Sentencia de Corte Suprema de Justicia (Panama), 1ª de lo Civil, 12 de Julio de 2001

PonenteARTURO HOYOS
Fecha de Resolución12 de Julio de 2001
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS:

El

licenciado A.O.A., apoderado especial de N.E.S. y

R.C.O., ha presentado recurso de casación laboral contra la

sentencia librada por el Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito

Judicial el 19 de abril de 2001, dentro del proceso laboral promovido por NOEL

ENRIQUE SERRANO y RAUL CASTILLO ORTIZ -VS- CHIRIQUI LAND COMPANY Y/O PUERTO

ARMUELLES FRUIT CO., LTD.

El

casacionista solicita a la Sala que case parcialmente la sentencia, y condene a

las empresas demandadas al pago de diferencias en concepto de indemnización y

de prima de antigüedad, a favor de los demandantes, y se confirme en todo lo

demás.

Se trata

de un proceso común laboral promovido por los trabajadores Serrano y Castillo

contra las empresas CHIRIQUI LAND COMPANY Y/O PUERTO ARMUELLES FRUIT CO., LTD.,

a fin de que sean condenadas a pagarle a los señores N.E.S. la

suma de B/.19,360.54, en concepto de ajuste en la indemnización, prima de

antigüedad mal pagada y asistencia perfecta, y R.C.O. la suma de

B/.13,000.46, en concepto de esas mismas prestaciones laborales, más los

recargos, intereses, costas y gastos que genere el presente proceso.

El juzgador

de primera instancia, condenó a las demandadas a pagar las sumas de B/.2,307.65

a favor del trabajador N.E.S., en concepto de diferencias dejadas

de pagar en la prima de antigüedad, indemnización, asistencia perfecta, y prima

de antigüedad generada por razón de la Ley 13 de 1981; y B/.1,557.95 a favor

del trabajador R.C.O., en concepto de diferencias dejadas de pagar

en la prima de antigüedad, asistencia perfecta e indemnización. Además fijó los

honorarios del perito en B/.600.00, y las costas en un 15%.

El

Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial, modificó la

sentencia de primer grado, se inhibió de conocer del reclamo por diferencias en

el pago de la indemnización por autorización de despido por causas económicas,

y condenó a las demandadas al pago de B/.764.32 a favor del trabajador Noel

Enrique Serrano, en concepto de diferencias en la prima de antigüedad y en la

asistencia perfecta; y B/.804.15 a favor de R.C.O., en concepto de

diferencias en la prima de antigüedad y en la asistencia perfecta. Además, fijó

los honorarios del perito en B/.300.00 y las costas las adicionó en un 5%, más

el recargo establecido en el artículo 169 del Código de Trabajo.

El

licenciado P.A.C., apoderado legal de CHIRIQUI LAND COMPANY y PUERTO

ARMUELLES FRUIT COMPANY, LTD., presentó escrito oponiéndose al recurso de

casación laboral, a través del cual solicita a la Sala que no case la sentencia

recurrida.

Dentro de

este orden de ideas, procede el Tribunal Laboral a efectuar el análisis de los

cargos que se le endilgan a la sentencia de segundo grado.

La parte

actora sostiene que la sentencia recurrida ha infringido el artículo 339 de la

Ley 67 de 1947, y los artículos 149, 215, 226, 612 y 675 del Código de Trabajo.

El

casacionista invoca como infringido el artículo 339 de la Ley 67 de 1947, no

obstante, advierte la Sala que esta ley fue derogada por el Decreto de Gabinete

252 de 30 de diciembre de 1971 (Cfr. artículo 1067) por el cual se aprueba el

Código de Trabajo, razón por la cual, no se admite este cargo por ser a todas

luces improcedente.

Sostiene

la parte actora, que ha sido conculcado el artículo 215 del Código de Trabajo,

"toda vez que fue aplicado indebidamente... El pago de la indemnización

que establece el artículo 225, en forma incorrecta, su reclamo, no es de

competencia de la autoridad administrativa de trabajo sino de la Jurisdicción

Especial de Trabajo. El artículo 215 no confiere la facultad o competencia a

las autoridades de trabajo para conocer de reclamos por mal pago de la

indemnización que señala el artículo 225 del Código de Trabajo".

Por su

parte, el Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial expresó lo

siguiente: "...se constata que la diferencia en el pago de la indemnización,

objeto de la pretensión, no es competencia del Tribunal Primario. No debe

olvidarse que se trata de una prestación derivada de la autorización de despido

por razones económicas y corresponde a las autoridades administrativas de

trabajo este reclamo con independencia de la cuantía. A foja 554 y siguientes

se aprecia Sentencia del Ministerio de Trabajo y D.L. en la que se

ordena autorización de despido y el pago de la indemnización; indemnización que

debió ser cuantificada por cuanto que una sentencia condenatoria de la

autoridad administrativa es ejecutable. Frente a este último supuesto no hay

dudas que en la eventualidad de una diferencia en el pago de la indemnización

corresponde a la autoridad administrativa deslindar dicha reclamación. Frente a

lo anterior, esta Superioridad se inhibe de conocer del reclamo por diferencia

en el pago de la indemnización".

El

Tribunal Laboral no comparte el criterio expuesto por el juzgador de segundo

grado, en cuanto a que no tiene competencia para conocer de los reclamos por

diferencia en el pago de la indemnización, producto de una autorización de

despido por causas económicas, razón por la cual pasamos a exponer las

siguientes consideraciones.

En primer

lugar, es preciso resaltar, que la Ley 53 de 28 de agosto de 1975, por medio de

la cual se atribuye competencia al Ministerio de Trabajo y Bienestar Social

para conocer de reclamaciones laborales y se toman otras medidas, establece en

el numeral 1, del artículo 1, lo siguiente:

Artículo 1: El Ministerio de Trabajo y Bienestar Social tendrá

competencia privativa para conocer y decidir los siguientes asuntos:

1. Demandas por incumplimiento del artículo 215 del Código de Trabajo.

2.

3.

...

A su vez

el artículo 215 del Código de Trabajo es del tenor siguiente:

"Artículo 215: Cuando el despido tuviese como causa una de las

señaladas en el Acápite C) del artículo 213, el empleador deberá comprobar la

causa respectiva ante las autoridades administrativas de trabajo.

En los casos de que trata este artículo, el despido sin el cumplimiento

de los requisitos señalados en el inciso anterior, se consideran de pleno

derecho injustificado. Sin embargo, si al vencimiento del plazo de sesenta días

calendarios, la autoridad administrativa de trabajo no ha resuelto la

solicitud, el empleador podrá proceder al despido, el cual se considerará

plenamente justificado quedando obligado al pago de la indemnización que

establece el artículo 225."

Se colige

de forma palmaria de las normas transcritas, que si un empleador despide a sus

trabajadores basándose en las causales contenidas en el acápite C) del artículo

213 (trata de las causas justificadas, de naturaleza económica, que facultan al

empleador para dar por terminada la relación de trabajo), sin la debida autorización

del Ministerio de Trabajo, es en estos casos en que esta autoridad sería la

competente de forma privativa, para conocer demandas por incumplimiento del

artículo 215 del Código de Trabajo. No obstante, el caso in examine no tiene su

génesis por incumplimiento del artículo 215 del Código de Trabajo, fue todo lo

contrario, la empresa fue autorizada a despedir a los trabajadores del Depto.

de Exportación (Muelles).

En ese

orden de ideas, la empresa CHIRIQUI LAND COMPANY, División de Puerto Armuelles,

a través de una solicitud dirigida al Ministerio de Trabajo y Desarrollo

Laboral calendada 21 de abril de 1998, fue autorizada por el Ministerio de

Trabajo y Desarrollo Laboral a despedir a todos los trabajadores del

Departamento de Exportación (Muelles), en Sentencia No.16 SJ/DRTCH, confirmada

por el Ministro del ramo en Resolución D.M.35/98 de 15 de junio de 1998, basada

en los Artículos 213, Acápite C, numeral 3; 215, 216, y 225 del Código de

Trabajo. En dicha resolución se ordenó a la empresa pagar la indemnización

correspondiente establecida en el artículo 225 del Código de Trabajo a aquellos

trabajadores que se está autorizando el despido. Es aquí, donde surge la

disconformidad de los trabajadores, pues aducen que la empresa no calculó

correctamente este pago, y que por lo tanto les adeudan diferencias.

Dentro de

ese contexto, observa la Sala que los demandantes inconformes con las sumas

entregadas por las demandadas, en concepto de prestaciones adeudadas, que

incluyen la indemnización, decidieron acudir a los tribunales ordinarios de

trabajo, con el objeto de que se les reconociera diferencias dejadas de pagar

en concepto de indemnización, prima de antigüedad, y asistencia perfecta.

Observa la

Sala que, en ese sentido, le asiste razón a la parte actora, toda vez que, los

tribunales ordinarios de trabajo son los competentes para conocer de los

reclamos en concepto de diferencia en el pago de la indemnización, dentro de

los procesos como el que nos ocupa.

Frente a

este escenario jurídico, resulta extraño a la Sala el pronunciamiento vertido

por el Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial, dentro del

presente negocio, toda vez que se inhibieron de pronunciarse sobre la

indemnización, no obstante, en un proceso muy similar al presente, dicho

tribunal conoció del reclamo por diferencia en el pago de la indemnización. En

dicho proceso la Sala no casó la sentencia del juzgador de segundo grado, por

lo tanto, se mantuvo la decisión del ad-quem en sentencia de 4 de septiembre de

2000, dentro del proceso laboral ERNESTO AVILEZ QUINTERO -VS- CHIRIQUI LAND

COMPANY Y/O PUERTO ARMUELLES FRUIT COMPANY, LTD.

Por lo

antes expuesto, considera el Tribunal Laboral que el juzgador de segunda

instancia infringió el artículo 215 del Código de Trabajo, toda vez que

interpretó erróneamente, que toda indemnización que se derive de un despido por

razones económicas es de conocimiento privativo del Ministerio de Trabajo y

Desarrollo Laboral, sin antes entrar a conocer si hubo o no autorización de la

autoridad mencionada, punto medular en esta clase de negocio, de conformidad

con el numeral 1, del artículo 1 de la Ley 53 de 28 de agosto de 1975

supracitado. Es preciso resaltar que el Ministerio de Trabajo no cuantificó

suma alguna, lo que hizo fue que ordenó a CHIRIQUI LAND COMPANY-División de

Puerto Armuelles, pagar la indemnización establecida en el artículo 225 del

Código de Trabajo.

En ese

orden de ideas, el Tribunal Laboral coincide con los cálculos efectuados por el

juzgador de primera instancia, en cuanto a la indemnización, pues se ajustó a

derecho, y se arribó a la conclusión que al trabajador Noel Enrique Serrano

Lezcano se le debe pagar una diferencia en concepto de indemnización, suma que

asciende a B/.1,242.92. En relación al trabajador R.C.O., la

diferencia en el mismo concepto asciende a B/.995.72.

Por otro

lado, sostiene el casacionista, que ha sido infringido el artículo 226 del

Código de Trabajo porque "la sentencia al aplicar la norma lo hace

incorrectamente incurriendo en violación directa de la misma por comisión al

tomar en cuenta únicamente el concepto de "cinco años, y, no el de cinco

años trabajados" que es el que prescribe la norma. La norma infringida

establece textualmente y sin lugar a dudas el concepto "cinco años".

Sus efectos son distintos jurídicamente y está al margen de la ley" (Cfr.

foja 8).

Frente a

este cargo, el Tribunal Laboral advierte que el recurrente plantea sus

argumentos escuetamente, sin entrar a ponderar, concretamente, cuál es la suma

correcta que en concepto de prima de antigüedad se le adeuda al demandante. Es

decir, no efectúa cálculo alguno, que demuestre a esta S. con claridad cuál

fue el error en que incurrió el juzgador ad-quem, toda vez que no basta con

expresar que la sentencia no tomó en cuenta los cinco años trabajados al

efectuar su cálculo. En conclusión, estima la Sala que este cargo no está bien

fundamentado.

A foja

645, consta el cálculo efectuado por el juzgador de segundo grado en lo

atinente a la prima de antigüedad que le corresponde al trabajador S., el

cual concluye con el siguiente resultado:

Prima de antigüedad a pagar: 6,073.65

Prima de antigüedad recibida: 5,609.75

Diferencia en Prima de Antigüedad: 463.90

En cuanto

al trabajador C. el cálculo fue el siguiente:

Prima de antigüedad a pagar: 3,127.03

Prima de antigüedad recibida: 2,456.18

Diferencia de Prima de Antigüedad: 670.85

En ambos

casos los cálculos fueron efectuados en debida forma, tomando en cuenta los

últimos cinco años trabajados, razón por la cual este tribunal no tiene porqué

modificarlos.

Así las

cosas, se desestima el cargo.

Dentro de

este contexto, la Sala considera que no es necesario entrar a estudiar el cargo

restante correspondiente al artículo 149 de la citada excerta legal, toda vez

que se encuentra comprendido en el análisis del cargo anterior.

Como

corolario de lo antes expresado, la Sala Tercera (LABORAL) de la Corte Suprema,

administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley,

CASA PARCIALMENTE la sentencia de 19 de abril de 2001, dentro del proceso

laboral promovido por N.E.S. y RAUL CASTILLO ORTIZ -VS- CHIRIQUI

LAND COMPANY Y/O PUERTO ARMUELLES FRUIT CO., LTD., CONDENA a la empresa

CHIRIQUI LAND COMPANY Y/O PUERTO ARMUELLES FRUIT CO., LTD. a pagar la suma de:

-B/.1,242.92

en concepto de diferencia en el pago de la indemnización a favor de NOEL

ENRIQUE SERRANO LEZCANO, y

-B/.995.72

en concepto de diferencia en el pago de la indemnización a favor de RAUL

CASTILLO ORTIZ, y se confirma el fallo

recurrido en todo lo demás.

Las costas

de casación se fijan en 15%.

N.

y Cúmplase,

(fdo.)

A.H.

(fdo.)

MIRTZA A.F. DE AGUILERA

(fdo.)

A.A.A. L.

(fdo.)

J.S.

Secretaria

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR