Sentencia Penal de Corte Suprema de Justicia (Pleno), Sala 2ª de lo Penal, 16 de Abril de 2008

Ponente:Esmeralda Arosemena de Troitiño
Fecha de Resolución:16 de Abril de 2008
Emisor:Sala Segunda de lo Penal
 

VISTOS:

Conoce la Sala de lo Penal del recurso de casación en el fondo propuesto por el Licenciado EDWIN GUARDIA ALVARADO, F.S. Especializado en Delitos relacionados con drogas, contra la Sentencia de Segunda Instancia N°89, dictada el 12 de octubre de 2007, por el Segundo Tribunal Superior de Justicia. La decisión de alzada reformó la sentencia de primera instancia, que había condenado al procesado O.R.M.G., por el delito de posesión agravada de drogas, y en su defecto lo condenó por el delito de posesión simple de drogas.

En este momento procesal corresponde examinar el libelo de casación, a efectos de determinar si cumplen satisfactoriamente con los requisitos de admisibilidad contemplados en los artículos 2430 y 2439 del Código Judicial.

El libelo esta dirigido a la Magistrada Presidenta de la Sala Segunda de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia; el recurso impugna una medida jurisdiccional proferida por un Tribunal Superior de Distrito Judicial, en su condición de tribunal de segunda instancia, dentro de un proceso en el que se investiga una infracción a la ley penal, con una penalidad superior a los dos años de prisión. Lo anterior determina que se cumplen con los presupuestos del citado artículo 2430.

La resolución objeto del recurso es de aquellas contra las cuales lo concede la ley, y ha sido interpuesto en tiempo oportuno (numerales 1 y 2 del artículo 2439 lex cit).

Al confrontar el recurso de casación con los elementos que exige el numeral 3 del citado artículo 2439, consta la historia concisa del caso, desarrolla tres causales de casación en el fondo, los motivos que la sustentan y la indicación precisa de las disposiciones legales que se dicen infringidas.

La historia del caso está presentada en forma correcta, refiriéndose concretamente a las principales actuaciones del proceso, es decir, la génesis de la investigación sumarial, el desarrollo de la instrucción, identificando a su vez, las sentencias proferidas en primera y segunda instancia, en torno al procesado M.G..

La primera causal invocada es "error de derecho en cuanto a la apreciación de la prueba que ha influido en lo dispositivo del fallo e implica infracción a la ley sustancial penal" (numeral 1 del artículo 2430 del Código Judicial), y se enuncia correctamente.

La causal se fundamenta en dos motivos de injuridicidad, donde el casacionista consigna lo siguiente:

Primer motivo: Que el Tribunal Superior, valoró erróneamente el informe de análisis de droga (f.151), al establecer que la cantidad de 2.79 gramos de cocaína es escasa, soslayando que la sustancia estaba distribuida en treinta y un (31) porciones, lo que es incompatible con la actividad de consumo personal, por lo que debió confirmarse la sentencia condenatoria por el delito de posesión agravada de drogas.

Segundo Motivo: Que el Ad-quem, valoró erradamente la declaración indagatoria de O.R.M.G., concluyendo que narró que la droga era para su consumo, soslayando que el imputado señaló como coartada que caminaba por el lugar de los hechos, cuando casualmente pisó un paquete que luego se percató, era droga, lo que constituye una mala justificación, y además se opone al argumento de consumo personal.

De los motivos descritos, se colige la formulación adecuada de cargos específicos de infracción que guardan relación con la causal invocada, al plantear el censor, que el Tribunal Ad-Quem, ponderó de forma inadecuada, determinados elementos procesales inmersos en el dossier penal.

Se plantean como disposiciones legales infringidas, los artículos 980 y 917 del Código Judicial, ambos en concepto de violación directa por omisión, así como el párrafo primero del artículo 260 del Código Penal, por haber sido aplicado indebidamente a la situación de hecho que se investiga. Se realiza una trascripción completa de las normas citadas, acompañándose con la explicación jurídica respecto a la infracción legal que se produce en el fallo.

La segunda causal invocada por el recurrente es el "error de hecho en cuanto a la existencia de la prueba que ha influido en lo dispositivo del fallo e implica infracción a la ley sustancial penal" (numeral 1 del artículo 2430 del Código Judicial), y se determina correctamente. Esta se sustenta en dos motivos, de los cuales se distingue con claridad, el cargo de injuridicidad planteado. Señala lo siguiente:

Que el Tribunal Superior no examinó los testimonios de los agentes policiales R.C.H.C. (fs.34-35) y ERICK EDUARDO VIQUEZ VEGA (f.40), quienes confirma el arresto de O.R.M., cuando se encontraba sentado dentro de una banca en una lavandería de Santa Librada, en poder de la droga ilícita, acompañado de un sujeto que vigilaba desde la puerta y le daba señales sobre la presencia policial.

Que el Ad-quem no examinó el registro de atención médica del procesado, el cual determina que a pocas horas de la aprehensión, el imputado manifestó espontáneamente que los tipos de droga que consume son alcohol y marihuana (f.5), lo que se opone a la droga hallada en su poder que fue cocaína.

En la sección subsiguiente del recurso, el censor identifica como disposiciones legales infringidas, los artículos 780 y 985 del Código Judicial, que dice transgredidos de manera directa por omisión, con la explicación que el Ad-quem, al no examinar las precitas arriba indicadas, siendo medios racionales para la formación de la convicción que el procesado es responsable del delito de posesión agravada de drogas. Adicionalmente plantea que se produce la infracción, en concepto de indebida aplicación, del párrafo primero del artículo 260 del Código Penal, que consagra la figura ilícita de la posesión simple de drogas, que a su juicio no engloba la situación real del hecho que se investiga.

Como tercera causal de casación en el fondo, se aduce la infracción de la ley sustancial, por violación directa, prevista en el numeral 1 del artículo 2430 del Código Judicial.

La causal se desarrolla con un solo motivo de injuridicidad, que contiene un cargo concreto, dirigido a censurar la decisión del Ad-quem de suspender condicionalmente la ejecución de la pena, con fundamento en lo establecido en el artículo 77 del Código Penal, lo que a juicio del casacionista, constituye una pretermisión grave, en la medida que no se demostró el arrepentimiento del reo con posterioridad al acto delictivo, tal y como lo exige la disposición penal.

En las disposiciones legales infringidas, se cita y transcribe en forma íntegra el artículo 78 del Código Penal, señalando que fue vulnerado en concepto de violación directa por comisión, al aplicarlo de manera incompleta, desconociendo que entre los requisitos de la suspensión condicional de la ejecución de la pena, debe demostrarse el arrepentimiento del reo con posterioridad al acto delictivo.

De lo expuesto, se concluye que el recurso de casación presentado por el Licenciado EDWIN GUARDIA, en su condición de F.S. Especializado en Delitos relacionados con Drogas, cumple con las formalidades legales, por tanto, debe ser admitido.

Por lo antes expuesto, la suscrita Magistrada Sustanciadora, actuando en Sala Unitaria, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, ADMITE, el recurso de casación en el fondo propuesto por el Licenciado EDWIN GUARDIA ALVARADO, F.S. Especializado en Delitos relacionados con Drogas, contra la Sentencia de Segunda Instancia N°89, de 12 de octubre de 2007, dictada por el Segundo Tribunal Superior de Justicia. Se dispone correr traslado del proceso a la Señora Procuradora General de la Nación por el término de cinco (5) días, para que emita concepto.

NOTIFÍQUESE Y CÚMPLASE.

ESMERALDA AROSEMENA DE TROITIÑO

MARIANO E. HERRERA E. (Secretario)