Sentencia de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 9 de Marzo de 1999 (caso Recurso de casación laboral de la Corte Suprema de Justicia - Sala Primera de lo Civil -, de 09 de Marzo de 1999)

Ponente:EDGARDO MOLINO MOLA
Demandado:LA SENTENCIA DE 28 DE ENERO DE 1999, DICTADA POR EL TRIBUNAL SUPERIOR DE TRABAJO DEL PRIMER DISTRITO JUDICIAL, DENTRO DEL PROCESO LABORAL: INSTITUTO NACIONAL DE TELECOMUNICACIONES (INTEL) -VS- VÍCTOR MANUEL GONZÁLEZ CARRASCO.
Fecha de Resolución: 9 de Marzo de 1999
Emisor:Primera de lo Civil
RESUMEN

RECURSO DE CASACIÓN LABORAL, INTERPUESTO POR EL LICENCIADO SAMUEL E. MARÍN M., EN REPRESENTACIÓN DE VÍCTOR MANUEL GONZÁLEZ CARRASCO, CONTRA LA SENTENCIA DE 28 DE ENERO DE 1999, DICTADA POR EL TRIBUNAL SUPERIOR DE TRABAJO DEL PRIMER DISTRITO JUDICIAL, DENTRO DEL PROCESO LABORAL: INSTITUTO NACIONAL DE TELECOMUNICACIONES (INTEL) -VS- VÍCTOR MANUEL... (ver resumen completo)

 
CONTENIDO

VISTOS:

El licenciado Samuel E. Marín M., apoderado de VICTOR MANUEL GONZALEZ CARRASCO, presentó recurso de casación contra la Sentencia de segunda instancia proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, fechada 28 de enero de 1999, mediante la cual se absuelve al INSTITUTO NACIONAL DE TELECOMUNICACIONES (INTEL, S.A.), de las reclamaciones incoadas en su contra.

El casacionista considera que la sentencia violó los artículos 31, 118 y 153 de la Ley 8 de 1975, el artículo primero del Decreto de Gabinete No. 221 de 1971, el artículo 70 de la Ley 44 de 1995, el artículo 26 de la Ley 5 de 1995 y el artículo 6 del Código de Trabajo.

El presente conflicto laboral tuvo su origen cuando el trabajador del INSTITUTO NACIONAL DE TELECOMUNICACIONES (INTEL, S.A.), VICTOR MANUEL GONZALEZ CARRASCO, obtuvo en un proceso laboral anterior, una decisión favorable de segunda instancia, mediante la cual el Tribunal Superior de Trabajo, del Primer Distrito Judicial, en sentencia de 8 de abril de 1997, confirmó la sentencia de la Junta de Conciliación y Decisión No. 15, del 12 de diciembre de 1996, que declaró injustificado el despido y condenó al reintegro del trabajador a su puesto de trabajo y al pago de cinco (5) meses de salarios caídos. La sentencia del Tribunal Superior modificaba en este último aspecto la de la Junta de Conciliación que ordenó pagar los salarios caídos desde la fecha del despido hasta el cumplimiento de la orden de reintegro o hasta la ejecutoria de la sentencia o la interposición de la apelación.

De lo expuesto, se aprecia claramente, que la sentencia ejecutoriada del Tribunal Superior, condenó al reintegro y a cinco (5) meses de salarios caídos y ésto era lo que debía cumplir la parte condenada.

En vista de que el reintegro del trabajador no se dió hasta el 16 de junio de 1997, más al pago de cinco (5) meses de salarios caídos, ordenados por el Tribunal Superior, el trabajador volvió a demandar, esta vez exigiendo el pago de salarios caídos desde el 12 de diciembre de 1996 hasta el 15 de junio de 1997, más algunas partidas del décimo tercer mes y vacaciones. Es sobre este último litigio laboral que se propuso el recurso de casación.

El fallo de primera instancia del Juzgado Segundo de Trabajo de la Primera Sección, en sentencia de 6 de noviembre de 1997, condenó al INSTITUTO NACIONAL DE TELECOMUNICACIONES (INTEL, S.A.), al pago de MIL BALBOAS (B/.1,000.00) en concepto de salarios que cubre el período desde la fecha de la ejecutoria de la sentencia de 12 de diciembre de 1996 de la Junta de Conciliación hasta la concurrencia del reintegro efectivo del trabajador y la absuelve de las otras reclamaciones.

Ambas partes apelaron esta sentencia y como consecuencia de ello el Tribunal Superior de Trabajo, revocó la sentencia de primera instancia y absolvió al INSTITUTO NACIONAL DE TELECOMUNICACIONES (INTEL, S.A.), de las reclamaciones en su contra. Esta es entonces la sentencia que debemos examinar frente a los cargos que le hace el casacionisata de haber violado la ley.

La sentencia de segunda instancia atacada en casación consideró que: "la empresa INSTITUTO NACIONAL DE TELECOMUNICACIONES (INTEL, S.A.), cumplió con lo establecido en la sentencia de 8 de abril de 1997 del Tribunal Superior de Trabajo, ya que no estaba obligada a pagar los salarios caídos más allá de los cinco (5) meses indicados por esta Superioridad y los salarios que corrieron a partir de la fecha en que debió ser cumplida la orden de reintegro." El Tribunal dejó constancia que tanto la acción de personal No. 5276 del 29 de mayo de 1997, canceló los cinco (5) meses de salarios caídos, como la acción de personal No. 5507, de 26 de junio de 1997, canceló los salarios que corrieron a partir de la fecha en que debió ser cumplida la orden de reintegro.

En primer lugar examinemos los cargos contra los artículos 31, 118 y 153, de la Ley 8 de 1975, aunque no es ese el orden en que los explica el recurrente, pero que por mayor claridad, la Corte los examina en dicho orden, por un mejor análisis metodológico.

El primer artículo, el 31, se refiere al derecho que tiene todo trabajador al pago de vacaciones anuales.

Tal como expresó el Juez de primera instancia que rechazó esta pretensión, la Corte Suprema ha señalado reiteradamente que los salarios caídos no dan derecho al pago de décimo tercer mes ni vacaciones. (Sentencia de 22 de julio de 1975, GUILLERMO ANTONIO ADAMES vs THE STAR HERALD, CO.). Por lo expuesto, se rechaza este cargo.

El recurrente explica la violación del artículo 118 de la Ley 8 de 1975 sosteniendo que fue violado en forma directa por omisión. El apoderado legal pretende que se paguen once (11) meses de salarios caídos en lugar de los cinco (5) meses a que condenó el Tribunal Superior de Trabajo, alegando que la empresa sólo le dió cumplimiento al reintegro el 16 de junio de 1997.

Ya se ha visto que la sentencia del primer juicio quedó ejecutoriada el 17 de abril de 1997 y el reintegro se produjo el 16 de junio de 1997, por lo que la obligación de la empresa era pagarle los salarios caídos durante ese período, es decir, dos (2) meses, y así lo hizo la empresa según comprobante 5507 ya examinado.

El recurrente pretende que la Ley 44 de 1995 que modificó el Código de Trabajo no es aplicable a los trabajadores del INSTITUTO NACIONAL DE TELECOMUNICACIONES (INTEL, S.A.), que se rigen por la Ley 8 de 1975 y sostiene que el artículo 70 de la Ley 44 de 1995, no modificó la Ley 8 de 1975. Discrepamos de la parte recurrente, pues si bien el artículo 70 de la Ley 44 de 1995, no se refirió expresamente a la Ley 8 de 1975, si dijo claramente que derogaba toda disposición que le fuera contraria y la Ley 8 de 1975 establece un sistema de salarios caídos distintos y contrarios a los de la Ley 44 de 1995, por lo tanto, en este sentido no rige la Ley 8 de 1975 y lo vigente es la Ley 44 de 1995. Por lo tanto, se rechaza el cargo.

El recurrente señala que la violación del artículo 153 de la Ley 8 de 1975, se dió en forma directa por omisión y explica el concepto de la violación aduciendo que la sentencia recurrida no le reconoció al trabajador del INSTITUTO NACIONAL DE TELECOMUNICACIONES (INTEL, S.A.), el pago de un mes de salario en sustitución de la tercera partida del décimo tercer mes (fiestas navideñas). Sobre este cargo ya sostuvimos que la Corte ha dicho que los salarios caídos no dan derecho de décimo tercer mes, además que la condena del Tribunal Superior no contemplaba este pago. Por lo tanto, se rechaza el cargo.

El recurrente estima violado el artículo primero del Decreto de Gabinete No. 221 de 1971, que establece el derecho al décimo tercer mes, y lo considera violado directamente por omisión. Se rechaza este cargo por lo expuesto anteriormente, ya que la sentencia no obligaba al empleador a este pago y la Corte ha dicho que los salarios caídos no dan derecho a décimo tercer mes.

El recurrente considera violado el artículo 26 de la Ley 5 de 1995, en el concepto de violación directa por omisión, alegando que la sentencia recurrida no tomó en cuenta que los derechos y garantías establecidas por la Ley 8 de 1975 para los trabajadores del INSTITUTO NACIONAL DE TELECOMUNICACIONES (INTEL, S.A.), se mantenían vigentes y no fueron derogados o reformados por la Ley 5 de 1995.

Las razones que se han explicado anteriormente, también son válidas para rechazar este cargo, en vista de que prevalece la Ley 44 de 1995 en lo que le resulta contrario lo que establezca la Ley 8 de 1975, y es en esta última ley que ya hemos examinado que no tiene razón las pretensiones de la parte actora, además de que la sentencia del primer juicio laboral sólo condenó a cinco (5) meses de salarios caídos, que fueron cancelados y que luego, el segundo juicio añadió el pago de los dos (2) meses de salarios caídos, desde la orden de reintegro hasta el reintegro efectivo.

El casacionista estima infringido por la sentencia recurrida el artículo 70 de la Ley 44 de 1995, sosteniendo que fue violado directamente por omisión, ya que dicha ley no derogó ni reformó las disposiciones especiales de la Ley 8 de 1975. Ya hemos discrepado del recurrente y hemos dicho que este artículo 70 de la Ley 44 de 1995, claramente estableció que derogaba cualquier otra disposición que le sea contraria. Por lo expuesto, se rechaza el cargo.

Por último, el apoderado del trabajador considera violado por la sentencia el artículo 6 del Código de Trabajo, en el concepto de violación directa por omisión, pues esta norma dice que en caso de conflicto o duda sobre la aplicación o interpretación de las disposiciones legales de trabajo, prevalece la disposición más favorable al trabajador. Este cargo debe ser rechazado conforme al análisis de los cargos anteriores, ya que la Ley 44 de 1995 derogó toda disposición legal que le fuera contraria y por tanto, sólo rige para este caso dicha Ley 44 y no hay ninguna duda o conflicto con la Ley 8 de 1975, que no rige en el presente negocio.

Por lo expuesto, la Sala Tercera, CASACION LABORAL, de la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO CASA la sentencia de 28 de enero de 1999, del Tribunal Superior de Trabajo, del Primer Distrito Judicial.

Notifiquese.

(fdo.) EDGARDO MOLINO MOLA

(fdo.) MIRTZA ANGELICA FRANCESCHI DE AGUILERA

(fdo.) ARTURO HOYOS

(fdo.) JANINA SMALL

Secretaria