Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 17 de Julio de 2000

PonenteELIGIO A. SALAS
Fecha de Resolución17 de Julio de 2000
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS:

El licenciado D.E.C.G., actuando en nombre y representación de los señores J.L.L. y R.L.L., ha interpuesto RECURSO DE HECHO contra la resolución de 21 de diciembre de 1999, mediante la cual el Primer Tribunal Superior no concede el recurso de apelación interpuesto contra el auto de 4 de octubre de 1999, dictado por ese Tribunal declarando no probado el incidente de nulidad por falta de competencia e ilegitimidad de personería dentro del proceso ordinario con reconvención propuesto por I.D.M. y PROYECCIONES DE ULTRAMAR, S.A., contra J.L.L., R.L.L. y DOV BINDER.

Esta Sala de la Corte debe decidir, en primer término, si admite el recurso de hecho interpuesto, en atención al cumplimiento de los presupuestos que establece el artículo 1141 del Código de Procedimiento Civil, es decir: 1. Que la respectiva resolución sea recurrible; 2. Que el recurso haya sido interpuesto oportunamente y el Tribunal lo haya negado expresa o tácitamente; 3. Que las copias acompañadas con el escrito revelen que fueron pedidas y retiradas en el Tribunal conforme lo establece la ley y, con las mismas, el interesado haya ocurrido ante esta Corporación de Justicia en la debida oportunidad.

El recurrente solicita a través del presente recurso de hecho que esta S. ordene al Primer Tribunal Superior de Justicia conceder el recurso de apelación anunciado contra la resolución aludida con base en que la misma podía ser apelada en virtud de los dispuesto en el ordinal 1 del artículo 94 del Código Judicial y en los ordinales 3,5 y 6 del artículo 1116 del Código Judicial. Considera que la negativa del Tribunal Superior a la apelación no está fundamentada en disposición legal sino en precedentes que resolvieron situaciones distintas.

En vista de que lo cuestionado se refiere al recurso de apelación y atendiendo a lo dispuesto por la ley que atribuye a esta Sala de la Corte, en una sola instancia, el conocimiento de los recursos de hecho contra las resoluciones de los Tribunales Superiores (art.93,núm.2 C.J.) y que permite la utilización de dicho medio de impugnación, no sólo contra resoluciones que niegan la concesión de la casación, sino también contra las que niegan la concesión del recurso de apelación (arts.1137 en concordancia con el artículo1121 del C.J.), se procede, entonces, a determinar si la respectiva resolución es recurrible en apelación.

El artículo 1116 del Código Judicial señala lo siguiente:

"Artículo 1116: El recurso de apelación tiene por objeto que el superior examine la decisión dictada por el juez de primera instancia y la revoque o reforme.

Son apelables, además de las sentencias, las siguientes resoluciones dictadas en primera instancia:

  1. El auto que rechace la demanda, que resuelva sobre la representación de las partes y la intervención de sus sucesores o terceros;

  2. El auto que resuelva sobre nulidades procesales o que imposibilite la tramitación de la instancia o del proceso o que entrañe la extinción de la instancia, del proceso o de la pretensión;

  3. El auto que decida un incidente,..."

    (El subrayado es de la Sala).

    La Sala observa que el auto contra el cual se ha propuesto el recurso de hecho fue dictado, el 21 de diciembre de 1999, por los magistrados N.H.R. y Eva Cal del Primer Tribunal Superior, en Sala Plena. Su copia consta de fojas 24 a 28 del expediente y en el se resuelve "no conceder el recurso de apelación interpuesto contra el auto de 4 de octubre de 1999, mediante el cual se declaró no probado el incidente de falta de competencia e ilegitimidad de personería", dentro del proceso ordinario de mayor cuantía con llamamiento de terceros y reconvención propuesto por I.D.M. y PROYECCIONES DE ULTRAMAR, S.A., contra J.L.L., R.L.L. y DOV BINDER.

    Al confrontar el auto de 4 de octubre de 1999 con lo que dispone el artículo 1132 del Código Judicial, de acuerdo con el cual sólo serán apelables las providencias y autos que dicta un Magistrado en un Tribunal Colegiado ante el resto de la Sala, encuéntrase que el referido auto fue dictado por la Sala Completa, según lo exige el artículo 137 del Código Judicial y el último párrafo del artículo 140 del citado código. Por tanto, se observa que "no hay resto de la Sala ante quien surtir la apelación". De allí que la Sala comparta el criterio expresado por el Tribunal Superior al negar la concesión del recurso de apelación, pues en este caso la resolución ha de entenderse dictada por la Sala Completa y no por un solo Magistrado.

    Así mismo, en cuanto al aspecto alegado por el recurrente de que el de 4 de octubre de 1999 es un auto dictado en primera instancia y que es apelable ante la Sala Primera de la Corte, por las razones establecidas en el ordinal 1 del artículo 94 del Código Judicial que señala que la Sala Primera de la Corte conoce en segunda instancia de los negocios civiles de que conocen en primera instancia los Tribunales de Distrito Judicial en los cuales haya lugar a consulta o apelación de autos y sentencias (los ordinales 3,5 y 6 del artículo 1116 del Código Judicial),la Sala observa que nos encontramos frente a un auto que decide un incidente que fue presentado ante el Tribunal Superior mientras conocía de una apelación promovida por los apoderados judiciales contra el auto No.752 de 28 de febrero de 1996 dictado por el Juzgado Tercero de Circuito Civil y en el que se negó la solicitud de llamamiento al proceso a A.M., S.D.M., Y. MADURO DE MIZRACHI y la sociedad DESARROLLO DE VIZCAYA, S.A., como litisconsortes de I.D.M. y PROYECCIONES DE ULTRAMAR en calidad de demandados-reconvenidos en la demanda de reconvención presentada por JOSUE Y RUBEN LEVY LEVY. Lo anterior significa que, como el Tribunal Superior se encontraba conociendo el negocio civil en segunda instancia cuando dictó el referido auto de 4 de febrero de 1999, la Sala Civil de la Corte no puede conocer en segunda instancia de una apelación contra ese auto, pues no le compete en virtud de lo dispuesto en el citado artículo 94 del Código Judicial.

    En reiterada jurisprudencia esta Sala de la Corte ha señalado lo siguiente:

    "El recurso de hecho es viable contra resoluciones que hayan negado un recurso de apelación cuando este quepa. No obstante, excluye a la competencia de la Corte Suprema, el conocimiento del recurso de hecho contra resoluciones del Tribunal Superior dentro de un proceso dentro del cual éste no actuaba como tribunal de primera instancia, con la única excepción de aquellas resoluciones del Tribunal Superior que niegan la admisión del recurso de casación, hipótesis ésta que no es la que ocupa a la Sala en este proceso" (Fallo de 5 de marzo de 1996,R.J.p.234).

    Así, al resultar improcedente el recurso de apelación contra la resolución que decidió el incidente de falta de competencia e ilegitimidad de personería, tampoco es viable el recurso de hecho propuesto ante esta Sala contra la resolución de 21 de diciembre de 1999 dictada por el Tribunal Superior donde negó la apelación, dictada dentro del proceso ordinario de mayor cuantía con reconvención propuesto por I.D.M. y PROYECCIONES DE ULTRAMAR, S.A. contra J.L.L., R.L.L. y D.B., por considerar que la respectiva resolución no es apelable por no haber sido dictada por un tribunal de primera instancia.

    En consecuencia, la Corte Suprema, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO ADMITE el recurso de hecho propuesto por el licenciado D.E.C.G. en nombre y representación de los señores J.L.L. y R.L.L..

    Las obligantes costas se fijan en la suma de setenta y cinco balboas (B/.75.00).

    N. y C.

    (fdo.) E.A.S.

    (fdo.) C.P.B.

    (fdo.) J.F. LEE

    (fdo.) SONIA F. DE CASTROVERDE

    Secretaria de la Sala de lo Civil