á., Normativa internacional sobre el blanqueo de dinero y su recepción en el ordenamiento penal español", Tesis Doctoral, Universidad Santiago de Compostela, 2001, págs. 78 y 79).

Resulta pertinente resaltar como indica el autor español antes citado, que a pesar que los blanqueadores usualmente no obran por móviles altruistas, el lucro derivado del aprovechamiento no resulta en un elemento relevante ante la Convención, como tampoco lo es ante la normativa penal vigente, ni lo fue en el Código Penal derogado.

Los Acuerdos internacionales a los que la República de Panamá ha adherido, al igual que el desarrollo legislativo relativo a ellos, procuran en el tema del Blanqueo de Capitales limitar, sino impedir, la conversión de las ganancias derivadas de las actividades ilícitas, y su finalidad, al decir del Tribunal Supremo Español es la de "dificultar el agotamiento de dichos delitos en lo que se refiere a la obtención de un beneficio económico extraordinario (auténtica finalidad perseguida con su ejecución), conseguido por no tener que soportar los costos personales, financieros, industriales y tributarios que se exigen a la ganancia obtenida lícitamente, con desestabilización de las condiciones de la competencia y el mercado, de ahí que el blanqueo se ubique sistemáticamente en el Título XIII del Libro II del Código Penal, dedicado a los delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico" (Sentencia del Tribunal Supremo Español de 18 de diciembre de 2001).

Dicho proceso de "blanqueamiento de dineros" frecuentemente recurre a interpuestas personas, naturales o jurídicas, con la intención de enmarañar la relación del bien o servicio a la actividad criminal, uno de los mecanismos más recurridos es la utilización de personas para el transporte del dinero, a las cuales se les denominan mulas.

Tal proceso, excluye la posibilidad que una persona pretenda aducir su condición de propietario inocente, desconocedor del origen ilícito del bien, condición subjetiva que descansa en la especial relación que pueda tener el propietario/ mula con el auténtico beneficiario del bien. El Tribunal Supremo Español ha expuesto la naturaleza de la ignorancia deliberada, como conformadora de la responsabilidad penal, cuando ha señalado:

"En los tipos previstos en nuestro Código incurre en responsabilidad, incluso quien actúa con ignorancia deliberada (willful blindness), respondiendo en unos casos a título de dolo eventual, y en otros a título de culpa. Y ello, tanto si hay representación, considerando el sujeto posible la procedencia delictiva de los bienes, y pese a ello actúa, confiando en que no se producirá la actuación o encubrimiento de su origen, como cuando no la hay, no previendo la posibilidad de que se produzca un delito de blanqueo, pero debiendo haber apreciado la existencia de indicios reveladores del origen ilegal del dinero. Existe un deber de conocer que impide cerrar los ojos ante circunstancias sospechosas." (Sentencia 1034/2005 de 14 de septiembre de 2005).

Ahora bien, lo referente a la vinculación de las encausadas al tipo penal que se le atribuye, requiere de un análisis detenido debidamente ponderado por parte del Tribunal de Hábeas Corpus con la finalidad de evitar que apreciaciones subjetivas conculquen el derecho constitucional tutelado.

En este orden de ideas, a las señoras V.M.J.D.P., Y.N.E.F. y D.R.C.G. se le imputa su participación en el esquema de blanqueo de capitales al actuar como mulas dentro de una operación ilegal.

Observa esta Superioridad que la encuesta penal a la que accede la medida de privación de libertad impuesta a V.M.J.D.P., Y.N.E.F. y D.R.C.G., guarda relación con el informe de fecha 8 de septiembre de 2010 elaborado por J.C.E., de la Oficina de Migración y Aduanas, Departamento de Seguridad Nacional de la Embajada de Estados Unidos de América, mediante el cual le informaron a la licenciada Ida M. de G., Fiscal Primera Encargada Especial de Drogas del Ministerio Público, que las oficinas del Agregado de Migración y Aduanas de la Embajada Americana en Panamá recibió reporte por correo electrónico de información procedente de la División de Análisis de Información Antinarcótica acerca del posible arribo a nuestro país de ciudadanos guatemaltecos en el vuelo de aerolínea Taca N° 673 el día ocho (8) de agosto de dos mil diez (2010), quienes se presumen participan de una red criminal la cual se dedica al blanqueo o lavado de dinero.

Consta en el referido informe que luego de la verificación tanto corporal como del dinero en efectivo que declararon transportar cada uno de los cuatro miembros del grupo de pasajeros del vuelo TA 673 de 8 de agosto de 2010 proveniente de Guatemala con escala en San José, Costa Rica y destino final Panamá, se determinó que V.D.P., con pasaporte de Guatemala N° 009969407, P.S.Á., con pasaporte de Guatemala N° 0002366658, D.R.C.G., con pasaporte de Guatemala N° 011505994 y Y.E.F., con pasaporte N° 008490965, "transportaban cantidades de dinero muy cercanas a los diez mil dólares americanos, consistentes en 60 billetes de cien dólares americanos y el resto en fajos de billetes de veinte dólares americanos.

En este sentido la Fiscalía Primera Especializada en Delitos Relacionados con Drogas, emitió la Resolución de fecha 8 de septiembre de 2009, mediante la cual dispuso autorizar al desarrollo de la operación dirigida a la confirmación de la información recibida. Asimismo, habilitó a la División de Investigación Aeroportuaria de la Dirección de Investigación Judicial en el Aeropuerto Internacional de Tocumen, para que llevara a cabo todo lo pertinente con el fin de lograr la confirmación de la información recibida dentro de los parámetros legales establecidos, sin violar el derecho a la intimidad, secreto postal o cualquier norma constitucional sobre derechos fundamentales.

Constan los resultados de las pruebas realizadas a tres (3) billetes del total del dinero que transportaban las encartadas, todos escogidos al azar por estas, las cuales arrojaron resultados positivos en cuanto a la existencia de las drogas conocidas como Methamphetamina y tatp 2. (ver fojas 19 a 22 del expediente penal).

Con respecto a la muestra N° 1 tomada a los billetes que portaba la señora D.R.C.G., arrojó resultados positivos en cuanto a la existencia de las drogas conocidas como M. y Tatp2, la muestra N° 2, positivo para Tatp2 y Methamphetamina, la muestra N° 3, positivo para Tatp2 y Methamphetamina. En cuanto a las muestras tomadas al dinero que portaba la señora V.M.J.D.P., éstas arrojaron resultados positivos en cuanto a la existencia de la droga conocida como Amphetamina, la muestra N° 2 positivo para Tatp2 y Amphetamina; la muestra N° 3 positivo para M..

En cuanto a las muestras tomadas a los billetes que transporta la señora Y.N.E.F., la muestra N° 1 arrojó resultados positivos en cuanto a la existencia de las drogas conocidas como M. y Tatp2, la muestra N° 2 positivo para Tatp2 y M. y la muestra N° 3 positivo para Tatp2 y Methamphetamina.

Dentro del expediente penal se observa la Resolución de fecha nueve (9) de septiembre de dos mil diez (2010) mediante la cual se decidió recibirle declaración indagatoria a los señores P.C.S.A., D.R.C.G., V.M.J.D.P., Y.N.E., N.M.A. y B.E.G.M., de conformidad con lo señalado en los artículos 2089 y 2092 del código Judicial, en concordancia con lo dispuesto en el Capítulo IV, T.V., del Libro II del Código Penal, bajo la denominación de delitos contra el orden económico, blanqueo de capitales.

Visible a fojas 153 del expediente penal consta la declaración indagatoria rendida por la señora Y.N.E.F., en la cual indicó al ser interrogada por parte del agente de instrucción respecto a cuál era el motivo de su viaje lo siguiente: "vine a dejar ese dinero por quererme ganar esos centavos, me entiende". Asimismo al ser cuestionada acerca de qué debía hacer con el dinero, manifestó: "tenía que dejárselo a una persona en el Hotel Dos Mares". Agregó que, "una persona que se llama A., no se el apellido, solo (sic) se que le dicen el COLOCHO. Me contactó por medio de una amiga de nombre BERENICE ella me dijo que ellos pagaban ciento cincuenta, doscientos dólares y le daban a uno su boleto y lo del hotel. Ya había venido dos veces antes, pero esta es la primera vez que traigo dinero. Por hablarle a ella que había venido ella me dijo que si me animaba a traer dinero, que ella me decía cuando había viaje y así fue me vine para este viaje".

Asimismo, se le preguntó acerca de cuánto se le pagaría por el transporte del dinero, ante lo cual la prenombrada respondió que le pagarían la suma de doscientos balboas (B/.200.00).

En cuanto al comprobante de recibo en concepto de depósito de dinero realizado por C.H. encontrado en su poder, ésta respondió que el mismo correspondía a un dinero que había venido a entregar su hija anteriormente.

Igualmente, a fojas 161 a 165 consta la declaración indagatoria rendida por la señora V.M.J.D.P. en la cual indicó: "Señor Fiscal, bueno la verdad es que me dieron el dinero para que lo llevara a la T.B. en Panamá, la verdad no me sé (sic) el apellido ni tampoco sé (sic) si se llama así, él dijo que se llamaba RANDY, me entregó el dinero en el aeropuerto de Guatemala, eso fue el 8 de septiembre. Solo (sic) me dijo que lo tenía que entregar en la Torre Banesco, en el lugar este que mencionó solo (sic) recuerdo que me dijo que quedaba a la par de un DHL acá en Panamá. Solo (sic) me dijo que iba a estar una señorita que iba a recoger el dinero. Yo traía el dinero en mi cartera. Un conocido que tengo me habló de RANDY y me dijo que me pagaban por traer ese dinero a Panamá, me iban a pagar doscientos dólares, yo traía nueve mil novecientos, eso fue lo que él me dijo".

Visible a fojas 181 a 185 del expediente penal, consta la declaración indagatoria de la señora D.R.C.G. en la cual indicó lo siguiente: "S.F., ayer llegué a la cinco y media (5:30 A.M.) de la mañana, traída la cantidad de dinero de nueve mil novecientos ochenta y uno balboas (B/.9,981.00) venia a comprar un vestido de fiesta porque me caso en quince días, aprovechando que venia a comprar mercadería para vender en Guatemala y fue cuando me retuvieron los policías, porque venía en el mismo vuelo que otras personas de halla (sic), eso lo (sic) que venía a hacer y me regresaba hoy supuestamente, porque pedí tres días en mi trabajo en cuentas de mis vacaciones, que hace siete años trabajo en una estética".

Así las cosas, se advierte en el cuaderno penal, que la Fiscalía Primera Especializada en Delitos Relacionados con Drogas, mediante Resolución de 10 de septiembre de 2010, ordenó la detención preventiva de P.C.S.Á., D.C.G., V.M.J.D.P., Y.N.E., N.M.A., B.E.G.M., en la cual se detallan las constancias probatorias que según dicha Fiscalía Primera Especializada en Delitos Relacionados con Drogas, vinculan al encartado con el supuesto Delito contra el Orden Económico en la modalidad de Blanqueo de Capitales, previsto en el Título VII, Capítulo IV del Libro Segundo del Código Penal.

Además, la vinculación de las prenombradas V.M.J.D.P., Y.N.E.F. y D.R.C.G. con el hecho imputado, quedó consignada expresamente en la mencionada orden de detención girada en contra de las encartadas, todas ciudadanas nacionales de la República de Guatemala, las cuales en sus declaraciones de indagatorias reconocieron que en su país le fueron entregadas esas cantidades de dinero para ser transportadas hasta la República de Panamá, para lo cual deberían hospedarse en el Hotel Dos Mares, por lo cual le pagarían la suma que oscilaba entre los ciento cincuenta y doscientos balboas, lo que a criterio de este Tribunal de Hábeas Corpus las vincula a la compleja red de personas de nacionalidad guatemaltecas que se dedican al transporte de dinero obtenido de actividades ilícitas y que se pretenden introducir a nuestro país.

Asimismo, todas las investigadas con excepción de la señora Cajas Godoy, reconocieron voluntariamente en sus declaraciones indagatorias que el motivo de sus viajes era el de transportar dineros a la ciudad de Panamá en cantidades que no superaran la totalidad de diez mil balboas (B/10.000.99), es decir, cantidades que donde la legislación no exige declarar, por lo que le pagarían la suma de ciento cincuenta a doscientos balboas.

Lo anterior permite llegar a las conclusión a esta Tribunal de Hábeas Corpus, que las encartadas eran plenamente concientes que el dinero que les fue entregado en ciudad de Guatemala para que fuese transportado a ciudad de Panamá era producto de una actividad ilícita, tal cual se desprende del mencionado informe de fecha 8 de agosto de 2010, elaborado por el capitán J.C.E., de la Oficina de Migración y Aduanas, Departamento de Seguridad Nacional de la Embajada de Estados Unidos de América, lo que a criterio de esta Superioridad las constituye en las denominadas "mulas", ya que prestaron sus personas para transportar dinero que era producto de actividades del narcotráfico, es decir, las encartadas colaboraron en la desaparición del origen del dinero que pretendían introducir a nuestro país.

Debe el Pleno de la Corte destacar que, la criminalidad organizada se caracteriza precisamente por su estructuración jerárquica bien definida, en la cual figuran personas que se dedican al transporte de dinero ilícito. Su participación en la ejecución del hecho delictivo es fundamental, pues sin ella no se podría realizar. Es por ello que el Derecho Penal debe enfocar sus esfuerzos para la persecución y represión de aquellos actos que atenten contra la seguridad y el orden público.

Estando formalmente presentes los requisitos mínimos para ordenar la Detención Preventiva de las prenombradas V.M.J.D.P., Y.N.E.F. y D.R.C.G., se advierte que se encuentran acreditados los presupuestos que exige el artículo 2140 de nuestro Código de Procedimiento Penal, para la aplicación de esta medida cautelar privativa de la libertad.

En cuanto a lo solicitado por el Accionante en relación a que se decrete ilegal la Detención Preventiva de sus representadas dado que a su juicio las declaraciones indagatorias fueron tomadas bajo coacción e intimidación y en ausencia de un abogado, estima esta Corporación Judicial que dicha petición es improcedente, toda vez que las encartadas declararon de manera libre y voluntaria negándose a ser asistidas por un abogado, tal cual consta a fojas 153 a 159; 161 a 165; 181 a 185.

Con base a lo anteriormente expuesto, este Tribunal concluye que existen graves indicios que vinculan a las señoras V.M.J.D.P., Y.N.E.F. y D.R.C.G. al delito investigado, como integrantes de la organización criminal dedicada a actividades de venta de drogas, así como al blanqueo de capitales, por lo que efectivamente concurren los elementos necesarios para decretar la medida cautelar de detención preventiva, según lo estipulado en los preceptos legales correspondientes, tales como: las múltiples coincidencias en cuanto a la procedencia del dinero incautado (ahorros); motivo del viaje (compras en nuestro país); itinerario de vuelo (Guatemala. Costa Rica-Panamá), en los mismos horarios y números de vuelo); el periodo de estadía en nuestro país (3 días), lo que en efecto nos lleva a la conclusión que las encartadas V.M.J.D.P., Y.N.E.F. y D.R.C.G. o al menos podían inferir que el dinero encomendado para transportar hasta ciudad de Panamá estaba vinculado a una actividad ilícita.

Además, estima esta Corporación Judicial que se cumple a cabalidad con las exigencias previstas en el artículo 2140 del Código Judicial, en concordancia con el artículo 2152 de la norma ut supra, de allí que efectivamente, se estima procedente decretar legal la detención decretada contra las señoras V.M.J.D.P., Y.N.E.F. y D.R.C.G..

En consecuencia, EL PLENO DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, DECLARA LEGAL la orden de detención preventiva dictada contraVictoria M.J.D.P., Y.N.E.F. y D.R.C.G., y ORDENA que sean puestas nuevamente a órdenes de la Fiscalía Primera Especializada en Delitos Relacionados con Drogas.

DISPOSICIONES LEGALES APLICADAS: Artículos 21, 22 y 23 de la Constitución Nacional. Artículos 2140, 2574 y subsiguientes del Código Judicial.

N.,

OYDÉN ORTEGA DURÁN

ANÍBAL SALAS CÉSPEDES -- WINSTON SPADAFORA FRANCO -- JOSÉ ABEL ALMENGOR ECHEVERRÍA -- VICTOR L. BENAVIDES P. -- ALBERTO CIGARRUISTA CORTEZ -- JERÓNIMO MEJÍA E. -- HARLEY J. MITCHELL D. -- ALEJANDRO MONCADA LUNA

CARLOS H. CUESTAS G. (Secretario General)