Sentencia de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 4ª de Negocios Generales, 28 de Octubre de 1994

Ponente:RODRIGO MOLINA A
Fecha de Resolución:28 de Octubre de 1994
Emisor:Cuarta de Negocios Generales
RESUMEN

AQUILINO YÁNEZ G., INTERPONE DENUNCIA CONTRA EL LICENCIADO ANTONIO VERGARA GONZÁLEZ POR FALTA A LA ÉTICA PROFESIONAL DEL ABOGADO (TRIBUNAL DE HONOR)

 
CONTENIDO

VISTOS:

A la Secretaría de la Sala Cuarta de Negocios Generales, de la Corte Suprema de Justicia, procedente del Tribunal de Honor del Colegio Nacional de Abogados, ingresó cuaderno contentivo de la denuncia por falta a la ética profesional y la responsabilidad del abogado, interpuestas por el señor A.Y. en contra del licenciado A.V.G..

En la vista del Tribunal de Honor del Colegio Nacional de Abogados de fecha veintinueve (29) de agosto de 1994 en la que aparece como S. elL.R.D.R.M., se manifiesta lo siguiente:

En fecha 10 de febrero de 1992, el señor A.Y. presentó formal denuncia contra el Lcdo. A.V.G. por supuesta apropiación de la suma de B/.11,505.43.

De conformidad a las constancias procesales el Lcdo. A.V. recibió por parte del Juzgado Tercero de Trabajo el cheque Nº 232683 de 24 de agosto de 1990 por la suma de B/.11,505.43, en concepto de prestaciones laborales dentro del juicio propuesto por A.Y. contra la empresa COMERCIO LIBRE ASOCIADOS, S.A., tal como consta en diligencia de entrega de fecha 3 de septiembre de 1990.

Se desprende de la diligencia de entrega levantada por el Juzgado Tercero de Trabajo, que el cheque contentivo de las prestaciones laborales fue recibido el 3 de septiembre de 1990, como también consta en autos que desde esa fecha, dicha suma nunca fue entregada, ni total ni parcialmente al trabajador YÁÑEZ, por lo que a partir de la misma se configura el delito y la falta a la ética profesional.

Se advierte que la conducta profesional del abogado A.V. encuadra perfectamente en la falta a la ética profesional prevista en el acápite ch del artículo 34 del Código de ética y Responsabilidad Profesional del Abogado. Por razón de lo expuesto, el Tribunal de Honor del Colegio Nacional de Abogados de Panamá, con fundamento en la ley:

RESUELVE:

Recomendar a la Honorable Sala Cuarta de Negocios Generales de la Corte suprema de Justicia, que proceda a la citación a juicio del abogado A.V.G., varón panameño mayor de edad, abogado en ejercicio, con cédula de identidad personal Nº 9-62-974, con oficinas en el Distrito de Chepo, Provincia de Panamá, teléfono 55-7537, por infractor del acápite ch del artículo 34 del Código de Ética y Responsabilidad del Abogado.

Observa la Sala luego del estudio del expediente, que evidentemente existió una conducta a todas luces reprochable por parte del licenciado V., así como existen elementos suficientes para la presentación de la denuncia. Sin embargo, esta Superioridad disiente de la opinión vertida por el Tribunal de Honor en lo referente al llamamiento a juicio del Licenciado V.G..

La Sala al analizar la documentación que se acompaña como caudal probatorio, observa que, visible a foja 4 del expediente de marras, el Juzgado Tercero de Trabajo efectuó una diligencia de entrega al licenciado V. del cheque de gerencia Nº 232683 por la suma de once mil quinientos cinco con 43/100 (B/.11,505.43) en concepto del pago de prestaciones laborales a favor de A.Y., el día 3 de septiembre de 1990 y éste no presentó la denuncia hasta el día 10 de febrero de 1992, según se aprecia a foja 2 del expediente.

Por lo que conforme a lo dispuesto en el artículo 38 de la Ley 8 de 16 de abril de 1993, por la cual se restituye con modificaciones al Capítulo V, de la Ley 9 de 1984 que regula el ejercicio de la abogacía en Panamá, las acciones disciplinarias que se sigan contra los profesionales de la abogacía por faltas a la ética e infracción a la responsabilidad profesional del abogado, prescriben en un año, que se contará desde el día en que se perpetró el último acto constitutivo de la falta.

Por lo que tomando en consideración las fechas de los sucesos, este lapso, se ha cumplido en exceso, ya que la denuncia formal ante el Tribunal de Honor fue interpuesta por el agraviado el 10 de febrero de 1992 sobre hechos suscitados el 3 de septiembre de 1990, un (1) año y cinco (5) meses después de la falta, por lo que a todas luces la parte afectada dejó vencer el término que le corresponde por ley para presentar la denuncia y por consiguiente resulta prescrita la acción disciplinaria.

Cabe señalar que el tiempo transcurrido desde los hechos mencionados hasta la actualidad sobrepasa con creces el año (1) al que se refiere la ley 9 en su artículo 38, con lo cual disiente de esta manera este Cuerpo Colegiado con los miembros del Tribunal, quienes no argumentaron criterios con respecto a la prescripción que con diáfana claridez se observa en la propia vista del Tribunal, visible a foja 20 del expediente.

Y por último, esta Superioridad considera que aún a pesar de que desde el punto de vista jurídico se hace imposible la toma de medidas más enérgicas contra el denunciado, por haber prescrito la acción disciplinaria que tuviere lugar, desea dejar plasmado su total repudio a conductas tales como la del abogado V. que van en detrimento de los principios morales y éticos que deben regular el ejercicio de la profesión.

En consecuencia, la CORTE SUPREMA, SALA CUARTA DE NEGOCIOS GENERALES, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, DECLARA PRESCRITA la acción disciplinaria promovida por A.Y. contra el licenciado A.V.D., por falta a la ética profesional.

N. y Cúmplase.

(fdo.) R.T.M.

(fdo.) J.M.F.

(fdo.) A.H.

(fdo.) YANIXSA YUEN DE DÍAZ

Secretaria General Encargada

=