Sentencia Generales de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 4ª de Negocios Generales, 21 de Marzo de 2016

Ponente:Luis Ramón Fábrega Sánchez
Fecha de Resolución:21 de Marzo de 2016
Emisor:Cuarta de Negocios Generales
 

VISTOS: La firma forense SERVICIOS LEGALES Y ASOCIADOS, actuando en nombre y representación de SARAYA INTERNATIONAL, S.A., han presentado a la consideración de esta S., Recurso de Anulación en contra del Laudo Arbitral en Derecho, fechado 13 de enero de 2015 y la Resolución de Aclaración de 28 de enero de 2015, proferidas dentro del Proceso Arbitral interpuesto por LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., en contra de los recurrentes, ante el Centro de Conciliación y Arbitraje de Panamá (CeCAP). ANTECEDENTES En el Centro de Conciliación y Arbitraje de Panamá (CeCAP) se llevó a cabo el proceso arbitral promovido por LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., en contra de SARAYA INTERNATIONAL, S.A., decidido medianteLaudo Arbitral Nacional en Derecho fechado 13 de enero de 2015, que resuelve lo siguiente: "PRIMERO: DECLARAR que SARAYA INTERNATIONAL, S.A., ha cumplido su obligación de restituir a LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., el depósito consignado por LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., para garantizar el Contrato de Arrendamiento de 28 de diciembre de 2006 suscrito entre dichas partes. SEGUNDO: CONDENAR a SARAYA INTERNATIONAL, S.A., a pagar a LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., la suma de CUARENTA Y CINCO MIL OCHOCIENTOS VEINTICINCO BALBOAS CON 00/100 (B/.45,825.00), en concepto de devolución del depósito constituido bajo el Contrato de Arrendamiento de 28 de diciembre de 2006 suscrito entre dichas partes. TERCERO: CONDENAR a SARAYA INTERNATIONAL, S.A., a pagar intereses legales del diez por ciento (10%), por la mora en restituir a LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., el monto del depósito constituido bajo el Contrato de Arrendamiento de 28 de diciembre de 2006 celebrado entre dichas partes; intereses que deben computarse a partir del día 1 de enero de 2012 y hasta que se cumpla con la restitución del depósito de garantía. CUARTO: NEGAR las excepciones ensayadas por SARAYA INTERNATIONAL, S.A., a saber: (i) de prescripción de la acción, (ii) de rendición de cuentas y entrega de las de las (sic) sumas recibidas por el arrendamiento de LG; (iii) de inarbitrabilidad del contrato de arrendamiento; y (iv) de finiquito de liberación que excluyó el depósito consignado de las responsabilidades de SARAYA INTERNATIONAL, S.A."(v. fj. 164) Notificadas las partes, se presentan escritos de Aclaración por parte de los apoderados de LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., y SARAYA INTERNATIONAL, S.A. Ambas solicitudes son decididasmediante resolución de 28 de enero de 2015, en la cual se niega la solicitud de aclaración efectuada por la parte demandada SARAYA INTERNATIONAL, S.A., y aclara el punto TERCERO de la parte resolutiva del laudo arbitral proferido el 13 de enero de 2015, el cual deberá leerse así: "TERCERO: CONDENAR a SARAYA INTERNATIONAL, S.A., a pagar intereses legales de diez por ciento (10%) anual, por la mora en restituir a LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., el monto del depósito constituido bajo el Contrato de Arrendamiento de 28 de diciembre de 2006 celebrado entre dichas partes; intereses que deben computarse a partir del día 1 de enero de 2012 y hasta que se cumpla con la restitución del depósito de garantía". (v. fj. 169). El 27 de febrero de 2015, la firma forense SERVICIOS LEGALES Y ASOCIADOS, actuando como apoderados judiciales de SARAYA INTERNATIONAL, S.A., formalizan ante la Secretaría de la S. Cuarta de Negocios Generales, Recurso de Anulación en contra del Laudo Arbitral en Derecho, fechado 13 de enero de 2015 y la Resolución de Aclaración de 28 de enero del mismo año. Admitido el recurso mediante Resolución de 6 de abril de 2015, se corre traslado a los representantes legales de LG ELECTRONICS PANAMA, S.A., para que impugnen el Recurso de Anulación presentado, en base a lo establecido en el numeral 4 del artículo 68 de la Ley 131 de 31 de diciembre de 2013. El 4 de junio de 2015, el licenciado MARIO FÁBREGA actuando en calidad de apoderado judicial de la empresa LG ELECTRONICS PANAMA, S.A., presenta formal oposiciónal Recurso de Anulación interpuesto por SARAYA INTERNATIONAL, S.A.; quedando el expediente para resolver lo solicitado por las partes en atención a lo estipulado en el numeral 6 del artículo 68 de la Ley 131 de 2013. CONTENIDO DEL RECURSO DE ANULACIÓN Los apoderados judiciales de SARAYA INTERNATIONAL, S.A., fundamentan el Recurso de Anulación presentado en contra del Laudo Arbitral de 13 de enero de 2015, en los siguientes motivos: PRIMER MOTIVO: "...CONSISTE EN QUE UNA DE LAS PARTES NO HA SIDO NOTIFICADA EN DEBIDA FORMA DE LA INICIACIÓN DE ARBITRAJE, POR LO QUE NO HA PODIDO HACER VALER SUS DERECHOS".(v. fj. 5) SUSTENTACIÓN DEL PRIMER MOTIVO ALEGADO: I. La empresa SARAYA INTERNATIONAL, S.A., tuvo noticia del inicio del proceso arbitral mediante carta fechada 19 de junio de 2014, suscrita por la Secretaría General de Arbitraje del CeCAP, en la cual pone en conocimiento la presentación de la solicitud de arbitraje por parte de LG ELECTRONICS PANAMA, S.A. II. En esa misma misiva, el CeCAP le advierte que ante la falta de designación de árbitros por parte de la demandada, designa a ORLANDO LÓPEZ, principal y G.D., suplente. III.Con base a la nota de fecha 19 de junio de 2014, se presenta el día 23 de junio de 2014, poder a favor del licenciado J.N. y seguidamente el 24 de junio de 2014, se presentó escrito advirtiendo la "nulidad de lo actuado", junto con el escrito de aceptación del arbitraje y designación de los árbitros. IV. Mediante Resolución de 19 de junio de 2014, producida con anterioridad a la comparecencia al proceso por parte de SARAYA INTERNATIONAL, S.A., la Secretaria decide proceder según lo dispuesto en el artículo 12 del Reglamento de Arbitraje de CeCAP, relativo a la notificación y traslado de la solicitud inicial y demás actuaciones del expediente. V. A foja 42 del expediente de arbitraje reposa nota fechada 19 de junio de 2014, mencionada en el hecho primero, en la cual se señala que la parte demandante LG ELECTRONICS PANAMA, S.A., mediante diligencia notarial, notificó formalmente a la parte demandada de la solicitud de arbitraje. VI. La diligencia de notificación llevada a cabo el día 20 de febrero de 2014, a cargo de LG ELECTRONICS PANAMA, S.A., no es válida, al haber delegado el centro, funciones jurisdiccionales a la parte beneficiada con la misma. VII. La parte demandante sólo aportó al expediente copia simple de la diligencia notarial, sin sello, careciendo de valor probatorio. VIII. El Reglamento del CeCAP señala en su artículo 12, que la notificación de la solicitud de arbitraje corre por cuenta del propio centro y no de la parte demandante o proponente. IX. La diligencia notarial del 20 de febrero de 2014 manifiesta que la notificación la realizó el actor sin la participación del CeCAP mediante nota que se entregó a la señora S.D., sin formalidad de ninguna clase. X. La nulidad producida, dada la falta de notificación de la actuación arbitral que informa del inicio del proceso, determinó que la parte demandada "no pudiera hacer valer su derecho de designar árbitros, lo que dejó a la parte afectada en indefensión". (v. fj. 8) SEGUNDO MOTIVO: "...CONSISTE EN QUE EL PROCEDIMIENTO ARBITRAL NO SE HA AJUSTADO AL ACUERDO ENTRE LAS PARTES". (v. fj. 8-15) SUSTENTACIÓN DEL SEGUNDO MOTIVO ALEGADO: I. En la contestación de la demanda se advirtió la existencia de una administración judicial sobre la finca objeto del contrato de arrendamiento suscrito entre las partes. II. De los testimonios de la señora G.S.R. y G.C. queda claro que la finca No. 14544 inscrita a rollo 28180 documento 4 de la sección de la propiedad, provincia de C., objeto del contrato de arrendamiento adscrito entre las partes, está bajo administración judicial, lo mismo que los frutos que ésta produce por mandato judicial emitido por el Juzgado Segundo de Circuito Civil de C., dentro del Proceso Ejecutivo Hipotecario promovido por NEMO TRADERS, S.A., en contra de XIMARA INVESTMENT, S.A. III. Durante la parte de alegatos se promovió oportunamente, Excepción de Falta de Legitimación Pasiva en la causa, sin embargo, el laudo arbitral no se pronunció al respecto de esta excepción, lo que motivó escrito de aclaración del laudo. IV. Desde la contestación de la demanda y durante la etapa de evacuación de pruebas salió a relucir un hecho que constituye la base para la excepción de falta de legitimación sustantiva pasiva en la causa, por lo que no pudo haber sido promovida con anterioridad al procedimiento. V. La ley 131 de 31 de diciembre de 2013 solo hace referencia a las excepciones de falta de competencia y exceso en el mandato, lo que crea un vacío en materia procesal, que la autoridad judicial está llamada a llenar. VI. El no pronunciamiento del Tribunal Arbitral en relación a la excepción de falta de legitimación pasiva de la causa dejó a la parte demandada en estado de indefensión, lo que es coincidente con lo estipulado en el numeral 2 del artículo 67 de la Ley 131 de 31 de diciembre de 2013. Así mismo, dada la falta de pronunciamiento al respecto, el tribunal arbitral incurrió en lo dispuesto en el numeral 4 del citado artículo, pues el procedimiento no se ajustó a lo acordado por las partes que establecieron el arbitraje en derecho. TERCER MOTIVO DE ANULACIÓN: "... LOS ÁRBITROS HAN DECIDIDO SOBRE CUESTIONES NO SUSCEPTIBLES DE ARBITRAJE". (v. fj.15-17) SUSTENTACIÓN DEL TERCER MOTIVO ALEGADO: I. El Tribunal fue constituido en violación a lo previsto en la Ley y en el propio entendimiento de las partes pactado en compromiso arbitral. II. Mediante Auto No. 1750 de 21 de noviembre de 2011, el Juez Primero Municipal del Circuito de C., Ramo Civil, declaró inarbitral cualquier tema relaciondado con la ejecución del contrato de arrendamiento suscrito entre SARAYA INTERNATIONAL, S.A., y LG ELECTRONICS PANAMA, S.A., el 28 de diciembre de 2006. III. El auto fue dictado dentro del proceso de lanzamiento por mora instaurado por M.C., en su condición de administradora judicial de la finca 14544 contra LG ELECTRONICS PANAMA, S.A. IV. Este mismo Auto se pronunció sobre la solicitud de Rescisión de Fuero Arbitral y Devolución de Fondos, realizada por la parte demandante, representada por G.S.R. en su condición de Administradora Judicial, después que se subrogó en las obligaciones y funciones del cargo el reemplazar a M.C., lo que fue expresamente aceptado y acatado por LG ELECTRONICS PANAMA, S.A. V. Habiéndose acreditado la competencia de la esfera judicial para dirimir lo relacionado con la ejecución del contrato de arrendamiento y el reconocimiento de G.S.R. como administradora judicial y persona legitimada para encarar las acciones judiciales relacionadas con la finca 14544 objeto del contrato de arrendamiento, el Tribunal Arbitral se pronunció sobre materia que no correspondía a su competencia y al llevar acabo el proceso arbitral y emitir el Laudo Arbitral, incurrió en exceso de su mandato, lo que dejó en indefensión a la parte demandada. VI. Las partes reconocieron, aceptaron y acataron, tanto en el proceso de lanzamiento como dentro del proceso de arbitraje, lo resuelto en Auto No. 1750 de 21 de noviembre de 2011. Quedando entendido que el Laudo Arbitral representa, por lo expuesto, violaciones al procedimiento establecido en la Ley 131 del 31 de diciembre de 2013, que conlleven a la anulación de la decisión proferida. VII.El Tribunal Arbitral actuó más allá de su mandato, según lo señala el artículo 31 de la Ley 131 de 31 de diciembre de 2013. VIII. Los árbitros han decidido sobre cuestiones no susceptibles de arbitraje. El tribunal no podía involucrarse y modificar decisiones jurisdiccionales en firme y ejecutoriadas sobre cuestiones relativas a la ejecución del contrato de arrendamiento suscrito el 28 de diciembre de 2006 bajo administración judicial de la cual les objeto la finca 14544 y el contrato de arrendamiento; en expresa violación a la Ley y a lo establecido mediante Auto No.1750 de 11 de noviembre de 2011. OPOSICIÓN AL RECURSO DE ANULACIÓN El apoderado judicial de la empresa LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., se opone a los argumentos de anulación efectuados por el recurrente, en base a las siguientes consideraciones: OPOSICIÓN AL PRIMER MOTIVO DE ANULACIÓN: I. LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., con miras a dar cumplimiento al convenio arbitral pactado en la cláusula octava del contrato de arrendamiento celebrado con SARAYA INTERNATIONAL, S.A., efectuó, previo a la solicitud del proceso arbitral ante el Centro de Conciliación y Arbitraje, envió la nota fechada 17 de febrero de 2014 al señor N.H., presidente y representante legal de SARAYA INTERNATIONAL, S.A., la cual es recibida en las oficinas de Milano Internacional en Zona Libre de C. en fecha 20 de febrero de 2014, quedando constancia mediante Acta Notarial. II. Mediante la nota fechada 17 de febrero de 2014, LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., notifica a SARAYA INTERNATIONAL, S.A., de su voluntad de ejercer la cláusula compromisoria contenida en el contrato de arrendamiento, sin embargo, luego de la entrega de esta nota en las oficinas del presidente y representante legal de la empresa el día 20 de febrero de 2014, SARAYA INTERNATIONAL, S.A., decide guardar silencio y deja pasar el término de cinco (5) días hábiles para contestar y designar su árbitro. III. La argumentación de SARAYA INTERNATIONAL, S.A., es incorrecta, pues ignora lo dispuesto en el artículo 8 de la Ley 131 de 2013, que define el ámbito del concepto de notificación, de una manera amplia, entendiéndose que cualquier comunicación se considerará recibida si ha sido entregada en el establecimiento o dirección del destinatario. IV. El señalamiento por parte de SARAYA INTERNATIONAL, S.A., de que la notificación debía ser personal resulta claramente infundado, y pareciera derivarse del error de creer que en el procedimiento arbitral se deben cumplir los requerimientos y las formalidades propias del Código Judicial. V. El Reglamento de Arbitraje no es una norma superior, por el contrario, el Reglamento es considerado una expresión de la voluntad de las partes; por lo que es patente que las partes pueden modificar las disposiciones del mismo, para adecuarlas a sus conveniencias y requerimientos particulares. VI. Lo dispuesto en la cláusula octava del Contrato de Arrendamiento, en el sentido de que las partes, antes de acudir al CeCAP, se notificarían directamente su intención de ir arbitraje, comunicación que llevaría además la designación del árbitro, es una modificación legítima de lo dispuesto en el Reglamento de Arbitraje de CeCAP. VII.El CeCAP, al recibir la solicitud de arbitraje presentada por LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., en la que aporta prueba del convenio arbitral, y donde se aporta prueba de que se había efectuado la notificación de la carta de aviso de arbitraje en la oficina de SARAYA INTERNATIONAL, S.A., hizo lo correcto al reconocer la referida notificación como el acto de comunicación válido e idóneo para dar inicio al arbitraje. VIII. SARAYA INTERNATIONAL, S.A., en ningún momento objetó el valor probatorio de la diligencia notarial que fuera suscrita para efectos de dejar constancia de la entrega de la nota de 17 de febrero de 2014; por lo tanto, se entiende que renunció al derecho de objetar; por lo que mal puede por vía del recurso de anulación, objetar una prueba documental que en curso de proceso arbitral nunca cuestionó. IX. No se ha producido nulidad alguna, y no se ha configurado una falta de notificación de la actuación arbitral que informa del inicio del proceso, por lo que no resulta procedente la causal de anulación alegada por SARAYA INTERNATIONAL, S.A. OPOSICIÓN A AL SEGUNDO MOTIVO DE ANULACIÓN: I. Es preciso aclarar que en el proceso arbitral que se surtió entre las partes no se ha configurado, ni siquiera remotamente, el fenómeno de falta de legitimación pasiva. SARAYA INTERNATIONAL, S.A., pretende confundir al tribunal de anulación haciéndole creer que quien debió ser la parte demandada en el proceso arbitral fue la señora G.S.D.R., en su condición de administradora judicial de la finca No.14544, inscrita al rollo 28180, documento 4, Sección de Propiedad, Provincia de C.. II. El proceso arbitral promovido tenía por objeto la reclamación de un depósito de arrendamiento que había sido entregado por LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., a SARAYA INTERNATIONAL, S.A., al inicio del referido acuerdo. Unos meses después del contrato de arrendamiento, la finca No. 14544 fue objeto de un secuestro, dentro del cual fue designada como administradora judicial la señora M.C., quien es trabajadora de SARAYA INTERNATIONAL, S.A.P., la finca 14544 fue objeto de un embargo judicial, en el cual fue designada como administradora judicial G.S.D.R., razón por la cual SARAYA INTERNATIONAL, S.A., considera que el proceso arbitral debió interponerse en contra de la administradora judicial y no en contra de la empresa. III. En el proceso arbitral quedó establecido que el depósito de arrendamiento del contrato suscrito entre las partes, nunca fue entregado a las administradoras judiciales M. CUERVO y G.S.D.R., por lo tanto si el depósito fue entregado por LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., a SARAYA INTERNATIONAL, S.A., y esta nunca ha demostrado haberlo traspasado ni a M. CUERVO ni a G.S.D.R., entonces es claro que quien debía responder de la devolución del depósito era justamente SARAYA INTERNATIONAL, S.A., y nadie más. IV. Es totalmente infundado alegar que el "contrato de arrendamiento objeto del proceso" se encontraba bajo administración judicial, cuando lo que se encuentra bajo administración judicial es la finca 14544. La reclamación no guarda relación con el estatus jurídico bajo el cual se encuentra la finca 14544; por el contrario, la reclamación fue dirigida a recuperar un depósito de arrendamiento, que fue entregado a SARAYA INTERNATIONAL, S.A., y que nunca ha podido demostrar que lo haya entregado a otra persona. V. S.I., S.A., reconoce que la excepción de falta de legitimación pasiva solamente fue presentada en los alegatos, pero luego trata de confundir al tribunal alegando que la referida excepción fue "reiterada" en los alegatos, dando entender que había sido presentada con anterioridad. Lo único cierto de estas aseveraciones del recurrente es que la excepción de falta de legitimación en la causa fue presentada en el escrito de alegatos . VI. Es totalmente falso lo alegado por la recurrente, en el sentido de señalar que en el curso del proceso fue que pudo percatarse de la existencia de esta situación, y que, por lo tanto, solamente en la oportunidad de alegatos pudo aducir la mencionada excepción; cuando desde un primer momento en el proceso, la demandada sabía que la señora G.S.D.R., había sido designada por la Juez Segunda de C., como administradora judicial de la finca 14544. Prueba de lo anterior es que este hecho fue señalado por la propia LG ELECTRONICS PANAMA, S.A., en su escrito de solicitud de arbitraje. VII.SARAYA INTERNATIONAL, S.A., tenía conocimiento del hecho de que G.S.D.R. era administradora judicial de la finca 14544 desde el inicio del proceso arbitral, por lo que perfectamente hubiese podido alegar una excepción de falta de legitimación pasiva al momento de contestar la demanda, cosa que no hizo. VIII. Si el tribunal arbitral hubiese entrado a considerar y resolver la excepción de falta de legitimación pasiva, introducida tardíamente por SARAYA INTERNATIONAL, S.A., en su escrito de alegato final, hubiese infringido el artículo 45 de la Ley 131 de 2013, pues hubiese claramente negado a LG ELECTRONICS PANAMA, S.A., la oportunidad de pronunciarse sobre la referida defensa. Efectivamente LG ELECTRONICS PANAMA, S.A., nunca tuvo oportunidad de pronunciarse y de presentar sus argumentos contra la referida excepción, pues esta fue propuesta en el escrito de alegatos, momento en el cual no habían oportunidades ulteriores para actuaciones de las partes. De lo anterior se desprende que la decisión del Tribunal Arbitral, de no entrar a resolver la excepción de falta de legitimación pasiva en su laudo final, ni en la aclaración del mismo, fue ajustada a la ley, y al acuerdo de las partes, según está reflejado en el reglamento arbitral aplicable. OPOSICIÓN AL TERCER MOTIVO DE ANULACIÓN: I. Si examinamos el Auto No. 1750 dictado por el Juzgado Primero Municipal del Distrito de C., Ramo Civil, encontraremos que en su parte resolutiva no declara, en ninguna de sus partes, la "inarbitrabilidad" del contrato de arrendamiento celebrado entre LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., y SARAYA INTERNATIONAL, S.A. Lo que hace es "admitir" la recisión del fuero arbitral solicitada por G.S.D.R. y en consecuencia "reasume" la competencia sobre el proceso de lanzamiento por mora con retención de bienes promovido por M. CUERVO contra LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A. II. Lo único que se determinó en el Auto No. 1750 es que, para una disputa en concreto, esto es, el proceso de lanzamiento promovido por M. CUERVO en contra de LG ELECTRONICS PANAMA, S.A., el juez declaraba rescindido el fuero arbitral. Tal declaración no entrañó una extinción del convenio arbitral, ni mucho menos la inarbitrabilidad de las controversias posteriores que surgieran del contrato de arrendamiento. III. La inarbitrabilidad es una cuestión que tiene que ver con la naturaleza de la materia sobre la cual versa la relación jurídica entre las partes. Es una cuestión de carácter objetivo. IV. Estamos frente a una materia libre de disposición de las partes conforme a derecho, que recae sobre intereses netamente patrimoniales entre dos comerciantes. No existen argumentos que nos deban llevar a pensar que la materia que ha sido ventilada en el presente arbitraje sea "inarbitrable", como incorrectamente sostiene SARAYA INTERNATIONAL, S.A. CONSIDERACIONES DE LA SALA Luego del análisis de los argumentos que sirven de sustento para las causales de anulación aducidas por los apoderados judiciales de SARAYA INTERNATIONAL, S.A., así como los que sustentan la oposición de LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., seprocederá a emitir las consideraciones pertinentes. El artículo 66 de la Ley 131 de 31 de diciembre de 2013,establece que el laudo arbitral solo podrá recurrirse ante un tribunal judicial mediante recurso de anulación, el cual constituye la única vía de impugnación del laudo y tiene por objeto la revisión de su validez por las causales taxativamente establecidas en la ley. Asimismo, el recurso de anulación del laudo es la única vía específica e idónea para proteger cualquier derecho constitucional amenazado o vulnerado en el curso del arbitraje o en el laudo. El artículo 67 de la Ley 131 de 2013 le confiere competencia a la S. Cuarta de Negocios Generales de la Corte Suprema de Justicia para conocer del Recurso de Anulación de Laudo Arbitral, siempre y cuando la parte recurrente alegue y pruebe las causales taxativamente señaladas en la ley. En el recurso de anulación bajo análisis, los apoderados judiciales de la empresa SARAYA INTERNATIONAL, S.A., fundamentan su solicitud en las siguientes causales: "Artículo 67: Causales de anulación del laudo arbitral. El laudo arbitral solo podrá ser anulado por la S. Cuarta de Negocios Generales de la Corte Suprema de Justicia, cuando la parte que solicita la anulación alegue y pruebe: 1. ... 2. Que no ha sido debidamente notificada de la designación de un árbitro o de las actuaciones arbitrales o no han podido, por cualquier otra razón, hacer valer sus derechos; o 3. ... 4. Que la designación del tribunal arbitral o el procedimiento arbitral no se han ajustado al acuerdo entre las partes, salvo que dicho acuerdo estuviera en conflicto con una disposición de esta ley de las que las partes pudieran apartarse o, a falta de dicho acuerdo, que no se han ajustado a esta ley; o 5. Que los árbitros han decidido sobre cuestiones no susceptibles de arbitraje; o...". En ese sentido, es preciso citar el contenido del acuerdo arbitral suscrito por las partes en el Contrato de Arrendamiento y que dio origen a la controversia objeto del proceso arbitral: "8. ARBITRAJE Cualquier disputa que surja de la aplicación, interpretación o terminación del presente contrato será resuelta mediante mecanismos de arbitraje comercial internacional en Derecho, según las normas del Centro de Conciliación y Arbitraje de Panamá (CeCAP). En el evento de que una de las partes desee ejercer esta cláusula compromisoria deberá así notificarlo por escrito a la otra parte en cuya comunicación indicará también la designación de su árbitro, quien deberá ser abogado, y sus generales. La otra parte tendrá un término de cinco (5) días hábiles a partir de la fecha de recibo de la nota para contestarla y designar su árbitro, quien deberá ser abogado, y sus generales. Posteriormente los dos árbitros designados por las partes deberán designar un tercer árbitro dirimente dentro de un período no mayor de 15 días calendarios, posterior a lo cual se iniciará el trámite ante el Centro de Conciliación y Arbitraje y conforme a sus reglas de procedimiento. En el evento de que los árbitros designados no puedan ponerse de acuerdo en el término señalado para escoger el dirimente, o si la parte requerida no designase en término su árbitro, cualquiera de las partes podrá recurrir al Centro de Conciliación y Arbitraje para que ésta sea la que designe al segundo árbitro o al dirimente, según sea el caso, e inicie el procedimiento arbitral". (Cfr. F.. 27-28) PRIMERA CAUSAL ALEGADA:"Que no fue debidamente notificada de la designación de un árbitro o de las actuaciones arbitrales, viéndose imposibilitado para ejercer sus derechos": De la lectura y el análisis del convenio arbitral contenido en la cláusula 8 del contrato de arrendamiento celebrado entre las partes, se desprende lo siguiente: 1. La notificación que efectúa LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A, mediante nota fechada 17 de febrero de 2014 (v. fj. 204) corresponde al requisito previo que ambas partes acordaron y que consistía en el deber que LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., tenía como parte interesada en recurrir al arbitraje, de comunicar a SARAYA INTERNATIONAL, S.A., dicha intención y la identificación/designación de su árbitro. 2. Esta comunicación, previa al procedimiento arbitral, tenía por objeto poner en conocimiento de SARAYA INTERNATIONAL, S.A., las intenciones de LGELECTRONICS PANAMÁ, S.A., y las generales del árbitro seleccionado por ésta. Asimismo, le correspondía a SARAYA INTERNATIONAL, S.A., dentro de los cinco (5) días siguientes, contestar la nota y designar a su árbitro, para posteriormente comparecer ante el Centro de Conciliación y Arbitraje de Panamá (CeCAP) e iniciar el proceso arbitral. 3. La empresa SARAYA INTERNATIONAL, S.A., una vez recibida la comunicación por parte de LG ELECTRONICS PANAMA, S.A., el día 20 de febrero de 2014, tal como consta en el Acta de Diligencia de Inspección Notarial (v. fjs. 35-36), decide no contestar, ni designar a su árbitro, como le correspondía según lo acordado. 4. En virtud del silencio o inactividad de la empresa SARAYA INTERNACIONAL, S.A., y tal como lo previó el convenio arbitral suscrito entre las partes al señalar: "...o si la parte requerida no designare en término su árbitro, cualquiera de las partes podrá recurrir al Centro de Conciliación y Arbitraje para que ésta sea la que designe al segundo árbitro...";LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., procedió a solicitar dicha designación al Centro de Conciliación y Arbitraje (CeCAP) quién a su vez, luego de la designación del segundo árbitro, procedió a notificar a la empresa SARAYA INTERNATIONAL, S.A., tal como consta en nota fechada 19 de junio de 2014 (v. fj. 39); para dar inicio al proceso arbitral con la presentación formal de la demanda arbitral el día 13 de agosto de 2014, la que en su momento fue contestada de forma oportuna por la empresa demandada. De lo anterior podemos colegir, que SARAYA INTERNATIONAL, S.A., fue debidamente notificada, no solo de la designación de los árbitros, sino de todas las actuaciones subsiguientes que se dieron antes y durante todo el proceso arbitral, respetándose todos los derechos y garantías fundamentales que como parte demandada, le correspondían. Recordemos lo que al respecto señala el artículo 46 de la Ley 131 de 2013: "...las partes tendrán la libertad para convenir el procedimiento a que se haya de ajustar el tribunal arbitral en sus actuaciones, pudiendo someterse al procedimiento contenido en un reglamento de una institución de arbitraje". Tanto SARAYA INTERNATIONAL, S.A., y LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., acordaron de forma voluntaria someter las controversias que surjan del Contrato de Arrendamiento suscrito entre ellas, al procedimiento arbitral, bajo las reglas del Centro de Conciliación y Arbitraje de Panamá (CeCAP). Por lo tanto, los recurrentes no han acreditado su estado de indefensión ante la alegada, pero no probada, falta de notificación de la designación de los árbitros y demás actuaciones que se llevaron a cabo dentro del proceso arbitral interpuesto en su contra por LG ELECTRONICS PANAMA, S.A.; toda vez que, a consideración de esta S., se ha cumplido íntegramente con el procedimiento previo relativo a la comunicación y designación de árbitros; así como el establecido en el Reglamento del Centro de Conciliación y Arbitraje de Panamá (CeCAP), sede escogida por las partes de mutuo acuerdo, tal como consta en el convenio arbitral contenido en el contrato de arrendamiento suscrito por las partes. SEGUNDA CAUSAL ALEGADA: "Que la designación del tribunal arbitral o del procedimiento arbitral no se han ajustado al acuerdo entre las partes": Es preciso señalar que los recurrentes sustentan esta causal, fundamentalmente en el hecho de que existe una Administración Judicial vigente sobre la Finca No. 14544, objeto del contrato de arrendamiento; lo que constituye una "excepción de falta de legitimación pasiva en la causa", que no pudo ser alegada oportunamente, por desconocimiento de la misma. La legitimación para proceder o gestionar que tienen las partes dentro de un proceso es una condición legal de la persona o personas, naturales o jurídicas, a requerir una sentencia favorable en relación al objeto litigioso, es decir, de formular la pretensión contenida en la demanda; por lo tanto, existe "falta de legitimación en la causa": "...siempre que el actor o el demandado no sean personas especialmente habilitadas por la ley para asumir tales calidades, con referencia a la materia concreta sobre la que versa el proceso". (De Santo,V.; 2005: Pág.133) La legitimación es fijada por la ley, que otorga a quien interpone la pretensión o se opone a ella, la titularidad del derecho subjetivo y la obligación jurídica material del bien jurídico o del interés legítimo que se discute en el proceso, ejercido frente a quien reclama su propiedad o impide su disfrute; y que la faculta para obtener la tutela jurisdiccional de dicho derecho, bien o interés legítimo. De lo anterior se infiere que la falta de legitimación puede darse tanto de quien demanda (activa), como de quien se demanda (pasiva); pudiendo el demandado aducir o valerse de la excepción correspondiente, al contestar la demanda, en sus alegaciones o mediante los recursos ordinarios, tal como lo establece el artículo 688 del Código Judicial. En el caso que nos ocupa, los recurrentes señalan que el proceso arbitral instaurado por LG ELECTRONICS PANAMÁ, S.A., con el propósito de requerir la devolución de las sumas correspondientes al depósito de arrendamiento, debió interponerse en contra de la Administradora Judicial, la señora G.D.C.S.D.R.; y no en contra de SARAYA INTERNATIONAL, S.A.; puesto que al momento de interponerse el proceso arbitral, la Finca No.14544 se encontraba en medio de un Proceso Ejecutivo Hipotecario ante el Juzgado Segundo de Circuito Civil de C., siendo nombrada Administradora Judicial del bien inmueble, la señora G.D.C.S.D.R.. En este punto es preciso advertir que el arbitraje es un método de solución de conflictos mediante el cual cualquier persona, con capacidad jurídica para obligarse, somete las controversias surgidas o que puedan surgir con otra persona al juicio de uno o más árbitros, que deciden definitivamente mediante laudo con eficacia de cosa juzgada; lo anterior, en virtud o con fundamento a un convenio o acuerdo de arbitraje previo. El Acuerdo de Arbitraje no es más que aquél por medio del cual las partes deciden someter a arbitraje todas o ciertas controversias que surjan o puedan surgir entre ellas, obligándose a cumplir lo pactado y a formalizar la constitución del tribunal arbitral; colaborando con sus mejores esfuerzos de manera expedita y eficaz, para el desarrollo y finalización del procedimiento arbitral. Es lo que nuestra legislación reconoce como el "efecto sustantivo" del acuerdo de arbitraje. Evidentemente, el acuerdo de arbitraje tiene su base en la autonomía de la voluntad de las partes, constituyéndose en un pacto o cláusula contractual de la que se desprende la opción de las partes, de resolver sus conflictos mediante arbitraje. En el caso que nos ocupa, el acuerdo de arbitraje se encuentra inmerso en una de las cláusulas del contrato de arrendamiento suscrito por SARAYA INTERNATIONAL, S.A., y LG ELECTRONICS PANAMA, S.A.; siendo éstas las obligadas, a través de sus respectivos representantes legales, a cumplir el acuerdo de arbitraje y a comparecer a dirimir sus controversias frente al tribunal arbitral legalmente constituido y conforme a las reglas y procedimientos previamente convenidos.