Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 5 de Enero de 2016

PonenteHernán A. De León Batista
Fecha de Resolución 5 de Enero de 2016
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS: El M.P.R., actuando en su condición de apoderado judicial de A.D.C., ha interpuesto recurso de revisión contra la Sentencia No.41-2015 de 26 de mayo de 2015, proferida por el Juzgado Segundo de Circuito, del Tercer Circuito Judicial de Panamá, Ramo Civil, dentro del Proceso No Contencioso de Deslinde y Amojonamiento, transformado en Ordinario, incoado por A.D.C. contra P.R.P.T.. Superado el reparto de rigor, el negocio ha ingresado al despacho del Magistrado Sustanciador, a efecto de establecer la cuantía de la fianza normada en el artículo 1211 del Código Judicial, para que el medio de impugnación bajo examen sea admitido; sin embargo, previo a ello, es menester estudiar el libelo presentado y las piezas procesales que lo acompañan, para determinar si reúne los requisitos señalados en la ley, siendo que el artículo 1212 lex cit., concede la potestad de rechazar de plano el recurso, por ser manifiesta su improcedencia. Del examen del escrito en referencia, se desprende que el recurrente cumplió las formalidades establecidas en el artículo 1209 de nuestro Código de Procedimiento Civil, puesto que identifica y señala el domicilio de quienes intervinieron en el proceso cuya revisión solicita, la resolución dictada, la causal que invoca y los hechos en que se soporta, así como hace mención de las pruebas que hará valer. Al respecto, el recurrente manifiesta que dado que las instituciones garantes de la fidelidad de las medidas y linderos de las fincas son el Registro Público y Catastro, hoy ANATI, requiere como pruebas la copia autenticada del plano de la Finca No.2198, inscrita al Tomo 149, F. 154, por parte de Catastro-ANATI, y la verificación de los linderos del aludido inmueble, con base en dicho plano; además, solicita la evacuación de declaraciones testimoniales, y aporta como prueba copia autenticada del expediente. Ahora bien, en el memorial en que se formaliza la revisión, se advierte que el recurrente sostiene que la decisión es susceptible de impugnación por dicha vía, con base en lo dispuesto en el numeral 2 del artículo 1204 lex cit., que para mayor ilustración reproducimos a continuación: "Artículo 1204. Habrá lugar a la revisión de una sentencia dictada por un Tribunal Superior o por un Juez de Circuito, cuando se trate de procesos de única instancia o cuando aun existiendo el Recurso de Apelación, éste no se haya surtido por cualquiera de los siguientes motivos: 1. ... 2. Si después de pronunciada la sentencia, se encuentren documentos decisivos que la parte no hubiere podido aportar o introducir en proceso por causa de fuerza mayor o por obra de la parte favorecida; ..." Como sustento de la causal, el revisionista alega, fundamentalmente, que acudió a la esfera jurisdiccional a que se establecieran los linderos de su Finca No.2198, inscrita al Tomo 149, F. 154, según consta en el plano que reposa en Catastro, hoy ANATI, pero el Tribunal no lo hizo, dejándolo indefenso e incurriendo en una confusión, ya que deslindó inmuebles desconocidos, caso de las Fincas No.10287 y No.21274, que no le pertenecen, lo que motivó que se incurriera en denegación de justicia. Teniendo presente lo anterior, y luego de una atenta revisión de las constancias de autos, es posible concluir que el elemento de convicción que se pretende hacer valer mediante el recurso extraordinario que ocupa nuestra atención, pudo haber sido aportado al proceso por el revisionista, por lo tanto, no se cumple el presupuesto que contiene el numeral 2 del artículo 1204 antes citado. Y es que, el aludido numeral 2 establece que debe haber existido un impedimento, como lo es la fuerza mayor o el actuar de la parte favorecida con el resultado del proceso, que obstaculizara la obtención oportuna de los documentos encontrados después de dictada la sentencia, y que resultan decisivos pero no pudieron ser allegadas al negocio. En el caso en examen, el documento que se quiere hacer valer como prueba es la copia autenticada del plano de determinado inmueble, que reposa en las oficinas de Catastro, adscrita a la Autoridad Nacional de Administración de Tierras (ANATI), el cual pudo haber sido requerido en el proceso incoado por A.D.C. contra P.P.T., dada la ausencia de impedimentos para ello, según se colige de lo argumentado en los hechos que sostienen el recurso de revisión, de allí que se incumpla con lo dispuesto en la normativa para dar trámite al medio extraordinario de impugnación ensayado. Como corolario de lo expresado, tenemos lo indicado en resolución de 24 de agosto de 2006, proferida por la Sala Civil, con ocasión al recurso de revisión interpuesto por EDDIE ALMILLÁTEGUI, donde se indicó: "En relación con la procedencia de esta causal, el ex-magistrado de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, H.M.B., en su obra 'Recurso de Revisión Civil', se refiere en los siguientes términos a esta causal de revisión: '...Consiste este motivo o causal, según el numeral 1 del artículo 380 del Código de Procedimiento Civil, en 'Haberse encontrado después de pronunciada la sentencia documentos que habrían variado la decisión contenida en ella, y que el recurrente no pudo aportarlos por fuerza mayor o caso fortuito o por obra de la parte contraria'. No se trata, ciertamente, de invocar cualquier documento que no se allegó al proceso en el que se dictó la sentencia que se impugna, a pesar de su preexistencia material, sino del que o de los que no pudieron aducirse a él oportunamente, sin culpa del litigante vencido, y que tenga virtualidad y eficacia suficientes para mostrar que lo resuelto en el fallo es ostensiblemente contrario a la verdad que los hechos realmente señalan. Si la no aportación al proceso en el momento probatorio oportuno se debió, ora a negligencia inexcusable de su detentador, o ya por otra razón que no ha dado a conocer, no puede hablarse de documento 'recobrado'. Como lo anota H.M., en ese supuesto no se trata evidentemente de una oportunidad para mejorar una prueba o producir otra con posterioridad a la sentencia revisada, pues no habría nunca cosa juzgada, ya que bastaría que el vencido mejorara la prueba o la produjera posteriormente a la sentencia. Con estrictez se impone afirmar que esta causa primera de revisión se tipifica cuando se encuentra o aparece una prueba documental decisiva que no pudo aportarse al proceso para su apreciación por el juez, por causa ajena a la voluntad de la parte perjudicada en el fallo, emitido con ese contenido precisamente por el desconocimiento que de tal prueba literal tuvo el fallador al proferir su sentencia. Y si ello ocurrió así, se encuentra fundamento serio para pedir, por esa causa, la revisión de la sentencia injusta." (Ediciones Librería del Profesional, Segunda Edición, 1996, Santa fe de Bogotá, Colombia, pág. 179) Por su parte, el D.J.F.P. en su libro titulado 'Casación y Revisión Civil, Penal y Laboral', incluye los siguientes comentarios de la causal que nos ocupa: 'a) Si intervino culpa del demandante, es discutible que se justifique la causal;b) El actor debe acreditar la fecha en que se recobró los documentos;c) Para el concepto de 'fuerza mayor' debe atenerse al Código Civil (art. 34).' (Sistemas Jurídicos, S.A., Panamá, 2001, pág. 303). Tanto de lo anteriormente expuesto, como del mismo texto de la primera causal invocada en esta oportunidad, se colige que para que la misma se configure es preciso que el o los documentos que se presenten, tengan las siguientes características: 1) Que sean decisivos, esto es, que incidan directamente en la resolución que se pretende revisar; 2) Que se encuentren después de pronunciada la sentencia; y 3) Que no se hubieren podido aportar al proceso por causa de fuerza mayor o por obra de la parte favorecida. Estas dos últimas características implican que el o los documentos que se intentan hacer valer como fundamento de la revisión, ya existían durante la tramitación del litigio dentro del cual fue dictada la sentencia atacada, pero que no pudieron aportarse oportunamente por causas ajenas a la voluntad del recurrente." (Lo subrayado es nuestro) Así, pues, tomando en cuenta la disposición transcrita en párrafos que anteceden, en concordancia con el extracto del fallo reproducido, se concluye que para dar trámite a un recurso extraordinario de revisión, que se base en el segundo supuesto establecido en el artículo 1204 del Código Judicial, deviene necesario que la prueba que la censura pretenda hacer valer, no haya sido aportada antes de dictar sentencia por la ocurrencia de fuerza mayor, o que la parte favorecida impidió que fueran allegadas al proceso previo a que se emitiera el fallo. En otras palabras, los documentos nuevos o recobrados después de pronunciado el fallo, en los que se sustente el recurso de revisión, no solo deben tener la virtualidad de influir en la decisión de fondo a revisar, sino que también es menester que no hayan sido presentados al negocio oportunamente por causa no imputable al revisionista, sea por hechos del hombre a los que no pudo resistirse (actos de autoridad, apresamiento de enemigos, etc., de conformidad al artículo 34-D del Código Civil), o por obra de la parte beneficiada con la decisión, y como quiera que ello no ocurre en el presente caso, se impone el rechazo de plano del medio de impugnación. En mérito de lo expuesto, el Magistrado Sustanciador de la Sala Primera de lo Civil, de la Corte Suprema de Justicia, en Sala Unitaria, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, RECHAZA DE PLANO el recurso de revisión presentado por A.D.C., contra la Sentencia No.41-2015 de fecha 26 de mayo de 2015, proferida por el Juzgado Segundo de Circuito Civil, del Tercer Circuito Judicial de Panamá, en el Proceso No Contencioso de Deslinde y Amojonamiento, transformado en Ordinario, incoado por A.D.C. contra P.R.P.T.. N., HERNÁN A. DE LEÓN BATISTA SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)