Sentencia Penal de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 2ª de lo Penal, 25 de Noviembre de 2013

PonenteJerónimo Mejía E.
Fecha de Resolución25 de Noviembre de 2013
EmisorSegunda de lo Penal

VISTOS: El F. Primero Especializado en Delitos Relacionados con Drogas, licenciado J.E.C.S., interpuso recurso de hecho contra el Auto N° 16 S.I. de 17 de julio de 2012 dictado por el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial. LOS HECHOS La F.ía Primera Especializada en Delitos Relacionados con Drogas instruye el sumario contra M.F.M., J.H.L.L., A.M.B., FEDY TORRES JULIO, M.P. por presunta comisión de delito contra la salud pública relacionado con drogas. Dentro del mencionado negocio, los abogados defensores interpusieron incidentes de nulidad y solicitud de sustitución de medida cautelar distinta a la detención preventiva, que fueron decidios por el Juzgado Séptimo de Circuito, Ramo de lo Penal, Primer Circuito Judicial de Panamá, mediante Auto N° 128 de 7 de junio de 2012: IMPONE medida cautelar distinta de la detención preventiva a favor de M.P.F., varón, panameño, mayor de edad, con cédula de identidad personal N° 10-8-843, residente en Barriada San Judas, dentro del proceso que se le sigue por Delito Relacionado con Drogas, consistente en el deber de presentarse ante la autoridad que conozca su causa los 15 y 30 de cada mes hasta que el proceso termine definitivamente y NIEGA los incidentes de nulidad presentados por los Lcdo. M.L.Y., J.H.R. y P.M.M.M.(Fs.15-19). Contra el citado Auto, el F. interpuso recurso de apelación en el que solicitó que se revocara la decisión del A-quo en el sentido de mantener la medida cautelar de detención preventiva que le fuera impuesta al señor M.P. TORRES(Fs.20-26). Mediante Auto N° 16-S.I. de 17 de julio de 2012, el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial declaró improcedente la apelación propuesta contra el Auto N° 128 de 7 de junio de 2012. EL RECURRENTE El F. sostiene que las reflexiones que sirvieron de base al Auto de Medida Cautelar N° 16-S.I. de 17 de julio de 2012, que entraña la negativa del recurso de apelación y omite la consulta, utilizó como base "el argumento desacertado que de acuerdo a las reformas introducidas por la Ley 23 de 2001 no cabe apelación contra el Auto que decide incidentes en el curso del proceso y cita incorrectamente como fuente de la decisión el fallo de 11 de marzo de 2004 emitido por el Pleno de la Corte Suprema de Justicia" del que transcribió un fragmento(Fs.3-4). El Agente de Instrucción manifiesta que el A-quo omitió el texto del artículo 2127 del Código Judicial que expresamente consagra la impugnabilidad del auto que decida medidas cautelares personales, por lo que considera que se dio una infracción al debido proceso legal, entendida como la escrupulosa observancia del derecho a hacer uso de los medios de impugnación estipulados en la ley para defender de manera efectiva los derechos de la colectividad que representa. Además, señala que el artículo 23 del Texto Único de la Ley 23 de 1986, Sobre Delitos Relacionados con Drogas, dispone que en esta materia las medidas cautelares concedidas por el tribunal competente, serán remitidas en grado de consulta al superior, lo que fue omitido por el Tribunal Superior ya que en la resolución de hico mención alguna a ese trámite ni se examinó la medida cautelar adoptada en la primera instancia(Fs.6-7). Finalmente, expresa el miembro del Ministerio Público que debe subsanarse el yerro de omisión cometido por el Segundo Tribunal Superior, que es lo que lo motivó a promover el recurso de hecho(F.7). OPINIÓN DEL PROCURADOR GENERAL DE LA NACIÓN El Procurador General de la Nación, licenciado J.E.A.P.C., se refirió en primer lugar al trámite del recurso de hecho señalando que el F. cumplió con los requisitos en tiempo oportuno lo que hace viable examinar su pretensión. Luego, el colaborador de la instancia expresa que el segundo párrafo del artículo 2127 del Código Judicial que ha sido resaltado por el recurrente de hecho en su libelo, se adecua a las circunstancias expuestas, dado que el proceso penal en cuyo avance se presenta el recurso, se encuentra en la etapa sumarial y este medio de impugnación fue presentado contra la decisión del Juez Natural que resolvió una medida cautelar persona, sustituyendo la detención preventiva del sindicado por el deber de presentarse periódicamente ante una autoridad pública, por ello manifiesta su correspondencia con el criterio argumentado por el F. Especializado en Delitos Relacionados con Drogas, dada la demostración de la procedencia del recurso de apelación formalizad contra el Auto de 7 de junio de 2012(F.45). Por otra parte, el Procurador señala que el artículo 23 del Texto Único de la Ley 23 de 1986, dirige a los tribunales de instancia a remitir en consulta al superior las medidas cautelares adoptadas, y por consiguiente, impone a los Tribunales de Segundo Grado, el deber de pronunciarse respecto al fondo de la decisión provisional asumida en la primera instancia; regla que particularmente fue pretermitida por el Tribunal de Alzada al momento de infringir el artículo 2127 del Código Judicial, de manera directa, por omisión, por ello concluye que se debe conceder el recurso de hecho(F.48). CONSIDERACIONES DE LA SALA Conocidos los argumentos esgrimidos por el recurrente, así como la opinión del Procurador General de la Nación, le corresponde a la S. analizar y determinar la admisibilidad o no del recurso de hecho. Primeramente, las normas que rigen el procedimiento establece los presupuestos para la admisibilidad del recurso de hecho: Para admitir un Recurso de Hecho se necesita que la respectiva resolución sea recurrible, que el recurso se ha interpuesto oportunamente y lo haya negado expresa o tácitamente el juez, que la copia se pida y retire en los términos señalados y se ocurra con ella ante el superior en la debida oportunidad. Tomando en cuenta lo anterior, al examinar la documentación aportada por el F. se aprecia que el recurso de hecho va dirigido contra el Auto N° 16-S.I. de 17 de julio de 2012 por el que el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial declaró improcedente la apelación propuesta contra el Auto N° 128 de 7 de junio de 2012, dictado por el Juzgado Séptimo de Circuito, Ramo de lo Penal, Primer Circuito Judicial de Panamá. En esta última resolución se decidió imponer al procesadoM.P. FLORES medidas cautelares distintas a la detención preventiva y se negaron los incidentes de nulidad propuestos por los apoderados judiciales de los otros procesados. Es decir, la resolución de primera instancia versa sobre dos aspectos distintos: por un lado, la concesión de una medida cautelar distinta a la detención preventiva y, por el otro, se niegan unos incidentes de nulidad. Vale destacar que el artículo 2127 del Código Judicial establece que "las resoluciones sobre medidas cautelares personales sólo admitirán el Recurso de Apelación en el efecto diferido". Así, el Auto de primera instancia es una resolución impugnable a través del recurso de apelación, con lo que se cumple con el requisito expuesto en el artículo 1152 del Código Judicial. Respecto, a la oportunidad de anuncio, el artículo 2416 del Código Judicial establece que interpuesta una apelación, la parte recurrente tendrá que sustentarla, dentro de los tres días cuando se trate de auto que corren sin necesidad de providencia y el apelante puede sustentar el recurso en el mismo escrito en que lo promueve. Sobre el particular, se aprecia que la F.ía se notificó de la comentada resolución el 12 de junio de 2012 y formalizó el recurso al día siguiente, 13 de junio de 2012, dentro del plazo concedido por la ley. Por ello, el recurso fue interpuesto oportunamente(Fs.19-26). Además, el Segundo Tribunal Superior declaró improcedente la apelación con lo que se cumple el requisito de la negación tácita del juez. Es importante señalar que la parte motiva del Auto impugnado no se hizo mención de la pretensión de la F.ía(Fs.32-36). En cuanto al trámite del recurso de hecho, la S. aprecia que el 25 de julio de 2012 se le notificó a la F.ía el Auto N° 16-S.I. de 17 de julio de 2012, librado por el Segundo Tribunal Superior. Al día siguiente, 26 de julio de 2012, el Agente de Instrucción solicitó las copias requeridas para formalizar el recurso de hecho que fueron expedidas por el Juzgado Séptimo de Circuito el 7 de agosto de 2012 debidamente certificadas; en esa misma fueron retiradas las copias y luego presentadas ante la Secretaría de la S. de lo Penal el 10 de agosto de 2012, conforme lo prevé el artículo 1154 del Código Judicial. Con vista en lo anterior, tras constatar que el recurso de apelación reúne los presupuestos de impugnabilidad objetiva para que sea recurrible, vía apelación, la S. se ve precisada a concluir que se debe admitir el recurso de hecho presentado por el F. Primero Especializado en Delitos Relacionados con Drogas. PARTE RESOLUTIVA En mérito de expuesto, la Corte Suprema, S. Segunda de lo Penal, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, ADMITE el recurso de hecho presentado por el F. Primero Especializado en Delitos Relacionados con Drogas, licenciado J.E.C.S., contra el Auto N° 16 S.I. de 17 de julio de 2012, y ORDENA al Segundo Tribunal Superior de Justicia que CONCEDA el recurso de apelación para imprimirle el trámite que dispone la ley. N.. JERÓNIMO MEJÍA E. VICTOR L. BENAVIDES P. -- HARRY ALBERTO DÍAZ GONZÁLEZ JOSE ISRAEL CORREA GARCIA (Secretario)