Resolución Final (Cargo y Descargo) Nº 7-2006 de 29 de mayo de 2006, POR LA CUAL SE RELEVO DE RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL A GRANOS Y MAQUINAS, S.A., DISTRIBUIDORA COCLESANA, S.A. Y AL SEÑOR ARISTIDES MADRIÑAN, CON CEDULA DE IDENTIDAD PERSONAL NUM.9-59-816

RESOLUCION FINAL DE CARGO Y DESCARGO Nº7-2006

DIRECCIÓN DE RESPONSABILIDAD PATRIMONIAL DE LA CONTRALORÍA GENERAL DE LA REPÚBLICA. PANAMÁ, VEINTINUEVE (29) DE MAYO DE DOS MIL SEIS (2006).

PLENO

LASTENIA DOMINGO

Magistrada Sustanciadora

VISTOS:

Esta Dirección de Responsabilidad Patrimonial de la Contraloría General de la República dictó la Resolución de Reparos N°11-2000 de 6 de julio del 2000 (f.326) mediante la cual ordenó el inicio del trámite para determinar y establecer la responsabilidad patrimonial que le pudiera corresponder a las siguientes personas y por las siguientes cuantías:

NOMBRE

LESIÓN

INTERÉS

TOTAL

Hogier u Ogier Omar Carrera

55,000.00

73,920.00

128, 920.00

Luis Iván González

14,000.00

9,648.80

23, 648.80

Raúl Omar Espinosa

55,000.00

73,920.00

128, 920.00

Abel Pitty

55,000.00

73,920.00

128, 920.00

Distribuidora Coclesana, S.A.

14,000.00

9,648.80

23, 648.80

Granos y Máquinas, S.A.

13,432.90

9,829.07

23, 261.97

José Milciades Rincón

13,432.90

9,829.07

23, 261.97

La Resolución de Reparos fue notificada a todos los involucrados. La sociedad Distribuidora Coclesana, S.A., otorgó poder al licenciado Jorge Chen Fernández (f.493). Igual hizo el señor Julio César Suárez Sáenz, a título personal (f.466); sin embargo, esta persona no aparece llamada al proceso. A la sociedad Granos y Máquinas, S.A., y al señor José Milciades Rincón se notificaron vía despacho (f.499). De la misma manera fue notificado el señor Raúl Espinosa Moreno (f.381 y vueltas) y Ogier Omar Carrera Franco (f.392).

En cambio los señores Luis Iván González Beitía y Abel Pitty no fueron localizados razón por la cual el Tribunal dictó la Resolución DRP N°395-01 de 6 de diciembre del 2001 (f.524) mediante la cual designó al licenciado José Eduardo Nelson De Gracia, como defensor de ausente de dichas personas.

De las personas procesadas sólo la sociedad Distribuidora Coclesana, S.A. designó apoderado legal quien presentó escritos de pruebas y descargos que veremos más adelante. Al señor Luis Iván González y Abel Pitty se le designó Defensor de Ausente, quien luego de haber tomado posesión del cargo (f. 530) no presentó escrito alguno a favor de sus representados. Las demás personas, a saber: sociedad Granos y Máquinas, S.A., José Milciades Rincón, Raúl Espinosa Moreno y Ogier Omar Carrera Franco, luego de notificados personalmente de la Resolución de Reparos no acudieron ni designaron apoderado legal que los representara por lo que el proceso se resolverá aun a falta de contestación de la Resolución de Reparos con respecto a estas personas conforme lo dispone el artículo 36 del Decreto Reglamentario N° 65 de 23 de marzo de 1990.

La resolución que inició el proceso sub júdice se fundamentó en el Informe de Antecedentes N° 46-21-DAG-DEAE, relacionado con el examen practicado a la operación crediticia N°349-82 efectuada entre el Banco de Desarrollo Agropecuario, sucursal David, y el señor Raúl Omar Espinosa Moreno, el 9 de noviembre de 1982.

El hecho irregular consistió en que se otorgó un préstamo sin cumplir con las garantías recomendadas por la institución; además, el beneficiario incumplió con los abonos establecidos en el plan de pago del mismo. Adicional a ello se procedió a la venta de la cosechadora que era la garantía de dicha operación crediticia, cediéndola en un valor inferior al avaluado, haciéndose el crédito prácticamente incobrable.

Según los auditores que elaboraron dicho Informe de Antecedentes, se determinaron irregularidades en el otorgamiento y la recuperación del préstamo N°349-82, lo que afectó el patrimonio del Estado por la suma de cincuenta y cinco mil balboas (B/.55,000.00).

Las irregularidades encontradas en la investigación se resumen así:

Aprobación del préstamo N°349-82, en abierta violación a los procedimientos y recomendaciones del Comité de Crédito.

Venta de la cosechadora New Holland a la empresa Distribuidora La Coclesana, S.A., por la suma de seis mil balboas (B/.6,000.00), precio inferior al autorizado por el prestatario que coincidía con el valor asignado por el perito avaluador del BDA al momento del secuestro, es decir, veinte mil balboas (B/.20,000.00).

Como se dijo con anterioridad, la única persona de las encausadas que designó apoderado legal fue la sociedad Distribuidora Coclesana, S.A. El licenciado Jorge Chen Fernández como apoderado de la sociedad presentó escritos de pruebas los cuales fueron atendidos mediante la Resolución DRP N°203-2002 de 1° de julio del 2002 (f.539). Los testimonios aducidos por la sociedad encausada son los siguientes:

Los testimonios de José Moran Chavarría, con cédula N°1-20-1, Berardo Arosemena, con cédula N°2-161-869, Pedro Antonio Dominguez Samaniego, con cédula N°6-34-992, Julio César Suárez, con cédula N°2-46-127 y José V. Quiros, con cédula N°2-35-813, quienes son vecinos de la ciudad de Penonomé.

Asimismo, se admitieron las siguientes pruebas documentales acompañadas por el letrado:

Certificación del Registro Público donde consta la existencia de la sociedad denominada Distribuidora Coclesana, S.A., y la representación del señor Julio César Suárez.

Acta fechada el 8 de julio de 1988 de la Gerencia Regional del BDA, de Chiriquí, que consta a fojas 32, 109 y 158 del expediente;

La declaración voluntaria rendida por el señor Oscar Morales ante los auditores de la Contraloría General de la República visible a fojas 33 y vuelta del expediente;

Nota G.R. N° 567 de 22 de agosto de 1995 dirigida a la Dirección de Auditoría Especial de la Contraloría General, por el Gerente de Recuperación del BDA, visible a fojas 111 y 112 del infolio y,

Memorando N° 686-99-DGA-DEAE de 3 de febrero de 1999 dirigido a Petra Padilla, Directora General de Auditoría de la Contraloría General de la República por parte de la auditora Itzel de Young, visible a fojas 187, 188, 189 y 190 del expediente.

Con respecto a los testimonios aducidos, el licenciado Jorge Chen Fernández presentó una solicitud (f.542) al Tribunal a fin de que librara exhorto al Juez de Circuito de la provincia de Coclé para que recibiera la declaración de los testigos de acuerdo con los cuestionarios formulados mediante escrito presentado con posterioridad, toda vez que, según la defensa, los mismos residen en la ciudad de Penonomé y se les hacía difícil trasladarse a la ciudad de Panamá.

Debido a esta última solicitud, la Dirección de Responsabilidad Patrimonial dictó la Resolución DRP N°239-02 de 30 de julio del 2000 (f.544) mediante la cual se resolvió comisionar al Juez Penal del Circuito Judicial de Coclé, en turno, para que recibiera los testimonios de José Morán Chavarría, Berardo Arosemena, Pedro Antonio Domínguez Samaniego, Julio César Suárez y José V. Quirós.

El Juez Primero del Circuito Penal de Coclé, Ramón Laffaurie, mediante oficio N°39 de 8 de enero del 2003 (f.547) remitió las declaraciones rendidas ante ese despacho por las personas arriba mencionadas, de acuerdo al cuestionario presentado por la defensa de la sociedad encausada, las cuales reposan de fojas 554 a 563 del infolio.

Según la Resolución de Reparos que inició este proceso, el Informe de Antecedentes que le sirvió de fundamento no hace referencia a responsabilidad alguna de la sociedad Distribuidora Coclesana, S.A.. Sin embargo, según se menciona en el referido informe, a esta sociedad se le concedió la venta de la cosechadora New Holland y todas las constancias obrantes en autos acreditaron que la venta tuvo lugar sin que se efectuara un avalúo previo; además existe constancia que el valor pagado seis mil balboas (B/.6,000.00) no se ajustó a un precio justo y que esa misma sociedad alquiló la cosechadora sin que se registrase pago alguno en tal concepto a favor de la institución, sencillamente porque el señor José Rincón, quien recibió el dinero del alquiler, no lo entregó a la entidad crediticia.

Seguidamente esta Dirección procedió a analizar las pruebas presentadas por la defensa de la sociedad Distribuidora Coclesana, S.A.. Esta sociedad presentó dos tipos de pruebas: las documentales, descritas en líneas anteriores y que reposan en el expediente y las testimoniales. Todas las pruebas documentales a que se refiere la defensa de la sociedad evidencian que el Banco de Desarrollo Agropecuario (BDA) vendió el día 8 de julio de 1988 una cosechadora marca New Holland del año 1981 al señor Aristides Madriñan por la suma de seis mil balboas (B/.6,000.00), quien la adquirió en nombre de una empresa denominada "Distribuidora La Coclesana". Así puede observarse a foja 32 del expediente el acta de venta del equipo suscrita entre el Gerente Regional del BDA, para ese entonces, doctor Luis I. González y el señor Aristides Madriñan, el cual firmó con el número de cédula Nº9-59816.

Ahora bien, la sociedad encausada Distribuidora Coclesana, S.A., a través de su apoderado legal sostuvo que dicha sociedad no tiene ni tuvo ningún vínculo con el señor Aristides Madriñan y que jamás adquirió el equipo en cuestión. Para corroborar su afirmación la sociedad acompaña varias pruebas, a saber: certificación del Registro Público donde consta quiénes son los directores y dignatarios de la sociedad; y declaración voluntaria del señor Oscar Morales, en ese entonces funcionario del BDA, que afirmó en declaración rendida ante auditores del BDA y la Contraloría General de la República que la cosechadora fue vendida en una suma irrisoria al señor Madriñan (f.33). Agregó la sociedad que esa venta no se debió hacer ya que fue vendida en seis mil balboas (B/.6,000.00), precio que no fue el más justo. Consideró que debió venderse en la suma de doce mil balboas (B/.12,000.00) como mínimo.

El apoderado judicial de la sociedad encartada también fundamentó su defensa en la nota enviada por la auditora Itzel A. De Tuñon (f. 187, 188, 189 y 190 del expediente), a la licenciada Petra Padilla, Directora General de Auditoría de la Contraloría General, en la cual afirma que la cosechadora fue dada en venta al señor Aristides Madriñan por la suma de seis mil balboas...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR