Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 14 de Noviembre de 2013

Ponente:Hernán A. De León Batista
Fecha de Resolución:14 de Noviembre de 2013
Emisor:Primera de lo Civil
 

VISTOS: L.E.S., por intermedio de letrada facultada al efecto ha promovido Recurso de Hecho contra la resolución de 26 de julio de 2013, proferida por el Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial, mediante la cual se negó la concesión del término para la formalización del recurso de casación propuesto contra el auto de 28 de junio de 2013 (fs.36). Sometido el negocio a las reglas del reparto, se otorgó el término de tres (3) días a las partes para que presentaran sus respectivos alegatos, ocasión que sólo fue aprovechada por el recurrente. Surtido ese plazo, debe la Sala decidir la susceptibilidad del aludido medio de rebatimiento, ciñéndose a los presupuestos contenidos en el artículo 1156 del Estatuto Procedimental. En ese orden de ideas, esta M. advierte que la impugnación fue interpuesta en tiempo, y que las copias que la acompañan fueron solicitadas y retiradas dentro de los términos señalados, en adición a que el interesado compareció con ellas en la debida oportunidad, por tanto, lo de lugar es determinar si la resolución contra la cual se recurre en casación es impugnable mediante esa vía extraordinaria, considerando que ese es el propósito del recurso de hecho. Mediante la resolución de 26 de julio de 2013, el Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial consideró, que el auto contra el que se anunció recurso de casación, no es recurrible a través de ese medio de rebatimiento, debido a que no se encuentra incluida en presupuesto alguno de los que se enumeran en el artículo 1164 de nuestro Código de Procedimiento Civil, decisión con la que el recurrente se manifiesta en desacuerdo, por estimar que la resolución que intenta refutar, al decidir un proceso no contencioso, denominado sucesión intestada, establecida en el Título XIII, Capítulo III, del Libro Segundo del Código Judicial, que específicamente es relativa a la administración de la herencia, regulada en la Sección 8° del mencionado Capítulo, se subsume dentro de aquellas susceptibles de ese recurso, concretamente en la señalada en el numeral 9 de la citada disposición, que hace alusión a autos que deciden procesos no contenciosos, como lo son las sucesiones. Concretamente, la procuradora judicial del gestor de la impugnación, señala que pretende atacar en grado de casación, el auto de segunda instancia (fs.27-32) que confirmó la resolución que resolvió designar al señor E.R.S.V. como administrador herencial de la sucesión intestada de M.L.V. RÍOS (q.e.p.d.), que además dispuso el inventario y entrega de los bienes de la causante a ese administrador herencial, y que rechazó la solicitud de hacer efectivo un cheque, por encontrarse éste a nombre del administrador herencial suspendido, recurso cuya concesión le fue negada mediante la resolución que ocupa la atención de este Cuerpo Colegiado, fechada 26 de julio de 2013. No obstante, confrontados los argumentos expuestos con la realidad que reposa en autos, esta Corporación de Justicia concluye que no existe fundamento en la reclamación del recurrente de hecho, puesto que, tal como lo dejó plasmado el Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial, este tipo de resoluciones no se encuentra incluida entre aquellas que el artículo 1164 del Código Judicial permite impugnar por esa vía extraordinaria. Un examen atento de esa decisión, dictada por el Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial, permite advertir que esta se limitó a confirmar un auto que, por un lado designó a un administrador herencial, en sustitución del suspendido, que además dispuso el inventario y la entrega de los bienes de la sucesión al administrador herencial ERICK R.S.V., que negó la solicitud de hacer efectivo un cheque, por encontrarse éste a nombre del administrador suspendido, y que ordenó expedir oficio a la Contraloría General de la República a fin de que la misma informara si la causante M.L.V. RÍOS (q.e.p.d.) mantenía salarios o cualquier otro beneficio correspondiente a laborar en esa institución. En similar sentido que el Tribunal Ad quem, esta Colegiatura considera que la decisión habida en sede de alzada, no es susceptible de impugnación a través del recurso de casación, puesto que no se encuentra presente en el listado de resoluciones que establece el artículo 1164 del Código Judicial, requisito indispensable para que proceda este tipo de impugnaciones. En atención al argumento de que el auto refutado se subsume en el supuesto contenido en el numeral 9 del comentado artículo, vale la pena citar su contenido, en su parte pertinente: "El Recurso de Casación tendrá lugar contra las resoluciones de segunda instancia proferidas por los Tribunales Superiores de Justicia en los siguientes casos: .... 9. Cuando proceda Recurso de Casación en contra de autos que deciden procesos no contenciosos, en cuyo caso también podrá ser interpuesto por el Ministerio Público." La lectura de la norma reproducida permite precisar que ésta alude a que el Recurso de Casación tiene lugar contra resoluciones que decidan procesos no contenciosos, motivo por el cual, tratándose en esta ocasión, de una petición accesoria formulada dentro de un juicio sucesorio, como resulta ser un incidente de administrador herencial, la misma no es una decisión que decida sobre el fondo de ese proceso no contencioso. Incluso, tratándose de sucesiones, el artículo 1164 del Estatuto Procedimental, de forma taxativa, en sus numerales 6 y 7, hace alusión a que son susceptibles de impugnación mediante el precitado recurso, los autos sobre declaratorias de herederos o adjudicación de bienes herenciales, y los autos que ordenen, nieguen o aprueben o imprueben la partición de bienes hereditarios o la división de bienes comunes, lo que quiere decir que en materia de sucesiones, el resto de las resoluciones que se adopten no podrán ser atacadas vía recurso de casación, salvo que involucren la finalización del juicio, supuesto contenido en el segundo numeral de esa disposición. Siendo, pues, que la Sala ha sostenido que el artículo 1164 lex cit. establece un catálogo cerrado, de modo que sólo las resoluciones enumeradas en dicho artículo pueden ser impugnadas en casación, a contrario sensu, las que no aparecen enlistadas no son recurribles por esta vía, motivo por el cual queda demostrada la improcedencia del presente recurso de hecho. En consecuencia, la CORTE SUPREMA, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO ADMITE el recurso de hecho presentado por L.E.S.A., contra la resolución de 26 de julio de 2013, dictada por el Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial. N.. HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA HARLEY J. MITCHELL D. -- OYDÉN ORTEGA DURÁN SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)