Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 15 de Junio de 1998

Ponente:JOSÉ A. TROYANO
Fecha de Resolución:15 de Junio de 1998
Emisor:Primera de lo Civil
RESUMEN

INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A. RECURRE EN CASACIÓN EN EL PROCESO DE PAGO POR CONSIGNACIÓN QUE LE SIGUEN THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A. A CINE MUNDO ELECTRÓNICO, S.A. E INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A

 
ÍNDICE
CONTENIDO

VISTOS:

Mediante auto de 22 de septiembre de 1994, esta S. declaró admisible la causal única en el fondo del recurso de casación interpuesto por la firma forense M. y F., en nombre y representación de INDUSTRIAL LÁCTEAS, S.A., dentro del proceso de pago por consignación que le sigue THE CHASE MANHATTAN BANK a CINE MUNDO ELECTRÓNICO, S.A. e INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A.

El recurso se interpuso contra la sentencia de 23 de mayo de 1994, dictada por el Primer Tribunal Superior de Justicia, que confirmó la sentencia Nº 180 de 13 de julio de 1992, que profirió el Juez Tercero de Circuito de Panamá, Ramo Civil, e impuso costas al recurrente por B/.100.00. El fallo del a-quo negó la demanda de pago por consignación -arriba señalada-, ordenó la devolución a la parte actora del Certificado de Garantías Nº 168715 de 8 de noviembre de 1990, expedido por el Banco Nacional de Panamá por la suma de B/.30,000.00, y condenó al demandante THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A. a pagar B/.1,500.00 a INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A. y la misma cantidad a CINE MUNDO ELECTRÓNICO, S.A. en concepto de costas.

Agotada la fase de admisibilidad del recurso, y concluído el término de alegatos, que sólo fue aprovechada por la parte recurrente en casación, procede entonces dictar la sentencia de mérito, previas las siguientes consideraciones:

ANTECEDENTES

Las constancias procesales revelan que CINE MUNDO ELECTRÓNICO, S.A. depositó en la cuenta que mantenía en THE CHASE MANHATTAN BANK, el cheque Nº 136676 calendado 31 de julio de 1990, que giró INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A. por la suma de B/.30,000.00; el mismo fue acreditado por el Banco el 1º de agosto de 1990 a la cuenta que CINE MUNDO ELECTRÓNICO, S.A.

Luego se constató que INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A. interpuso denuncia penal contra una de sus empleadas, G.C.Q.V., quien sustrajo y alteró el cheque en mención. Inicialmente, sólo aparecía en el cheque como beneficiaria DISTRIBUIDORA DE PRODUCTOS LACTEOS, S.A., apareciendo después como G.C.Q. y/o DISTRIBUIDORA DE PRODUCTOS LACTEOS, S.A., consiguiendo endosarlo a la empresa CINE MUNDO ELECTRÓNICO, S.A. y depositarlo en el Banco mencionado; ésta circunstancia le fue comunicada al Banco por dicha empresa.

En ese estado de cosas, THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A. consideró que no estaba obligada a decidir si el cheque fue o no alterado, ni estimó tener derecho a decidirlo; por lo que consideró tener justo motivo para no conservar dicho depósito, y procedió a iniciar el proceso de pago por consignación, para que el J. decidiera a quién le correspondía el dinero.

Luego de transitar por las etapas procesales correspondientes, el Juez Tercero de Circuito de Panamá, Ramo Civil, sentenció negar la pretensión del Banco, ordenó la devolución a la parte actora del Certificado de Garantías Nº 168715 de 8 de noviembre de 1990, expedido por el Banco Nacional de Panamá por la suma de B/.30,000.00, y condenó al demandante THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A. a pagar B/.1,500.00 a INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A. y la misma cantidad a CINE MUNDO ELECTRÓNICO, S.A. en concepto de costas.

Por su parte, el Primer Tribunal Superior de Justicia confirmó en la apelación interpuesta por INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A., el fallo del a-quo, condenando en costas por B/.100.00.

CONTENIDO DEL RECURSO

Se trata de un recurso de casación en el fondo, cuya causal única consiste en "Infracción de normas sustantivas de derecho en concepto de error de hecho sobre la existencia de la prueba".

El impugnante estableció cuatro motivos para fundar dicha causal, que a continuación de reproducen:

PRIMERO: La sentencia impugnada infringió la ley al confirmar la sentencia del Tribunal de primera instancia por considerar que no había elemento probatorio en el expediente que acreditara la calidad de deudor del Banco consignante THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A. y la calidad de acreedor de la empresa demandada INDUSTRIAS LACTEAS en el presente proceso de pago por consignación.

SEGUNDO: La condición de deudor y acreedor de las sociedades a que se refiere el motivo anterior, respectivamente, quedó comprobada con la copia del cheque Nº 136676 fechado 31 de julio de 1990 (fs. 6), la que no fue valorada o tomada en cuenta en modo alguno por la sentencia atacada, siendo que de la copia de dicho cheque se desprende que INDUSTRIAS LACTEAS es un cuentahabiente del Banco consignante y que su número de cuenta en dicha entidad bancaria es la No. 766-1-004643.

TERCERO: La sentencia censurada infringió la ley al no tomar en cuenta las declaraciones contenidas en la demanda (fs. 1-6) y en la contestación de la demanda (fs. 72-73) en donde las sociedades THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A. e INDUSTRIAS LACTEAS, respectivamente confiesan ser deudoras y acreedoras recíprocamente en virtud de la relación contractual que las liga.

CUARTO: Las anteriores infracciones incidieron sustancialmente en la parte dispositiva de la resolución recurrida.

Advierte la Sala que los cargos de injuridicidad contenidos en los motivos expuestos, se sintetizan de la siguiente manera:

El primer motivo contiene el cargo de injuridicidad consistente en que la sentencia recurrida consideró que no había ningún elemento en el expediente que probara que THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A. era deudora, y que INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A. era acreedora.

El cargo de injuridicidad establecido en el segundo motivo especifica el primer cargo, al afirmar que la prueba que demuestra la calidad de deudora y acreedora del Banco y la empresa recurrente, se encuentra en la copia del cheque Nº 136676 de 31 de julio de 1990, contenido a foja 6 del infolio, e ignorada por el Banco.

Se advierte como cargo de injuridicidad en el tercer motivo, la ignorancia por parte del ad-quem, del contenido de la demanda así como de su contestación, en donde las partes del presente recurso confiesan ser deudoras y acreedoras recíprocamente, en base a su relación contractual.

Finalmente, advierte esta Colegiatura que el cuarto motivo no contiene ningún cargo de injuridicidad, sino el efecto de los cargos anteriores de incidir en lo sustancial de la sentencia recurrida.

En otro sentido, el impugnante expuso como disposiciones legales infringidas y explicación de cómo lo han sido, los artículos 769 del Código Judicial, 830 y 1063 del Código de Comercio, y el artículo 1063 del Código Civil.

CRITERIO DE LA SALA

E. claramente del presente recurso que la controversia consiste en la calidad o no, de deudor y acreedor respectivamente, del Banco y la recurrente en casación, en virtud del cheque emitido por INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A., y que a juicio del recurrente no fue tomada en cuenta al proferir el ad-quem su sentencia; el siguiente análisis está dirigido a dilucidar esa circunstancia.

Los elementos que gravitan en el recurso que nos ocupa, parecen revelar que le asiste la razón al recurrente.

Ello es así por cuanto THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A. parece alcanzar la calidad de deudor de su cuentahabiente, INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A.

El casacionista encaminó su recurso en resaltar la no consideración, en la sentencia de segundo grado, de la fotocopia simple del cheque Nº 136676 de 31 de julio de 1990, girado por INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A., apareciendo como beneficiarios G.C.Q. VILLARREAL Y/O DISTRIBUIDORA DE PRODUCTOS LACTEOS, S.A., siendo que el cheque en comento originó también una encuesta penal.

El artículo 976 del Código de Comercio -que regula el contrato de Cuenta Corriente en General- hace una determinación del status de acreedor y deudor de las partes, en un contrato de cuenta corriente bancario, cuando el contrato se desarrolla en las condiciones pactadas; la norma reza así:

"Artículo 976. Antes de la liquidación de la cuenta corriente, ninguno de los interesados podrá ser considerado como acreedor o deudor del otro.

La liquidación determina la persona del acreedor y del deudor y el saldo adeudado".

La norma transcrita -contenida en el Capítulo I del Título XVIII del Libro I del Código de Comercio- revela con claridad que cuando se liquida la cuenta -al cerrarse-, se puede determinar a través del saldo que arroje la liquidación, quién es acreedor y quién es deudor, es decir, a la extinción de la relación contractual.

Ahora bien, considera la Sala que lo señalado en la norma da por sentado que los cheques que gire el cuentahabiente durante la duración del contrato, originan el deber del Banco de pagarlos a sus beneficiarios, debitándolos del saldo de la cuenta de aquel, mientras tenga fondos. Estas son las condiciones normales de este tipo de contratos.

Pero conceptúa la Sala que, cuando por alguna razón se infringen las condiciones del contrato de cuenta corriente durante su ejecución, y se rompe con el objeto y finalidad para la que se celebra, entonces también incurre en responsabilidad la parte que realizó un acto contrario causándole un menoscabo a la otra parte, obteniendo la categoría de deudor, sin necesidad de que se tenga que liquidar la cuenta.

Del manejo de la cuenta sin el debido cuidado, surge la obligación contractual para el Banco si cambia el cheque, siendo éste defectuoso; es decir, contraviniendo las condiciones pactadas en el contrato de cuenta corriente.

Es el criterio de esta Colegiatura que si el cheque fue indebidamente girado -alteración del documento cambiado-, el Banco no debía debitar esa cantidad del saldo de la cuenta corriente de su cuentahabiente, en este caso INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A.

Más aún cuando existen pruebas de que el cheque fue alterado para ser girado contraviniendo su confección original, y la voluntad del girador.

Es entonces, al aceptar THE CHASE MANHATTAN BANK el cheque girado por INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A., acreditarlo a la cuenta de CINE MUNDO ELECTRÓNICO, S.A. y debitarlo de la cuenta del girador incurrió entonces el Banco en deuda con el dueño de la cuenta, toda vez que no debió aceptar ese cheque alterado, siendo que debitó los B/.30,000.00 de su cuenta, sin su consentimiento; ello vulnera las condiciones del contrato de cuenta corriente.

Es ello lo que origina la categoría de deudor, por parte del Banco, por cuanto ha quedado demostrada mediante proceso penal paralelo, la alteración del mencionado cheque, de donde nace la responsabilidad de la entidad bancaria demandante a devolver el mal pago que efectuó de la cuenta bancaria de INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A., en virtud de la negligencia incurrida al aceptar el cheque alterado, que fue presentado para su depósito por G.C.Q.V., y por poner el fondo a disposición de las partes en el Juzgado Tercero de Circuito de Panamá, Ramo Civil tres meses después de haber recibido el cheque para su depósito en la cuenta de CINE MUNDO ELECTRÓNICO, S.A., sólo cuando INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A. le notificó que el cheque había sido alterado.

En el presente caso es importante tener presente que el cheque contenía anomalías visibles a su recepción, como lo señala el peritaje realizado por la Licda. P.E.S.H., P.C. designada por el Juzgado Tercero de Circuito Civil de Panamá, quien a fojas 142-146, dijo que las mismas eran como "borrones puestos al nombre del beneficiario" y que "ningún cheque en estas condiciones cumpliría con los procedimientos normales para hacerlo efectivo".

Al respecto manifestó en declaración jurada N.G. -fs. 107 a 112-, quien era Gerente encargado de la Sucursal del CHASE MANHATTAN BANK, N.A. de Plaza 5 de Mayo al tiempo de la presentación del cheque de marras, que según el procedimiento de ese Banco, los cheques, luego de haber sido cargados y acreditados, pasan a una sección de verificación de firmas y archivos.

Consideró según su experiencia, que

"... este cheque debió haber sido revisado y devuelto al día siguiente, ya que el mismo presentaba un error en el beneficiario, situación esta que el banco había instruído a todo el personal de sucursal y departamental de que estos cheques girados en esta forma no se pagaban por ventanilla en efectivo, ni se recibian(sic) en depósito".

La aseveración del señor G. apoya de manera determinante el criterio de la Sala para concluír la categoría de deudor que adquirió THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A. al momento de debitar indebidamente la suma de B/.30,000.00 que ahora está en la obligación de devolver a su legítimo propietario.

Por consiguiente, los cargos de injuridicidad esgrimidos por el recurrente, que se centran en la demostración de que el Juzgador de segunda instancia consideró que no había ningún elemento probatorio que indicara la calidad de deudor de THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A., al pretermitir la consideración de la copia del cheque -f. 8- presentado al Banco, así como las deposiciones de las partes en la demanda y contestación, en las que -según el recurrente- ambas admiten ser acreedora y deudora recíprocamente, son cónsonos con la realidad procesal dimanante del expediente.

Además, la actitud asumida por THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A., de poner a disposición del Juez Tercero de Circuito Civil de Panamá la suma en litigio, dadas las circunstancias del caso, no hace más que reflejar la responsabilidad del banco de reponer a su dueño la suma de dinero mal manejada por la falta de cuidado en este tipo de transacciones bancarias.

En adición a esta última afirmación, el artículo 189 de la Ley Nº 52 de 1917, normadora de los Documentos Negociables, señala lo siguiente:

"Artículo 189. El cheque por sí mismo no produce el efecto de cesión de parte alguna de los fondos del librador existentes en el banco, y éste no será responsable al tenedor a menos que acepte o certifique el cheque y a partir de la aceptación o certificación". (Negrilla de la Sala)

La norma señala que sólo cuando el Banco acepta el cheque, es responsable para con el tenedor del mismo; esa responsabilidad se extiende respecto al librador, cuando el Banco acepta -como en el presente caso- un cheque alterado o defectuoso, no autorizado por aquél; por ello, se considera demostrado este cargo de injuridicidad.

En cuanto al tercer cargo de injuridicidad -confesión de las partes como acreedor y deudor recíprocamente-, considera esta Colegiatura que el Banco asumió implícitamente la posición de deudor, al interponer la demanda de pago por consignación, toda vez que dicha figura es utilizable cuando quien se considera deudor, pone el valor de la deuda a disposición del Tribunal, para que la entregue al acreedor, o decida a cuál acreedor le asiste mayor derecho, en caso de ser varios.

Además, al señalar el Banco que tiene "justos motivos para no conservar el depósito", está reconociendo implícitamente que hizo el traslado de fondos de una cuenta a otra apartándose de las condiciones del contrato celebrado, especialmente con INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A.; por lo tanto, si realizó el débito de la cuenta de ésta, en condiciones anómalas, ese dinero es debido por el Banco.

Si bien INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A. no manifestó explícitamente en la contestación de la demanda que THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A. era su deudor y ellos acreedores -como lo sostiene el cargo en estudio- más adelante, en su recurso de apelación sí reconoció tal status, al señalar -f. 270- que:

"El señor J. optó por la vía más sencilla, sosteniendo que el Chase no era deudor, siendo que en realidad lo era, ya que le había debitado a Industrias Lácteas la suma de treinta mil balboas de la cuenta que ésta última tiene con el Chase, debido a error en reconocer cheques que obviamente estaban alterados y que no se ceñían a los requisitos legales y a las prácticas establecidas que constituyen hechos notorios, para el cambio de cheques".

El párrafo transcrito no necesita mayor análisis; queda evidenciado, por lo tanto, que el apelante sí consideró como su deudor a THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A., lo cual fue ignorado por el ad-quem, por lo que esta S. reconoce que se verifica el tercer cargo de injuridicidad.

Por lo tanto, el artículo 1063 del Código Civil -que señala que el deudor queda libre de responsabilidad mediante la consignación de la cosa debida- es aplicable al presente caso, toda vez que, como ya hemos visto, THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A. e INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A. adquirieron la categoría de deudor y acreedor, respectivamente y por consiguiente, fue infringido por el fallo recurrido.

También considera esta Sala de Casación que se infringió el artículo 769 del Código Judicial -atinente a los medios que sirven como prueba-, toda vez que la fotocopia del cheque visible a foja 8 del expediente, es la prueba que corrobora la aseveración de la casacionista, porque ese es el documento que según ella, fue presentado al Banco indebidamente por G.C.Q.V., y en el reverso se observa, en la mitad del cheque, el sello de recibido por parte del opositor al recurso que nos ocupa; la sentencia de segundo grado, omitió considerar la existencia del cheque, por lo que tiene asidero la violación de la norma en estudio.

Además, el artículo 844 del Código Judicial señala en su numeral 1º que se considerarán originales las copias de documentos privados presentadas al proceso, cuando hayan sido reconocidas expresa o tácitamente por la parte contra quien se presente el documento; en este caso, THE CHASE MANHATTAN BANK nunca ha negado la autenticidad de la fotocopia del cheque, así como tampoco INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A., por lo que a tenor de la norma en comento, el instrumento se tiene por reconocido.

Finalmente, en cuanto a la violación directa por omisión del artículo 830 del Código de Comercio -que establece que el depósito mercantil se constituye y acepta en los mismos términos que la comisión-, es el criterio de esta Sala de Casación que no prospera la violación de dicha norma, por los siguiente motivos:

En el caso que nos ocupa, rige el contrato de cuenta corriente bancaria, que tiene naturaleza distinta a los contratos de depósito y de comisión. En este sentido, específicamente el artículo 838 del Código de Comercio, contenido en el Título XIV del Libro II -atinente al Depósito-dice lo siguiente:

"Artículo 838. Los depósitos hechos en los bancos, en los almacenes generales, en las instituciones de crédito o en otras semejantes, quedarán sujetos a las disposiciones de las leyes, estatutos o reglamentos de su institución, y en cuanto en ellos no se halle espcialmente determinado, serán aplicables las disposiciones de este Título".

La norma establece con claridad meridiana que los depósitos que se hagan en los Bancos -entre otros- se regirán por las leyes y reglamentos bancarios -en este caso-, y si hubiera alguna laguna legal o reglamentaria, entonces se utilizará supletoriamente la normativa del contrato de depósito mercantil; eso significa que el artículo 830 del Código de Comercio no pudo ser violado de manera directa por comisión, ya que el mismo no es aplicable al presente caso.

En resumen, es el criterio de esta Sala que se debe conceder la pretensión del recurso, ya que -contrario a lo señalado por el Primer Tribunal Superior de Justicia-, THE CHASE MANHATTAN BANK utilizó el medio adecuado, como deudor, para devolverle la suma debitada a INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A., solo que incluyó a CINE MUNDO ELECTRÓNICO, S.A. por haberle, a su vez, debitado la misma suma después de haberle registrado el depósito.

Esa acción del Banco, parecía evitar cualquier obligación ulterior en que pudiera incurrir éste, al aceptar un cheque alterado; pero ello es sin perjuicio de cualquier responsabilidad en que incurra por aceptar el cheque alterado.

En virtud de lo anterior, la Corte Suprema, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, 1) CASA la sentencia de 23 de mayo de 1994, dictada por el Primer Tribunal Superior de Justicia; 2) REVOCA la sentencia Nº 180 del Juzgado Tercero de Circuito de Panamá, Ramo Civil de 13 de julio de 1992, 3) RESUELVE aceptar la consignación de la suma de B/.30,000.00 hecha por THE CHASE MANHATTAN BANK, N.A. en favor de INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A. como pago por la deuda contraída por el débito de dicha suma del saldo de cuenta corriente perteneciente a la segunda y se dispone que se entregue la suma consignada a INDUSTRIAS LÁCTEAS, S.A., 4) DECLARA extinguida la obligación que se originó en la cuenta corriente Nº 768-1-004643 que dicha empresa conserva en dicho Banco, y 5) MANTIENE la condena impuesta al Banco, de la suma de B/.1,500.00 en favor de CINE MUNDO ELECTRÓNICO, S.A., en concepto de costas.

C., N. y C..

(fdo.) J.A.T.

(fdo.) R.A.F.Z.

(fdo.) E.A.S.

(fdo.) ELIGIO MARÍN

Secretario Interino