Sentencia Civil de Supreme Court (Panama), 1ª de lo Civil, 16 de Noviembre de 2004

PonenteAlberto Cigarruista Cortez
Fecha de Resolución16 de Noviembre de 2004
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS:

El licenciado D.E.C.G., actuando en representación de EQUIPAMIENTOS URBANOS DE PANAMA, S.A., ha interpuesto recurso de hecho contra la resolución de 16 de julio de 2004, dictada por el Tercer Tribunal Superior de Justicia del Primer Distrito Judicial de Panamá, en el proceso por competencia desleal interpuesto por JC. DECAUX MOBILIER URBAIN contra EQUIPAMIENTOS URBANOS DE PANAMÁ, S.A. (EUROPAN, S.A.).Cumplidas las reglas de reparto, este negocio se fijó en lista para que las partes presentaran alegatos por escrito, conforme lo establece el artículo 1154 del Código Judicial, término que sólo fue aprovechado por el recurrente, tal como consta de fojas 97 a 101.

Para resolver la admisibilidad del presente recurso de hecho, la Sala debe verificar si en este caso se cumplen los presupuestos establecidos en el artículo 1156 ibídem, que son los que a continuación se detallan:

  1. Que la respectiva resolución sea recurrible;

  2. Que el recurso se haya interpuesto oportunamente y lo haya negado expresa o tácitamente el juez;

  3. Que la copia se pida y se retire en los términos señalados y se ocurra con ella ante el superior en la debida oportunidad.

    La resolución objeto del presente recurso de hecho es la proferida el 16 de agosto de 2004, mediante la cual el Tercer Tribunal Superior de Justicia niega el Recurso de Casación anunciado por el Licenciado DARIO EUGENIO CARRILLO GOMILA, apoderado judicial de la sociedad EQUIPAMIENTOS URBANOS DE PANAMA, S.A.

    La citada resolución, cuya copia reposa a fojas 90-93, en lo medular expresa:

    "...

    Inicialmente, observa la Sala que la representación judicial de la sociedad EQUIPAMIENTOS URBANOS DE PANAMÁ, S.A. presentó el memorial al que alude el artículo 1173 del Código Judicial dentro del término que indica dicha norma -tres días hábiles siguientes al en que la resolución haya quedado legalmente notificada-; no obstante, también se debe atender lo dispuesto en el artículo 1174 del mismo cuerpo normativo, que señala el trámite a seguir 'si se trata de resolución que admite el recurso', lo que impone prima facie determinar si la resolución contra la cual se anuncia este recurso extraordinario, se encuentra dentro de aquellas que lo admiten.

    Señala el artículo 1174 del Código Judicial que en lo atinente a la admisibilidad del recurso debe atenderse lo dispuesto en los artículos 1163 y 1164 de dicho cuerpo normativo, empero, siendo la presente controversia una relativa a actos de competencia desleal, cuyo consentimiento, conforme se desprende del artículo 141 de la Ley 29 de 1º de febrero de 1996, corresponde en forma exclusiva y privativa a los Tribunales Especializados creados por dicha ley, resulta aplicable lo dispuesto en el artículo 233 del mismo Estatuto, en torno a las resoluciones emanadas de este Tribunal Superior, que son susceptibles de ser impugnadas mediante recurso de Casación.

    Artículo 233. Recursos. El recurso de casación tendrá lugar contra las resoluciones de segunda instancia proferidas por el tribunal superior de apelaciones, en los siguientes casos:

  4. Cuando se trate de sentencias que impongan las condenas civiles a que se refiere el artículo 27 de esta Ley u ordenen el desmembramiento de una concentración;

  5. Cuando se trate de sentencias dictadas con motivo del ejercicio de una acción de clase;

  6. Cuando se trate de sentencias que impognan condenas por un monto de quinientos mil balboas (B/.500,000.00) o más;

  7. Cuando se trate de sentencias dictadas por el tribunal superior de apelaciones, en los procesos sobre concentraciones económicas.

    Las demás resoluciones que dicte el tribunal superior de apelaciones no admiten recurso de casación.

    ...' (Énfasis suplido por el Tribunal).

    Advierte la Sala que la norma antes reseñada - al igual que los artículo 1163 y 1164 del Estatuto Procesal -, apunta limitar la viabilidad del recurso de Casación a los casos claramente señalados en la ley, siendo fiel el carácter de extraordinario que distingue a este medio de impugnación.

    Como se desprende claramente del artículo 233 de la Ley 29 de 1996, la resolución emitida por esta Superioridad, no es susceptible de ser recurrida en casación. Y es que, si bien la decisión judicial confirmada por esta Sede de Revisión impone una condena en concepto de daños morales ocasionados a la empresa demandante JCDECAUX MOBILIER URBAIN, el monto de la misma es de CIEN MIL BALBOAS (B/.100,000.00), suma ésta que no alcanza el mínimo de quinientos mil balboas (B/.500,000.00), exigido por la Ley 29 de 1996, para hacer viable el recurso enunciado.

    Por último, no está demás señalar que, aún cuando el fallo confirmado por este Tribunal Superior de Apelaciones, impone a la recurrente una condena en abstracto o genérica, la propia naturaleza de esta institución procesal impide, como es lógico, satisfacer la exigencia del legislador en torno a la cuantía de la condena.

    Al no encontrarse la sentencia proferida por este Tribunal dentro del listado que establece aquellas resoluciones que, de acuerdo a la ley, son susceptibles de ser recurridas en Casación y siendo el legislador patrio categórico al negar la posibilidad de hacer uso de dicho medio de impugnación extraordinario contra las demás resoluciones que emita esta Sede de Justicia, se procederá a negar el recurso anunciado por la representación judicial de EQUIPAMIENTOS URBANOS DE PANAMA, S.A.

    En mérito de lo expuesto...." (Fs. 90-93).

    Por su parte, el proponente del presente recurso de hecho objeta la resolución del Tribunal Superior manifestando, entre otras cosas, lo siguiente:

    "....

    1. Recurso de Casación.

DÉCIMO QUINTO

El artículo 233 de la Ley 29 de 1996 dispone que el Recurso de Casación tiene lugar cuando se trate de sentencias que condenen por un monto de Quinientos Mil Balboas con 00/100 (500,000.00).

  1. Aplicación de Normas del Código Judicial.

DÉCIMO SEXTO

La Ley 29 de 1996 establece que en caso de duda o vació (sic) legal se aplicarán las normas del Código Judicial. A continuación:

Artículo 234. Norma supletoria. Sin perjuicio de las disposiciones contenidas en leyes especiales, igualmente le son aplicables, a la presente Ley, las normas del Código Judicial siempre que se refieran a materia no regulada en ella.'

DÉCIMO SEPTIMO

El Código Judicial dispone que cabe Recurso de Casación, cuando la cuantía de la demanda exceda la suma de Veinticinco Mil Balboas con oo/100 (B/.25,000.00). A continuación:

Artículo 1163. Para que el Recurso de Casación pueda ser interpuesto es indispensable que concurran las siguientes circunstancias:

  1. Que la resolución verse sobre intereses particulares siempre que la cuantía del proceso ejecutivo no sea menor de veinticinco mil balboas (B/.25,000.00), o que.

    En caso de que no se haya fijado la cuantía de la demanda, pero hubiere suficientes elementos para determinarla, se admitirá el recurso si excediese de la suma antes prevista."

DÉCIMO OCTAVO

Por analogía, de acuerdo a nuestro ordenamiento jurídico, son aplicables las normas del Código Judicial.

  1. Cuantía.

DÉCIMO NOVENO

La Demanda promovida por JC DECAUX contra EUPAN establece la cuantía en la suma de Un Millón Trescientos Mil Balboas con 00/100 (B/.1,300.000.00).

...".

Luego de un análisis del recurso de hecho presentado, la Sala llega a la conclusión que el mismo no debe admitirse, porque la resolución respectiva no es de aquellas recurribles en casación, según lo establecido en el artículo 233 de la Ley Nº 29 de 1996, "Por la cual se dictan normas sobre la defensa de la competencia y se adoptan otras medidas".

Como puede apreciarse, de fojas 61 a 87 consta la copia autenticada de la resolución de 16 de julio de 2004, dictada por el Tribunal de Apelación, conforme a lo normado en el artículo 143 de la referida Ley No.29, y en la misma se confirma la sentencia proferida por el Juzgado Noveno del Primer Circuito Judicial de Panamá, en ejercicio de la competencia que le concede el artículo 141 de dicha ley, en razón de la materia o negocio controvertido, en este caso, la relativa a los actos de competencia desleal.

Por consiguiente, la Sala comparte el criterio del Tercer Tribunal Superior al negar el término para la formalización del recurso de casación contra la sentencia de 16 de julio de 2004, dictada por ese mismo Tribunal, en segunda instancia, pues en efecto, la materia específica del negocio ventilado, o bien, la naturaleza del proceso, no admite casación, según lo dispuesto en los cuatro numerales del referido artículo 233 de la Ley 29 de 1996.

Observa la Sala, además, que el recurrente trae a colación en su recurso de hecho el artículo 234 de la Ley No.29 de 1996, el cual establece que, sin perjuicio de las disposiciones contenidas en leyes especiales, también son aplicables a dicha ley las normas del Código Judicial siempre que se refieran a materia no regulada en ella (lo resaltado es de la Sala). Empero, resulta que precisamente esa misma ley regula, de manera clara y específica, los casos en los que procede el Recurso de Casación contra las resoluciones dictadas por el Tribunal Superior de Apelación (en este caso el Tercer Tribunal Superior de Justicia), razón por la cual no es necesario recurrir supletoriamente a las disposiciones del Código Judicial, como pretende el recurrente; menos aún cuando la propia disposición (art. 233 de la Ley 29 de 1996) es taxativa al expresar que "Las demás resoluciones que dicte el Tribunal Superior de apelaciones no admiten recursos de casación", dentro de las cuales se encuentra la resolución que se pretende impugnar en casación.

Por las razones anteriores, esta S. no debe admitir el presente recurso de hecho y, en consecuencia, así debe declararlo.

En mérito de lo expuesto, la CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO ADMITE el recurso de hecho interpuesto por el licenciado D.C.G., en representación de EQUIPAMIENTOS URBANOS DE PANAMA,S.A. (EUPAN) contra la resolución de 16 de agosto de 2004, proferida por el Tercer Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial de Panamá., dentro del proceso de competencia desleal que le sigue J.C.D.M.U..

Las costas del recurso se fijan en Setenta y Cinco Balboas (B/.75.00).

NOTIFÍQUESE.

ALBERTO CIGARRUISTA CORTEZ

JORGE FEDERICO LEE -- JOSÉ A. TROYANO

ELIGIO MARIN CASTILLO (Secretario Encargado)