Sentencia Penal de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 2ª de lo Penal, 4 de Agosto de 2015

Ponente:Jerónimo Mejía E.
Fecha de Resolución: 4 de Agosto de 2015
Emisor:Segunda de lo Penal
 

VISTOS: Ingresa a la Corte Suprema de Justicia, Sala Segunda de lo Penal, querella suscrita por el licenciado R.C. en representación de Onega Italia R. de Gracia, por supuesto delito contra la vida y la integridad personal en perjuicio de su hijo E.T.R. (Q.E.P.D.) LOS HECHOS El licenciado R.C.R. en representación de Onega Italia R. de Gracia, interpone ante la Procuraduría General de la Nación el día 12 de septiembre del 2012, querella criminal contra la licenciada Ida M. de G. en su condición de F.S. Especializado en Delitos Relacionados con Drogas del Ministerio Público, por delito de homicidio culposo en perjuicio de E.T.R. (Q.E.P.D). Expone que E.T.R. (Q.E.P.D) desde temprana edad era adicto a drogas; fue aprehendido junto a otra persona, el 3 de febrero de 2009 por posesión de marihuana, y posteriormente la F.ía Segunda Especializada en Delitos Relacionados con Drogas, ordenó detención preventiva el 4 del mismo mes y año. El Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses del Ministerio Público acreditó que E.T.R. era dependiente activo a drogas lícitas e ilícitas y recomendó ayuda psiquiatrica en un medio protegido (antiguo Hospital Psiquiátrico o en Hogares Crea); sin embargo la F.ía Segunda Especializada en Delitos Relacionados con Drogas, negó medida cautelar o de seguridad curativa a su favor. Dicha F.ía solicitó llamamiento a juicio, y celebrada la respectiva Audiencia el Juzgado Undécimo de Circuito del Primer Circuito Judicial de Panamá, Ramo Penal dictó Auto Inhibitorio el 10 de mayo de 2011. El Juzgado Segundo Municipal del Distrito de Panamá el 13 de junio de 2011 ordenó la libertad; decisión apelada por la F., Ida M. de G.; por lo cual el Juzgado Undécimo de Circuito del Primer Circuito de Panamá decretó medida cautelar que permitía la libertad a partir del 29 de junio de 2011, sin embargo la medida también fue apelada por la F.M. de G., pero el Segundo Tribunal Superior de Justicia decretó varias nulidades, entre las cuales estuvo la medida cautelar decretada por el Juzgado Undécimo. Luego de advertir el grave estado de salud de E.T.R., y que el Ministerio Público accediera a una evaluación medica; el Dr. O.P.S. examinó a R. el 26 de julio de 2011 y, a pesar de haberlo certificado en buen estado general de salud, fallece el 1 de agosto de 2011 al llegar a los estacionamiento del hospital de la 24 de diciembre mientras era conducido por custodios policiales. Solicita, que se investigue los hechos y a su vez, exige responsabilidad a los que resulten responsables, toda vez que .E.T.R. (Q.E.P.D.) estuvo detenido preventivamente por un delito que no debió estarlo, dado la escasa cantidad de droga decomisada, sumado a su condición de dependiente a las drogas. Junto al escrito de querella, el abogado querellante aportó certificado de nacimiento de E.T.R. (Q.E.P.D.), que acredita como padre a O.E.T.S. y madre a Onegla Italia R. de Gracia. (fs. 6) Mediante Providencia de 20 de septiembre de 2011, la Procuraduría General de la Nación estableciendo la competencia para ello, en atención al artículo 94 y 348 del Código Judicial, declara abierta la investigación y en consecuencia mediante Providencia de 3 de octubre de 2011, admite la querella suscrita por el licenciado R.C.R., en representación de Onega Italia R. de Gracia. Iniciada las investigaciones se gira oficios fechados 3 de octubre de 2011, a la Secretaria General del Tribunal Electoral (fs. 14), a la D.a del Centro Penitencia La Joyita (fs. 15), D.a de Recursos Humanos del Ministerio Público (encargada) (fs. 16), D. del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (fs. 17), D.a del Hospital Regional Docente 24 de Diciembre, Caja de Seguro Social (fs. 18). Así las cosas, en nota DRH-347-10-2011, de 10 de octubre de 2011, la Lcda. I.B., D.a de Recursos Humanos de la Procuraduría de la Nación, remite certificado en el que consta que I.E.M.B. de G. ocupa el cargo interino como F. Especializado en Delitos relacionados con drogas en la F.ía Segunda Especializada en Delitos relacionados con drogas a partir del 6 de enero de 2011. (fs. 24-27). A través de la Nota 3001-S.G. de 12 de octubre de 2011, la secretaria General del Tribunal Electoral extiende certificado en el que consta que E.T.R. (Q.E.P.D.), nació el 21 de julio de 1976 y falleció a causa de congestión y edema agudo del pulmón, infarto renal el 1 de agosto de 2011. (fs. 28-29) Mediante oficio No. Dsmf-011-10-4120 de 14 de octubre de 2011, la Dra. E.B., Coordinadora del Departamento de Salud Mental Forense, remite evaluación Psiquiátrica realizada a E.T.R. (Q.E.P.D.) el 8 de mayo del 2009, por la Dra. Y.B.A.P.F. del Instituto de Medicina Legal, en la que refiere como historia medica legal, que desde hace dos meses el privado ha estado siendo llevado a la clínica de La Joyita por problemas del corazón y que se le habían muerto neuronas, el mismo no presentó condición psiquiátrica. Por otro lado, se evidenció la presencia de cuadro de dependencia activa a sustancias lícitas (tabaco, alcohol) e ilícitas (marihuana, cocaína, clorhidrato-polvo, cocaína base libre-piedra, éxtasis-aluciógenos). A su vez, certifica que durante la evaluación, el privado de libertad, manifestó que, la marihuana la consume desde los 21 años, a razón de 2 feeling por día, todos los días, con último consumo el día anterior a la entrevista (7 de abril del 2009), su mayor consumo fue cuando estuvo en Hogares CREA por 4 meses; desde los 14 años consume clorhidrato-polvo, "rachas de 6 días consecutivos", hasta un total de 10 gramos, con último consumo previo a la entrevista (7 de abril del 2009), empezó con la "piedra a los 25 años, todos los días de 35- 40 piedras, además desde los 14 años consume tabaco todos los días, aproximadamente 20 por día. Ha consumido desde los 16 años éxtasis, una vez por mes entre 7 a 8 pastillas y desde los 13 años ingiere alcohol. En la referida evaluación la Psquiatra forense recomendó atención por psiquiatría para manejo de cuadro de dependencia a múltiples drogas, en un medio protegido, asimismo como la asistencia de grupos de auto ayuda (fs. 41-42) Mediante oficio No. Dcmi-Scex-4459-2011 de 26 de julio de 2011, el Dr. J.V.P.L., Sub-D. de Medicina Forense del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forense, remite examen legal practicado por el Dr. O.P.S., a E.T.R. (Q.E.P.D.) en la que se consideró entre otras cosas, lo siguiente (fs. 43- 44) · Se solicita evaluación por oftalmología para descartar patología ocular · Luego de haber realizado evaluación médico legal pude concluir que actualmente el señor E. presenta buen estado general de salud. · Se solicita a la autoridad tramitar el envió de copia de la atención médica recibidas en el centro penitenciario La Joyita para ampliar nuestro informe médico legal. A través de Nota No. 2674-DGSP/DSP 11 de 1 de noviembre de 2011, la Dra. Lissa de L.M., Coordinadora de Atención a Privados de Libertad, remite expediente clínico carcelario de E.T.R., incorporado de la foja 54 a la 65, por lo cual se hizo necesario solicitud de interpretación medica. Así pues mediante oficio No. CML-1185-04-2012 de 10 de abril de 2012, la medico forense Y.F.R., remite interpretación de expediente clínico de hospitalización del Centro de S.V. de las Mercedes, en la que se consignó lo siguiente: registro de urgencias del Centro de S.V. de las Mercedes, fechado 7 de julio del 2011 con diagnostico de urgencia hipertensiva; registro de urgencia del Centro de S.V. de las Mercedes, fechado 11 de julio de 2011, con diagnostico de sobredosis de cocaína; copia escrita a mano de evaluación del Centro de salud V. de las Mercedes con sus datos de identificación personal y no fechado en donde se consigna con diagnostico de ingestión de sustancia desconocida; copia de atención del Centro Penitenciario la Joya fechado 28 de marzo de 2011, en donde se consigna como diagnostico dolor abdominal E/E; copia de hoja de atención del Centro de Salud Chorrillo con sus datos de identificación personal, fechado 5 de marzo de 2009 donde se consigna paciente conciente, orientado, alerta, faringe sin lesiones, ruidos cardiacos, rítmicos, sin soplo, abdomen sin lesiones, no se visualizan moretones a su evaluación; copia de hoja de atención del centro de salud de las Mercedes, con sus datos de identificación personal fechado 1 de agosto de 2001, con diagnostico de sobredosis por cocaína, drogodependencia, deshidratación moderada. Se recibió declaración jurada de médicos que de una u otro forma brindaron atención medica a la victima, tales como, E.C.R., médico residente de radiología quien relata que a E.T.R., tal como consta a foja 55-56 sólo una vez 25 de mayo de 2009 por resfriado común (fj. 72- 75); B.A.R.B., medico del Centro Médico V. de la Merced, declaró haber atendido una sola vez al interno E.T.R., según documento a foja 61, por síntomas de cefaleas, vómitos, obnubilación, con presión arterial elevada (fj. 76- 78), y J.J.A.T., medico general del Centro Medico V. de la Merced, testificó también que atendió al interno una vez, el 28 de marzo de 2011 por cuadro gastrointestinal que mejoró con los medicamentos; por confeccionó el documento a foja 62, aseguró que los exámenes practicados estaban en los límites aceptables, dicha atención es frecuente y no era de gravedad. (fs. 79- 82) Por su parte, la M.L.M., D.a del Centro Penal La Joyita a través de Oficio 359 Centro La Joyita1/11 de 22 de noviembre de 2011, extiende documentación visible a folio 88- 113. relacionado con el informe de novedad correspondiente al traslado al Hospital de la 24 de diciembre. Dentro del material consta informe del 1 de agosto de 2011 suscrito por S.. R.L. en el que detalla que encontrándose de turno, le informan de un interno con quebrantos de salud por lo cual lo traslado a la Clínica para atención medica. (fs. 102), también el informe de 1 de agosto de 2011, suscrito por el cabo C.S. procedió a la Clínica de la Merced para trasladar a E.T.R. al Hospital de la 24 de diciembre por orden de la Dra. E.F., al llegar a dicho lugar, la Dra. C.M.M. de medicina general le informó que el mismo no tenía signos vitales (fs. 103- 104) Asimismo, registro del Centro Medico V. de la Merced de urgencia medica, del día 1 de agosto de 2011 con orden de traslado al Hospital de 24 de diciembre, con diagnostico de sobredosis de cocaína; también nota No. 410 DGSP-Joyita del 1 de agosto de 2011, de la D.a del Centro a mediante la cual informa al D. General del Sistema Penitenciario que el privado E.T.R., fue retirado del pabellón a las 9:00 am y trasladado al Centro V. de las Merced a las 9:15 am y posteriormente trasladado a la 1:00 pm según la Sala de Guardia hacia el Hospital de la 24 de diciembre y aproximadamente a la 1:30 se le informa del fallecimiento llegando al Nosocomio. (fs. 106- 108) I.D.C.D. medico general, reconoce el documento a foja 59, por atención a E.T.R. porque se encontraba mareado y con dolor de cabeza, con presión alta, se diagnostico ingestión de sustancia desconocida, afirmó le practicó examen físico porque la atención fue un fin de semana y esos días no hay examen de laboratorio. (fs. 118- 120), mientras que J. de C.S.V., reconocer haber confeccionado el documento a foja 60, en relación a atención del 11 de julio de 2011 a quien llevaron cargado, no respondía ha llamado, desorientado, los ojos abiertos, no fijaba atención a lo que ese le preguntaba, con pupilas con apertura de tres a cuatro milímetros, no contestaba; se le hidrató al no saber a que se debía su estado, que pudo ser por no haber comido o tomar suficiente agua, luego de evolucionado se le envió a su celda, no se le envió laboratorios porque los mismo son limitados. (fs. 121- 124) E.M.F.E., quien labora en el Centro Medico V. de la Merced, manifestó en declaración jurada recordar al paciente E.T.R. y los documentos a foja 57 y 58, que consisten en atención de urgencia del paciente, del 1 de agosto del 2011 a las 10:30 am. fue llevado desorientado, agresivo, dificultad para hablar, sudoroso alucinando, presión alta, pupilas dilatadas, deshidratado, escoriación en ambos miembros inferiores, para un diagnostico de sospecha de sobredosis por cocaína, una deshidratación moderada y una hipertensión secundaria al uso de tóxicos, incluso hubo que inmovilizarlo porque intentó morder auxiliares y policías; para ello, se le hidrató, se le colocó oxigeno, se le controló la presión arterial y luego se le refirió a urgencia del Hospital 24 de diciembre. Señaló que fue difícil atenderlo porque no se dejaba canalizar, y únicamente lo atendió ese día; aunado que, por la condición del paciente, este no pudo manifestar nada, los policías que lo trasladaron a la clínica no sabían tampoco el por qué de su estado. Explicó también que el paciente llegó a las 10:30 am y desde esa hora se le ordenó evacuación, se llamó al 911 pidiendo apoyo, pero informaron que no podían llevarlo porque no cuentan con personal para situación de esa naturaleza, por lo cual a las 12:40 la policía decide evacuarlo, sacándolo de la clínica. (fs. 125- 128 y revs) Consta el Formulario Único de parte Clínico de Defunción No. 59126 emitido por la Dirección Nacional de del Registro Civil del Tribunal Electoral, que certifica que E.T.R. fallece el 1 de agosto de 2011 aproximadamente a las 2:00 de la tarde, en los estacionamientos del Hospital Regional 24 de diciembre, a causa de congestión y edema agudo de pulmón e infarto. (fs. 136) Según el protocolo de necropsia, N/011-08-03744 suscrito por la Dr. M.J.Z., al cuerpo sin vida de E.T.R., la muerte devino de circunstancia natural, el día 1 de agosto de 2011, por: congestión y edema agudo de pulmón e infarto renal; estableciendo las siguiente consideraciones medicas: lesiones que sugieren proceso crónicos a nivel de los riñones. La muerte ocurrió debido al acumulo de liquido y sangre a nivel pulmonar, lo que produjo una falla respiratoria aguda, secundario a la lesiones renales. En ese mismo orden, en declaración jurada M.J.Z. se ratifica del contenido del protocolo de necropsia, N/011-08-03744, estableciendo que la muerte del tejido del riñón, se produce por numerosas causas, tales como: enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos, enfermedades de las válvulas cardiacas, dilatación el corazón, arritmia cardiaca, arterioesclerosis, enfermedades que alteren la coagulación sanguínea, entre otros, que pueden desarrollar infarto renal, son las enfermedades del tejido conectivo o enfermedades hereditarias, como lo pueden en ser lupus, síndrome de marfan, vasculitis, y otros. Agregando además, que otras causas que se describen como productoras de infarto renal son de origen traumático, abuso de sustancias tóxicas o abuso de drogas, o por causas aún no esclarecidas, propias de cada individuo. (fs. 185- 187) OPINIÓN DE LA PROCURADURÍA GENERAL DE LA NACIÓN El entonces Procurador General de la Nación, J.A.P.C. mediante Vista No. 24 de 31 de mayo de 2013, recomienda que al momento de valorar el mérito de la presente encuesta penal, se profiera Auto de Sobreseimiento Definitivo. De manera oportuna hace referencia que al tipificar la figura de homicidio culposo como delito, se pretende sancionar a quien involuntariamente cause la muerte a otra persona y al igual que el homicidio simple o agravado, exige una participación o incidencia directa de quien se pretenda responsabilizar por el resultado muerte; con la diferencia que al pretender acreditar una conducta culposa, es necesario demostrar que le sujeto activo actuó, previendo el resultado, de forma negligente, en este caso a la licenciada Ida M., F. Segunda Especializada en Delitos Relacionados con Drogas. Los resultados de las investigaciones con relación a la defunción del señor E.T.R., evidencian lo siguiente: 1. sus hábitos inadecuados contribuyeron al deterioro de su salud, lo que pudo incidir en el resultado fatal del 1 de agosto de 2011; 2. la causa de muerte fue "congestión y edema agudo del pulmón e infarto renal" que, de acuerdo al historial médico, y los síntomas presentados en las distintas atenciones médicas, no constituyen una situación que resultara evidente al personal de salud idóneo, menos aún a una abogada que funge como Agente de Instrucción del Ministerio Público, quien no tenía contacto directo con el sindicado, toda vez que el mismo se mantenía recluido en Centro Penitenciario, por lo que era imposible que la licenciada M. pudiera prevenir el fatal desenlace, así poder conocer de la gravedad de su estado de salud, máxime si no constaba dentro de la investigación, dado que solo había constancia de problema de adicción a las drogas licitas e ilícitas, mismas que por las consultas hechas pudieron desencadenar su estado al momento de fallecer. A su juicio, dentro del infolio penal no consta elemento alguno que denote responsabilidad de sujeto especifico, en la muerte de E.T.R., máxime cuando solo se cuenta con declaraciones juradas de médicos que atendieron al paciente por problemas relacionados a hipertensión, condición que se consideró el resultado del consumo de sustancias, confirmado con el historial clínico del privado de libertad. Advierte además que, el occiso se le adelantaba investigación por delito contra la Salud Pública, en la F.ía Segunda Especializada en Delitos Relacionados con Drogas mismo que inició el 3 de febrero de 2009, y no es hasta que el 6 de enero del 2011 que la licenciada Ida M. ocupa el cargo de F. Segunda Especializada en Delitos Relacionados con Drogas. CONSIDERACIONES DE LA SALA Conocidos los hechos que dieron origen a esta causa y la opinión del Ministerio Público, procede esta Superioridad al análisis de las constancias procesales para determinar si existen elementos que permitan determinar la comisión de delito contra la vida y la integridad personal, y resolver lo que en derecho corresponda. La querella penal incoada por el licenciado R.C.R., se fundamenta en que, la licenciada Ida M. de G. en funciones de F.S. Especializado en Delitos Relacionados con Drogas, prolongó la detención de E.T.R. (Q.E.P.D), pese a la escasa cantidad de sustancia ilícita encontrada en su poder, lo que originó la aprehensión y luego detención preventiva, pese a su condición precaria de salud como drogodependiente. Con el certificado expedido por la D.a de Recursos Humanos de la Procuraduría de la Nación, queda acreditado que I.E.M.B. de G. ejerce el cargo como F. Especializado en Delitos relacionados con drogas en la F.ía Segunda Especializada en Delitos relacionados con drogas de la Procuraduría General de la Nación, desde el 6 de enero de 2011, documentación ésta de la que se infiere que esta Superioridad cuenta con competencia para conocer el presente negocio, tal como lo establece el numeral 1 del Artículo 94 del Código Judicial: "94. La Sala Segunda conocerá en una solo instancia, conforme al procedimiento que señala la ley: 1. De las causas por delitos o faltas cometidas por los Magistrados y los F.es de Distrito Judicial, ... 2. De las causas por delitos o faltas cometidas en cualquier tiempo por personas que la momento de su juzgamiento desempeñan alguno de los cargos enumerados en el numeral anterior; y ..." Así pues, acreditado el cargo de la licenciada Ida M. en, en concordancia con la norma en mención, le corresponde a esta Colegiatura conocer las causa por delitos o faltas cometidas, en única instancia, de conformidad con el numeral 1 y 2 del Artículo 94 del Código Judicial. Respecto al delito contra la vida y la integridad personal, en la modalidad de homicidio culposo, tal como lo ha indicado la Procuraduría General de la Nación, en Vista No. 14 de 31 de marzo de 2012, para que se configure el delito de homicidio culposo es necesario demostrar que el sujeto activo actuó, previendo el resultado muerte. Siendo ésta la característica de la figura delictiva que se pretende atribuir a la funcionaria a cargo de la F.ía Segunda Especializada en Delitos Relacionados con Drogas, la Sala aprecia que los resultados de las investigaciones revelan que la funcionaria querellada, no tuvo participación con el resultado fatal del privado de libertad E.T.R.; mas bien se desprenden actuaciones expresamente permitidas por nuestro ordenamiento jurídico, frente a un delito contra la Salud Pública, conducta criminal que se le endilgaba al hoy occiso, razón por la que se encontraba recluido en Centro Penitenciario, sin que de ello se permita deducir una actitud para perjudicar de algún modo al privado. Ahora bien, E.T.R. como drogodependiente tal como consta en historial clínico, es obvio que al estar recluido reluzca sintomatología alguna; ya sea por la abstinencias de sustancias a la que estaba acostumbrado a ingerir desde su temprana edad (14 años de edad), o todo lo contrario, como fue en este caso, es decir que a pesar de estar recluido, fue diagnosticado con sobredosis de cocaína en más de una ocasión. Por otro parte, la victima se encontraba detenido desde el 3 de febrero de 2009, por delito contra la salud pública y a pesar de ello, tal como se lo manifestó a la D.B.A. en entrevista realizada el 8 de abril del 2009, a foja 41 el 7 de abril de 2009 había consumido sustancia; asimismo, en atenciones médicas recibidas en el Centro Penal el 11 de julio de 2011, y en la atención sin fecha (fj. 59) se le diagnosticó sobredosis de cocaína, misma situación que se reportó el 1 de agosto de 2011, antes de su deceso, por ello, la decisión de ser trasladado al cuarto de urgencias del Hospital Regional 24 de diciembre, es decir el diagnostico de la atención brindada el mismo día de su fatal deceso, fue sobredosis por cocaína, tal como se observa a folio 107. En tal sentido, queda doctora E.M.F.E., manifestó que aquel día 1 de agosto del 2011 a las 10:30 am. fue llevado desorientado, agresivo, dificultad para hablar, sudoroso alucinando, presión alta, pupilas dilatadas, deshidratado, para un diagnostico de sospecha de sobredosis por cocaína, a tal punto que fue inmovilizarlo, al intentar morder al personal presente en la clínica, y dado la condición, decidió trasladarlo a centro hospitalario; se llamó al llamó al 911, pero no fu posible recibir apoyo de dicha dependencia, haciéndose efectivo el traslado en coordinación con la Sala de Guardia. No obstante, a pesar de las gestiones devino la muerte por congestión y edema agudo de pulmón e infarto renal, tal como quedó consignado en las consideraciones medicas legales suscritas por la médico forense M.Z., y en su respectiva declaración jurada, éstas consiste en falla respiratoria aguda debido al cúmulo de liquido y sangre en los pulmones ocasionado por la muerte del tejido del riñón, a consecuencias de números motivos, entre ellos origen traumático, abuso de sustancias tóxicas o abuso de drogas, o por causa aun no esclarecidas, propias de cada individuo, de lo que no puede inferirse responsabilidad a sujeto alguno, en este caso a la licenciada M., más aun cuando la misma toma posesión del cargo mucho después de darse la detención de la víctima. Ante estas consideraciones, tanto las pruebas aportadas como los hechos descritos, muestran que la salud de E.T.R., se encontraba afectada a consecuencia del cuadro de dependencia activa a sustancias lícitas (tabaco, alcohol) e ilícitas (marihuana, cocaína, clorhidrato-polvo, cocaína base libre-piedra, éxtasis-aluciógenos), de lo que no puede referirse posible comisión de un acto negligente por parte de la licenciada Ida M. de G., como F. Segunda Especializada en Delitos Relacionados con Drogas, que pudiera ocasionar la muerte o de alguna manera haberla previsto. En virtud de lo antes referido, y al carecer de elemento indispensable que brinde seguridad, de actuación de sujeto que pudiera haberle ocasionado el resultado muerte, mas aún cuando consta, contrario a lo afirmado por el abogado querellante, que al privado se le brindó atención medica, y que el protocolo de necropcia refiere causa de muerte natural, resulta procedente acoger la recomendación fiscal y decretar un Auto de sobreseimiento definitivo de manera objetiva e impersonal, conforme lo establece el numeral 2 del artículo 2207 del Código Judicial. PARTE RESOLUTIVA Por lo que antecede, la CORTE SUPREMA, SALA DE LO PENAL, administrando justicia, en nombre de la República y por autoridad de la Ley, DECRETA SOBRESEIMIENTO DEFINITIVO DE MANERA OBJETIVA E IMPERSONAL, en esta causa, con fundamento en el numeral 2, del artículo 2207 del Código Judicial. N., JERÓNIMO MEJÍA E. EFRÉN TELLO CUBILLA -- NELLY CEDEÑO DE PAREDES A.D.C. E (Secretaria)