Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 15 de Octubre de 1998

Ponente:ROGELIO A. FABREGA Z
Fecha de Resolución:15 de Octubre de 1998
Emisor:Primera de lo Civil
RESUMEN

MAC INTERNATIONAL, S. A. RECURRE EN CASACIÓN EN EL PROCESO ORDINARIO QUE LE SIGUE INMOBILIARIA LOS POZOS, S. A

 

VISTOS:

Dentro del proceso promovido por MAC INTERNATIONAL INC. contra INMOBILIARIA LOS POZOS, S.A., la parte demandante, por conducto de su procurador judicial, el licenciado A.M.B.C. promovió recurso de casación en el fondo, sustentado en dos causales, la de infracción de normas sustantivas de derecho en concepto de error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba, y la segunda, infracción de normas sustantivas de derecho en concepto de infracción directa de la ley, contra la sentencia proferida por el PRIMER TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DEL PRIMER DISTRITO JUDICIAL, de 1º de junio de 1998.

La Sala Civil de esta Corporación de Justicia, en resolución proferida el 31 de agosto de 1998, declaró admisible la primera causal e inadmitió la segunda en el recurso de casación, en el fondo, promovido por MAC INTERNATIONAL, S.A. mediante apoderado judicial, contra, como ha quedado dicho, la resolución de fecha 1º de junio de l998 dictada por el PRIMER TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DEL PRIMER DISTRITO JUDICIAL. La resolución recurrida reformó el Auto Nº 2976, de 7 de noviembre de l997, proferido por el JUZGADO CUARTO DEL PRIMER CIRCUITO JUDICIAL DE PANAMÁ, RAMO CIVIL, en el sentido de aprobar la liquidación presentada hasta la suma de VEINTINUEVE MIL VEINTIOCHO BALBOAS CON SETENTA Y CUATRO CENTESIMOS (B/.29.028.74), más costas fijadas en SEIS MIL CINCUENTA Y CINCO BALBOAS CON SETENTA Y CUATRO CENTESIMOS (B/.6,055.74).

Agotada la fase de admisibilidad del recurso y precluído el término de alegatos que fue aprovechado por ambas parte, procede la Sala a dictar la sentencia de mérito, previas las consideraciones pertinentes:

ANTECEDENTES

La génesis de este proceso se debió a la condena en abstracto que originalmente dictara el PRIMER TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DEL PRIMER DISTRITO JUDICIAL el 27 de diciembre de l995, por lo que el expediente regresó al Juzgado Cuarto del Circuito Civil. el cual conoció la liquidación de condena en abstracto propuesta por MAC INTERNATIONAL, S.A. contra INMOBILIARIA LOS POZOS, S.A., a objeto de que esta última fuera condenada al pago de la suma de CIENTO CINCUENTA MIL BALBOAS (B/.150.000.00), señalando en la misma las bases de la liquidación establecidas por el Tribunal Superior, estas son; lucro cesante, daño emergente y la cantidad dineraria desembolsada por MAC INTERNATIONAL, S.A. en la búsqueda de nuevo local, con motivo del lanzamiento por intruso que se siguió en su contra.

La demandada, INMOBILIARIA LOS POZOS, S.A., objetó la pretensión del actor, mediante escrito que corre de fojas 401 a 402. Surtida la tramitación que establece el ordenamiento jurídico en los procesos de esta naturaleza, procedió el juzgador de primera instancia a dictar el Auto Nº 2976 de 7 de noviembre de 1997, (fs. 491-494), resolviendo la liquidación de perjuicios a favor de MAC INTERNATIONAL, S.A., por la suma total de SETENTA Y OCHO MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y CUATRO BALBOAS CON CUARENTA Y NUEVE CENTESIMOS (B/.78.984.49).

Contra la resolución meritada, ambas partes apelaron por medio de sus respectivos apoderados judiciales, concediéndose la misma en el efecto suspensivo.

Surtida la alzada y concluídos los trámites pertinentes, el Primer Tribunal Superior de Justicia, dictó la resolución de 1º de junio de 1998, mediante la cual REFORMA el Auto 2976, de 7 de noviembre de 1997, en el sentido de APROBAR la liquidación presentada hasta la suma de VEINTINUEVE MIL VEINTIOCHO BALBOAS CON SETENTA Y CUATRO CENTESIMOS (B/.29,028,74) y cuyo desglose consta en la comentada sentencia de fojas 512 a 522, además se condena en costas en la suma de SEIS MIL CINCUENTA Y CINCO BALBOAS CON SETENTA Y CUATRO CENTÉSIMOS (B/.6,055.74).

POSICION DE LA SALA

La única causal admitida, la primera, es la de infracción de normas sustantivas de derecho en concepto de error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba, y está sustentada fácticamente en los motivos que se permite transcribir la Sala:

"Primero: Se equivoca la sentencia recurrida al concluir que la causa que determinó la finalización del contrato entre FASHION PRODUCTS, S.A. y nuestra mandante, no fue el lanzamiento de MAC INTERNATIONAL, S.A., por tratarse de una terminación anterior a la fecha de lanzamiento.

Segundo

Al arribar a la conclusión expuesta en el motivo anterior, la sentencia recurrida dejo de valorar la prueba que consta a foja 75 del expediente, en virtud de la cual MAC INTERNATIONAL, S.A. acusa recibo de carta enviada por PALMEX, S.A. el día 10 de junio de 1991, fecha anterior a la salida de FASHION PRODUCTS, S.A., en razón de la cual se le comunica la venta de la finca No. 14522.

Tercero

Tampoco toma en cuenta la sentencia recurrida la prueba que consta a foja 77 del expediente, en la cual INMOBILIARIA LOS POZOS, S.A., informa a nuestra representada MAC INTERNATIONAL, S.A., sobre la venta de la finca No. 14522; nota fechada 15 de febrero de 1991, fecha anterior a la salida de FASHION PRODUCTS, S. A.

Cuarto

Tampoco valora la sentencia recurrida la prueba que consta a foja 118 del expediente, en la cual PALMEX, S.A., mediante nota fechada 26 de febrero de 1991, solicita a MAC INTERNATIONAL, S.A., la entrega del local ocupado en la finca No. 14522, alegando su utilización personal, y de esta forma desconociendo los derechos de MAC INTERNATIONAL, S.A.. Esta nota es anterior a la fecha de la salida de FASHION PRODUCTS, S. A.

Quinto

Tampoco tomó en cuenta la sentencia recurrida, la prueba testimonial del señor W.M.M., que aparece de fojas 155 a 157, en la cual manifiesta que previo al desalojo violento de MAC INTERNATIONAL, S.A., PALMEX, S.A., los ostigó de distintas maneras: 1- Impidiéndoles el acceso al local tato (sic) del personal como de los clientes de MAC INTERNATIONAL, S.A.; y 2- Cortándoles el suministro de agua. Todo ello antes de la salida de FASHIONS PRODUCTS, S. A.

Sexto

No valoró la sentencia recurrida la prueba que aparece a foja 231, en la cual aparece la BOLETA DE LANZAMIENTO No. 10313 de marzo de 19 de 1991, mediante la cual se cita a los señores A.A. y FASHION PRODUCTION, S. A.

Sèptimo

También se equivoca la sentencia recurrida al no valorar la prueba que consta a foja 238, consistente en la Demanda de Lanzamiento interpuesta por PALMEX, S.A. en contra de A.A. y FASHION PRODUCTIONS, S.A., fecha 8 de marzo de 1991, fecha anterior a la salida de FASHION PRODUCTS, S. A.

Octavo

De haber tomado en cuenta, la sentencia recurrida, las pruebas detalladas en los motivos anteriores, no se hubiese equivocado y habría concluido que en efecto, las razones por las que FASHION PRODUCTS, S.A., desalojó el local que ocupaba en la finca No. 14522, antes de la fecha de vencimiento de su contrato de arrendamiento, fue debido al ostigamiento dispensado por PALMEX, S.A., en busca del desalojo de la propiedad como consecuencia, de la demanda de Lanzamiento interpuesta en contra de A.A. y FASHION PRODUCTS, S. A.

Noveno

Como consecuencia de no haber valorado las pruebas arriba indicadas, la sentencia dictada por el Primer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá, dejó de aplicar normas sustantivas del Código Civil, las que violó directamente, que reconocen indemnización por daños y perjuicios por razón de responsabilidad contractual incurrida por la demanda. Y esa falta de aplicación de la norma sustantiva, influyó en lo dispositivo del fallo." (Fs. 529-531)

El recurrente estima que la sentencia recurrida, como consecuencia de los hechos denunciados en los motivos, violó los artículos 823 y 843 del Código Judicial y 974 y 991 del Código Civil.

Como se ha expresado, la censura desplegada por el casacionista se contrae a la falta de consideración por la sentencia recurrida, de pruebas documentales consistentes en la boleta de lanzamiento expedida dentro del proceso de lanzamiento promovido por PALMEX, S. A. contra MAC INTERNATIONAL y FASHION PRODUCTS, S.A., y documentos privados, consistentes en comunicación de la venta de la finca objeto del arrendamiento, la finca No. 14.522, inscrita al folio 226, de la Sección de la Propiedad, Provincia de Panamá, del Registro Público, y de la resistencia del subarrendatario en cancelarle los cánones del subarrendamiento a los nuevos propietarios, la comunicación referente a la entrega de la propiedad vendida, la boleta de lanzamiento expedida por la Corregiduría de Pueblo Nuevo, del Distrito de Panamá, y la demanda de lanzamiento, así como declaraciones testimoniales relativas a la conducta del nuevo propietario con respecto a los subarrendatarios, que acreditan que FASHION PRODUCTS, S.A. salió del local subarrendado como consecuencia del proceso de lanzamiento promovido por la sociedad PALMEX, S. A.

La Sala no comparte la argumentación del recurrente y descarta, por lo tanto, los cargos formulados a la sentencia y las violaciones que estima se han producido en el fallo recurrido.

La sentencia recurrida, al ocuparse de este aspecto específico atendido por la sentencia del tribunal a quo, se separó de su criterio en base a la argumentación que se permite compartir la Sala:

"Esta judicatura, no comparte el criterio esgrimido por el Juez a-quo al respecto, ello obedece a que la causa que determinó el final de esta contratación no fue el lanzamiento de la empresa demandante arrendataria y sub-arrendadora, en noviembre de 1991; nótese, que a foja 123 del proceso existe una nota dirigida a la empresa actora del presente proceso, aducida por ésta, que representa la causa en virtud de la cual la empresa Fashion Production, S.A., da por terminada la relación contractual y esta fecha es anterior a la fecha del lanzamiento, es decir, 28 de agosto de 1991. Respecto a que la nota no fue reconocida en el proceso, carece de relevancia, pues, como consta en autos la misma las presentó la parte actora quien recibió la misma. (F. 518).

De otro lado, la nota que indica la sentencia recurrida fue desestimada por el juzgado a quo, sobre la base de que la firma que existía en ella, suscrita por el Ingeniero Jaime Rojas, no había sido reconocida por éste. Sobre el particular, esta S. ha sentado su opinión sobre los documentos privados, en el sentido de que deben ser reconocidos por sus titulares o ser reconocidos judicialmente, hecho que se produce cuando la parte opositora a quien ha propuesto la prueba no tacha la firma, con fundamento en el artículos 843, numeral 1º, en relación con el artículo 848 del Código Judicial, último supuesto éste que es ante el cual nos encontramos. Salta a la vista que dicho documento fue aportado válidamente al proceso por la parte demandante y ahora recurrente, sin que fuese objetado por la contraparte, como se acredita mediante la resolución de 9 de febrero de 1994 (foja 136).

No encuentra la Sala justificación alguna que permita que, una vez que la subarrendadora le ha manifestado a la arrendadora original su intención de abandonar el local sub-arrendado, incluso antes de que el mismo venciese, éste, desconociendo la decisión del arrendatario a él comunicada, desconozca el pacto antes mencionado, para sostener la obligación de indemnizar, derivado del lanzamiento, hecho este contrario al compromiso de abandonar el local subarrendado por el subarrendador. El arrendador desconociendo la decisión de abandonar el bien subarrendado antes de que el proceso de desahucio fuese promovido insista en reclamar la indemnización por los daños y perjuicios ocasionados por el desahucio, cuando era de su conocimiento la renuncia al subarriendo por el subarrendador, al punto de que esta renuncia fue propuesta como prueba por el propio arrendador.

Es evidente que tal conducta refleja una actitud contradictoria con decisiones anteriores sobre el mismo aspecto, por lo que no cabe que invoque circunstancias que son incompatibles con su anterior decisión, reflejada en la comunicación visible a la foja 123 del expediente, aportada por la propia parte demandante, y, ahora, recurrente, quien pretende desconocer su virtualidad (véase escrito de proposición de prueba de la parte demandante, a foja 125).

Dimanante el principio general de la buena fe, que es un principio general de derecho, la base de la doctrina de la prohibición de ir contra los propios actos (venire contra factum propium non valet) está en el hecho de que se ha observado una conducta que justifica la conclusión o creencia de que no se hará valer un derecho o que tal derecho no existe (V.A.B., "La Teoría de los Actos Propios" pág. 55, Buenos Aires 1987).

En base a las consideraciones que anteceden, es evidente que no se pueden invocar los daños producidos al arrendador, derivados del lanzamiento del sub-arrendatario, en condiciones en que, antes de dicho proceso, existía constancia de que el subarrendatario pretendía ponerle fin en forma anticipada al contrato de arrendamiento, por las consideraciones que expone en su comunicación.

En efecto, dice así la referida comunicación:

"Por este medio, el abajo suscrito, J.R.M., en mi calidad de G. General de la compañía Fashions Production, S.A. le comunico que dejaremos de utilizar el local que ustedes nos habían arrendado, a partir del día miércoles 28 de agosto de 1991.

Nos retiramos a pesar de que nuestro contrato original estipulaba un período de dos (2) años, debido a los múltiples inconvenientes que veníamos afrontando por la falta de agua, servicio que fue suspendido hace seis meses aproximadamente y que hasta la fecha no ha sido restituido; situación que, como Uds. comprenderán nos ha ocasionado pérdidas monetarias considerables.

Sin otro particular, de Ud. atentamente,

(Fdo.)

I.. J.R.M." (F. 123)

Por todo lo expuesto, la Corte Suprema, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia de 1o. de junio de 1998 dictada PRIMER TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA DEL PRIMER DISTRITO JUDICIAL dentro del recurso de casación interpuesto por M.A.C.I., S.A. dentro del proceso ordinario que le sigue a INMOBILIARIA LOS POZOS, S. A.

Las obligantes costas a cargo de la parte recurrente se fijan en la suma de DOSCIENTOS CINCUENTA BALBOAS (B/.250.00).

N. y D..

(fdo.) R.A.F.Z.

(fdo.) E.A.S.

(fdo.) J.A.T.

(fdo.) SONIA F. DE CASTROVERDE

Secretaria