Sentencia Penal de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 2ª de lo Penal, 6 de Marzo de 2015

PonenteHarry Alberto Díaz González
Fecha de Resolución 6 de Marzo de 2015
EmisorSegunda de lo Penal

VISTOS: El Segundo Tribunal Superior de Primer Distrito Judicial, a través del Auto de 1a. I.. No. 19 de 8 de julio de 2014,resolvió NEGAR el beneficio de Fianza de Excarcelación solicitado a favor del señor J.R.C., sindicado por la presunta comisión del delito de Homicidio Doloso, cometido en perjuicio de A.A.R.A. (q.e.p.d.). Al momento de notificarse del auto, la licenciada D.L.A., anunció recurso de apelación, por lo que se concedió el mismo en el efecto diferido (f.19). A través del Auto de 1a. I.. No. 19 de 8 de julio de 2014, el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, resolvió NEGAR el beneficio de fianza de excarcelación al señor J.R.C., sindicado por la presunta comisión del delito de Homicidio Doloso, cometido en perjuicio del señor A.A.R.A., luego de considerar que los hechos probatorios registran indicios de responsabilidad penal contra el imputado, por cuanto debe prevalecer la existencia de circunstancias cautelares como las relativas al peligro de fuga del imputado, la necesidad de presentación en juicio y al peligro que se prosiga con ataques o agresiones a sus familiares. CONSIDERACIONES DE LA SALA Corresponde a la Sala decidir la alzada, con base a las siguientes consideraciones: El cuaderno penal tuvo su génesis, con la diligencia de reconocimiento y levantamiento de cadáver efectuada en las instalaciones de la Morgue del Hospital Santo Tomás, el día 25 de junio de 2013, con motivo del fallecimiento del señor A.A.R.A. (q.e.p.d.), quién según los familiares, el día 16 de junio de 2013, se cayó sobre una superficie de concreto, en una vereda del sector de El Diamante, T.C., produciéndose una lesión en la cabeza, siendo auxiliado por su pareja sentimental, la señora M.C. y su hijastro, el hoy sindicado J.R.C., quienes lo llevaron al Centro de Salud de San Isidro, donde posteriormente fue trasladado al Hospital Santo Tomás. El protocolo de necropsia N/013-06-27-685, suscrito por C.M., Médico Forense del I.ituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, estableció como causa de muerte: "A. Hemorragia Subdural e Intraparenquimatosa, b. Trauma Craneoencefálico Severo, C. Caída por Historia. CONTRIBUYENTE: Neumonía". (fs.27-31) Consta en autos la resolución de fecha 7 de enero de 2014 (fs.133-139) mediante la cual la Fiscalía Segunda Superior del Primer Distrito Judicial de Panamá, al considerar que se reúnen los presupuestos contenidos en los artículos 2089, 2090, 2092, 2140 Y 2152 del Código Judicial, ordenó la declaración indagatoria, detención preventiva e impedimento de salida del país al señor J.R.C., sindicado por la presunta comisión del delito de Homicidio Doloso, cometido en perjuicio del señor A.A.R.A. (q.e.p.d.). Esta actuación de la Agente del Ministerio Público indica que en la presente causa se encuentra acreditado el hecho punible y la probable vinculación del imputado, por cuanto consta en su contra, la declaración jurada del Testigo Protegido No. 145001322, quien manifestó como ocurrieron los hechos, haciendo el señalamiento directo al señor J.R.C., apodado TITO, como la persona que agredió al señor A.R.A. (q.e.p.d.), quien cayó en el pavimento golpeándose la cabeza. De igual manera, consta la declaración jurada rendida por el doctor C.I.M.R., médico forense del I.ituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, quien señaló en el Protocolo de Necropsia que la causa de muerte se debió a un trauma cráneo-encefálico severo, "...para que sea producto de cauda (sic) de sus pies es poco probable que se pueda dar, sin embargo existe la historia tal como se menciona en el protocolo y la cual fue aportada por un familiar de que el hoy occiso fue empujado cayendo y golpeándose en la cabeza, este empuje o impulso si puede llevar a que se exacerbe este tipo de trauma...". (f.88) Los antecedentes del caso indican provisionalmente que la conducta de R.C. tiene adecuación en el delito de homicidio, cometido en perjuicio de A.A.R.A. (q.e. p.d.). Luego de analizadas las constancias procesales esta Sala procede a señalar que de acuerdo con el artículo 557 del Código Procesal Penal, a partir del 2 de septiembre de 2011, tendrán aplicación, en todos los procesos penales, las disposiciones del Título I, Libro Primero; de los Títulos IV y V, Libro Segundo, y del Capítulo V, Título I, Libro Tercero, de este Código, siempre que no impliquen la intervención del Juez de Garantías ni de los Tribunales de Juicio, hasta tanto estos no se hayan establecido. En razón de lo anterior, al presente proceso le es aplicable el contenido del artículo 241 del Código Procesal Penal, relativo a la fianza, el cual establece que: "Toda persona imputada tiene derecho a prestar fianza de cárcel segura, para no ser detenida o después de serlo, para obtener su libertad durante el proceso. El Juez de Garantías o el Tribunal de Juicio determinará, de acuerdo con las circunstancias o evidencias de cada proceso en particular, si es admisible o inadmisible la petición según la situación jurídico-penal de la persona en cuyo beneficio se solicita la excarcelación". En el caso bajo estudio, coincidimos con el criterio expuesto por el Segundo Tribunal al considerar entre sus motivos la calificación provisional que realiza de la conducta, al ubicarla como un delito de homicidio, cuya pena de prisión oscila entre los diez (10) a veinte (20) años, de conformidad con el artículo 131 del Código Penal, pues hasta este momento por lo incipiente de la investigación, no se advierte lo alegado por la licenciada D.A.; respecto a que el hoy occiso "...contrajo una bacteria nosocomial que le produjo Neumonía (Cfr.180). El trauma moderado producido por la caída, según puede leerse en el expediente, visible a fojas 171 a 184, orienta las causas de la muerte del finado, casi 8 días después de su caída, a un hecho que no fue doloso", (lo resaltado es de la Sala), panorama que podría variar con el desarrollo de la investigación y del caudal probatorio en ese sentido. Como añadidura, es importante tener presente que la aplicación de fianza de excarcelación está condicionada a lo dispuesto en la Ley N° 31 del 28 de mayo de 1998, de la protección a las víctimas del delito. Así las cosas, en el caso bajo estudio, las exigencias cautelares mínimas se tienen por cumplidas, es decir; se trata de un hecho cuya penalidad mínima sobrepasa los cuatro años de prisión y por el cual se encuentra vinculado a la investigación el señor J.R.C.. En este contexto, ante la gravedad de la conducta investigada, las circunstancias que rodearon el hecho, y tomando en cuenta que no han concluido las investigaciones correspondientes, se colige que la medida de detención preventiva debe ser mantenida, como una fórmula para garantizar la atención al proceso por parte del imputado, así como, una posible afectación a la seguridad de los potenciales testigos. Ante la calificación provisional de los hechos y en atención a los elementos de convicción recabados hasta el momento, los cuales nos llevan a determinar que se ven cubiertas las exigencias mínimas para mantener la medida cautelar más onerosa que es la detención preventiva; esta Sala procede a CONFIRMAR la resolución ingresada en grado de apelación. PARTE RESOLUTIVA Por lo expuesto, LA SALA SEGUNDA DE LO PENAL DE LA CORTE SUPREMA, administrando justicia, en nombre de la República y por autoridad de la Ley, CONFIRMA Auto de 1a. I.. No. 19 de 8 de julio de 2014,resolvió NEGAR el beneficio de Fianza de Excarcelación solicitado a favor del señor J.R.C., sindicado por la presunta comisión del delito de Homicidio Doloso, cometido en perjuicio de A.A.R.A. (q.e.p.d.). N. y devuélvase. HARRY ALBERTO DÍAZ GONZÁLEZ LUIS M. CARRASCO -- JOSÉ EDUARDO AYU PRADO CANALS JOSE ISRAEL CORREA GARCIA (Secretario)