Sentencia Pleno de Corte Suprema de Justicia (Panama), Pleno, 6 de Octubre de 2015

PonenteHernán A. De León Batista
Fecha de Resolución 6 de Octubre de 2015
EmisorPleno

VISTOS: Ante el Pleno de la Corte Suprema de Justicia, se ha presentado acción de Hábeas Corpus por parte del licenciado ROGELIO CRUZ RÍOS a favor de A.C.R.A., contra el F. Especializado en Delitos Relacionados con Drogas de Chiriquí y Bocas del Toro. Se advierte de la lectura del libelo, que los criterios para sustentar la alegada ilegalidad de la medida, se centra, a decir del activador constitucional, en que se ordenó la detención preventiva de A.C.R.A., sin que exista elemento alguno que demuestre la existencia de los delitos imputados, ni que lo vinculen a ningún otro hecho punible. En ese sentido, destaca que no existe droga ilícita alguna, ni los elementos indispensables que lo vinculen a un delito de asociación ilícita, menos a uno de blanqueo de capitales, de allí que su detención preventiva sea violatoria del derecho a la libertad corporal que le asiste a su representado y que aparece consagrada en el artículo 21 de la Constitución Política, así como también, de la presunción constitucional de inocencia que le favorece. Expresa el letrado que la razón de la existencia del dinero que le fue ocupado a su representado, fue explicada en su indagatoria y la licitud de tales dineros ha sido comprobada mediante pruebas documentales y declaraciones juradas de testigos que obran en autos. Agrega que, la sola posesión de dinero en efectivo no constituye prueba de delito alguno y mucho menos uno relacionado con drogas, de asociación ilícita para cometer delitos de drogas o de blanqueo de capitales, razón por la cual afirma la orden de detención es también violatoria de los artículos 22 y 2225 del Código Procesal Penal, que obligan a motivar las decisiones y a que en las resoluciones que ordenan una medida cautelar se individualice al imputado, se enuncien los hechos, se indiquen las evidencias y se expliquen motivadamente las exigencias cautelares, en cualquier estado del proceso. Arguye el licenciado CRUZ RÍOS, que no existe en autos informe policial o de inteligencia que señale al beneficiario de esta acción como persona vinculada al negocio ilícito de drogas o como integrante de organización criminal dedicada a tal negocio ilícito. Concluye el jurista su libelo de hábeas corpus sosteniendo que la detención preventiva impugnada, viola lo dispuesto en el párrafo segundo del artículo 2126 del Código Judicial y en el artículo 2129 del mismo compendio normativo. Admitida la acción, se procedió a librar mandamiento de Habeas Corpus contra la autoridad requerida, quien aceptó haber ordenado la detención preventiva de A.C.R.A., procediendo acto seguido a citar las razones ofrecidas en la providencia de 23 de noviembre de 2013, remitiendo además copias autenticadas de lo adelantado dentro de estas sumarias, en las que se le han formulado cargos por los delitos Contra la Seguridad Colectiva, Relacionado con Drogas, regulado en el Capítulo V, Título IX del Libro Segundo del Código Penal; Asociación Ilícita regulado en el Capítulo VII, Título IX del Libro Segundo del Código Penal y Delito Contra El Orden Económico, tipificado por el Capítulo IV, Título VII del Libro Segundo del Código Penal. Consideraciones y decisión del Pleno: Luego de esta breve reseña de los antecedentes de la acción de habeas corpus, corresponde a esta máxima Corporación Judicial decidir si la detención preventiva proferida contra A.C.R.A., se llevó a cabo tomando en cuenta los presupuestos legales y constitucionales, análisis que obliga a la revisión de las constancias que integran el sumario. Inicialmente, se observa un informe de la Sección Antipandillas de la provincia de Chiriquí, en la que da cuenta de información recibida respecto a una situación ocurrida frente a la Estación Puma ubicada sobre la Carretera P. en la que tres sujetos de tez trigueña bajaron en actitud sospechosa de una camioneta marca H., color gris, modelo Santa Fe, matriculada 570243 y pasaron del asiento trasero del vehículo hacia el puesto del acompañante una bolsa de color rojo, bastante pesada que contenía posiblemente droga o dinero. Destaca además el informe que, luego de esto los sujetos abordaron un taxi que tomó la Avenida Obaldía y la camioneta H. gris retomó la vía P. y se desplazó con dirección al Risacua, mientras que los otros sujetos abordarían un bus de la ruta D.-Santiago. Consta además en el proceso, informe de novedad, en el que agentes refieren haberse dirigido a los estacionamientos del restaurante La Negra Margarita, ubicando en el lugar al vehículo marca H. antes descrito y que supuestamente mantenía sustancias ilícitas. Afirman que al preguntar por su propietario, se les señaló al conductor del vehículo, que se encontraba en la última mesa del local vistiendo suéter de cuello de color blanco con rayas rojo vino, un pantalón a la rodilla de color oscuro, sombrero de paja y que al ser abordado dijo llamarse A.C.R.A. y ser el conductor del vehículo antes descrito. El informe en comentario seguidamente deja constancia de la llegada al lugar de personal de la DIJ, la coordinación con el personal del Ministerio Público y de la F.ía de Drogas, quien ordenó el traslado de R.A. y del vehículo hacia las instalaciones del Ministerio Público, donde luego de la diligencia de allanamiento, y registro levantamiento de moléculas ion scan, se logró encontrar la suma de ciento cuarenta y seis mil balboas (B/.146,000.00) en efectivo. A folios 9 a10 del expediente, reposa informe de novedad en el que agentes refieren haberse trasladado a los estacionamientos del Restaurante La Negra Margarita en Las Lomas, lugar en el que se ubicó al conductor del vehículo previamente identificado, A.C.R.A., quien manifestó no tener problema en que se le verificara, informándosele seguidamente que dicha diligencia se realizaría en presencia de la autoridad competente. En informe de novedad se manifiesta haber ubicado a los tres sujetos que habían bajado de un vehículo H. Santa Fe con matrícula 570243, color gris, cuando procedían a abordar un bus de la ruta Santiago-D., quienes se identificaron como R.G., con cédula 9-702-1068, N.R. con cédula 9-173-209 y C.R. con cédula 7-714-91. Deja constancia el informe que estos ciudadanos fueron llevados a las instalaciones de la DIJ (fs.11-12). Este suceso también se plasma en un informe de novedad que, en idéntica fecha, elaborado por el Sargento 1ro. 15200 A.J.G. (fs.13-14). A foja 21-22 del sumario, se aprecia informe en el que señala que una fuente de colaboración de entero crédito le manifestó que en los próximos días estaría viajando hacia Chiriquí un ciudadano panameño, oriundo de la provincia de Veraguas, específicamente del área costera (Montijo), conocido como C.R. o ALEXIS REINA y cuyo objetivo es recibir una droga por el sector de Remedios o S.J. y luego llevarla hasta la frontera tica, sitio donde la entregará y a cambio le darán una gran cantidad de dinero como concepto de pago por los servicios prestados. Sigue diciendo el informe que, según la fuente, dicho sujeto trabaja directamente con una organización criminal dedicada al tráfico internacional de drogas conformada en su mayoría por colombianos y panameños, y su misión es la de recibir la droga en las costas pacíficas de Veraguas y Chiriquí y luego trasladarlas a la frontera con Costa Rica, además de facilitarles la logística a las embarcaciones que traen dicha sustancia. Agrega el agente, que este ciudadano para desarrollar sus actividades generalmente viaja acompañado de unos primos y de su hijo, y que para ello utiliza una camioneta marca H., color gris, matriculada 570243. Reposa además en el infolio, a fojas 25-34, diligencia de allanamiento, registro y levantamiento de moléculas ion scan practicada al vehículo de marras y a A.C.R.A.; a folios 49 a 52, diligencia de registro corporal de los señores R.G.C., N.R.V. y C.R.H.; y, a folios 60-65, informe de levantamiento de moléculas elaborado el 22 de noviembre de 2013 por el Subteniente 48737 D.E.. A folios 76 a 81 del expediente, se aprecia en la que el F. Especializado en Delitos relacionados con Drogas de Chiriquí y Bocas del Toro dispone recibirle declaración indagatoria a A.C.R.A., N.R.V., R.G.C. y C.C.R.H., bajo los cargos de los delitos de Contra la Seguridad Colectiva, Relacionado con Drogas, regulado en el Capítulo V, Título IX del Libro Segundo del Código Penal; Asociación Ilícita regulado en el Capítulo VII, Título IX del Libro Segundo del Código Penal y Delito Contra El Orden Económico, tipificado por el Capítulo IV, Título VII del Libro Segundo del Código Penal. Consta a folios 91 a 98 del expediente la diligencia a través de la cual la F.ía Especializada en Delitos relacionados con Drogas de Chiriquí y Bocas del Toro ordena la detención preventiva de los señores A.C.R.A., N.R.V., R.G.C. y C.C.R.H., bajo los cargos de los delitos genéricos Contra la Seguridad Colectivo, Relacionado con Drogas, regulado en el Capítulo V, Título IX del Libro Segundo del Código Penal; Asociación ilícita regulado en el Capítulo VII, Título IX del Libro Segundo del Código Penal y Delito Contra el Orden Económico, tipificado por el Capítulo IV, Título VII del Libro Segunda del Código Penal. Militan en el expediente, declaraciones juradas rendidas por los agentes V.A.N.M. (fs.434-441), J.F.A. De La Cruz (fs.442-448) Á.M. (fs.449-455), E.E.T.D. (fs.458-459), E.A.F.G. (fs.461-463), E.A.C.P. (fs.669-674); B.Q.C. (fs.675-678), A.J.G.G. (fs.679-682), a través de las cuales se afirman y ratifican de sus respectivos informes. Rinde declaración indagatoria A.C.R.A. (fs.467-469), manifestando desconocer los cargos que contra él se formulan, pues tener dinero no es delito. Refiere el encartado que el dinero que le fue incautado mediante diligencia de allanamiento y registro se lo prestó su compadre M.C. para comprar una finca y que, de igual forma, su padre C.R. vendió una finca en seiscientos mil dólares y ha trabajado con ese dinero. Seguidamente, expresa no tener ningún documento que certifique lo anterior, pero que en cuanto a la venta de la finca de su padre, este sí cuenta con documentos. Refiere también R.A. dedicarse a la compra y venta de ganado y tener la propiedad de un vehículo pick up Mitsubishi y una casa. Niega dedicarse a la venta, consumo o transporte de sustancias ilícitas y admite conocer a los señores N.R.V., R.G.C. quienes son sus amigos y a C.C.R., por ser su hijo y señala que a ellos los invitó a que vieran una finca que quería comprar por Gualaca y cuyo dueño era el señor F.A.. Añade R.A., que no hubo negocio pues ARAÚZ pedía mucho dinero por la finca, por lo que de allí se dirigió a la terminal de D. a dejar a sus acompañantes, dándole una parte del dinero para que se la llevaran y luego de esto fue al restaurante donde lo aprehendieron. Por último, señala R.A. haber sido investigado por droga, que le retuvieron algunas cosas, pero que luego fue liberado y le entregaron todo. Acude al proceso a rendir declaración jurada, J.M.C.H. (fs.486-488), quien manifiesta conocer y ser compadre de R.A. y quien admite haberle prestado la suma de doscientos diez mil balboas (B/.210,000.00), misma que le fue entregada en Santiago el día 18 de noviembre de 2013 en efectivo, sin documentos escritos o testigos, solo de palabra. Señala C.H. que la garantía del préstamo era la finca que iba a comprar y que R.A. se la iba pagando poco a poco. Afirma que la finca sería hipotecada a su nombre. Respecto a la fuente del dinero prestado, el declarante afirma haber vendido unas fincas en la suma de dos millones quinientos sesenta y ocho mil ciento cincuenta y nueve balboas con sesenta y ocho centésimos (B/.2,568,159.68) para la fecha de 25 de noviembre de 2011 y que prueba de ello es la copia simple del contrato de promesa de compra venta de tales fincas a la Fundación SUN DESTI SEA. Expresa que dicha suma le fue depositada en el Banco General en cheques, aportando copia simple de alguno de ellos. Afirma también el declarante haber retirado la suma de dinero prestada a R.A. de una cuenta que mantenía en el Banco General, que dicha suma la fue retirando poco a poco para tenerlo, que lo mantenía en la casa guardada, pero que no recuerda las fechas de los retiros. Consta a fojas 501 a 503 del sumario, declaración jurada de F.A.A.V., en la que este manifiesta haber conocido a A.C.R.A. en una subasta ganadera en Santiago y que les une temas de ganado y caballos. Expresa que es cierto que R.A. estuvo en su finca el 22 de noviembre de 2013, que él le había pedido trescientos mil dólares por la finca, pero no hubo acuerdo y que luego le bajó el precio a doscientos cincuenta mil dólares y él solo le ofreció los doscientos diez mil balboas, oferta que, por ser muy baja, hizo que no llegaran a un trato. Adiciona el declarante A.V. que el día que fueron a su finca ubicada en Gualaca R.A. estuvo acompañado de tres personas, pero que desconoce su identidad; que posee en Gualaca dos fincas, una de 32 hectáreas y otra de 38 hectáreas y que estas se encuentran inscritas a su nombre y el de su esposa. Afirma, además, haberse reunido tres veces con R.A. en Santiago y la última vez cuando se habló del negocio y que en esa ocasión le ofreció pagarle en efectivo y que sí llegó a ver el dinero que este cargaba. Reposa a fojas 523 del expediente, informe de análisis de las muestras para la prueba de Ion Scan efectuado a las quince (15) muestras tomadas al vehículo descrito supra, así como al dinero incautado, que reflejó resultado positivo para la muestra No.12 (COCAÍNA) y la muestra No. 13 (RDX). A folios 637 a 639, se aprecia ampliación de declaración jurada rendida por J.M.C.H., en la que afirma haberle facilitado a R.A. dinero para comprar ganado o una finca. Niega saber dónde compra R.A. el ganado y manifiesta no poder señalar las cifras de dinero que le ha dado a este para la compra de ganado. Refiere también el declarante no poder indicar la forma como fue retirando el dinero y no recordar el número de cuenta de la que hizo el retiro pues la mandó a cerrar. Señala además, haber entregado el dinero en el Hotel Plaza, de tres a cuatro de la tarde, en una bolsa en su carro. Amplía su declaración jurada F.A.A.V. (fs.640-641) indicando que eran entre las 9 y 10 de la mañana cuando se encontró con A.C.R.. Sostiene también haber visto el dinero desde lejos, en la parte trasera del vehículo en unas bolsas. Aclara haber visto el bulto no la cantidad de dinero, bolsas de plástico, de super. C.C.R.H. (fs.642-644) rinde ampliación de su declaración indagatoria, señalando que solo sabía que A.C.R. traía dinero, pero no cuánto dinero era, ni cómo lo obtuvo. Añade que, al momento de pasar por el puesto de control de Guabalá, R.A. ya tenía el dinero, pero que no fueron revisados y que este los dejó en la terminal. Afirma conocer a los señores A.C.R., N.R.A. y a R.G.C., negando dedicarse él o los precitados al consumo, venta, transporte de sustancias ilícitas. Consta a fojas 645 a 648 del sumario, ampliación de declaración indagatoria de N.R.A., en la que afirma haber salido para Chiriquí a las tres de la mañana, llegando al restaurante La Doñita a las siete de la mañana y que de ese lugar se dirigieron a una finca, pero que, al no haber trato, salieron del lugar a las nueve de la mañana. Sigue diciendo el indagado que C. los llevó a la terminal y que luego la policía los capturó. Admite conocer a A.C.R., R.G.C. y C.C.R. y haber mantenido la suma de treinta y dos mil balboas (B/.32,000.00), pues C. tenía miedo de los maleantes y le entregó el dinero para que se lo ayudara a llevar a Santiago. Niega haber sido revisado al pasar por el puesto de control de Guabalá, pero señala que sí cargaba el dinero. Expresa además, que el señor C.R. obtuvo el dinero del señor M.C. y que sólo sabía que este se lo trajo. R.G. amplía su declaración indagatoria (fs.740-743), señalando que el día 21 de noviembre de 2013 ALEXIS lo llamó para que lo acompañara a pasear a Chiriquí. Sostiene que a las siete fueron a Gualaca a ver una finca y que al llegar al lugar abrió el maletero para que viera el dinero, el cual estaba en una bolsa plástica de color rosada, pero no quedaron en nada y fue así que al regreso les dijo que tenía miedo a los maleantes, por lo que les dio un poco a cada uno para que lo llevaran y luego de entregarle veinte mil balboas (B/.20,000), los dejó en la terminal, lugar donde se montaron en el bus D.-Santiago y en el que luego fueron abordados por dos linces. Sigue diciendo en su declaración R.C.G., que estuvo hospedado en Santiago en un hotel ubicado en la carretera interamericana con el señor ALEXIS, el hijo de este y N.. Niega que él o los señores A.C.R., C.C.R. y N.R. se dediquen al consumo, venta o transporte de sustancias ilícitas. Manifiesta C.G. desconocer dónde A.C.R. obtuvo el dinero, indicando que este los dejó en la terminal, por miedo a los maleantes. Afirma desconocer la cantidad de dinero que mantenía ALEXIS REINA en la bolsa plástica de color rosada. Consta además en el sumario, copias autenticadas del expediente identificado con el número 826 seguido a A.C.R. y JULIO GONZÁLEZ, por un Delito Relacionado con Drogas (fs.746-1589), en el que se advierte resolución de diez (10) de febrero de dos mil diez (2010) proferida por el Tribunal Superior del Segundo Distrito Judicial (Coclé y Veraguas) que confirma la Sentencia No.138 de 20 de noviembre de 2009 emitida por el Juzgado Primero del Circuito Judicial de Veraguas, Ramo Penal y que absuelve a A.C.R.A.. Al examinar los antecedentes del caso remitido al Pleno de la Corte, se concluye que la medida cautelar censurada, en cuanto al aspecto formal, es respetuosa del mandato contenido en el artículo 21 de la Carta Magna, por haber sido decretada por autoridad competente de manera escrita, en este caso, por la F.ía Especializada en Delitos relacionados con Drogas de Chiriquí y Bocas del Toro y en el marco de una investigación penal por un Delito Contra la Seguridad Colectiva, relacionado con Drogas, un Delito de Asociación Ilícita, y un Delito Contra el Orden Económico. La orden de detención preventiva, además, en cuanto a su contenido, satisface las exigencias del canon 2152 del Estatuto Procesal y ha sido decretada respecto a conductas que, de conformidad al Código Penal vigente, tienen pena mínima de cuatro años de prisión, tal como lo requiere la disposición 2140 del Código Judicial, norma que, además, consigna la necesidad de que se encuentre acreditado el delito y la vinculación del imputado, a través de un medio probatorio que produzca certeza jurídica sobre dicho acto. Sobre estos requerimientos, advierte esta Corporación de Justicia que el Delito Contra la Salud Pública, específicamente, uno relacionado con Drogas - aún cuando no se haya ocupado sustancia ilícita al encartado o al vehículo que este conducía - se acredita a partir del análisis en conjunto de los elementos probatorios incorporados al proceso. En ese sentido, se observa informe obtenido por el Mayor 10221 J.D.C., en el que se deja plasmado que para los días en el que se dio la aprehensión de A.C.R.A. estaría viajando hacia Chiriquí un sujeto conocido como "C.R." o "A.R." cuyo propósito era recibir una droga por el sector de Remedios o S.J. para llevarla a la frontera con Costa Rica, que dicho sujeto generalmente viajaba acompañado de unos primos y de su hijo y que utilizaba una camioneta marca H., color gris, placa 570243 (fs.21-22) y con el resultado de la prueba de ion scan que dio positivo para cocaína en la prueba tomada de la alfombra del maletero lado izquierdo del vehículo antes mencionado (cf.f.64) En lo que atañe al delito de blanqueo de capitales, este emerge de las pruebas antes descritas, sumadas a la diligencia de allanamiento y registro practicada al vehículo antes descrito (fs.25-34) y la diligencia de registro corporal realizada a los señores A.C.R.A., R.G.C., N.R.V. y C.R.H., que tuvo como resultado la incautación de un total Doscientos Once Mil Setenta y Cuatro Balboas (B/.211,174.00), cuya procedencia lícita, a este momento procesal, no se ha podido acreditar, antes bien, da cuenta el informe que corre de fojas 21 y 22, que el vehículo en el que se encontró este dinero era utilizado para transportar sustancias ilícitas y que su conductor por ello recibía una gran cantidad de dinero. Vistas las constancias procesales antes reseñadas es válido afirmar que sobre A.C.R.A. pesan serios señalamientos por la presunta comisión de los delitos contra la salud pública y blanqueo de capitales, que justifican la aplicación de la medida cautelar personal de detención preventiva. En ese sentido, advierte el Pleno que, para el 18 de noviembre de 2013, las autoridades recibieron información sobre el viaje que en los próximos días realizaría un sujeto conocido como C. REINA o ALEXIS REINA (el encartado responde al nombre de A.C.R.A.) que recibía drogas en el sector de Remedios o S.J. y luego las llevaba hasta la frontera y que, a cambio de esto, se le daba una gran cantidad de dinero. Dicho informe también señala a este sujeto como una persona que trabaja directamente con una organización criminal dedicada al tráfico internacional de drogas conformada por sujetos de nacionalidad panameña y colombiana; que este, por lo general, desarrollaba sus actividades en compañía de unos primos y su hijo y que utilizaba para ello una camioneta H., color gris, matriculada 570243. Coincidentalmente para las fechas indicadas por la información recibida por las autoridades, en específico, el 22 de noviembre de 2013 se ubica al señor A.C.R.A. en la provincia de Chiriquí, esto luego de haberse recibido información sobre el avistamiento del vehículo antes descrito - que resultó ser conducido por el precitado - del cual se bajaron tres sujetos que mantenían actitud sospechosa - y en el que se encontraron un total CIENTO CUARENTA Y SEIS MIL BALBOAS (B/.146,000.00), los cuales estaban embalados en pacas de billetes en denominaciones de veinte (B/.20.00) y diez balboas (B/.10.00), ubicadas en distintas partes del interior del citado vehículo, cuya posesión fue reconocida por el propio encartado, quien además mantenía en su billetera quinientos cuatro balboas (B/.504.00), sumas estas que, con las que le fueran incautadas a los otros encartados, es decir, SESENTA Y CUATO MIL SEISCIENTOS SETENTA BALBOAS (B/.64,670.00) (fs.49-52), hace un total de DOSCIENTOS ONCE MIL SETENTA Y CUATRO BALBOAS (B/.211,174.00). Ciertamente obra en el expediente penal, declaración de J.M.C.H., quien se reconoce como compadre de R.A. y afirma haberle prestado la suma de doscientos diez mil balboas (B/.210,000.00), empero, tal manifestación per se no es susceptible de comprobar su lícita procedencia, máxime cuando no existe documentación alguna dirigida a probar el préstamo y cuando quien afirma haber facilitado el dinero, indica haberlo retirado poco a poco, sin recordar la fecha en que lo había hecho. Aún cuando lo declarado por A.C.R.A., en cuanto a que el propósito de portar la suma de dinero antes indicada era la compra de una finca, se vea corroborado por quienes son también encartados en este proceso penal y por F.A.A.V., dueño del citado bien, observa el Pleno que esta circunstancia no aporta a la licitud del dinero, pues nada dice en cuanto a su procedencia, al tiempo que es común que, a propósito del delito de blanqueo de capitales, se adquieran todo tipo de bienes. Por otro lado, no se puede pasar por alto que, sumado al señalamiento que emerge del informe según el cual R.A. era la persona encargada del transporte de sustancias ilícitas de las costas de la provincia de Veraguas a la provincia de Chiriquí, se cuenta con las resultas de la prueba de ion scan practicada al vehículo que conducía A.C.R.A. que arrojó resultado positivo para cocaína en la muestra No.12, levantada de la alfombra del maletero lado izquierdo del vehículo y RDX (explosivos) en la muestra No.13, tomada de la alfombra del maletero, lado derecho (cf.f.64). En resumen, es válido afirmar que la medida privativa de libertad no se ve sustentada únicamente en el hecho de que R.A. se encontrara en posesión de una fuerte suma dinero como lo plantea el postulante de la presente acción constitucional, pues respecto a él existen graves indicios de presencia y oportunidad, siendo que es aprehendido en la provincia de Chiriquí - lugar al cual según información recibida transportaría la droga -, en un vehículo que, de acuerdo a las experticias, mantenía sustancia ilícita (cocaína) además de explosivo (RDX) y portando él y sus acompañantes, una considerable suma de dinero, cuya procedencia lícita a este momento no aparece debidamente acreditada en el sumario. Respecto a los reparos que endilga el activador constitucional respecto al cargo formulado a A.C.R.A. por el delito de asociación ilícita, es el criterio de la Corte que su análisis supone una tarea que corresponde al juez de la causa, no así al tribunal de habeas corpus que debe limitarse a establecer si la privación de la libertad decretada cumple con las formalidades y exigencias que establecen la Constitución y la Ley. Así las cosas, y por ser la convicción de esta Corporación de Justicia que, en el caso bajo análisis, la medida cautelar privativa de libertad impuesta al precitado cumple a cabalidad con las exigencias establecidas en los artículos 2140 y 2152 del Código de Procedimiento, por lo que declarará su legalidad. En mérito de lo expuesto, el Pleno de la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, DECLARA LEGAL la orden de detención preventiva proferida contra A.C.R.A. por la F.ía Especializada en Delitos Relacionados con Drogas de Chiriquí y Bocas del Toro y DISPONE sea puesto nuevamente a órdenes de la autoridad competente. N.. HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA WILFREDO SÁENZ FERNÁNDEZ -- EFREN C. TELLO C -- LUIS MARIO CARRASCO -- HARLEY J. MITCHELL D. -- ALEJANDRO MONCADA LUNA -- GISELA AGURTO AYALA -- GABRIEL E. FERNÁNDEZ M -- VICTOR L. BENAVIDES P. YANIXSA Y. YUEN C. (Secretaria General)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR