Sentencia de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 22 de Junio de 2000

Ponente:ARTURO HOYOS
Fecha de Resolución:22 de Junio de 2000
Emisor:Primera de lo Civil

VISTOS:

El

licenciado A.H.P. ha presentado recurso de casación laboral contra

la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito

Judicial el día 13 de octubre de 1998, dentro del proceso laboral promovido por

M.M. contra la sociedad de hecho o la sociedad extranjera

Laboratorios SENOSIAIN, S.A. y otros.

En el

recurso se pide a la Sala que case y revoque en todas sus partes la resolución

impugnada y que en consecuencia también se revoque la decisión de primera

instancia.

Inicialmente

se trató de un proceso laboral de reintegro por violación del fuero sindical,

promovido por el señor M.M. contra las mencionadas sociedades a fin

de que sea reintegrado a su posición con el consiguiente pago de salarios

caídos. Posteriormente, se corrigió la demanda según se explica más adelante en

esta sentencia.

El

Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial confirmó el Auto No.

324 de 26 de diciembre de |996.

La Sala

pasa a examinar los cargos que se formulan a la sentencia recurrida en el

recurso de casación.

El

recurrente sostiene que la sentencia por él impugnada ha infringido el artículo

2 del Código de Trabajo en el concepto de violación directa, por cuanto la

resolución recurrida deja de aplicar dicha norma y el estatuto legal panameño a

una sociedad extranjera que, no obstante, no está inscrita en el Registro

Público panameño, realiza en nuestro territorio nacional operaciones de

comercio, contrata trabajadores panameños, y le paga sus prestaciones

laborales.

El

juzgador de primera instancia declaró que se había producido el fenómeno

jurídico de sustracción de materia y ordenó el levantamiento del secuestro

decretado sobre los dineros consignados en ese tribunal por la sociedad C. G.

DE HASETH & CIA, S.A. en concepto de cuentas por cobrar que LABORATORIOS

SENOSIAIN, S.A. mantiene con dicha sociedad, sobre la base de que la empresa

Laboratorios Senosiain, S. A. De C. V. no operaba en Panamá sino desde México,

pues, no estaba registrada en el Registro Público, arribando a la decisión de

que no se podía obligar y ejecutar a una sociedad sin existencia jurídica en el

territorio panameño.

Además,

consideró el Juez A-Quo, que en el proceso se demostró que la verdadera

demandada era Laboratorios SENOSIAIN y no la empresa PROFARM, S.A. dado que

esta solo lo representaba en cuanto a la venta de los productos fabricados por

aquélla.

Este

proceso presenta antecedentes muy particulares que ameritan analizar, como el

hecho de que mediante Auto No. 222 de 16 de septiembre de 1996 el Juzgado

Cuarto de Trabajo de la Primera Sección decidió declinar competencia ante las

Juntas de Conciliación y Decisión y declaró la nulidad de lo actuado de fojas

127 a 166 del expediente, dejando en ese Juzgado lo tramitado de fojas 1 a 126.

Esta decisión fue adoptada teniendo como fundamento que la parte actora

presentó, bajo una supuesta corrección de demanda, una nueva demanda acompañada

con su respectivo poder. No obstante, en esta oportunidad está dirigida contra

la sociedad de Hecho o la Sociedad Extranjera Laboratorios Senosiain, S. A. De

  1. V. y/o PROFARM, S.A. y/oC.G. de Haseth y Cía. S.A. y/o Droguería El

    Javillo, S.A. y/oC.G. de Haseth. Luego corrigió la misma pero sólo

    para agregar como otra demandada a la sociedad Planillas Internacionales, S.A.

    a través de la cual solicita que se ordene el reintegro del trabajador y se

    condene a todos los demandados solidariamente al pago de salarios caídos y

    solicita a su vez que ahora el reintegro debe hacerse en las instalaciones de

    C.G. de Haseth y Cía., S.A. y Droguería El Javillo, S.A. lo que evidencia

    que se estaba en presencia de una nueva demanda, en donde se introdujeron

    nuevos sujetos demandados en el proceso, variando el contenido de los hechos de

    la demanda original e inclusive la pretensión, pues se reclama el reintegro sin

    indicar que es por violación del fuero sindical.

    Ante ese

    escenario jurídico el juzgador estimó que ahora se estaba en presencia de una

    demanda por despido injustificado, distinta a la que se dio inicio en ese

    tribunal, y en ese caso las que tienen competencia privativa para ventilar

    estos procesos son las Juntas de Conciliación y Decisión y no los Juzgados de

    Trabajo, de conformidad con el artículo 218 del Código de Trabajo.

    Se colige

    de lo antes expresado, pues, que el proceso que ahora nos ocupa es sobre la

    demanda que inicialmente se presentó relativa al reintegro por fuero sindical

    contra los Laboratorios SENOSIAIN, S.A. de C. V. y/o PROFARM, S. A.

    El juzgador

    de segunda instancia argumenta que "el artículo 581 del Código de Trabajo

    requiere para la actuación de una persona jurídica de su inscripción en el

    Registro Público con especificación de quienes son sus directores y

    dignatarios, agentes y más aún, quien ejerce la representación legal de la

    misma, todo lo cual debe ser comprobado mediante certificación correspondiente

    del Registro Público y ... consta a fojas 83 y 84 que LABORATORIO SENOSIAIN, S.

  2. DE C. V. no aparece inscrita en dicha institución oficial, por lo tanto, ...

    carece de personería jurídica y como tal de existencia legal en nuestro país

    ... siendo así, considera de lugar mantener el fallo de primera instancia, dado

    el fenómeno de la obsolescencia procesal existente" (cfr. fojas 202 y 203).

    Dentro de

    este contexto, la Sala estima que no le asiste razón al casacionista, y que la

    sentencia de segunda instancia no ha infringido el artículo 2 del Código de

    Trabajo, por las razones que pasa a exponer.

    Considera

    esta Corporación que, en principio, una sociedad extranjera, sin personería en

    nuestro país, pero que contrata trabajadores panameños debe cumplir con las

    prestaciones a que tengan derecho sus trabajadores, producto de la relación de

    trabajo. No obstante, con las particularidades que presenta este caso, resulta

    muy difícil juzgar ciertos elementos que identifican una relación de trabajo,

    como por ejemplo, los relativos a la subordinación jurídica o dependencia

    económica, cumplimiento de horario de trabajo, supervisión, pues, no consta

    material probatorio al respecto.

    Por otro

    lado, no está acreditado en este proceso que la empleadora sea una sociedad

    panameña. No obstante, frente a esta situación recordemos que ante las Juntas

    de Conciliación y Decisión fue declinada una demanda por despido injustificado,

    la cual tuvo su génesis dentro del presente caso, y la cual será decidida sin

    que pueda revisarla esta Sala, pues las decisiones de las Juntas no admiten la

    revisión en casación.

    Volviendo

    al caso in examine, aunque la Sala quisiera condenar, jurídicamente no es

    posible, toda vez que la parte actora no invoca como infringidos los artículos

    62, 169, 170 y 219 del Código de Trabajo y se limita a expresar que la norma

    violada lo constituye el artículo 2 del Código de Trabajo, lo cual no ha ocurrido.

    Lo cierto

    es que dentro de un proceso laboral, específicamente, si la parte demandada es

    una persona jurídica, se requiere de la certificación de la existencia de esa

    sociedad expedida por el Registro Público, constituyendo éste un requisito

    previo al traslado de la demanda, toda vez que para efectuar este trámite es

    indispensable saber quién la representa legalmente en nuestro país así como sus

    dignatarios.

    Frente a

    este escenario jurídico, resulta palmario que la decisión de segunda instancia

    se ajustó a derecho. Por tanto se desestima el cargo endilgado.

    Como

    corolario de todo lo expuesto, la Sala Tercera (LABORAL) de la Corte Suprema,

    administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NO

    CASA la sentencia de 13 de octubre de 1998, proferida por el Tribunal Superior

    de Trabajo del Primer Distrito Judicial, dentro del proceso laboral promovido

    por M.M. contra la sociedad de hecho o la sociedad extranjera

    Laboratorios SENOSIAIN, S.A. y otros.

    N..

    (fdo.)

    A.H.

    (fdo.)

    MIRTZA A.F. DE AGUILERA

    (fdo.)

    A.A.A. L.

    (fdo.)

    J.S.

    Secretaria