Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 7 de Junio de 2013

PonenteHernán A. De León Batista
Fecha de Resolución 7 de Junio de 2013
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS: La firma forense RAMOS CHUE & ASOCIADOS, actuando en su condición de apoderada judicial de G.R.S., ha interpuesto recurso de revisión contra la Sentencia Civil de 05 de mayo de 2011, proferida por el Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial, dentro del Proceso Ordinario de Mayor Cuantía incoado por C.M.R. contra G.R. STERLING. Superado el reparto de rigor, el negocio ha ingresado al despacho del Magistrado Sustanciador, a efecto de establecer la cuantía de la fianza normada en el artículo 1211 del Código Judicial, para que el medio de impugnación bajo examen sea admitido; sin embargo, previo a ello, es menester estudiar el libelo presentado y las piezas procesales que lo acompañan, para determinar si reúne los requisitos señalados en la ley, siendo que el artículo 1212 lex cit., concede la potestad de rechazar de plano el recurso, por ser manifiesta su improcedencia. Ahora bien, del análisis del escrito en referencia, se desprende que la recurrente cumplió las formalidades establecidas en el artículo 1209 de nuestro Código de Procedimiento Civil, puesto que identifica y señala el domicilio de quienes intervinieron en el proceso cuya revisión solicita, la resolución dictada, las causales que invoca y los hechos en que se soportan, así como hace mención de las pruebas que hará valer. En ese orden de ideas, en el memorial en que se formaliza la revisión, se advierte que la recurrente sostiene que la decisión es susceptible de impugnación por dicha vía, con base en lo dispuesto en los numerales 2 y 4 del artículo 1204 lex cit., que para mayor ilustración reproducimos a continuación: "Artículo 1204. Habrá lugar a la revisión de una sentencia dictada por un Tribunal Superior o por un Juez de Circuito, cuando se trate de procesos de única instancia o cuando aun existiendo el Recurso de Apelación, éste no se haya surtido por cualquiera de los siguientes motivos: 1. ... 2. Si después de pronunciada la sentencia, se encuentren documentos decisivos que la parte no hubiere podido aportar o introducir en proceso por causa de fuerza mayor o por obra de la parte favorecida; 3. ... 4. Si se hubiere obtenido en virtud de cohecho, violencia u otra maquinación fraudulenta, o cuando la resolución se haya fundado en un dictamen pericial rendido por soborno o cohecho, en el caso de que estos hechos hayan sido declarados en sentencia basada en autoridad de cosa juzgada. ..." Como sustento de la primera causal, la revisionista manifiesta que el 3 de mayo de 2013, obtuvo dos pruebas por medio de diligencias notariales, la primera que consiste en una declaración jurada del Licenciado C.J. (fs.33), quien explica fue el abogado de C.M. en la compraventa reclamada a través del proceso ordinario a revisar, y la otra que se trata de una inspección al sitio web del proyecto AMBLE RESORT (fs.35-48), a desarrollarse en el inmueble disputado. Alega la recurrente que la aludida declaración, acredita que C.M. recibió el pago de lo acordado para la compra de los derechos posesorios sobre el predio ubicado en Isla Palenque, elemento de convicción que no pudo aportar al proceso y que incide en la controversia, toda vez que la litis fue decidida bajo la convicción que no se había abonado el precio de la compraventa. Por otro lado, acerca de la página web, manifiesta que en ella se ofrecen en venta porciones de tierra, a pesar de ser conocido que 100 hectáreas de la isla no están tituladas, lo que, a su juicio, contribuye a que sea necesario revisar la sentencia dictada, debido a que se "pretende desarrollar un proyecto turístico que no se encuentra inscrito en el Registro Nacional de Turismo... en perjuicio de los derechos posesorios" pagados. (fs.12) De lo señalado, es posible colegir que los elementos de convicción previamente identificados, no fueron aportados al proceso porque su expedición se efectuó después que se dictara la decisión de fondo, es decir, no existían antes de la sentencia impugnada en revisión, presupuesto indispensable para que puedan hacerse valer, tal y como se dejó dicho en resolución de 24 de agosto de 2006, proferida por esta Corporación, con ocasión al recurso de revisión interpuesto por EDDIE ALMILLÁTEGUI, donde se indicó: "En relación con la procedencia de esta causal, el ex-magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, H.M.B., en su obra 'Recurso de Revisión Civil', se refiere en los siguientes términos a esta causal de revisión: '...Consiste este motivo o causal, según el numeral 1 del artículo 380 del Código de Procedimiento Civil, en 'Haberse encontrado después de pronunciada la sentencia documentos que habrían variado la decisión contenida en ella, y que el recurrente no pudo aportarlos por fuerza mayor o caso fortuito o por obra de la parte contraria'. No se trata, ciertamente, de invocar cualquier documento que no se allegó al proceso en el que se dictó la sentencia que se impugna, a pesar de su preexistencia material, sino del que o de los que no pudieron aducirse a él oportunamente, sin culpa del litigante vencido, y que tenga virtualidad y eficacia suficientes para mostrar que lo resuelto en el fallo es ostensiblemente contrario a la verdad que los hechos realmente señalan. Si la no aportación al proceso en el momento probatorio oportuno se debió, ora a negligencia inexcusable de su detentador, o ya por otra razón que no ha dado a conocer, no puede hablarse de documento 'recobrado'. Como lo anota H.M., en ese supuesto no se trata evidentemente de una oportunidad para mejorar una prueba o producir otra con posterioridad a la sentencia revisada, pues no habría nunca cosa juzgada, ya que bastaría que el vencido mejorara la prueba o la produjera posteriormente a la sentencia. Con estrictez se impone afirmar que esta causa primera de revisión se tipifica cuando se encuentra o aparece una prueba documental decisiva que no pudo aportarse al proceso para su apreciación por el juez, por causa ajena a la voluntad de la parte perjudicada en el fallo, emitido con ese contenido precisamente por el desconocimiento que de tal prueba literal tuvo el fallador al proferir su sentencia. Y si ello ocurrió así, se encuentra fundamento serio para pedir, por esa causa, la revisión de la sentencia injusta." (Ediciones Librería del Profesional, Segunda Edición, 1996, Santa fe de Bogotá, Colombia, pág. 179) Por su parte, el D.J.F.P. en su libro titulado 'Casación y Revisión Civil, Penal y Laboral', incluye los siguientes comentarios de la causal que nos ocupa: 'a) Si intervino culpa del demandante, es discutible que se justifique la causal;b) El actor debe acreditar la fecha en que se recobró los documentos;c) Para el concepto de 'fuerza mayor' debe atenerse al Código Civil (art. 34).' (Sistemas Jurídicos, S.A., Panamá, 2001, pág. 303). Tanto de lo anteriormente expuesto, como del mismo texto de la primera causal invocada en esta oportunidad, se colige que para que la misma se configure es preciso que el o los documentos que se presenten, tengan las siguientes características: 1) Que sean decisivos, esto es, que incidan directamente en la resolución que se pretende revisar; 2) Que se encuentren después de pronunciada la sentencia; y 3) Que no se hubieren podido aportar al proceso por causa de fuerza mayor o por obra de la parte favorecida. Estas dos últimas características implican que el o los documentos que se intentan hacer valer como fundamento de la revisión, ya existían durante la tramitación del litigio dentro del cual fue dictada la sentencia atacada, pero que no pudieron aportarse oportunamente por causas ajenas a la voluntad del recurrente." (Lo subrayado es nuestro) A la luz de la disposición transcrita en párrafos que anteceden, en concordancia con el extracto del fallo reproducido, se concluye que para dar trámite a un recurso extraordinario de revisión, que se base en el segundo supuesto establecido en el artículo 1204 del Código Judicial, deviene necesario que la prueba que la censura pretenda hacer valer, no haya sido aportada antes de dictar sentencia por la ocurrencia de fuerza mayor, o que la parte favorecida impidió que documentos decisivos fueran allegados al proceso previo a que se emitiera el fallo. En otras palabras, los documentos nuevos o recobrados después de pronunciado el fallo, en los que se sustente el recurso de revisión, no solo deben tener la virtualidad de influir en la decisión de fondo a revisar, sino que también es menester que no hayan sido presentados al negocio oportunamente por causa no imputable al revisionista, sea por hechos del hombre a los que no pudo resistirse (actos de autoridad, apresamiento de enemigos, etc., de conformidad al artículo 34-D del Código Civil), o por obra de la parte beneficiada con la decisión. Así, pues, en el caso que nos ocupa, se advierte que las diligencias notariales aducidas como sustento de la causal 2 del artículo 1204 del Código Judicial, fueron suscritas el 3 de mayo del año en curso, en tanto que la sentencia que se pretende sea revisada data del 5 de mayo de 2011, lo que impide que puedan hacerse valer como pruebas en el recurso extraordinario de revisión, precisamente porque fueron generadas después del fallo, aunado a que se omite hacer explicación alguna que justifique la imposibilidad de esgrimir tales pruebas oportunamente, sin soslayar, respecto a la visita al sitio web, que carece de la fortaleza para incidir en la decisión impugnada, dado que, según asevera la censura, con los elementos de convicción se demuestra que efectuó el pago por la compra de derechos posesorios, extremo que no puede ser acreditado por dicho documento. Y es que, resulta inaceptable que con base en el numeral 2 del artículo 1204 lex cit., se ponderen pruebas documentales que no reúnan las condiciones señaladas en párrafos que anteceden, puesto que se desconocería el principio de la cosa juzgada, al permitir a la parte vencida que mejore la prueba o produzca una nueva luego de emitida la sentencia, por ende, la causal examinada debe ser rechazada. En lo concerniente a la causal cuarta en que se basa la revisión, la censura manifiesta que el 17 de mayo de 2013, llegó a su poder la declaración jurada de D.S. (fs.50-57), quien laboró en el proyecto AMBLE RESORT en Isla Palenque, testimonio que no pudo allegar al expediente por ser el declarante subordinado de la parte favorecida, y con el que afirma se habrían demostrado "los actos de cohecho, violencia y otras maquinaciones fraudulentas que sin lugar a dudas influyeron en la decisión tomada en el Proceso Ordinario Declarativo promovido por C.M. vsG.R. STERLING con la intervención del tercero PALENQUE INVESTMENT HOLDING S de RL." (fs.14) Adicional a la citada declaración, se observa que la revisionista aportó como prueba copia autenticada del expediente que contiene el proceso a revisar, y nota de la Autoridad de Turismo de Panamá identificada bajo el No.119-1-RN-236-13 de 6 de mayo de 2013; de igual forma, solicitó la práctica de una prueba de informe dirigida a la Autoridad Nacional de Administración de Tierras (ANATI), relacionada con la existencia de solicitudes sobre Isla Palenque, y adujo los testimonios de C.J. y DENIS STEERS, y la declaración de parte de la señora C.M.. Antes de continuar, es importante reiterar que el cuarto motivo que da lugar a la revisión de una sentencia, de acuerdo a lo preceptuado en el antes citado artículo 1204 de nuestro Código de Procedimiento Civil, hace alusión a la obtención de ésta en virtud de cohecho, violencia u otra maquinación fraudulenta, o que se funde en dictamen pericial rendido por soborno o cohecho, "en el caso de que estos hechos hayan sido declarados en sentencia basada en autoridad de cosa juzgada." De la lectura de las motivaciones que sirven de fundamento, así como del examen del acervo probatorio que acompaña el libelo del recurso extraordinario que ocupa nuestra atención, no se desprende que exista resolución judicial que declare que alguno de los elementos de convicción en los que se soporta la decisión del proceso, fue obtenido a través de soborno, cohecho o violencia. En las circunstancias reseñadas, deviene imperativo declarar que el presente recurso de revisión incumple las exigencias necesarias para ser acogido, lo que conlleva su rechazo de plano, atendiendo a lo normado en el artículo 1212 lex cit., por ser manifiesta su improcedencia. Antes de finalizar, y en apoyo a lo expresado sobre la última causal, vale la pena acotar lo que esta Superioridad ha sostenido en otras ocasiones, siendo una de ellas el fallo de 23 de marzo de 2006, que sostuvo: "De igual manera, en cuanto a la causal establecida en el numeral 4 de la norma mencionada anteriormente, ha dicho esta Corporación que para que la misma sea viable, es preciso que la sentencia que se impugna, primero, se hubiere obtenido por cohecho u otra maquinación fraudulenta o, segundo, que se hubiere fundado en un dictamen pericial rendido por soborno o cohecho, siempre y cuando estos hechos hayan sido declarados en sentencia fundada en autoridad de cosa juzgada (Cfr. resoluciones de 20 de septiembre de 1993 y 13 de enero de 1994). Sin embargo, en el presente caso tampoco se ha presentado ni se ha mencionado la existencia de una sentencia que acredite la alegación de que se cometió algún fraude durante el proceso que se pretende revisar, como exige expresamente la citada causal." (Recurso de Revisión interpuesto por el CLUB DE L.D.C.J.D.A.) En mérito de lo expuesto, el Magistrado Sustanciador de la Sala Primera de lo Civil, de la Corte Suprema de Justicia, en Sala Unitaria, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, RECHAZA DE PLANO el recurso de revisión presentado por G.R.S., contra la Sentencia de fecha 5 de mayo de 2011, proferida por el Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial, en el Proceso Ordinario instaurado por C.M.R. contra G.R. STERLING. N., HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)