Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 7 de Febrero de 1996

Ponente:RAFAEL A. GONZÁLEZ
Fecha de Resolución: 7 de Febrero de 1996
Emisor:Primera de lo Civil
RESUMEN

JOSÉ DE JESÚS GUTIÉRREZ RECURRE EN CASACIÓN EN EL PROCESO ORDINARIO QUE LE SIGUE A ANTONIO ESPINO VELÁSQUEZ

 

VISTOS:

Dentro del proceso ordinario instaurado por el señor JOSÉ DE JESÚS GUTIÉRREZ contra A.E.V., el apoderado judicial de la parte actora presentó recurso de casación contra la sentencia de segunda instancia, proferida por el Tribunal Superior de Justicia del Cuarto Distrito Judicial, el 17 de octubre de 1995.

Cumplidos los trámites procesales correspondientes a esta clase de negocio, es tarea de la Sala determinar si cumple con los requisitos que la ley exige para su admisibilidad.

Se observa que la resolución recurrida es susceptible de impugnación, tanto por su naturaleza como por la cuantía del negocio.

Consta en autos que el recurso fue anunciado y presentado en tiempo oportuno y por la persona agraviada con la sentencia de segunda instancia.

En relación con el escrito de formalización se advierte que se trata de recurso de casación en el fondo, en el cual se ha invocado como única causal "Infracción de normas sustantivas de derecho por concepto de error de hecho sobre la existencia de la prueba".

Sin embargo, al adentrarnos en el estudio de los motivos que le sirven de fundamento, se observa que en el motivo primero el recurrente afirma que el fallo impugnado da por probado que el demandante vendió al demandado sus derechos posesorios, "basándose en una supuesta solicitud de permiso para la venta de derechos posesorios y la consiguiente supuesta autorización que la Reforma Agraria concedió al demandante", motivo que guarda relación con la causal probatoria de error de derecho y no de error de hecho.

En el motivo segundo, alega que "En ninguna parte del expediente figura documento público o privado, ni medio probatorio alguno que pruebe que efectivamente el Demandante haya vendido al Demandado los referidos derechos posesorios, incurriendo así el fallo impugnado en dar por existente una prueba que no existía."

El contenido de esos motivos es contradictorio. No es posible plantear que la sentencia recurrida dio por probado un hecho sin que existiera prueba que lo acreditara y, simultáneamente, señalar que ese mismo hecho se dio por probado sobre la base de dos documentos que constan en el expediente, pero que no son idóneos para ello.

En cuanto a los motivos tercero, cuarto y quinto, la Sala advierte que el recurrente en casación se limita a señalar que la sentencia impugnada "desconoció el contenido" de varias pruebas aportadas al proceso, manteniéndose en un nivel de abstracción impropio de la realidad del proceso.

Las circunstancias anteriormente señaladas hacen que el presente recurso de casación sea ininteligible, en vista de que los motivos, que son los hechos en los cuales se fundamenta la causal que se invoca, se desdicen, en vez de contribuir a precisar las objeciones contra la sentencia recurrida.

Por tanto, LA CORTE SUPREMA, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO ADMITE el recurso de casación interpuesto por el apoderado judicial del señor JOSÉ DE J.G., dentro del proceso ordinario que le sigue a A.E.V..

Las costas a cargo de la parte recurrente, se fijan en setenta y cinco balboas (B/.75.00) solamente.

N..

(fdo.) R.A.G.

(fdo.) E.A.S.

(fdo.) R.A.F.Z.

(fdo.) ELIGIO MARÍN C.

Secretario Encargado