Sentencia de Corte Suprema de Justicia (Panama), Quinta de Instituciones de Garantía, 20 de Agosto de 2007

PonenteAníbal Salas Céspedes
Fecha de Resolución20 de Agosto de 2007
EmisorQuinta de Instituciones de Garantía

VISTOS:

Conoce la Sala de lo Penal de la Corte Suprema del recurso de apelación formalizado por D.B., apoderado judicial de D.A.R., en contra del auto de 5 de junio de 2007, proferido por el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial, que NIEGA la FIANZA DE EXCARCELACIÓN en favor de D.A.R., quien se encuentra sindicada por el DELITO DE HOMICIDIO DOLOSO en perjuicio de T.G.A..

EL RECURSO DE APELACIÓN

La disconformidad del apelante radica en que según él, el Tribunal Superior al momento de denegar el beneficio de excarcelación a su representada lo hace bajo la impresión de que la aceptación de su representada de haber estado en el departamento de la occisa y haber tenido confrontación con ella, es circunstancia vinculante con el homicidio, partiendo del hecho de que la imputada admitió haber estado en el lugar de los hechos con T.G..

Según el recurrente, la indagatoria no debió ser tomada en cuenta sólo en lo desfavorable a la imputada, toda vez que este es un medio defensivo que tiene todo imputado. Señala el licenciado B. que la occisa en un gesto agresivo hirió con un cuchillo a su representada quien al gritar provocó que D.O. se presentara en el lugar de los hechos, luego de lo cual su representada subió a su apartamento dejando a la occisa viva y en compañía de D.O., por lo que no hay prueba que determine que su representada haya causado la muerte a T.G. o que haya sido cómplice de tal deceso ni tampoco se ha comprobado enemistad entre ambas. Considera que si bien es cierto que aún no se ha determinado fehacientemente las causas de la muerte de T.G., sin embargo es evidente el deceso, también es irrebatible que no hay prueba alguna de que D.A.R. haya tenido participación alguna en el hecho violento. Añade el letrado que la resolución de segunda instancia niega el beneficio de excarcelación por el solo hecho de la herida que presenta su representada, sin valorar el mérito de su indagatoria, asignándole un grado de participación en los hechos investigados.

No obstante lo anterior, agregó el licenciado B. que:

1-Desde el día de los hechos D.O. desapareció del lugar que frecuentemente visitaba, que era el apartamento de D.A.R..

2-Que C.C.C., amigo de D.O., fue visto la noche del suceso y viajó junto con D., su representada y el taxista hasta el lugar en donde encontraron la maleta que contenía los restos de T.G..

3-Que según él está comprobado que su representada también fue víctima de los delincuentes ya que la mantuvieron aterrada y le obligaron a quitarse la ropa, despojarse de sus joyas que fueron empeñadas y le hurtaron el dinero que tenía en su bolsa, lo que a su juicio descarta la posibilidad de complicidad por parte de su representada. Además la obligaron a acompañarlos al elevador donde D. tenía la maleta que había sustraído de su apartamento.

4-Que el Tribunal Superior ignoró la declaración del taxista, quien aguardaba a los delincuentes, sin considerar quien lo contrató para ese recorrido y por qué frente a esas circunstancias que describe en su declaración no denunció ante las autoridades su participación en el recorrido ni los hechos que motivaron el mismo, todos rodeados de gran malicia para una persona que trabaja en horas nocturnas y es conocedor de los riesgos que eso implica.

Agrega que su representada de haber sido autora tuvo la oportunidad de salir del país y no lo hizo, pues ella tenía pasaje de regreso y no habría tenido dificultad en abandonar el territorio, lo que indica que ella no sabía que T.G. había sido asesinada.

Solicita que se conceda el beneficio de excarcelación bajo fianza pues sería un lastre más en nuestra justicia mantenerla privada de su libertad por un hecho que no ha cometido.

Finalmente, el licenciado D.B. considera que no existen motivos suficientes para la detención de su representada, ni vinculo que la relacione con la muerte de T.G., por lo que considera que el Ministerio Público mantiene detenida a su representada por la propia declaración espontánea de la señora RIDGLEY.

Al respecto y luego de un análisis de las constancias procesales el Tribunal Superior manifestó:

"Luego de analizar las constancias procesales, la Sala es

del criterio que, hasta el momento, existen suficientes elementos para mantener

la detención de la procesada, pues ella misma aceptó que el día del hecho tuvo

una pelea con la occisa quien, según dijo, tenía un cuchillo, que después

llegaron dos sujetos a quienes dejó con la infortunada, luego éstos la fueron a

buscar, los acompañó en taxi donde llevaban una maleta y otras bolsas, las

dejaron en un solar, le quitaron sus prendas y la dejaron en su apartamento,

enterándose al día siguiente de la muerte de la occisa; además, se trata de un delito

que no está incluido dentro de aquellos que pueden recibir ese beneficio, en

atención a lo previsto en el artículo 2173 del Código Judicial, por lo que

debemos negar la solicitud de fianza presentada".

ANTECEDENTES

El cuaderno penal indica que el 10 de abril de 2007, se dio un hallazgo de restos humanos calcinados los cuales se encontraron en el sector de Río Abajo, Calle 11 en un lote baldío. En la Diligencia de Inspección Ocular y Levantamiento de Cadáver se pudo establecer conforme a la descripción del médico forense L.S. que "contra la muralla, restos de partes de un cuerpo humano casi completamente quemado (sic), con la cabeza hacia la pared, en posición central, al lado de la cabeza se encuentra el brazo izquierdo; y el derecho también está sobre una barra metálica semi flexionado ...". En dicho lugar se observó una bolsa negra de basura que en su interior contenía una alfombra de baño y prendas de vestir femenina. Además se encontró una hoja de cuchillo compatible con una cacha de cuchillo encontrada durante la Diligencia de Levantamiento. También se observó que había restos de una maleta y una señal de arrastre por el lote baldío.

Consta en el expediente que en la Policía Nacional se recibió una llamada telefónica mediante la cual se alertaba de la desaparición de una ciudadana americana de nombre T.G., quien vivía en El Cangrejo, edificio PH Atlantis. Enseguida se procedió a realizar la Diligencia de Inspección Ocular al apartamento de la señor T.G. a fin de establecer su identidad y establecer si estos hechos guardan relación.

Por otro lado, el señor R.P., quien labora como Sargento de la Policía de Turismo señaló en una declaración jurada, que fue alertado por el C.I.S. respecto a una situación que se verificó en Niko's Café de la Vía España, por lo que le solicitó que se apersonara al lugar para prestarle colaboración ya que en dicho lugar se encontraba una ciudadana extranjera que parecía sospechosa. La referida ciudadana extranjera resultó ser de nacionalidad estadounidense y respondía al nombre de D.A.R. de 56 años de edad, residente en el edificio PH Atlantis, piso 2, apartamento 2E, quien se encontraba en presunto estado de embriaguez.

Los otros dos sujetos que se encontraban con la referida ciudadana norteamericana corresponden a C.C.C., de nacionalidad colombiana de 40 años de edad y D.O.G., también de nacionalidad colombiana, con 24 años de edad. Respecto a estos sujetos, la señora RIDGLEY le indicó a los oficiales de turismo que O.G. era el novio de su nieta, por lo que ambos se quedaron en el edificio PH Atlantis.

L.A.V., agente de seguridad de la Compañía Seprosa, asignado al edificio PH Atlantis, manifestó que la última vez que vio a la señora T.G. fue al amanecer del lunes 9 de abril, cuando ésta salía al casino. Agrega que él salió el martes 10 de abril a las 7:00 de la mañana y que su compañero le llamó para preguntarle que si le había pasado algo a la señora G. o a su inquilina porque los aseadores le habían comunicado que al momento de hacer la limpieza se percataron que había coágulos de sangre afuera del apartamento de la señora G. y en la alfombra a lo que él me señaló que debió haber sido el colombiano de la inquilina de la señora T. (entiéndase que la inquilina de la señora T. es D.A.R., debido a que su compañero de trabajo, el señor T. le había dicho que el colombiano había salido y estaba sangrando en la mano porque se había cortado la mano.

Por su parte, el señor L.T., quien labora en la misma compañía y también asignado al edificio de marras, dijo que aproximadamente a las 2:00 de la madrugada llegó un sujeto colombiano que trabaja en el apartamento 2ª de ese edificio y se mantuvo como 15 minutos, le ofreció un refresco y pasados 20 minutos regresó con una comida. Señala que se pudo percatar de que al sujeto lo esperaba un taxi color blanco y 15 minutos después bajó el colombiano con otro sujeto de tez morena arrastrando una maleta color vino de la que goteaba sangre. Agrega que al rato salió la señora que vive en el apartamento del segundo piso con unas bolsas de basura y tela blanca.

El conductor del vehículo taxi manifiesta que él llevó a un pasajero hasta la esquina del Hotel Venetto y que al bajarse el pasajero lo abordó un sujeto de tez morena que llevaba un plato de comida y quien le solicitó que lo llevara al aeropuerto y que sería bien remunerado, pero antes debía recoger a dos personas y su equipaje. Dice que el sujeto lo llevó hasta el edificio PH Atlantis en donde lo esperó.

Se dirigieron hacia Vía España en dirección a Río Abajo, dice que sospechó que había algo malo así que tomó por Calle Novena Río Abajo hasta llegar a la Calle del G.R.G., cuando el pasajero le indicó que se había pasado por lo que giró tomando otra vez por la Avenida La Pulida con dirección a la 12 de octubre, a solicitud del pasajero moreno entró en la segunda calle después de la entrada del G.R.G... Cabe destacar que en Diligencia de Inspección y Recorrido la calle resulto ser Calle 11 Río Abajo, es decir, el mismo lugar en donde se encontraron los restos de T.G..

CONSIDERACIONES DE LA SALA

Se ha podido comprobar, por lo menos de manera preliminar, la comisión de un hecho punible, en este caso, el de un homicidio en perjuicio de la ciudadana norteamericana T.G., por medio de la Diligencia de Inspección y Levantamiento de un Cadáver, en el sector de Calle 11 Río Abajo. En relación a estos restos humanos encontrados, también se ha podido comprobar por medio de investigaciones y diligencias efectuadas tanto en el apartamento de T.G., como en el taxi en donde fueron trasladados supuestamente los restos humanos hasta Calle 11 Río Abajo, la presencia de sangre que resultan de gran utilidad para corroborar la comisión del hecho punible.

Por otra parte, también se comprueba la vinculación de este hecho de dos ciudadanos colombianos y de la ciudadana norteamericana DEBRA ANN RODGLEY la cual se desprende de, entre otras pruebas, la versión del agente de seguridad L.T. quien la identifica como la gringa que bajó con las bolsas de basura del edificio referido, la cual abordó el taxi el día de marras en compañía de los sujetos colombianos. También se cuenta con el señalamiento del taxista quien ubica a DEBRAN ANN RIDGLEY en el lugar de los hechos, lo cual es corroborado por la propia declaración de la imputada, quien narra lo sucedido en aquella ocasión, no obstante manifestando que ella no tenía conocimiento de lo que estaba sucediendo.

Actualmente, este proceso penal se encuentra en etapa de instrucción a cargo de la Fiscalía Cuarta Superior Del Primer Distrito Judicial. Consta en autos la providencia de 13 de abril de 2007 mediante la cual el funcionario de instrucción ordenó recibirle declaración indagatoria a D.A.R. la comisión del CONTRA LA VIDA Y LA INTEGRIDAD PERSONAL en perjuicio de T.G., y providencia que decretó la detención preventiva del imputado por ese delito (fs. 314-328 ant.).

Estas actuaciones del agente del Ministerio Público indican que en la presente causa se encuentra acreditado el hecho punible y la probable vinculación de la imputada.

Ahora bien, a través de la institución de fianza de excarcelación no se realiza la valoración probatoria sobre la existencia o no del hecho punible o sobre la vinculación del sumariado con el delito, ya que la parte que se considere agraviada por el supuesto incumplimiento de estos aspectos por parte del Ministerio Público, debe enervarlo por vía de la legalidad, mediante el incidente de controversia, o por la vía constitucional, a través de la ACCIÓN DE HÁBEAS CORPUS, según el derecho fundamental que se pretenda tutelar. Por tanto, corresponde a la Sala verificar únicamente los aspectos normativo-procesales que regulan la institución de la excarcelación del sujeto activo del delito mediante fianza, particularmente el mandato que establece el artículo 2158 del Código Judicial que señala que el superior, al resolver la apelación de la resolución judicial decidió una solicitud de fianza, "... decidirá sin más actuación si hay o no derecho a la admisión de fianza...".

Señala el numeral 1 del artículo 2173 del Código Judicial que no son excarcelables los imputados por delitos que la Ley sanciona con pena mínima de cinco años.

El artículo 131 del Código Penal contempla pena mínima de cinco años de prisión, mientras que el artículo 132 del Código Penal consigna doce años como pena mínima de prisión.

Sobre la base del DELITO DE HOMICIDIO DOLOSO SIMPLE tiene pena mínima de CINCO AÑOS DE PRISIÓN, por lo que es correcto el razonamiento del a-quo al concluir que D.A.R. no califica para asignarle fianza de excarcelación.

En consecuencia, la Sala procede a negar el beneficio de la fianza de excarcelación solicitada a favor de D.A.R., por el DELITO CONTRA LA VIDA Y LA INTEGRIDAD PERSONAL en perjuicio de T.G..

PARTE RESOLUTIVA

Por lo expuesto, LA CORTE SUPREMA, SALA SEGUNDA DE LO PENAL, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, CONFIRMA el auto de 5 de junio de 2007, proferido por el Segundo Tribunal Superior Del Primer Distrito Judicial, que NEGÓ la FIANZA DE EXCARCELACIÓN en favor de D.A.R., por la comisión del delito contra la Vida Y La Integridad Personal en perjuicio de TONI GROSSI.

DEVUÉLVASE, NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE.

ANÍBAL SALAS CÉSPEDES

ESMERALDA AROSEMENA DE TROITIÑO -- GRACIELA J. DIXON C.

MARIANO E. HERRERA E. (Secretario)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR