Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 21 de Agosto de 2014

PonenteHernán A. De León Batista
Fecha de Resolución21 de Agosto de 2014
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS: Luego de evacuados todos los trámites inherentes a este tipo de negocio, le corresponde a esta S. Primera de lo Civil de la Corte Suprema de Justicia, dictar la decisión de mérito que resuelva el Recurso de Revisión propuesto por el Licenciado DIONISIO CHIN CHRISTY, en su condición de apoderado judicial de MULTIBANK, INC., contra la sentencia N°35 de 15 de noviembre de 2011, dictada por el Juzgado Tercero de Circuito Civil del Circuito Judicial de Veraguas, dentro del Proceso Sumario de Prescripción Adquisitiva incoado por R.E.K.M. y J.E.K.M. contra HERAMA, S.A. El recurso de Revisión se fundamenta en la causal 9, contemplada en el artículo 1204 del Código Judicial, que expresa: "Artículo 1204. Habrá lugar a la revisión de una sentencia dictada por un Tribunal Superior o por un Juez de Circuito, cuando se trate de procesos de única instancia o cuando aun existiendo el Recurso de Apelación, éste no se haya surtido por cualquiera de los siguientes motivos: ... 9. Si una parte afectada con la sentencia no fue legalmente notificada o emplazada en el proceso, siempre que en uno y otro caso no haya mediado ratificación expresa o tácita de dicha parte, ni el objeto o asunto hubiere sido debatido en el proceso". En su libelo de Revisión (fs. 3-8), la recurrente narra que dentro del Proceso de Prescripción Adquisitiva de Dominio promovido por R.E.K.M. y J.E.K.M. contra HERAMA, S.A., a través de la sentencia N°35 de 15 de noviembre de 2011, adicionada por el auto N°35 de 12 de enero de 2012, el Juzgado Tercero de Circuito Civil del Circuito Judicial de Veraguas accedió a la pretensión de las demandantes, por lo que ordenó a la Dirección General del Registro Público inscribir a nombre de éstas un globo de terreno ubicado dentro de la finca N°6254, tomo 670, folio 448 de la sección de propiedad, provincia de Veraguas. La revisionista sostiene que lo resuelto en el referido negocio, sin notificársele, le afecta gravemente debido a "que el demandado tenía conocimiento del mismo, así como de los gravámenes constituidos sobre la Finca No. 6254 aludida, específicamente la existencia de una hipoteca y anticresis en primer grado, conforme consta a foja 6 del expediente, en virtud de operación crediticia otorgada por MULTIBANK INC. a su favor, por la suma de QUINIENTOS DIEZ MIL BALBOAS CON 00/100 (B/.510,000.00), denotando una actuación que consideramos de mala fe al omitir informar al respecto." Indica que no tuvo oportunidad de hacer valer sus derechos dentro del proceso de prescripción, quedando en estado de indefensión como titular de una hipoteca y anticresis sobre el inmueble, especialmente cuando HERAMA, S.A., en su escrito de contestación de demanda, aceptó todos los hechos y el fundamento de derecho, lo que dio lugar a que de manera sumaria se dictara sentencia a favor de la parte actora. Finaliza solicitanto la nulidad de todo lo actuado, y se ordene al Juzgado de conocimiento retrotraer el proceso a la etapa de notificación de la demanda, de manera que a la recurrente se le de traslado, y cuente con oportunidad de participar en el proceso. R.E.K.M. y J.E.K.M. comparecieron por intermedio de su apoderado principal, Licenciado R.E.R.A. (fs. 80-84), solicitando se rechace de plano las declaraciones peticionadas por MULTIBANK, INC. El referido apoderado judicial arguye que la recurrente tenía conocimiento de que dentro de la finca N°6254, existían personas ocupando parte del predio; y que el recurso de revisión debió ser rechazado de plano por improcedente, toda vez que MULTIBANK, INC. "no fue ni es parte" del proceso de prescripción adquisitiva de dominio presentado por sus representadas ante el Juzgado Tercero de Circuito Civil del Circuito Judicial de Veraguas. Explica que "la causal del artículo 1204 del Código Judicial se refiere a las nulidades por falta de notificación no subsanadas, ocurridas en el transcurso del proceso, que inciden en la sentencia, que afecta al recurrente, y para que se configure esta causal, es necesario que las circunstancias que constituyen los motivos de nulidad, ocurran durante el transcurso del proceso, y siempre antes de dictarse la sentencia que decide la instancia". Por su parte, HERAMA, S.A. compareció por conducto del Licenciado K.B.M.R. (fs. 93-96), quien reiteró textualmente los argumentos expuestos por el apoderado judicial de R.E.K.M. y J.E.K.M.. Practicada la audiencia de revisión y vencido el término para la presentación del resumen de alegatos de las partes, esta M. se apresta a decidir el recurso interpuesto. DECISIÓN DE LA SALA Esta Corporación de Justicia debe destacar que el recurso de revisión, el cual tiene como finalidad invalidar resoluciones ejecutoriadas, proferidas injustamente, y que hacen tránsito a cosa juzgada material, es admisible únicamente cuando se invoca alguna de las causales que de manera taxativa reconoce la Ley. Como se reprodujo en líneas anteriores, MULTIBANK, INC. fundamenta el Recurso de Revisión presentado en la causal prevista en el numeral 9 del artículo 1204 del Código Judicial, que hace referencia a cuando una de las partes no ha sido legalmente notificada o emplazada, y por ello el proceso se surte sin su comparecencia. A través de la resolución impugnada, la Juez Tercera de Circuito Civil del Circuito Judicial de Veraguas, accedió a declarar que R.E.K.M. y J.E.K.M. adquirieron por usucapión extraordinaria un globo de terreno con una superficie de 620 metros cuadrados, comprendido dentro de la finca N°6254, tomo 670, folio 448 de la sección de propiedad de la Provincia de Veraguas, de propiedad de HERAMA, S.A., por lo que ordenó a la Dirección General del Registro Público su inscripción a favor de las demandantes. Es preciso señalar que la sentencia en comento se dictó dentro de un Proceso Sumario de Prescripción Adquisitiva de Dominio incoado por R.E.K.M. y J.E.K.M. contra HERAMA, S.A., esta última propietaria del inmueble en el cual se sitúa el área objeto de controversia. Todo proceso de prescripción adquisitiva de dominio entraña la presencia, como sujeto activo de la relación procesal, de un usucapiente o poseedor que afirma haber adquirido el dominio del inmueble por cumplir con los requisitos de Ley, y como sujeto pasivo al propietario del bien, teniendo como tal, naturalmente, a quien así aparece inscrito en el Registro Público. Ahora bien, en el caso que nos ocupa, MULTIBANK, INC. arguye que la causal invocada se produce al no haber sido notificada del proceso de usucapión entablado por R.E.K.M. y J.E.K.M., a pesar de tener constituido a su favor la mencionada entidad bancaria, una hipoteca y anticresis sobre el inmueble dentro del cual se ubica el globo en conflicto; y que tal hecho, conocido por la demandada-propietaria, fue soslayado por la Juez de la causa, a pesar de estar acreditado mediante certificación de Registro Público incorporada al expediente, lo que colocó a la revisionista en un estado de indefensión, toda vez que no tuvo oportunidad de hacer valer sus derechos. De lo antes anotado, la S. advierte que el meollo de la controversia en el presente recurso de carácter extraordinario, radica en determinar si MULTIBANK, INC., a pesar de no ser parte dentro del Proceso de Prescripción Adquisitiva de Dominio incoado por R.E.K.M. y J.E.K.M. contra HERAMA, S.A., ha debido ser llamada por motivo de ser titular de un derecho de hipoteca y anticresis sobre el inmuble, en cuya parte de su extensión conforma el área objeto de usucapión. Aún cuando no lo identifica expresamente, es evidente que la recurrente plantea que ha debido ser citada como parte en calidad de litisconsorte necesario. El litisconsorcio conlleva la presencia en el proceso de varias personas que constituyen una parte, o en ambas, las cuales se encuentran unidas en una determinada situación, y es clasificado en la doctrina como facultativo o voluntario, cuasi-necesario y necesario. El litisconsorcio necesario, que es el que nos atañe, "viene impuesto por la Ley o por la naturaleza de la relación jurídica que exige la citación de todas las personas, para que se pueda dictar la sentencia y está produza cosa juzgada. Se da en los casos en que es indispensable. La ley y la lógica jurídica requieren que concurran varias personas al proceso como demandantes o demandados, ya que se trata de una relación indivisible." (J.F.P., Diccionario de Derecho Procesal Civil). Dado que la falta de citación de un liticonsorte necesario imposibilita la resolución de fondo, pues no puede haber pronunciamiento franccionando la decisión de manera que no comprenda y obligue a un sujeto, en el caso que la demanda no se presente en consonancia con lo antes señaldo, el artículo 678 del Código Judicial le otorga potestad al Juez para que, de oficio o a petición de parte, ordene la corrección de la demanda, esto sin perjuicio de las facultades de saneamiento, a fin de integrar debidamente el contradictorio. Como explica H.D.E., "Faltará el contradictor necesario en dos hipótesis cuando quienes concurren no son los sujetos a quienes corresponda únicamente formular o contradecir las pretensiones que aparecen en la demanda; y cuando aquellos debían ser partes, en la posición de demandante o demandado, pero en concurrencia con otras personas que no han comparecido al proceso, es decir, cuando la parte demandada o ambas deben estar formadas por varias personas, y en el proceso no están presentes todas ellas" (Teoría General del Proceso, páginas 317-318). El requerimiento de la presencia de más de una persona, como parte demandante o demandada según sea el caso, puede nacer de la relación material que se debate en el proceso, debido a que varios son los titulares y el nexo que los une es indivisible. También puede deberse a que la Ley de manera expresa ordene la citación de otra persona por tener un interés común con una de las partes. A modo de ejemplo, está el caso de los procesos de división y venta de bienes comunes, en los cuales es obligatorio demandar a todos los comuneros (artículo 1347 del Códio Judicial), y los procesos de deslinde y amojonamiento, donde resulta imperativo la citación de los dueños de los predios colindantes (artículo 396 del Código Civil). Al examinar los dos supuestos que dan lugar al litisconsorcio necesario, de partida advierte la S. que MULTIBANK, INC. no es cotitular con alguna de las partes del proceso cuya revisión se solicita, de la relación jurídica debatida, esto es, la prescripción adquisitiva de dominio. Por otro lado, tampoco el ordenamiento jurídico prevé que, en el supuesto de que se debata en un proceso la propiedad de un bien en razón de una alegada usucapión, en caso de que el inmueble esté gravado con hipoteca y anticresis, deba citarse al acreedor titular de las referidas garantías. Distinto fuera el caso si el demandante incluye en su pretensión algún tipo de declaración con respecto a los mencionados contratos accesorios, supuesto en el que sí sería obligatorio que el proceso se surtiera con la participación como parte del acreedor, ello ante la posibilidad que se vieran afectadas las garantías que respaldan su crédito. Como es sabido, tanto la hipoteca como la anticresis otorgan la facultad a un acreedor de proceder directamente sobre el objeto dado en garantía, para hacer efectivo su crédito. Ambos son contratos accesorios y de garantía reales, ya que se constituyen sobre un bien determinado para asegurar el cumplimiento de una obligación principal, a la cual acceden. La hipoteca, que como derecho real de garantía se constituye con la finalidad de asegurar el cumplimiento de una obligación, le concede al acreedor-hipotecario un poder directo sobre el bien, a fin de enajenarlo a través de una venta judicial en el supuesto de que el deudor incumpla la obligación principal. El acreedor-hipotecario cuenta con un derecho de persecución y de venta con preferencia sobre el inmueble afectado, el cual podrá ejecutar directamente sin importar quien tenga su posesión o titularidad. En esa línea de pensamiento, el artículo 1601 del Código Civil señala que "La hipoteca subsistirá en cuanto a tercero, mientras no se cancele su incripción". Ello significa que aún cuando cambie la titularidad del bien, el acreedor no pierde su derecho real de hipoteca, a menos que la inscripción del gravámen sea cancelada en la forma prevista en el artículo 1784 del Código Civil (esto por mandato del artículo 1587 lex cit.), de allí que ante un proceso de prescripción adquisitiva de dominio no se vea afectada su garantía. En esa línea de pensamiento, la S. estima oportuno transcribir parte de lo señalado en sentencia de 15 de junio de 1993, proferida en un caso similar al de marras: "Conviene aclarar la posición que ha mantenido la demandante en el escrito en que se promueve la revisión y durante la audiencia. Según esa tesis, cada vez que se discuta el dominio de un inmueble, indispensable es que comparezca a estar dentro de este proceso, la persona o personas a cuyo favor exista un gravamen hipotecario sobre ese bien. Tal afirmación carece de sustento jurídico. Los artículos 1566, 1571, 1580, 1581 y 1585 del Código Civil son claros cuando establecen que las hipotecas sujetan al bien sobre el cual recaen y el acreedor podrá reclamar su obligación a quien tenga el dominio del bien hipotecado. Por otro lado, las hipotecas voluntarias inscritas en el Registro Público, como es a la que se refiere la ASOCIACIÓN LA INVERSIONISTA DE AHORROS Y PRÉSTAMOS PARA LA VIVIENDA, sólo podrán ser canceladas por disposición de un auto o sentencia ejecutoriada, o una escritura o documento auténtico en el cual exprese su consentimiento para la cancelación la persona a cuyo favor se hubiere hecho la inscripción o sus causahabientes o representantes legítimos. Refiriéndose a la hipoteca en su concepción de derecho real, la Corte dejó claro este aspecto cuando afirmó '..su beneficiario tiene acción para perseguir el bien gravado, independientemente de la persona del dueño y, mientras dure su vigencia, no le afecta la tradición o cambios de propietarios' (Sentencia de 28 de enero de 1970, Registro Judicial N°15, 1970. p 56, D.A.C., 20 Años de Jurisprudencia Civil de la Corte Suprema de Justicia, pág. 322). En el caso en estudio el hecho de haberse concedido la prescripción dentro del juicio presentado por RAIMUNDA CRUZ VIUDA DE B. en contra de SERVICIOS Y COLOCACIONES, S.A. en manera alguna implicaba que se cancelaba la hipoteca existente sobre el inmueble a la que se refiere la ASOCIACIÓN LA INVERSIONISTA DE AHORROS Y PRÉSTAMOS PARA LA VIVIENDA." (Recurso de Revisión interpuesto por la ASOCIACIÓN LA INVERSIONISTA DE AHORROS Y PRÉSTAMOS PARA LA VIVIENDA contra la sentencia de 17 de marzo de 1988, dictada por el Juzgado Segundo de Circuito Civil del Primer Circuito Judicial de Panamá, dentro del Proceso Ordinario de Prescripción Adquisitiva promovido por RAIMUNDA CRUZ VIUDA DE B. contra SERVICIOS Y COLOCACIONES, S.A.). En cuanto a la anticresis, dicho contrato accesorio de garantía también le otorga al acreedor el derecho de perseguir el bien gravado, sin importar "en manos de quien se encuentre el bien dado en garantía, y de venta con preferencia para el pago" (D.A.C., Contratos Civiles, Tomo II, pág. 540). Cabe anotar que al tenor del artículo 1626 del Código Civil, los terceros adquirientes de una finca están obligados a tolerar el derecho que le asiste al acreedor anticrético: "Artículo 1626. Los derechos del acreedor anticrético subsisten aunque después de la constitución de la anticresis la finca sea hipotecada o enajenada. ..............................................................................................................................................................................................................................." Todo lo antes anotado demuestra que aún cuando cambie de propietario, una finca sobre la cual pese una hipoteca y anticresis seguirá sirviendo como garantía de la obligación a la cual accede, esto mientras no se cancelen la inscripción de los gravámenes que pesan sobre ella, en la forma prevista en el artículo 1784 del Código Civil. Ello significa que en el proceso de prescripción adquisitiva de dominio incoado, la revisionista, en su condición de titular de un derecho de hipoteca y anticrésis sobre la finca objeto de juicio, no se requería su participación, toda vez que las referidas garantías no se ven afectadas con la sentencia. Nótese que la pretensión de las demandantes no incluye la cancelación o anulación de la hipoteca y anticresis existente a favor de MULTIBANK, INC., de allí que no era imperiosa su intervención forzada en el proceso, puesto que los derechos accesorios de garantías de los cuales es titular sobre la finca, no eran materia de debate. De igual forma, en la sentencia objeto de revisión, ni en la resolución por cuyo conducto se adicionó el fallo, se dispone la cancelación de las garantías reales a favor de la entidad bancaria. Para todos los efectos legales, sobre la finca N°6254, tomo 670, folio 448 de la sección de propiedad de la Provincia de Veraguas, incluso el lote de terreno de 620 metros cuadrados adquiridos por prescripción de dominio por parte de R.E.K.M. y J.E.K.M., sigue pesando la hipoteca y anticresis que garantizan la obligación adquirida por HERAMA, S.A. para con MULTIBANK, INC. La S. debe resaltar que el artículo 1576 del Código Civil prevé que cuando una finca hipotecada sea dividida, el acreedor podrá repetir "por la totalidad de la suma garantizada contra cualquiera de las nuevas fincas en que se haya dividido la primera, o contra todas a la vez", lo que pone de manifiesto, de manera inequívoca, que la revisionista sigue siendo titular del derecho real en comento, por lo que ante un incumplimiento de la obligación principal, podrá ejercer los derechos de persecución y de venta con preferencia que le son inherentes a todo acreedor hipotecario. Por último, esta M. estima oportuno aclarar, que si bien en la presente resolución se ha dejado consignado que en caso de que el inmueble sobre el cual recea la usucapión cuente con un gravamen hipotecario, el acreedor preserva su derecho, contando con la potestad de hacer efectiva su garantía en el supuesto de que el deudor incumpla con su obligación, no menos cierto es que ello es así siempre y cuando la escritura pública a través de la cual se protocoliza la hipoteca sea inscrita antes que el poseedor adquiera el derecho a prescribir. Lo antes anotado obedece a que la sentencia que resuelve el proceso de prescripción adquisitiva de dominio es declarativa, o sea, su reconocimiento judicial se retrotrae al momento en que se cumple con el lapso de tiempo para usucupiar el bien, de allí que carecería de validez la garantía hipotecaria constituida con posterioridad al instante en que se completa el tiempo de posesión requerido por Ley para adquirir el inmueble por prescripción. Y es que mal podría quien dejó de ser dueño extrarregistralmente del bien, hipotecarlo. Interpretar lo contrario, pudiera dar lugar a que el propietario registral de un inmueble inscrito, que ha sido objeto de usucapión, encuentre en la hipoteca el medio para burlar la sanción que pesa legalmente en su contra, por el hecho de haber abandonado su derecho de propiedad, en menoscabo de quien ha ganado el derecho a prescribir. Acotado lo anterior, corroborado que MULTIBANK, INC. no está ligada, vía listiconsorcio necesario, con las partes del Proceso Sumario de Prescripción Adquisitiva de Dominio propuesto por R.E.K.M. y J.E.K.M. contra HERAMA, S.A., no se requería su participación en el proceso, razón por la cual resulta infundado el Recurso de Revisión formulado bajo la causal contemplada en el numeral 9 del artículo 1204 del Código Judicial. En mérito de lo expuesto, LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA, SALA PRIMERA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, DECLARA NO FUNDADO el Recurso de Revisión presentado por el Licenciado DIONISIO CHIN CHRISTY, en su condición de apoderado judicial de MULTIBANK, INC., contra la sentencia N°35 de 15 de noviembre de 2011, dictada por el Juzgado Tercero de Circuito Civil del Circuito Judicial de Veraguas, dentro del Proceso Sumario de Prescripción Adquisitiva incoado por R.E.K.M. y J.E.K.M. contra HERAMA, S.A. DEVUÉLVASE por Secretaría al Juzgado de origen, el expediente contentivo del referido proceso sumario, agregándose al mismo copia autenticada del fallo dictado por la Corte Suprema de Justicia, S. Primera de lo Civil. DEVUÉLVASE a MULTIBANK, INC. la fianza consignada. Sin condena en costas a la recurrente por considerar que ha actuado de buena fe. N. y archívese. HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA HARLEY J. MITCHELL D. -- OYDÉN ORTEGA DURÁN SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)