Sentencia Pleno de Corte Suprema de Justicia (Pleno), Pleno, 12 de Febrero de 2015

Ponente:Abel Augusto Zamorano
Fecha de Resolución:12 de Febrero de 2015
Emisor:Pleno
 
CONTENIDO

VISTOS: Ha ingresado para conocimiento del Pleno de la Corte Suprema de Justicia, acción de habeas corpus (correctivo) a favor de C.A.V., presentado a través de su apoderado judicialen contra del Director Nacional del Sistema Penitenciario. El apoderado judicial del señor C.A.V., señala que su representado se encuentra bajo medida cautelar de detención preventiva, desde el día 20 de mayo de 2014, decretada por la F.ía Primera Especializada en Delitos Relacionados con D., y se encuentra en el Centro Penitenciario La Joyita, Pabellón 1. Señala el apoderado judicial, que su representado padece de diabetes y debido a que el Centro Penitenciario La Joyita, se encuentra alejado de los centros hospitalarios de la ciudad; y que las condiciones sanitarias y de convivencia en ese centro son inhumanas, ello, podría acarrearle infecciones y consecuentemente, una pérdida de extremidades inferiores, poniendo en riesgo la salud e integridad física del señor C.V., lo cual viola sus derechos humanos, y el artículo 44 de la Ley No. 55 de 2003, que regula el Sistema Penitenciario. Agrega, que el señor V. también padece de un problema de salud a nivel de columna vertebral, lo que se ha agravado porque duerme en el piso, afectando aún más su salud. Igualmente se plantea, que los directivos del penal han presentado obstáculos para que el señor C.A.V. reciba el servicio médico que se presta en el centro penitenciario, lo que es violatorio del numeral 6 del artículo 13 de la Ley que regula el Sistema Penitenciario, que instituye como derecho humano del privado de libertad, el acceso al servicio de salud. Igualmente, de los principios 24 y 25 sobre los derechos humanos de los privados de libertad, que según se expresa consisten en: "PRINCIPIO 24 Se ofrecerá a toda persona detenida o presa un examen médico apropiado con la menor dilación posible después de su ingreso en el lugar de detención o prisión y, posteriormente, esas personas recibirán atención y tratamiento médico cada vez que sea necesario. Esa atención y ese tratamiento serán gratuitos. PRINCIPIO 25 La persona detenida o presa o su abogado, con sujeción únicamente a las condiciones razonables que garanticen la seguridad y el orden en el lugar de detención o prisión, tendrá derecho a solicitar autorización de un juez u otra autoridad para un segundo examen médico o una segunda opinión médica." Por otro lado, el apoderado judicial del privado de libertad, se refiere a la clasificación de los habeas corpus según la doctrina, y enmarca el caso como una acción de habeas corpus como correctivo, el cual se interpone cuando la detención va en detrimento de la integridad física, moral, mental o impida su derecho de defensa. En ese contexto, acota el accionante que la doctrina define el habeas corpus correctivo como aquel que:..."tiene por objetivo, según Q.L. "cambiar el lugar de detención cuando no fuera el adecuado a la índole del delito cometido o a la causa de la detención "Asimismo según C.O. expresa que: " actuaria para subsanar la agravación de las limitaciones legalmente impuesta". A., el apoderado judicial entre los hechos de la presente acción que el señor C.A.V., para el 21 de octubre del año en curso cumpliría los sesenta y cinco años de edad, y el artículo 2129 del Código Judicial impide decretar la detención preventiva de una persona cuando haya cumplido esa edad Con fundamento a lo anterior, se solicita a esta Corporación que mientras que el señor A.V.V. se encuentra bajo la detención preventiva, se le traslade al Centro Penitenciario Tinajitas o El Renacer. 2. INFORME DE LA ENTIDAD DEMANDADA. Desarrollados los trámites de reparto, el Magistrado Sustanciador libró mandamiento de habeas corpus contra la Dirección del Sistema Penitenciario, quien en su contestación a través de Nota No. 2334/DGSP.DAL de 17 de octubre de 2014, señaló que no ha ordenado la detención preventiva verbalmente ni por escrito, del señor C.A.V.V., con cédula de identidad personal No. 2-73-295; que desconoce los motivos y fundamentos porque no ordenó la detención preventiva; y que se encuentra detenido en el Centro Penitenciario La Joyita, desde mayo el 23 de mayo de 2014, por delito Relacionado con D., en perjuicio de la Sociedad, bajo órdenes de la F.ía Primera de D.. Así mismo, que el Centro Penitenciario cuenta con el Centro Médico Virgen La Merced con personal médico y de enfermería completo, según lo establecido por el Ministerio de Salud de adultos para los privados de libertad que padecen de alguna enfermedad crónica. Por lo anterior, el Magistrado Sustanciador libró nuevo mandamiento de habeas corpus en esta ocasión, contra la F.ía Primera Especializada en Delitos Relacionados con D., para que pusiera el detenido a órdenes de esta Corporación, y rindiera el informe. En este informe se señaló medularmente, lo siguiente: Que si es cierto, que ordenó la detención preventiva del ciudadano C.A.V.V., la cual fue decretada mediante providencia de 20 de mayo de 2014, por su presunta vinculación en un Delito contra la Seguridad Colectiva, Relacionados con D.. Y que los motivos de hecho y de derecho, de la orden decretada en contra del señor A.V. surgieron de que la Unidad de Investigaciones Sensitivas de la Dirección de Investigación Judicial, solicitó autorización para iniciar una operación que se denominó Mayo, toda vez que mantenían información que un sujeto de nombre J.A.M.B., se reuniría con otra persona de nombre CESAR, en Lava Auto y Asados Los Popes, ubicado frente a la casa de ocasión La Loma, entre la intersección de La Pulida con Calle Novena, Pueblo Nuevo, realizarían una transacción de sustancias ilícitas. Así mismo, que se dispuso habilitar a la Unidad de Investigación Sensitivas, iniciando el seguimiento y vigilancia, en lo cual se realizó una diligencia de allanamiento y registro sobre el vehículo Kia, Sephia, blanco, con placa 131019, en el cual fue visto llegar al Restaurante lava auto y Asados Los Popes, el señor C.V., y se encontró en el interior de dicho vehículo una cajeta de zapatos, que tenía en su interior un paquete rectangular forrado con cinta adhesiva negra, contentivo de polvo blanco que resultó ser COCAÍNA. Agrega la funcionaria del Ministerio Público, que el señor C.A.V.V., rindió indagatoria en la cual señaló que le solicitó a un sobrino que lo llevara a A., hacia la estación P.D.G., para hacer una entrega de una sustancia ilícita (un kilo), que mantenía en el carro, de lo cual se ratificó en declaración jurada. Así mismo, que se evaluó que como la conducta delictiva, desplegada por el sindicado C.A.V.V. conlleva una pena superior a los cuatro años de prisión, que la información obtenida fue plenamente corroborada y que el nombrado admitió que mantuvo en su poder sustancia ilícita que sería objeto de una transacción. La funcionaria del Ministerio Público en su informe, respecto a los planteamientos que hace la defensa técnica del sindicado sobre las condiciones médicas en que se encuentra y que su representado para el 21 de octubre cumpliría los 65 años de edad, menciona a que giró oficios de traslado para que el señor C.A.V.V., fuera evaluado por el Departamento de Consulta Externa del Instituto de Medicina Legal el día 22 de julio de 2014; sin embargo, de acuerdo a nota Dcml-Scex-3674-2014 de 2 de septiembre de 2014 de la Sección de Consulta Externa del Departamento de Clínica Médico Legal, el mismo no asistió a la cita, por lo que no se puedo establecer la condición médica actual del sindicado, y en su defecto determinar la viabilidad del presente habeas corpus. Con relación al punto de que el sindicado cumpliría los 65 años de edad, se manifiesta, la funcionaria estima que no aplica al caso del señor C.A.V., porque para esa excepcionalidad se tomaran en cuenta las exigencias cautelares de excepcional relevancia, basados en los criterios que debe evaluar el juez y funcionario de instrucción para la aplicación de una medida cautelar, y en el presente caso nos encontramos ante la presunta comisión de un delito relacionado con D., que tiene como bien tutelado la seguridad colectiva, y la conducta realizada por los sindicados encaja en una pena superior a los cuatro años de prisión. CONSIDERACIONES DEL PLENO Presentados el fondo de la pretensión, esta Corporación pasa a resolver lo que corresponde en derecho. Se percata el Pleno, que el apoderado judicial del accionante no cuestiona la legalidad o no de la medida cautelar de detención preventiva, sino que por el hecho que padece de diabetes y confronta un problema en la columna vertebral, que estima puede acarrear graves consecuencias de salud por las condiciones de insalubridad que se mantienen en el Centro Penitenciario La Joyita, antenta contra su integridad física, ello, se enmarca en la modalidad de habeas corpus correctivo, por lo que solicita sea trasladado al Centro Penitenciario de Tinajitas o El Renacer. No obstante, la defensa del sindicado también planteó el hecho de que debido a que el detenido cumpliría los 65 años de edad, el 21 de octubre de 2014, remitiéndose al artículo 2129 del Código Judicial, en su parte que prohibe ordenar la detención preventiva del imputado que hubiera cumplido 65 años de edad. De conformidad con el artículo 23 de la Constitución Política, el habeas corpus correctivo, contiene varios presupuestos, al expresar lo siguiente: "Artículo 23: ... El habeas corpus también procederá cuando exista una amenaza real o cierta contra libertad corporal, o cuando la forma o las condiciones de la detención preventiva o el lugar donde se encuentra la persona pongan en peligro su integridad física, mental o moral o infrinja su derecho de defensa." Sobre el particular, la doctrina ha señalado lo siguiente: "...Pues bien, en el caso del habeas corpus correctivo, ya no se trata de hacer frente a una amenaza que pesa contra la libertad corporal o de recobrar la libertad ilegalmente restringida. En éste la detención es legal, pero las condiciones en las que ésta se lleva a cabo o el trato que se le dispensa al detenido, es abusiva e infractora de su condición humana. En ese sentido, el jurista panameño y actual F. de Circuito del Primer Circuito Judicial de la Provincia de Panamá, L.A.M.S., nos dice lo siguiente, sobre esta variante de habeas corpus: "Con esta modalidad, lo que se pretende es que se cambie el lugar de detención, cuando no sea el adecuado a la índole del delito cometido, o la causa de la detención, y también para detener el 'trato indebido' al privado de libertad". Agrega, de igual manera que: "También podría darse cuando se determina que el detenido es objeto de "tratamientos crueles o indebidos". En esas circunstancias los procesados pueden solicitar que se les ubique en cárceles donde se les brinde el trato adecuado"(63). ... Así, en sentencia de 11 de agosto de 1993, al conocer de una acción de habeas corpus clásico o reparador, interpuesta a fin de lograr la libertad de dos detenidos preventivamente y que habían sido trasladados de la Cárcel Modelo, a la Isla Penal de Coiba, la Corte Suprema, observaba que si bien la detención era legal, los así privados de su libertad corporal, debían ser trasladados "inmediatamente a la Cárcel Modelo". Tal decisión se fundamentaba en el hecho que, con el traslado de los detenidos a la Isla Penal de Coiba, se les privaba a éstos de su derecho a la asistencia de un abogado, desconociéndose, en consecuencia el derecho a su defensa, infringiéndose con ello, el artículo 22 de la Constitución. ... El Pleno de la Corte, al concretar esta argumentación, hacía énfasis en el previsto, a su vez, en el artículo 2153 del Código Judicial, en el que se exige que, "ningún imputado, preventivamente detenido, podrá ser trasladado a cárceles distintas de la sede del Tribunal que conoce de sus casos. Lo regulado en el preceptuado legal antes citado, lo que persigue es, "asegurar"-sostiene la Corte-"la eficacia del principio de inmediación entre el detenido y los funcionarios encargados de instruir y juzgar su causa, asó como en especial, con su defensa técnica. El alejamiento del imputado de su juez natural y de su defensor lo somete en cierta medida al estado de indefensión, al hacer nugatorias o retardar en su perjuicio acciones procesales en las que tanto el tribunal como su apoderado requieran de su presencia o participación. (65) Como finalmente se colige de lo antes anotado, de lo que se trata-y así se deja claramente sentado en el fallo de la Corte-,es garantizar al detenido su derecho a la defensa, al exigir u ordenar, que ambos imputados fuesen trasladados a la cárcel de la sede de su Tribunal. Con ello lo que se viene es a corregir o enmendar el derecho fundamental infringió, ya no, con una detención ilegal-puesto que ésta, por el contrario, se decretó legal-, sino con medida de traslado arbitaria, que imposibilitaba el acceso tanto a su abogado -defensa técnica-, como al tribunal que conoce de la causa, por la cual se le privó de su libertad corporal. ..." (G.M., R., "El Habeas Corpus", Editorial Ediliber, Panamá, Primera Edición, páginas 61- 66). "En este habeas corpus la parte afectada no reclama la ilegalidad de la prisión como sucedía en el "Clásico" o la amenaza a la libertad como ocurre en el "preventivo". En Costa Rica tendría aplicación en aquellos casos donde una persona cuya libertad física o ambulatoria ha sido restringida conforme a derecho, es sometida ilegalmente a una situación agravada respecto de aquella en que tendría que encontrarse. También se puede utilizar este habeas corpus en aquellos supuestos donde el detenido desea cambiar el lugar de su detención, cuando no fuere el adecuado o exista un evidente quebranto de su derecho a la salud, que aunque no regulado constitucionalmente, se deriva de los artículos 21 de la Carta Política en relación el 5 de la Convención Americana, que tutelan el derecho a la integridad física. La privación de libertad del detenido debe darse siempre respetando su salud y su dignidad humana, como una de las manifestaciones del respecto a la integridad física. ... También nuestra Sala Constitucional ha manifestado, que para reubicar a un interno en un centro penitenciario en una etapa en la que va sufrir mayores restricciones a su libertad, se le debe respetar el debido proceso y el derecho a la defensa ..."sin perjuicio de que en casos de emergencia, para la seguridad del mismo interno o de sus compañeros, la Administración pueda tomar las medidas cautelares que correspondan."(Q.M., J.G., "El Habeas Corpus", Editorial Investigaciones Jurídicas S. A., 1 ed- S.J., Costa Rica: IJSA, mayo de 2005, páginas 392-398). Lo citado pone de manifiesto, que el hábeas corpus correctivo tiene la finalidad de prevenir, cuando la detención ponga en peligro la integridad física, mental o moral o infrinja el derecho de defensa de la persona. Sobre el primer planteamiento del accionate, de que el sindicado padece de diabetes, debemos señalar que de las constancias procesales no reposaba información que permitieran determinar el pedecimiento de diabetes del señor C.A.V., razón por la cual el Magistrado Sustanciador mediante Nota No. 01-DMAAz de 23 de octubre de 2014, solicitó información al Director General del Sistema Penitenciario, del historial clínico del señor V., que se mantiene en el Centro Médico La Merced. Al respecto, el Director General del Sistema Penitenciario mediante Nota N°2536-DGSL/AL/2014 de 18 de noviembre de 2014, adjunto copia autenticada de historial clínico que se mantiene en el Centro Médico Virgen de La Merced, del señor C.A.V.V., en el cual en la parte de su historial clínico, se indicó solamente que tiene una hernia discal y que es hipertenso, sin embargo, no reposa ningúna medición de este padecimiento ni que se le hubiera prescrito algún medicamento como control para la misma. Y del padecimiento de diabetes no consta ningún elemento que así la determine. Frente a tales hechos, considera esta Corporación que como de las constancias que reposan en el expediente no queda acreditado que la detención preventiva del señor C.A.V.V., ponga en peligro su integridad física, mental o moral o infrinja su derecho de defensa, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 23 de la Constitución Politica, no es viable acceder a la solicitud del accionante. Sobre el segundo planteamiento hecho en la presente acción, debemos referirnos al artículo 2129, Libro Tercero, C. V., sobre medidas cautelares y excarcelación del imputado, del Código Judicial, en su parte medular preceptúa: "2129. Al aplicar las medidas el juez o funcionario de instrucción deberán evaluar cada una de ellas, en cuanto a la naturaleza y el grado de las exigencias cautelares requeridas en el caso concreto. Cada medida será proporcionada a la naturaleza del hecho y a la sanción que se estima podrá ser impuest al imputado. La detención preventiva en establecimientos carcelarios sólo podrá decretarse cuando todas las otras medidas cautelares resultaren inadecuadas. Salvo que existan exigencias cautelares de excepcional relevancia, no se decretará la detención preventiva cuando la persona imputada sea mujer embarazada o que amamante a su prole, o sea una persona que se encuentre en grave estado de salud, o una persona con discapacidad y un grado de vulnerabilidad, o que haya cumplido los sesenta y cinco años de edad. ..." (el resaltado es de este despacho) De la norma citada, se conceptúa que no se ordenará la detención preventiva cuando el imputado haya cumplido los sesenta y cinco años de edad, entendiendo de que surge la aplicación de una medida cautelar distinta a la detención preventiva, cuando el procesado haya cumplido dicha edad. Consta en el expediente el Certificado de Nacimiento del señor C.A.V., expedido por la Dirección General del Registro Civil, en el que se señala que nació el 21 de octubre de 1949; lo que nos indica que al momento de decidir la presente acción el nombrado tiene 65 años de edad. Con lo anterior, si bien queda acreditado que en la actualidad el sindicado, tiene los sesenta y cinco años de edad, de lo cual estimamos pudiera surgir una sustitución de la medida cautelar en este caso la detención preventiva, el criterio de esta Corporación ha sido que esa solicitud, compete analizarla al F. si el proceso cursa por la fase de instrucción sumarial, o al juez de la causa en el evento que el expediente esté para calificar el mérito legal o en la fase plenaria del proceso. Así queda plasmado en sentencia del Pleno de la Corte Suprema de Justicia de 13 de enero de 2014, dentro de la acción de habeas corpus presentada a favor de L.C.O. y otros contra el Segundo Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial, que señala: "...Una vez revisadas las constancias procesales incorporadas al cuaderno de habeas corpus interpuesto a favor del señor M.A.M.W., por el delito Contra la Vida y la Integridad Personal (homicidio) en perjuicio de V.P.H. (q.e.p.d), y el Pleno advierte que lo que persigue la accionante con la interposición de la acción constitucional, es que ante la declaratoria de legalidad de la medida privativa de libertad, ésta Superioridad la sustituya por otra de las contenidas en el artículo 2127 del Código Judicial; sin embargo, la solicitud de sustitución de una medida cautelar por otra menos severa, compete analizar al F. si el proceso cursa por la fase de instrucción sumarial, o al juez de la causa en el evento que el expediente este para calificar el mérito legal o en la fase plenaria del proceso. Al respecto de la utilización de la vía constitucional para obtener la sustitución de la detención preventiva por otra medida cautelar menos severa, esta Corporación de Justicia mediante fallo 18 de agosto de 2009, señaló lo siguiente: "Es oportuno recordar, que el fallo de 15 de mayo de 2009, el Pleno de la Corte Suprema de Justicia declaró no viable una Acción de Habeas Corpus presentada a favor del beneficiario de la presente acción, toda vez que, utilizó este instrumento jurídico para solicitar la sustitución de una medida y denunciar una posible manipulación de pruebas o demora en su obtención." En atención a lo expuesto, el Pleno observa que la medida solicitada no se enmarca en ninguna de las modalidades del habeas corpus reconocidas en nuestro medio, es decir, preventivo, correctivo o reparador, sino una solicitud de sustitución de medida cautelar, cuyo conocimiento corresponde a la autoridad que en esta etapa procesal mantenga el trámite del expediente contentivo de la investigación penal que se le sigue al beneficiario de la acción y en atención a ello, la solicitud presentada deviene en no viable antes esta Judicatura. " (Resolución de 2 de julio de 2012) DECISIÓN DEL PLENO En mérito de lo expuesto, el Pleno de la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO ACCEDE al Habeas Corpus Correctivo presentado por el sindicado CÉSAR AUGUSTO V.V. a través de apoderado judicial, y en consecuencia, NIEGA la solicitud detraslado del Centro Penitenciario La Joyita, al Centro Penitenciario Tinajita o El Renacer, y ORDENA que sea puesto nuevamente a órdenes de la autoridad competente. Fundamento Legal: Artículo 23 del Constitución Política y artículo 2129 del Código Judicial. N.. ABEL AUGUSTO ZAMORANO OYDÉN ORTEGA DURÁN -- JOSÉ EDUARDO AYU PRADO CANALS -- VICTOR L. BENAVIDES P. -- HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA -- HARRY ALBERTO DÍAZ GONZÁLEZ -- LUIS RAMÓN FÁBREGA SÁNCHEZ -- JERÓNIMO MEJÍA E. (Con Salvamento De Voto)-- HARLEY J. MITCHELL D. YANIXSA Y. YUEN C. (Secretaria General) SALVAMENTO DE VOTO DEL MGDO. JERÓNIMO MEJÍA E. Respetuosamente, debo manifestar que no comparto la decisión adoptada en la sentencia que antecede en el sentido de no acceder al hábeas corpus correctivo presentado a favor de CÉSAR AUGUSTO V.V. y niega la solicitud de traslado del Centro Penitenciario La Joyita al Centro Penitenciario de Tinajitas o El Renacer, por las razones que paso a explicar: El letrado sustentó la acción de hábeas corpus correctivo con base en la condición de salud de su mandante -que es hipertenso, tiene problemas con la columna (disco herniado) y diabetes- y la posibilidad de que se vea desmejorada por el estado en que se encuentran las instalaciones del centro penitenciario, aunado a que la fecha el investigado cuenta con 65 años de edad. Siendo que la autoridad demandada informó que el señor V.V. no pudo asistir a ser evaluado en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, manifesté que lo más prudente sería que el Magistrado Ponente remitiera un oficio, como se ha hecho en ocasiones anteriores, al Director del IMELCF con un cuestionario solicitando la evaluación del beneficiario con la acción de hábeas corpus a efectos de garantizarle su derecho a la salud y recibir una pronta atención médica para determinar si la condición clínica del detenido para poder ser atendido requiere de su internamiento en un centro hospitalario, el tiempo que deba permanece hospitalizado o si puede permanecer en el medio carcelario, cuáles serían, si es el caso, las medidas adecuadas que deberían tomarse en el centro penitenciario para atenderlo dignamente y por cuánto tiempo debe atenderlo. Toda vez que no se efectuó la evaluación médica, mi posición se aparta de la decisión adoptada por los distinguidos colegas que integran el Pleno, por lo que respetuosamente S. elV.. Fecha ut supra. JERÓNIMO MEJÍA E. Yanixsa Y. Yuen (Secretaria General)