Sentencia Civil de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 1ª de lo Civil, 22 de Octubre de 2009

PonenteVirgilio Trujillo López
Fecha de Resolución22 de Octubre de 2009
EmisorPrimera de lo Civil

VISTOS:

El Licenciado G.P.B., actuando en nombre y representación de LOGÍSTICA, EQUIPO, SOLUCIONES DE AMERICA, INC. (LESA), ha interpuesto Recurso de Apelación contra el Auto No.147 de 8 de julio de 2008 proferido por el Primer Tribunal Marítimo, mediante el cual niega el incidente de levantamiento de secuestro por caducidad especial de instancia dentro del proceso ordinario marítimo que C.I. CARTAGENA RECYCLING, LTDA.

LA RESOLUCIÓN APELADA

Señala el a-quo que dentro del proceso ordinario marítimo que C.I. CARTAGENA RECYCLING LTDA instauró contra las sociedades LE, S.A y LOGÍSTICA, EQUIPO, SOLUCIONES DE AMERICA, INC. (LESA), los apoderados de ésta última presentaron Incidente de Levantamiento de Secuestro por caducidad especial de la instancia, con fundamento en los artículos 531 y 548 (num.2) del Código Judicial aplicables supletoriamente al proceso marítimo.

La proponente del incidente expresó que la demanda se presentó con la acción de secuestro, el 9 de agosto de 2007 en contra de LE, S.A., siendo admitida mediante Auto No.162 y decretado el secuestro en Auto No.163, ambos de la misma fecha señalada. Sostuvo que el secuestro quedó constituido el 14 de agosto, con la presentación de los oficios con la orden de secuestro a BANCONAL y MULTICREDIT BANK y otros.

Siguen indicando que posteriormente se corrige la demanda y se les incluye (a la sociedad incidentista) como demandados y se pide secuestro sobre sus bienes, siendo admitida y decretado el secuestro mediante resoluciones de 16 de octubre de 2007.

Así, para el peticionario, el secuestro quedó trabado desde la fecha de presentación de los oficios al BANCONAL y Caja de Ahorros, es decir, el 31 de octubre de 2007, quedando el demandante desde ese momento obligado en el término de tres meses a la notificación de la demanda, pues de lo contrario operaba el fenómeno de caducidad especial de la instancia.

Seguidamente, el a-quo hace un recuento de los argumentos expresados por el actor para oponerse a la solicitud de levantamiento del secuestro y procede a manifestar su criterio, en los siguientes términos:

En primer lugar, señala el a-quo que no es posible la aplicación de los preceptos del Código Judicial que cita el incidentista, pues de acuerdo al artículo 31 del CPM para que opere la aplicación de una norma por analogía debe existir vacío o duda en cuanto a la interpretación de un asunto que amerite regulación. A su juicio, en el caso en particular no existe duda ni vacío, pues respecto a las Medidas Cautelares no se deja entrever la intención del Legislador de que el supuesto que regulan las citadas normas del Código Judicial fueran aplicables a nuestro procedimiento marítimo, lo cual tampoco se observa en las normas que regulan los tipos de caducidad dentro del CPM.

Finalmente señala el juzgador que en virtud de las normas sobre secuestro que se encuentran en el Código Judicial, éste se puede presentar antes que la demanda (sin que se dé inicio formal al proceso), mientras que en el proceso marítimo la solicitud de secuestro deberá formalizarse con el respectivo libelo de demanda (art.165 CPM); siendo dichas diferencias las que, a juicio del a-quo, impiden la aplicación de ciertas normas como las que aquí se pretende aplicar al proceso marítimo; adicionalmente argumenta que se justifica la aplicación de dichas normas en el proceso civil porque el legislador procura evitar situaciones de abuso y evitar práctica de secuestros temerarios y los consecuentes perjuicios, lo cual no se presenta en el proceso marítimo.

Así, como consecuencia de lo expuesto, el juez de primer grado resuelve NEGAR el Incidente de Levantamiento de Secuestro por caducidad especial de la instancia.

EL RECURSO DE APELACIÓN

Mediante el escrito de apelación, que corre de fojas 245 a 254, el recurrente solicita a esta Sala que revoque el auto que negó el incidente de levantamiento de secuestro, que se decrete la caducidad especial de la instancia y, en consecuencia, se ordene el levantamiento del secuestro decretado.

Señala el apelante que si bien es cierto que el procedimiento marítimo obliga a presentar el secuestro junto con la demanda, dicha fórmula resulta efectiva en el supuesto que el bien a secuestrar fuese una nave, la carga o flete, cuya captura conlleva la notificación de la demanda principal (arts. 190 y 191 CPM), lo que solventa el fenómeno debatido. Sin embargo, se pregunta qué sucedería si el secuestro no recae sobre uno de dichos bienes y, en ese sentido, cuánto tiempo pueden permanecer secuestrados otros bienes sin que se haya notificado al demandado del proceso principal. Sostiene que la ley marítima no ha regulado el mecanismo para solventar la situación de la desatención del proceso cuando haya medida de secuestro practicada. Continúa manifestando el censor que el abuso a que se hace referencia en los secuestros de la jurisdicción civil que justifican la caducidad especial de la instancia sí puede ocurrir en la jurisdicción marítima, como ha ocurrido en este caso. Contrario a lo que dice el a-quo, señala el apelante, para efecto de lo ocurrido en el presente negocio se advierte claramente un vacío legal que configura el presupuesto para la aplicación analógica de las normas del Código Judicial invocadas, "y es por ello que aún cuando se había practicado el secuestro el 31 de octubre de 2007, este acto en el presente caso no surtió los efectos de la notificación personal, sino que se realizaron actos posteriores para realizar dicha notificación, por lo que es inexistente la solución de la situación planteada, mediante la fórmula expuesta por el a-quo en el presente caso"(fs.248).

Consecuentemente, a juicio del apelante, en este negocio se dan los requisitos necesarios para aplicar por analogía las normas citadas del Código Judicial (531, num.11 lit.b en conc. 548) que consagran la caducidad especial, ya que los bienes secuestrados no están amparados con la fórmula de notificación tácita por la práctica del secuestro y se da el binomio fáctico jurídico consistente en que "existiendo practicada una medida cautelar no se procedió a la notificación de la demanda dentro de los tres (3) meses siguientes a la notificación de la misma". Además, el procedimiento marítimo no establece limitación que le permita a los tribunales, a solicitud de parte, levantar el secuestro en casos como éste, por tanto, existe una laguna legal sobre este aspecto.

Finalmente, el recurrente hace un recuento de los hechos del proceso, expresando para concluir que el secuestro contra la sociedad LOGÍSTICA, EQUIPO, SOLUCIONES DE AMERICA, INC. fue practicado el 31 de octubre de 2007, "mediante inscripción de oficio de secuestro No.365 ante el Banco Nacional y 369 de la Caja de Ahorros. Que a la fecha de esta incidencia no se ha realizado la notificación de su representado y los actos interruptivos de la caducidad especial de la instancia deben realizarse dentro del término fatal de ésta, de lo contrario resulta extemporáneos.

DECISIÓN DE LA SALA CIVIL

En primer lugar, esta S. se pronunciará en cuanto a la argumentación expresada por el a-quo, consistente en que no era posible la aplicación supletoria de las disposiciones del Código Judicial, por el hecho de no advertir vacío en las normas del Código Marítimo relativas a medidas cautelares, así como tampoco observaba la intención del legislador de que se configurara (en el procedimiento marítimo) el supuesto de la caducidad especial de la instancia, al igual que no se incluía esa figura en las normas del CPM que aluden a la caducidad; adicionando a dicha determinación, diferencias entre el secuestro que se practica en ambas jurisdicciones.

Esta Sala debe señalar que disiente del referido criterio toda vez que, si bien el secuestro dentro de la jurisdicción marítima puede tener diversas finalidades, definidas en los tres numerales del artículo 164 del Código de Procedimiento Marítimo, que lo diferencian del que se practica en la jurisdicción civil, también es cierto que cuando se promueve en base a uno de esos supuestos (el numeral 1°) resulta ser muy similar a aquel.

Como es sabido, según cuál sea el numeral de esta disposición en que se encuadra el secuestro, dependerá del tipo de juicio (acción personal o real) y afectará la identidad del demandado ( persona natural o jurídica, o el mismo bien), el alcance de la sentencia (limitados sus efectos al bien o al patrimonio total del demandado), la notificación de la demanda, la rapidez del proceso y la fianza de perjuicios a consignar.

Cuando el secuestro se basa en el numeral 1° del artículo 164, como en el presente caso, se realiza dentro de una acción personal, usualmente en un proceso ordinario, contra un demandado que deberá responder con cualquiera de sus bienes a una sentencia en su contra. La petición debe recaer contra cualquier tipo de bienes que pertenezca al demandado. El único propósito de este secuestro, como bien señala A.K. en su obra "El Secuestro de Naves en el Derecho Procesal Marítimo Panameño", "es asegurar las resultas del juicio, por lo que se le puede considerar como análogo al definido en el artículo 523 del Código Judicial ...."(fs.43).

Consecuentemente, las aludidas diferencias señaladas por el a-quo respecto al secuestro que se practica en ambas jurisdicciones no constituyen razón para considerar que resulta imposible aplicar por analogía los preceptos del Código Judicial que regulan la caducidad especial de la instancia, cuando obviamente pudiese producirse dicho supuesto, cuando se promueve un secuestro análogo al que se practica en la jurisdicción civil, y en esos casos existe un vacío en la legislación marítima en cuanto a la regulación de esa figura.

En ese sentido, existen precedente de esta Sala donde se han aplicado por analogía las normas relativas a la caducidad especial de la instancia en procesos ordinarios marítimos, como se constata en los fallos de 21 de octubre de 1998 y de 10 de marzo de 2006, que expresaron lo siguiente:

........................................................................................................

En relación con este punto, el Juez Marítimo consideró que era aplicable, por analogía, el párrafo segundo del artículo 1098 del Código Judicial, que a la letra dice:

......................................................................................

El Tribunal Marítimo llegó a la conclusión de que la disposición legal transcrita era aplicable y que en consecuencia, la caducidad de la instancia debía declararse a favor de la tres sociedades demandadas.

No obstante, el J.M. no tomó en consideración el primer párrafo de esa misma norma, que señala que para que pueda decretarse la caducidad de la instancia en este supuesto, son necesarios los siguientes requisitos: 1) Que la demanda no haya sido notificada en el término de tres (3) meses; y 2) Que exista anotación preventiva de la demanda en el Registro Público; o se haya practicado suspensión de operaciones; o cualquier otra medida cautelar.

En el presente caso, si bien se da el primer requisito, puesto que transcurrió mucho más de tres meses sin que se notificara la demanda a una de las sociedades demandadas, no se da el segundo de ellos, pues no se había practicado ninguna medida cautelar dentro del mismo o anotado preventivamente la demanda al Registro Público.

Consecuentemente, debe revocarse la decisión apelada, en vista de que no es viable la caducidad de la instancia en este negocio.

(Fallo 21 de octubre de 1998 - SALA DE LO CIVIL - Proceso ordinario marítimo CODIVA, S.A. vs SEA CARGO, S.A. y OTROS)

"............................................................................................................................

Estos señalamientos se traen a colación para dejar claro que no es viable decretar la caducidad con fundamento en lo dispuesto por el artículo 460 del CPM, que exige para ello la existencia de un juicio ya iniciado.

Sin embargo, como se ha dicho en casos similares al presente, en todo caso, la norma aplicable por analogía era el artículo 1112 del Código Judicial que consagra la llamada "caducidad especial", la cual se configura ante lo siguientes supuestos:

.........................................................................................................................

........................................................................................................................

Según se ha podido constatar en este caso, aun cuando se advirtiera que se ha verificado el primer presupuesto, puesto que no se ha perfeccionado el acto de notificación de la demanda al demandado en el extranjero en un período que supera los tres meses, no se ha cumplido el segundo requisito, para que pueda decretarse la caducidad, toda vez que no se ha practicado la medida cautelar de secuestro por falta de gestión del mismo tribunal ante el cual se solicitó desde el 18 de julio de 2003, pues como bien lo argumenta el apelante, desde esa fecha (hace más de dos años) el a-quo no se ha pronunciado sobre la petición de fijación de caución para que se pueda efectuar el secuestro.

Por tanto, lo que se impone en este caso es la revocatoria de la resolución impugnada y que el tribunal emita el pronunciamiento respecto a la solicitud de medida cautelar y prosiga con el trámite correspondiente.

......................................................................................................................."

(Fallo de 10 de marzo de 2006 - SALA PRIMERA DE LO CIVIL - Proceso ordinario marítimo ASSA COMPAÑÍA DE SEGUROS vs CHO YANG SHIPPING CO.)

En atención a los precedentes citados resulta viable la aplicación por analogía de lo dispuesto por el artículo 1112 del Código Judicial, a fin de verificar si en este caso se ha producido la caducidad especial de la instancia. Siendo entonces que para ello es necesario que se cumplan los siguientes requisitos: 1) que la demanda no haya sido notificada en el término de tres meses y, 2) que se haya practicado la medida cautelar (secuestro).

En los hechos que planteó el incidentista en su escrito de apelación (fs. 252 a 253), y en los que fundamenta la configuración de la caducidad alegada, se expresa:

1- Que el 9 de agosto de 2007 la sociedad demandante presentó demanda marítima ordinaria con acción de secuestro contra LE, S.A.;

2- Que mediante resoluciones de la citada fecha se admitió la demanda y se decretó secuestro;

3- Que el "secuestro descrito en el hecho anterior fue practicado el día 14 de agosto de 2007 mediante la presentación del oficio de secuestro No.268 de 13 de 2007 presentado ante el Banco Nacional, M.B. y otros";

4- Que posteriormente se corrigió la demanda y la solicitud de secuestro, adicionando un nuevo demandado, "es decir, a nuestra representada la sociedad LOGÍSTICA, EQUIPO, SOLUCIONES DE AMERICA, INC. (LESA) el día 10 de octubre de 2007";

5- Lo anterior fue admitido mediante resoluciones de fecha 16 de octubre de 2007;

6- Que el secuestro contra ésta última sociedad "fue practicado el 31 de octubre de 2007, mediante la inscripción del oficio de secuestro N° 365 ante el Banco Nacional y 369 de la Caja de Ahorros" (fs.253);

7- Que a la fecha de presentación de la incidencia de levantamiento de secuestro, no se ha realizado la notificación personal de la demanda a su representado dentro del término fatal de tres meses, por lo que se produce la caducidad especial de la instancia, ya que , una vez practicado el secuestro la demanda debe ser notificada dentro de ese término.

De lo que se deja expuesto y conforme a las constancias de autos, para esta Sala resulta evidente que existe confusión por parte del apelante incidentista, cuando considera que el secuestro decretado contra su representado, se debe entender practicado o surtido a partir de el envío de los oficios a los bancos, por parte del a-quo, donde les informaba sobre la incorporación de la nueva secuestrada y solicitaba que verificaran si tenía depósitos en dichas entidades para proceder al secuestro. No se puede entender, como bien afirma el opositor a esta incidencia, que en función de esos oficios (que son meras comunicaciones) se considere configurado y practicado materialmente el respectivo secuestro de las cuentas, para los efectos procesales que pretende el apelante.

Adicionalmente, la respuesta que dieron los bancos, BANCO NACIONAL y la CAJA DE AHORROS, a los aludidos oficios por medio de las Notas fechadas 7 y 8 de noviembre de 2007 en las que informaban que la nueva secuestrada no tenía fondos en esas instituciones bancarias, evidencian que no se practicó el secuestro el día 31 de octubre de 2007 (mediante la inscripción de los oficios de secuestro N°365 ante el Banco Nacional y N°369 ante la Caja de Ahorros) como afirma la apelante, motivo por el cual, no se puede pretender que se compute algún término en función de esa situación.

Como consta en el expediente (fojas 163 y sig.) el secuestro material de bienes muebles pertenecientes al recurrente-incidentista se practicó el 29 de enero de 2008, siendo que a partir de ese momento se inició el trámite de notificación personal a las demandadas-secuestradas (como consta a fojas 175, 177 y 181), siendo evidente, entonces, que no se configura el fenómeno de la caducidad especial de la instancia, ni el consecuente levantamiento del secuestro por efecto del mismo.

Corresponde confirmar el auto apelado pero por otros motivos, tal como se expresó previamente.

En mérito de lo expuesto, la Corte Suprema, SALA DE LO CIVIL, administrando justicia en nombre de la Republica y por autoridad de la Ley, CONFIRMA el Auto No.147 de 8 de julio de 2008 proferido por el PRIMER TRIBUNAL MARÍTIMO DE PANAMÁ, que NEGÓ el Incidente de Levantamiento de Secuestro por caducidad especial de la instancia propuesto por LOGÍSTICA, EQUIPO, SOLUCIONES DE AMERICA, INC. (LESA) dentro del proceso ordinario marítimo instaurado por C.I. CARTAGENA RECYCLING LTDA.

Las obligantes costas a cargo de la apelante se fijan en la suma de DOSCIENTOS BALBOAS CON 00/100 (B/200.00).

N..

VIRGILIO TRUJILLO LÓPEZ

HARLEY J. MITCHELL D. -- OYDÉN ORTEGA DURÁN

SONIA F. DE CASTROVERDE (Secretaria)