Sentencia Penal de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 2ª de lo Penal, 28 de Enero de 2003

Ponente:Graciela J. Dixon C.
Fecha de Resolución:28 de Enero de 2003
Emisor:Segunda de lo Penal

VISTOS:

En calidad de Tribunal de Alzada, la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia, recibe la sentencia de 4 de septiembre de 2001, por medio de la cual el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, condenó a S.J.S.E. y a ELADIO BLANCO FERNÁNDEZ a la pena de 17 años de prisión e inhabilitación para ejercer funciones públicas por igual período, como autores del delito de homicidio agravado en perjuicio de MARCELINO DE LEÓN ORTÍZ.

El Licdo. R.D.M. LUNA y el Licdo. C.R.A., Abogados Defensores Particulares de SANTIZO ESCOBAR y B.F., respectivamente, presentaron en tiempo oportuno recurso de apelación contra el fallo en comento, por lo que se le concedió en el efecto suspensivo.

Por su parte, el Licdo. R.R.C., Fiscal Tercero Superior del Primer Circuito Judicial de Panamá, al corrersele traslado del libelo de apelación, presentó su escrito de objeciones.

LOS APELANTES

El Licdo. M. LUNA manifiesta que la sentencia del tribunal superior descansa sobre declaraciones falsas y no fueron analizadas conforme a las reglas de la sana crítica.(F.1270)

Continúa expresando el recurrente que la sentencia ignora totalmente la declaración de B.F. quien manifestó en diligencia de careo con SANTIZO que ésta no se encontraba en el lugar de los hechos.(F.1271)

Además, sostiene que la declaración de BLANCO FERNÁNDEZ es confusa e inverosímil, y confirma que S.S. jamás mencionó la existencia de una póliza.(F.1272)

Por otra parte, el Licdo. MONCADA LUNA refiere que no se puede atribuir a la señora SANTIZO la autoría material del homicidio por no haber ejecutado personalmente tal hecho típico, aunado a que considera que no existen pruebas que la ubiquen como partícipe del hecho, como instigadora, cómplice primaria o secundaria(F.1273)

En otro orden de ideas, sostiene el recurrente que E.B.F. cometió el crimen por el antagonismo amoroso que se advierte en su propia declaración y cita a continuación varios fragmentos de las deposiciones del procesado, concluyendo que en el careo que sostuvo con S. se expresa enfáticamente que ésta nunca estuvo en el lugar de los hechos.(Fs.1275-1276)

De igual manera, señala el Licdo. MOCADA LUNA que la declaración de B.F. queda desvirtuada con el protocolo de necropsia en el cual se indica que el occiso estaba ebrio al momento en que se le causó la muerte, por lo cual indica que es falso lo declarado por B.F. cuando dice que "M. partió con él y con G.T.G. en el pick up desde la oficina hacia el vertedero de basura en Cerro Patacón, por lo que cuestiona en qué momento se llevaron a MARCELINO para hacerlo ingerir alcohol.(F.1279)

Agrega que debe tomarse en cuenta la declaración de S.E. quien declara a foja 94 que la última vez que vio a MARCELINO DE LEÓN fue el 20 de marzo, a eso de las 6:00 de la tarde, se retiraba del trabajo e iba solo, y ella se retiró a las 8:00 de la noche cuando termino la reunión del Sindicato, declaración que es corroborada por A.O.B. a fojas 42-43.(Fs.1279-1280)

Finalmente, solicita que se revoque la sentencia de 4 de septiembre de 2001, dictada por el Segundo Tribunal Superior de Justicia y en consecuencia se absuelva a S.J.S.E..(F.1283)

Por su parte, el Licdo. C.R.A. quien tiene a su cargo la defensa del señor E.B.F., manifiesta que la inconformidad con la resolución impugnada consiste, en primer lugar, en que su poderdante jamás aceptó la comisión del delito de homicidio en perjuicio de DE LEÓN ORTÍZ, ni en grado de autor ni de cómplice.(F.1284)

Continúa explicando que a parte de la decisión del jurado de conciencia, en el expediente no hay prueba sólida que establezca la premeditación o la comisión del homicidio para lograr otro delito. Además, su defendido ha manifestado su desacuerdo e inconformidad con la forma en que se llevó a cabo la instrucción sumarial en la práctica de diligencias probatorias y hasta menciona "posturas de molestia o desagrado por parte de la instructora."(F.1284)

Seguidamente, expresa el Licdo. R.A. que hay fuertes dudas en cuanto al hecho mismo, en relación a la conducta de B.F.. Agrega que éste no ha sido condenado o ha infringido la ley anteriormente por lo que estima que esta situación indica claras atenuantes establecidas en el numeral 8 del artículo 66 en concordancia con el artículo 56 del Código Penal.(F.1284)

Cuestiona el recurrente que no se aplicara a su defendido la calificación del hecho punible contenida en el artículo 131 del Código Penal, pues considera que no se ha acreditado la existencia de la premeditación ni la consecuencia de fin ulterior delictivo.(F.1285)

Por lo anterior, solicita que sean evaluadas las circunstancias de los hechos, se revoque la sentencia impugnada y se aplique una medida ajustada a los hechos probados en el expediente.(F.1285)

EL MINISTERIO PÚBLICO

En escrito de oposición, el Licdo. R.R.C., F.T. Superior del Primer Distrito Judicial, luego de referirse a las pretensiones de los apelantes, manifestó que en ningún momento del proceso que nos ocupa el despacho que representa ha dudado que SANTIZO ESCOBAR y B.F. son responsables de la comisión del Delito de Homicidio Agravado en perjuicio de MARCELINO DE LEÓN ORTÍZ, lo cual está fundamentado en pruebas testimoniales, periciales y documentales.(F.1288)

En ese sentido, indica el funcionario del Ministerio Público que S.E. y B.F. no solamente participaron en el homicidio de MARCELINO DE LEÓN ORTÍZ; también actuaron de manera premeditada ya que su muerte había sido previamente acordada. Agrega que en este hecho de sangre se observan con absoluta nitidez todos y cada uno de los elementos que sobre la premeditación nos habla la doctrina y la jurisprudencia.(F.1288)

De igual manera, expresa que SANTIZO ESCOBAR y B.F. actuaron inspirados en una causa económica: le causaron la muerte a DE LEÓN ORTIZ para recibir el pago de un seguro de vida previamente contratado, donde la primera aparece como beneficiaria, de allí que concurra otra causal que agrava el homicidio, cual es la consagrada en el numeral 5 del artículo 132 del Código Penal, por lo que comparte la decisión del Segundo Tribunal Superior, quien dictó una sentencia sustentada en la realidad de los hechos que se consignan en el proceso y acorde con los parámetros legales, por lo que no encuentra ninguna razón para que sea revocada o modificada la sentencia apelada.(F.1289)

ELEMENTOS FÁCTICOS DEL PROCESO

Consta en el expediente que el día 21 de marzo de 1997, cerca de la Urbanización Los Nogales, ubicada en el sector de Las Mañanitas, Corregimiento de T., fue encontrado el cuerpo sin vida del señor MARCELINO DE LEÓN ORTÍZ.

Como responsables del hecho punible se tiene a la señora S.J.S.E. y al señor E.B.F.; la primera se acogió al juicio en derecho y el segundo se sometió al juicio con intervención de jurados de conciencia.

Por su parte, el Segundo Tribunal Superior calificó la acción ilícita desplegada por los procesados en el tipo penal contenido en el artículo 132 del Código Penal, numerales 2 y 5, es decir, el homicidio agravado por premeditación y para preparar, facilitar o consumar otro hecho punible aún cuando éste último no se realice, cuya sanción oscila entre los 12 y 20 años de prisión, imponiendo la pena líquida de 17 años, llegando a esa conclusión por las siguientes consideraciones:

"La participación de S.S. se demuestra con el señalamiento directo que efectúa en su contra el señor E.B.F., quien la señala como la persona que ideó el hecho punible. Aunado a ello no se puede pasar por alto que SANTIZO acababa de sacar una póliza de seguro de vida a favor del hoy occiso y que los beneficiarios eran ella y sus familiares y que SILKA preguntaba insistentemente a las personas que le vendieron la póliza si le pagaban la totalidad del beneficio si la persona fallecía, aunque no tuviera mucho tiempo de cotizar, lo que demuestra que había planeado la muerte de DE LEÓN, pero se aseguró de obtener la póliza de seguro de vida, para beneficiarse económicamente.(F.1247)

Seguidamente, el A-quo se refiere a la participación de ELADIO BLANCO FERNÁNDEZ indicando lo siguiente:

"pesa en su contra los informes policiales que señalan que en un inicio aceptó la comisión del ilícito, además el señalamiento de su amante S., aunado a ello consta el hecho que su vehículo fue visto en el lugar del suceso y que para desviar la investigación le solicitó a un chapistero que hiciera factura con fecha alterada, para hacer ver que el vehículo estaba en el taller; además su responsabilidad ya fue decidida por el cuerpo de jurados de conciencia." (Fs.1247-1248)

Finalmente, señala el tribunal de primera instancia que S.J.S. y E.B.F., son autores del homicidio cometido en perjuicio de M.D.L.O., ya que ambos planearon la muerte de éste para obtener el dinero producto de la póliza de seguro de vida por B/.75.000.00.(F.1248)

EXAMEN DEL RECURSO DE APELACIÓN A FAVOR DE S.J.S. ESCOBAR

El Licdo. M. LUNA sostiene que en el expediente no existe prueba alguna que logre vincular a su defendida, S.J.S.E., con el delito por el cual fue condenada.

Sobre el particular, la Sala debe manifestar, que en el expediente figuran una serie de declaraciones de las cuales se desprende la vinculación de la procesada con el negocio penal en examen. Veamos:

Primeramente se debe indicar que G.P. de DE LEÓN, quien era esposa del hoy occiso (Fs.23-28), MARÍA DEL CARMEN DE LEÓN VÁSQUEZ, hermana del finado(Fs.35-37), al igual que A.O.B.G. (Fs.42-43) y SIMÓN ROSERO TORRES (Fs.61-64), manifiestan en sus declaraciones juradas que MARCELINO DE LEÓN, quien era mensajero del Sindicato Industrial de Empleados de Líneas Aéreas y Similares de Panamá (SIELAS), tenía problemas con la señora S. E., secretaria del sindicato, ya que no le pagaban su salario a tiempo, sus cheques aparecían sin fondo, no se le pagaban las prestaciones del seguro, pese a que se le descontaba y, además, le entregaba tarde las fichas de seguro.

Por otra parte, coinciden los declarantes en que la señora S.E. le había comprado al finado una nevera y un gavetero; ella era la que estaba pagando la cuenta (F.81) y le dio los muebles a DE LEÓN para que no dijera nada sobre los desfalcos que estaba haciendo.

-Declaración jurada de G.P. de DE LEÓN. Ésta señala que su esposo, M.D.L.O., le comentó que S.E. estaba cometiendo desfalco contra la empresa y como él lo sabía, ésta le dijo que le iba a dar más dinero, que se quedara callado sobre el asunto y además le iba a dar facilidades para conseguir una casa, lo que éste no aceptó.(Fs.24)

La declarante entregó tres fotocopias de los siguientes documentos: un cheque de la Compañía COPA que la señora S. mandó a depositar en su cuenta, copia del cheque de descuento que se le hace a los empleados miembros del sindicato, a nombre de PANAMA DISPATCH SERVICES y una copia de la cuenta de ahorros de S.S..(F.28)

- Declaración Jurada de J. P. R. F.. Era amigo y compañero de trabajo del hoy occiso; indica que DE LEÓN le manifestó que la gente de la directiva y la secretaria SILKA se robaban mucha plata, que había más cosas que el sabía pero que no se las podía decir.(Fs.57)

- Declaración Jurada de SIMÓN ROSERO TORRES. Amigo de DE LEÓN y trabajador eventual de la empresa SIELAS, manifiesta que éste le contó que se había dado una reunión de la Junta Directiva con 6 a 7 directivos de la empresa y la secretaria, que era algo anormal. DE LEÓN estuvo en la reunión y le pidió a los miembros de la Junta Directiva que se le pagara a tiempo porque el quería salir o renunciar de la empresa; al tocar el tema, los miembros de la Junta salieron para otra oficina, dejándolo solo, y al regresar le dijeron que le iban a dar un aumento de B/.200.00, diciéndole "tu no sabes nada y no has visto nada, pero él no aceptó..."(F.62)

I.R. TORRES que DE LEÓN le manifestó que había amenazado a los miembros de la junta, diciéndoles que si no le pagaban a tiempo se iba a ver obligado a hablar y entregar los documentos que él tenía, consistentes en copias de los papeles de transacciones que hacían los directivos, las cuales guardaba su hermana PAULINA y las otras las guardada él en una carpeta en el depósito de la misma empresa, y sólo ellos dos sabían donde estaba.(F.62-63)

En ampliación de declaración jurada, R. TORRES reitera lo expresado en los párrafos que anteceden.(Fs.546-548)

Las declaraciones que anteceden permiten concluir que las señora S.E. tenía problemas con el señor DE L.O., mensajero de SIELAS, ya que aquella no le hacía los pagos en las fechas correspondientes y éste tenía conocimiento de que se estaban cometiendo desfalcos en el sindicato.

Por otra parte, E.B.F., en sus diversas deposiciones, implica a la señora S.E. como la persona que planeó el ilícito en comento.

En entrevista realizada por los funcionarios de la Policía Técnica Judicial, B.F. expresó que era novio de S.E. y ésta le había dicho que iba terminar su relación con MARCELINO porque se estaba entrometiendo en su vida, diciendo que ella se estaba robando un cheque que salía del Sindicato.

B.F. expresa que S.E. le dijo que buscara a un sujeto para que golpeara a MARCELINO DE LEÓN y lo mandara al hospital. Él se fue y contrato a un sujeto apodado BETO que vive cerca de su casa, diciéndole que SILKA ofrecía B/.500.00 para que le diera una golpiza a un sujeto, éste aceptó pero le dijo que no iba a salir sin ningún revólver, por lo que S. le entregó a B.F. B./.200.00 para que comprara el arma y éste se fue a S.P. a comprarla; luego se la entregó a BETO, quien le preguntó que cuándo sería el tiro y él le contestó que no quería meterse en eso y BETO le dijo "tú nada mas me lo enseñas y yo actúo."

Continúa señalando el procesado que S. lo llamó un viernes para avisarle que MARCELINO iba a estar en una reunión, y que le dijera a BETO; luego BETO y él (B.F.) salieron en su auto Pick-up, matriculado 249707 y S.E. le dijo a "B." que golpeara a MARCELINO como para que estuviera internado en el hospital como por dos meses, que no lo matara.

Agrega que S.E. les dijo que iba a engañar a MARCELINO diciéndole que fuera con ellos a cobrar una plata a la casa de un amigo de "B." y aquel se montó en el pick up y se fueron. B.F. iba conduciendo el carro, llegaron a un lugar y "B." le dijo párate aquí, éste se bajó del carro y le dijo a MARCELINO vente acá y lo agarró de un brazo, lo sacó del carro, sacó el revólver y cuando MARCELINO vio el arma empezaron a forcejear y B.F. le dijO a BETO que se fueran y dejaran eso..." (F.108-109)

Seguidamente, B.F. narra que BETO golpeó con el revólver a MARCELINO DE LEÓN hiriéndolo y le tiro encima un tronco, lo dejaron tirado a orillas de la carretera cerca del residencial Los Nogales; de allí se fueron para la casa, donde BETO le reclamó que le pagara su plata, y B.F. le dijo que no tenía el dinero, que lo buscaría al día siguiente donde SILKA. Ésta le dio B/.300.00 y "B." dijo que eso costaba B/.3.000.00, que le fuera a buscar su plata y "B." llamó a SILKA para que le pagara su dinero y como ésta no sabía el nombre del sujeto, hizo el cheque a nombre de B.F. para que lo cambiara y le pagara a BETO.(F.109)

B.F. fue detenido en la Caja de Ahorros de Pedregal cuando se disponía a cambiar el cheque que le entregara S.E. para pagarle a "B.".(F.100)

En declaración indagatoria, E.B.F. señaló que SANTIZO ESCOBAR "es la autora intelectual con premeditación del caso" ya que mandó a matar a MARCELINO y le había ofrecido al otro sujeto ("BETO") B/.3.000.00 para que realizara el trabajo.(Fs.161-164)

Posteriormente, el procesado rindió ampliación de indagatoria, manifestando que tres días después de ocurrido el hecho de sangre, S.J.S. lo invitó a que fuera con ella a la Aseguradora Mundial y le dio B/.100.00 para que pagara una póliza de seguro a nombre de su esposa y de él, se lo comentó a su esposa y ella aceptó, por lo que fue a efectuar el pago de la misma.

Cinco días después, S.E. lo llamó por teléfono en horas de la noche para solicitarle que le ayudara en el caso que había pasado, que se hiciera confeso diciendo que él había matado a MARCELINO y lo había matado por celos, que ella le daría B/.40.000.00, porque el finado estaba asegurado y ella era la beneficiaria.(F.345)

Tal como expresa el procesado, la señora SANTIZO ESCOBAR tramitó un seguro de vida a nombre de M.D.L.O., situación que se detalla a continuación.

La señora I.D.C.B.B., quien labora en la Aseguradora Mundial, manifestó en declaración jurada que le vendió una póliza de seguro a S.S., pero que ésta no la llenó.(F.495)

Se le preguntó qué circunstancias rodearon la venta de la póliza donde se tenía por beneficiaria a S.J.S.E., señalando la declarante que respecto al trámite de la póliza, habló con R. G., Asistente de Mercadeo de la compañía aseguradora, ya que ella no sabía que el asegurado tenía esposa e hijos, y quería saber por qué no ponía a un familiar sino al suegro y a un amigo de infancia, diciéndole ROSA GONZÁLEZ que así lo deseaba MARCELINO DE LEÓN, no quería involucrar a sus familiares y que R.I. era su mejor amigo.(F.496)

Agrega la declarante que le comentó a la señora G. que en la póliza había un interés asegurable y que no se podría tramitar la póliza en esas condiciones, por lo que G. llamó al departamento de suscripción para saber si podía poner de beneficiario al señor I. y le contestaron que sí. Señala la S.B.B. que el Licdo. TEÓFILO CÓRDOBA, Gerente de Producción de Agencias Córdoba y A., quien supervisa su trabajo, vio la solicitud y le hizo mención acerca de los beneficiarios, luego firmó la solicitud en la parte de atrás para proceder con el trámite.(F.496)

Finalmente, Indica la declarante que R. G., fue quien le informó de la muerte de MARCELINO DE LEÓN y ella se lo comunicó al Licdo. TEOFILO CORDOBA para que buscara el expediente y averiguara sobre el caso.(F.496)

Por su parte, T.C.J., manifestó que llamó a S.S. porque aparecía como beneficiaria principal de la póliza y le dijo que quería saber las causas de la muerte del señor MARCELINO DE LEÓN, entonces ella le contestó que lo habían matado de unos balazos y le preguntó a ella cómo se había enterado de la muerte de DE LEÓN, contestándole S., en forma muy tranquila, que se había enterado por los periódicos, lo que le llamó la atención al señor CÓRDOBA y le preguntó qué relación tenía ella con el finado, señalando la imputada que ellos andaban juntos.(Fs.499-500)

El declarante también señaló que le preguntó a SANTIZO por la edad de la niña y ésta le dijo que tenía cuatro meses y que era hija de su marido anterior, que MARCELINO DE LEÓN se había hecho cargo de la niña y por eso aparecía como hijastra; luego le dijo a SANTIZO que como ella era la beneficiaria principal, tenía que comunicarse con la corredora de seguro pa ra que presentara el reclamo formal de la póliza y ella le preguntó que cuanto tiempo se tomaba hacer efectivo el pago, señalándole que por tratarse de un homicidio tenía que ser investigado por los tribunales para precisar la causa de la muerte y que generalmente estos casos demoraban un poco.(F.500)

Por último, el señor CÓRDOBA dijo que también le preguntó a SANTIZO si ella notaba una actitud poco común del señor MARCELINO y le dijo que últimamente estaba faltando mucho al trabajo y que lo había visto últimamente acompañado de unos señores que ella no conocía y que habían llegado preguntando por él la semana anterior a su muerte y que el señor MARCELINO denotaba un poco de irresponsabilidad por su trabajo, que la confianza que había tenido la empresa en él ya la habían perdido.(F.500)

Otra persona involucrada en la tramitación de la póliza es la señora R.E.G.O.. De acuerdo con esta deponente, la señora S. quería que le tramitara un seguro de vida para su supuesta pareja, para su papá y algunas personas, luego le daría la información. S. le pidió que pasara por su oficina, ella fue y llenaron las solicitudes y todos los documentos para firmar, pero señala que MARCELINO DE LEÓN no estuvo presente en ese momento y ciertas partes del documento quedaron en blanco, como por ejemplo la cédula y nombre del beneficiario entre otros.(F.521)

Se le preguntó a la declarante si notó alguna actitud rara en las preguntas que le formulara la señora S. y respondió que sí, que en la parte de la póliza referente a si la persona fallecía o tenía algún accidente, S. le preguntó si la póliza cubría eso con poco tiempo de vigencia, si su hija podía aparecer como beneficiaria del tipo con que ella andaba aun cuando no estuvieran casados, qué sucedía si MARCELINO, quien era el mensajero de la empresa, tenía algún accidente en la calle, si la compañía cubría esos riesgos a lo que ella le respondió que sí los cubría, siempre y cuando la causa fuera accidental y eso estaba contemplado en la póliza.(F.522)

En otro orden de cosas, constan en el cuaderno penal las declaraciones juradas, Informes de Entrevistas y declaraciones indagatorias rendidas por S.J.S.E.:

- Declaración Jurada. Manifiesta S.E. que E.B.F., le comentó que en República Dominicana había matado a un sujeto y entonces le preguntó que si ella sabía quien había matado a MARCELINO, quedándose callada y él volvió y contestó "YO LO MATE" y le dijo que si ella decía algo, ella y su bebé iban a tener problemas.(F.93)

Como B.F. sabía que ella se estaba apropiando del dinero del sindicato, prácticamente la estaba chantajeando, pero no le dijo por qué le causo la muerte a MARCELINO y ella indicó que pudo ser por celos, ya que, en una ocasión, tres semanas antes del hecho de sangre, B. le había dicho "D. por que sino tu veras lo que va a pasar", ya que, ella sostenía relaciones amorosas con ambos sujetos.(F.93)

Por otra parte, manifestó SANTIZO ESCOBAR que la última vez que vio a MARCELINO DE LEÓN fue el jueves 20 de marzo a eso de las 6:00 P.M. que se retiraba del trabajo, iba sólo, y que ella se retiró a las 8:00 p.m., cuando terminó la reunión del sindicato.(F.94)

Cuando M. se retiraba, el señor E. venía subiendo las escaleras del edificio SIELAS y tuvieron un cruce de palabras, ella no alcanzó a oír lo que dijeron. Eladio la saludó y habló con el señor G., jefe de S., para que moviera su auto y él pudiera sacar el suyo; luego observó que E. andaba con otro sujeto y se fue en el auto con dirección hacia el centro de la ciudad:

"y paso cerca donde el Difunto acostumbra coger el bus, para el señor E. no era normal que tomara esa ruta...regreso a eso de las ocho de la noche cuando ya yo iba saliendo, trate de saludarlo y me ignoró al igual que el otro sujeto, no habló con nadie sólo vi que se quedó abajo en la compañía."(F.94)(Lo subrayado es de la Sala)

- Informe de Comisión para las Autoridades Competentes. Se indica que mediante llamada telefónica, la señora S.S. informó que en el Taller Melquiades, ubicado en el sector de Ciudad Radial, Corregimiento de J.D., se encontraba un vehículo color blanco, marca Isuzu el cual guardaba relación con las investigaciones de la muerte de MARCELINO DE LEÓN.(F.95)

- Informe de Entrevista. En esta ocasión, S.E. manifestó que el señor R.I., secretario de finanzas de SIELAS, estaba vinculado a los desfalcos hechos al sindicato y ella tuvo conocimiento de la situación a través del señor MARCELINO DE LEÓN, y puso la denuncia en la Policía Técnica Judicial.(F.110)

La entrevistada señaló que DE LEÓN tenía problemas con IRIMIA ya que éste no le quería pagar sus viáticos; en el mes de diciembre de 1996, escuchó al señor IRIMIA que le decía al señor J.T.G., que había que eliminar a MARCELINO porque estaba dando mucho problema, y fue cuando I. le manifestó que si ella tenía o conocía a una persona para matar a MARCELINO y ella le contestó que iba a averiguar.(F.111)

IRIMIA le preguntó que si el "PAISA", o sea E.B.F., se atrevía y ella le dijo que le iba a preguntar, como en efecto lo hizo; días después el "PAISA" le dijo que el señor IRIMIA ya había hablado con él y ella señaló que:

"APROVECHANDOME DE LO QUE YO HABÍA ESCUCHADO Y DE LO QUE SE ESTABA PLANIFICANDO, YO LLAME A LA ASEGURADORA PARA QUE VINIERAN AL SINDICATO PARA QUE ME EXPLICARAN COMO FUNCIONABA LA POLISA (SIC) AHORRATIVA DE VIDA, FUE ASI QUE UNA JOVEN TRAJO LOS DOCUMENTOS ME LOS DEJO EN BLANCO Y YO PROCEDI A LLENARLO CON MARCELINO A LAPIZ . LE DIJE AL DIFUNTO QUE FIRMARA LA POLIZA Y EL DINERO DE PAGO DEL PRIMER MES, YO PAGUE AMBAS DE MI DINERO LA MIA Y LA DE EL...PERO CUANDO LE PREGUNTE AL JOVEN MARCELINO A QUIEN PONIA DE BENEFICIARIO ESTE SE QUEDO CAYADO FUE CUANDO APROVECHE Y PUSE MI NOMBRE, CUANDO LA JOVEN VINO A RETIRAR LA POLIZA ELLA ME MANIFESTÓ QUE TENIA QUE PONER A OTRA PERSONA EN CASO QUE ME PASARA ALGO A MI FUE ASI QUE PUSE A MI BEBY, Y SI LE PASABA ALGO A MI BEBY PUSE A MI MAMA.(F.111)

La Póliza de Seguro que fuera extendida a nombre de MARCELINO DE LEÓN, fue entregada por la señora SANTIZO ESCOBAR ante las autoridades.(Fs.120-135). En la documentación se observa que la suma asegurada era de B/.75.000.00 y que las beneficiarias principales eran S.J.S. ESCOBAR (Compañera) y K.M.B. (Hijastra) por partes iguales o al sobreviviente; se tenía por beneficiarios contingentes a los señores C.M.S. (Suegro) y R.I. (Amigo de la Infancia).(F.134)

-Declaración Indagatoria. Al rendir sus descargos, la señora S.E. manifestó que decidió tomar la póliza de seguro porque lo vio desde el punto de vista ahorrativo y que al comentarle a su compañero MARCELINO DE LEÓN sobre esto, él le dijo que también quería tramitar una póliza, entonces ella le dijo que estaba bien y que le iba a ayudar a pagarla. La aseguradora le trajo la documentación a SANTIZO ESCOBAR y ella procedió a llenarla y le ayudó al hoy occiso a llenar la de él; al llegar a la parte de los beneficiarios, S. le dijo a DE LEÓN que ella se iba a poner como beneficiaria y que lo pondría a él de beneficiario en la suya, pero éste le dijo que mejor pusiera a su hijo.(F.194)

Señala la indagada que se sorprendió mucho al enterarse de la muerte de DE LEÓN y señaló que ELADIO BLANCO la llamó por teléfono el domingo 30 de marzo de 1997 para decirle que él había sido la persona que mató a DE LEÓN y que si lo podía ayudar con algo para poder irse del país (F.196); al día siguiente la llamó y le dijo que él sabía que ella había ido a la P.T.J., la amenazó diciéndole que si ella le decía algo a la gente de la P.T.J. iba a tener problemas, le iba a hacer daño a ella y a su hija.(F.198)

De igual manera, BLANCO le manifestó que si lo agarraban y llamaban a los miembros del sindicato a declarar, dijera que había escuchado una conversación en donde el señor R.I., le decía al señor G., que mandara a matar al señor MARCELINO DE LEÓN, y que también dijera que ellos habían conversado con él, para planear el fallecimiento de MARCELINO.(F.198)

CONSIDERACIONES DE LA SALA

Las pruebas testimoniales y documentales analizadas demuestran que la señora S.E. tenía el propósito de obtener un beneficio económico con la muerte del señor DE LEÓN ORTIZ, al tramitar la póliza de seguro de vida y poner su nombre como beneficiaria.

La valoración en conjunto de las pruebas que anteceden a la luz de la sana crítica, llevaron al tribunal de primera instancia a concluir que la señora SANTIZO ESCOBAR es una de los personas responsables de la muerte ocasionada a M.D.L.O., opinión que comparte esta Superioridad.

Expuesto lo anterior, procede la Sala a analizar lo atinente a la calificación del hecho punible y el grado de participación de la procesada, aspectos en que se centra la disensión de la defensa técnica, pues considera que la acción desplegada por la prenombrada no la ubica como autora ni como partícipe del hecho punible. Veamos.

Las constancias procesales demuestran que la señora SANTIZO ESCOBAR tramitó una póliza de seguro de vida a nombre de M.D.L.O., en la cual ella era la beneficiaria. Aunado a ello, E.B.F. señala a SANTIZO ESCOBAR como autora intelectual del homicidio, siendo ella la persona que le solicitó que consiguiera a otro individuo para llevar a cabo el hecho y que ésta le ofreció una fuerte suma de dinero para que se hiciera responsable del ilícito.

Todos estos elementos permiten colegir que el homicidio cometido en perjuicio de M.D.L.O. fue planeado con el fin último de cobrar el seguro de vida, cuyo monto ascendía a B/.75.000.00., lo cual nos ubica ante un homicidio premeditado(Artículo 132, numeral 2, del Código Penal)

En ese sentido, la jurisprudencia ha sostenido que la premeditación se configura cuando el agente ejecuta el hecho voluntariamente, precedido de una deliberación o resolución previa, es decir que transcurre un lapso a partir de la decisión de cometer el ilícito, pasando por actos preparatorios hasta su consumación.

Igualmente debemos mencionar, que en nuestro Derecho Penal, los juristas MUÑOZ RUBIO y G.F., le atribuyen a la premeditación los siguientes elementos esenciales:a) Resolución y persistencia en la decisión;b) transcurso de cierto tiempo; yc) tranquilidad y frialdad de ánimo.

(Derecho Penal Panameño, Parte Especial, Tomo I, pág. 80-82, Publicaciones del Departamento de Ciencia Penales y Criminológicas, Universidad de Panamá, 1980).

Expresado lo anterior, la Sala comparte el criterio del Tribunal A-Quo y la representación del Ministerio Público, quienes señalan que, en la causa en examen, se configura la premeditación como elemento constitutivo del delito de homicidio agravado.

De otra parte, coincide la Corte con el A-quo en cuanto a que concurre la circunstancia agravante del homicidio cuando se comete para cometer otro hecho punible aún cuando este último no se realice(Artículo 132, numeral 5, Código Penal), siendo en este caso el delito de estafa que se pretendía realizar con el cobro del seguro.

En cuanto al grado de participación de la señora S.E., se debe manifestar que ésta no se encontraba en el lugar de la comisión del ilícito, lo cual no permite calificar su conducta como autora material del homicidio.

Sin embargo, no se puede soslayar que la procesada fue la persona que planeó y tramitó la contratación del seguro de vida a nombre del finado, y coordinó con B.F. el homicidio luego del cual pretendía hacer efectivo el cobro de dicho seguro en virtud de que ella era la beneficiaria.

Así las cosas, la acción desplegada por la señora S.E., se adecua a la figura del instigador, el cual define el Código Penal en los siguientes términos:

Artículo 41. Son instigadores, quienes intencionalmente determinen a otros a realizar el hecho punible.

De otra parte, el Segundo Tribunal Superior al momento de individualizar la pena le impuso a la señora S.E. 17 años de prisión, y si bien la Corte ha variado la calificación del grado de participación de la procesada, mantiene la sanción impuesta, puesto que no se advierten visos de ilegalidad que den lugar a modificarla.

EXAMEN DEL RECURSO DE APELACIÓN A FAVOR DE E.B.F.

Con respecto al recurso de apelación interpuesto a favor del procesado E.B.F., es oportuno recordar que éste se acogió al juicio con intervención de jurados de conciencia, quienes determinaron que era culpable del homicidio de MARCELINO DE LEÓN ORTIZ.(F.1172)

El apelante centra su inconformidad en cuanto a la calificación del hecho punible, pues considera que se está ante un homicidio simple y considera que se le debe reconocer como atenuante la calidad de delincuente primario.

Esta S., como se indicó en líneas que anteceden, es del criterio que las constancias procesales demuestran que el homicidio cometido en perjuicio de MARCELINO DE LEÓN ORTIZ es un homicidio agravado por premeditación y como medio para la ejecución de otro hecho punible que no logró consumar. De igual manera, estima que la pena impuesta a los procesados, es decir, 17 años, es proporcional al hecho punible cometido.

Además, la Corte comparte la opinión del Tribunal Superior que al hacer el juicio de reproche subsumió la conducta desarrollada por el procesado como autor del homicidio agravado en perjuicio de MARCELINO DE LEÓN, lo que se desprende de las declaraciones de la señora S.E. quien se puso de acuerdo con el procesado para llevar a cabo la acción ilícita.

Aunado a lo anterior, la Sala considera que en el caso del señor B.F. se configura la circunstancia agravante común contenida en el numeral 4 del artículo 67 del Código Penal, es decir, cuando se comete el hecho mediante precio, recompensa o promesa.

Ello es así, por cuanto que el procesado en sus descargos manifestó que S.E. le solicitó que contratara a otro sujeto para que llevaran a cabo el ilícito y le dijo que les iba a pagar, lo cual hizo una vez suscitado el hecho, toda vez que le entregó un cheque a B.F.(Fs.100-109)

El procesado también manifestó que S.E. le dijo que se hiciera confeso diciendo que él había matado a MARCELINO por celos, que ella le daría B/.40.000.00, porque el finado estaba asegurado y ella era la beneficiaria.(F.345)

No obstante lo anterior, el recurso de apelación se presentó a favor de los procesados, motivo por el cual la Sala, en virtud del principio de reformatio in pejus, se ve impedida de aplicar la agravante común contenida en el numeral 4º del artículo 67 del Código Penal, que acarrearía un aumento de la sanción impuesta a B.F..

Finalmente, se debe indicar que no concurren circunstancias atenuantes que modifiquen la responsabilidad de los procesados.

PARTE RESOLUTIVA

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema, Sala Penal, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, REFORMA la sentencia de sentencia de 4 de septiembre de 2001, proferida por el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, sólo en el sentido de condenar S.J.S.E. como instigadora del delito de homicidio en perjuicio de MARCELINO DE LEÓN ORTIZ y CONFIRMA en lo demás.

N..

(fdo.) G.J.D.C.

(fdo.) C.P.B.

(fdo.) A.S. CÉSPEDES

(fdo.) MARIANO HERRERA

Secretario