Sentencia Penal de Corte Suprema de Justicia (Panama), 2ª de lo Penal, 9 de Diciembre de 2004

PonenteAníbal Salas Céspedes
Fecha de Resolución 9 de Diciembre de 2004
EmisorSegunda de lo Penal

VISTOS:

La Licenciada K.E.N.M., en representación de SEBASTIÁN ARANCIBIA GALLARDO, presentó Recurso de Revisión contra la Sentencia Nº 129 de 2 de octubre de 2002, proferida por el Juzgado Tercero Municipal del Distrito de Panamá, Ramo Penal mediante la cual se le condenó a la pena de VEINTICUATRO (24) meses de prisión e inhabilitación para operar vehículos a motor por igual periodo, como responsable del delito de Lesiones Personales Culposas.

El recurrente invoca como fundamento de este recurso extraordinario, la causal contenida en el numeral 5 del artículo 2454 del Código Judicial, que se refiere a la existencia de "nuevos hechos que, por sí mismos o combinados con las pruebas anteriores, puedan dar lugar a la absolución del acusado o a una condena menos rigurosa, por la aplicación de una disposición penal menos severa". En este sentido se aportó como prueba Informe Pericial Nº D.P.S.T. 153-1860-2001, suscrito por los peritos Licenciado E.G. e I.T.B..

Mediante resolución de 23 de enero de 2004 se admitió el Recurso y la precitada prueba, tras lo cual se corrió traslado al Procurador General de la Nación y al recurrente, a fin que estos presentasen sus alegatos respectivos, lo cual ambos hicieron en tiempo oportuno, tal como expondremos a continuación.

ALEGATO DEL MINISTERIO PÚBLICO

La Procuraduría General de la Nación presentó su escrito de alegato en los siguientes términos:

En este sentido, el revisionista cuestiona la valoración efectuada por el Juzgado Tercero Municipal del Distrito de Panamá, Ramo Penal, con sede en el Corregimiento de Ancón, pero no aporta ninguna prueba o hecho novedoso, que haga variar aquella decisión proferida por el Ad quem, sino que cuestiona la individualización judicial de la pena impuesta a SEBASTIÁN ARANCIBIA GALLARDO.

Aquellas pruebas presentadas no constituyen nuevos hechos, no son susceptibles de ser alegadas a través del recurso de revisión, toda vez que las mismas fueron evaluadas en la etapa procesal, razones suficientes para desvirtuar la pretensión del revisionista. Ello es así, ya que, a foja 79 del expediente principal está establecido que lo alegado por el revisionista ya fue debatido en su momento.

Admitir la pretensión del recurrente, es decir, avocarse vuestro Tribunal a un examen del compendio penal que ya fue objeto de valoración por el juzgador, significaría convertir a la Sala de lo Penal en una tercera instancia.

De lo expuesto, se colige que las pruebas contenidas en el presente recurso de revisión no resultan idóneas para dar certeza a la causal de nuevos hechos que puedan dar lugar a una revisión de la sentencia, por lo que solicito a la Sala Segunda de la Corte Suprema de Justicia, salvo mejor criterio, no acceder a la revisión de la Sentencia Nº 129 de 2 de octubre de 2002, dictada por el Juzgado Tercero Municipal del Distrito de Panamá, Ramo Penal, con sede en el Corregimiento de Ancón.

ALEGATO DEL RECURRENTE

En tiempo oportuno la revisionista presentó escrito de alegatos, indicando medularmente:

"A pesar de que se realiza diligencia de inspección ocular y reconstrucción de los hechos (fojas 67-74), el Juzgado de la Causa emite la Sentencia, sin que a la fecha de la dictación de la misma (2 de octubre de 2002), se hubiere incorporado el informe respectivo. Siendo el día 12 de marzo de 2003, cuando se recibe en la Secretaría del Tribunal el informe pericial Nº D.P.S.T. 153-1860-2001, concluyendo los peritos que la causa directa del hecho (atropello), se orienta hacia la acción realizada por la peatón señora A.Y.V., al intentar atravesar la Avenida Perú frente al Laboratorio Clínico Fernández de izquierda a derecha de acuerdo a la dirección de la ciudad hacia las afueras sin tomar en cuenta la proximidad del vehículo conducido por el señor S.A.G., quien se desplazaba de forma normal dentro del segundo carril de izquierda a derecha de acuerdo a la dirección antes mencionada, dando como resultado el atropello; es viable señalar que la señora A.Y.V. padecía de enfermedad mental para el día en que se registró el atropello según consta en el examen médico legal practicado a su persona por el Instituto de Medicina Legal (fojas 120-126)."

Señor Magistrado, somos del criterio de que luego de dictarse la sentencia condenatoria se incorpora al negocio penal un nuevo elemento, a saber, el informe pericial que guarda relación con la diligencia de inspección ocular y reconstrucción de los hechos, que en apoyo al caudal probatorio existente, efectivamente dan lugar a la absolución de mi patrocinado; toda vez, que la negligencia corresponde a la señora AZUCENAYOUNG VILLAREAL, ésto en virtud de las consideraciones esbozadas por los peritos del Ministerio Público (Policía Técnica Judicial), por el dictamen preliminar vertido por el inspector de tránsito, amén de la salud mental y edad de la afectada quien se encontraba sola el día de los hechos. Por tanto consideramos que sí existe fundamento jurídico en el numeral 5 del Código Judicial."

CONSIDERACIONES DE LA SALA

El elemento de prueba aducido por la revisionista como nuevo hecho es el informe pericial donde se concluye que la causa directa del hecho (atropello) se orienta hacia la acción realizada por la peatón A.Y.V., al intentar atravesar la avenida Perú frente al Laboratorio Clínico Fernández de izquierda a derecha sin considerar la cercanía del vehículo conducido por el señor S.A.G., quien se desplazaba normalmente dentro del segundo carril de izquierda a derecha.

El Ministerio Público, por su parte, afirma que estos hechos no revisten la categoría de nuevos, toda vez que fueron evaluados ya por el juzgador de la causa en la etapa procesal correspondiente. Por lo tanto, estima que no se presentó ningún hecho novedoso que haga variar la decisión proferida.

De lo anterior se colige que la decisión objeto de este medio de impugnación extraordinario tiene fecha de 2 de octubre de 2002 (fs.107-112) y el Informe Pericial (fs. 120-126) aducido como nuevo hecho data de 13 de febrero de 2003, por cuanto resulta evidente que éste último no constaba dentro del caudal probatorio que obra en el proceso, razón por la cual mal puede decirse que el mismo ya fue evaluado.

Sobre el tema, C.B. conceptúa que "nuevo hecho es aquel que no fue conocido por el sentenciador, pues, por cualquier circunstancia no obró en el proceso. Se trata de una prueba que no se incorporó al proceso, que se logró después de la condena y que establece una verdad histórica desconocida en las instancias".(F.P., J., GUERRA de VILLALAZ, Aura, Casación y Revisión, Panamá, 2001, pp.329).

En consecuencia, este Cuerpo Colegiado estima que la prueba aportada posee las características de novedad y calidad necesarias para ser considerada como nuevo hecho, puesto que en su momento el juzgador no tuvo oportunidad de valorarla, razón por la cual procede conceder el presente recurso al ajustarse a lo preceptuado por el artículo 2454, numeral 5 del Código Judicial

PARTE RESOLUTIVA

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema, Sala Penal, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, DECLARA QUE PROCEDE la REVISIÓN de la Sentencia dictada por el Segundo Tribunal Superior de Justicia, el día diez (10) de junio de dos mil uno (2001), mediante la cual se condena a SEBASTIÁN ARANCIBIA GALLARDO a la pena de VEINTICUATRO (24) meses de prisión e inhabilitación para operar vehículos a motor por igual periodo de tiempo a la pena principal, en perjuicio de A.Y. VILLAREAL y DISPONE que la revisión de la causa la haga el Juzgado Municipal de lo Penal que sigue en turno, según lo establecido en el artículo 2457 del Código Judicial.

N. y Cúmplase,

ANÍBAL SALAS CÉSPEDES

GRACIELA J. DIXON C. -- ESMERALDA AROSEMENA DE TROITIÑO

MARIANO E. HERRERA E. (Secretario)

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR