Sentencia Penal de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 2ª de lo Penal, 31 de Diciembre de 2002

Ponente:Graciela J. Dixon C.
Fecha de Resolución:31 de Diciembre de 2002
Emisor:Segunda de lo Penal

VISTOS:

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia conoce de la admisibilidad del Recurso de Casación en el fondo, impetrado por el Licdo. O.E.S.S., apoderado judicial de O.R.I., contra la sentencia de 18 de junio de 2002 mediante la cual el Segundo Tribunal Superior del Primer Distrito Judicial confirma el fallo de primera instancia, en el que se condenó a su poderdante a la pena de 72 meses de prisión e inhabilitación para el ejercicio de funciones públicas por el mismo término de la pena principal, como autor del delito de robo agravado en perjuicio de la sociedad CARLOS JULIO QUIJANO, S.A..

Corresponde entrar al examen del contenido del libelo con el fin de determinar si el escrito cumple con los requisitos del artículo 2439 del Código Judicial.

En cuanto a la designación del tribunal, el recurrente encabeza el escrito dirigiendolo al Honorable Magistrado de la Corte Suprema de Justicia, de la Sala Segunda de lo Penal, y no al M.P. de la Sala Penal, como lo establece el texto del artículo 101 del Código Judicial.

El escrito fue interpuesto por persona hábil, promovido dentro del término establecido por las normas de procedimiento penal, contra una resolución que efectivamente admite este tipo de recurso extraordinario, y por delito cuya sanción es superior a 2 años de prisión.

El recurrente plasma en una relación breve y concreta la historia concisa del caso, en la cual resalta los principales hechos que dieron lugar a la sentencia que se impugna.

De otra parte, el censor manifiesta que el recurso se fundamenta en dos causales. En primer lugar, cita el numeral 11 del artículo 2430 del Código Judicial cuyo texto preceptúa que habrá lugar al recurso de casación "cuando se haya cometido error de derecho, al determinar la participación y correspondiente responsabilidad del imputado, en los hechos que la sentencia de por probados."

Seguidamente, se aduce como segunda causal "Por ser la sentencia infractora de la ley sustancial penal, ya sea en concepto de violación directa o efecto de una interpretación errada de la Ley o de la indebida aplicación de esta al caso juzgado. Así mismo, el error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba y el de derecho en la apreciación de la Ley sustancial."

La Sala debe indicar que el recurrente yerra en cuanto a la forma de presentar las causales, pues debió transcribir el texto de cada una por separado y a renglón seguido desarrollar los motivos y luego indicar la o las disposiciones legales infringidas, citando y explicando el concepto de infracción de las normas.

Aunado a la anterior, la primera causal fue invocada adecuadamente, no así la segunda causal contenida en el numeral 1 del articulo 2430 del Código de procedimiento penal, el cual como se ha señalado en reiterados fallos del Tribunal de Casación, contiene cinco causales:

  1. Por ser la sentencia infractora de la ley sustancial penal en el concepto de violación directa;

  2. Por ser la sentencia infractora de la ley sustancial penal en concepto de una interpretación errada de la ley;

  3. Por ser la sentencia infractora de la ley sustancial penal en concepto de indebida aplicación de ésta a la aso juzgado;

  4. Error de derecho en la apreciación de la prueba que ha influido en lo dispositivo del fallo y que implica violación de la ley sustancial penal; y

  5. Error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba que ha influido en lo dispositivo de la sentencia y que implica violación de la ley sustancial penal.

    De lo expuesto se concluye que, cuando se invoca el citado numeral, el recurrente debe elegir de las causales que anteceden, la que se ajuste a la situación jurídica cuyo examen solicita al Tribunal de Casación.

    Por otra parte, el recurrente desarrolla el apartado de los motivos que fundamentan las causales, incurriendo en varios yerros. Veamos:

    El primer motivo ha sido redactado a manera de alegato de instancia, incluyendo apreciaciones subjetivas, además se mencionan pruebas que fueron valoradas por el juzgador sin indicar en qué foja del cuaderno penal reposan, así como también se hace referencia a preceptos legales que se estiman violados y otra prueba que no fue valorada por el A-quem, concluyendo que éste incurrió en error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba.

    La Sala considera oportuno indicar al casacionista que en reiterados fallos de esta Corte, se ha señalado que los motivos deben contener una relación breve y objetiva en la cual se distinga el cargo de injuridicidad que se le endilga a la sentencia del Tribunal A-quem, y no deben ser desarrollados como un alegato de instancia ni incluir la cita de los artículos que se consideran transgredidos; y, cuando se trata de causales probatorias, debe señalarse la foja del expediente en que se ubican las pruebas que el juez no valoró o bien apreció en forma errónea.

    En el segundo motivo, el recurrente sostiene que el tribunal superior no tomó en consideración las contradicciones entre las declaraciones de dos testigos, argumento que está enrevesado y del cual no se infiere el vicio de injuridicidad que se atribuye al fallo de segunda instancia, de allí que no se desarrolló en debida forma este motivo.

    Con relación a las disposiciones legales infringidas y el concepto de la infracción, se tiene que el Licdo. SAMANIEGO cita los artículos 38 y 39 del Código Penal, presentando un argumento a renglón seguido de cada excerta legal, obviando indicar el concepto de infracción. Luego, transcribe el texto de los artículos 185 y 186 del Código Penal, uno seguido del otro, indicando a continuación que han sido infringidas en concepto de indebida aplicación.

    Esta Superioridad se ve precisada a señalar que la forma en que se ha presentado la sección de las disposiciones legales infringidas es incorrecta. Lo que se quiere con esta sección del libelo de casación es que el censor cite y transcriba íntegramente el contenido de las normas que estima como infringidas por el Tribunal A-quem, invocando y desarrollando a continuación de cada artículo, el concepto de la infracción la cual puede darse de tres maneras:

  6. Violación directa, que a su vez puede ser por omisión o por comisión;

  7. Indebida aplicación;

  8. Interpretación errónea.

    Debido a las consideraciones expuestas, la Sala concluye que el recurso en examen no cumple con los requisitos establecidos en el numeral 3, literales a, b y c, y numeral 4 del artículo 2439 del Código Judicial, y por la jurisprudencia de esta Corporación de Justicia, lo que hace improcedente su admisión.

    PARTE RESOLUTIVA

    En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema, Sala de lo Penal, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO ADMITE el recurso de casación en el fondo promovido por la defensa técnica de O.R.I..

    N..

    GRACIELA J. DIXON C.

    GABRIEL ELÍAS FERNÁNDEZ M. -- CÉSAR PEREIRA BURGOS

    MARIANO HERRERA (Secretario)