Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 30 de Abril de 2015

Ponente:Victor L. Benavides P.
Fecha de Resolución:30 de Abril de 2015
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral
 
CONTENIDO

VISTOS:

Las firma Cochez-Martínez & Asociados, actuando en representación de la señora NAHIR URRUTIA ha recurrido en casación laboral, ante esta Sala, contra la Sentencia de 26 de noviembre de 2014, que emitiera el Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial, dentro del proceso laboral arriba descrito.

  1. ANTECEDENTES DEL RECURSO

    El presente recurso extraordinario tiene su génesis en la demanda laboral interpuesta por la señora NAHIR URRUTIA contra la empresa PRODUCTOS AVON, S.A., reclamando el pago de B/.56,192.93 en concepto de prima de antigüedad, bonificación y 95% de la política negociada de 19 años de servicios, costas, gastos e intereses que genere la preste acción.

    Fundamenta su pretensión, afirmando que inició labores con la empresa demandada el 2 de mayo de 1991, desempeñando el cargo de Entrenadora-Coach de Panamá con un salario mensual de B/.1,650.00 Que presentó renuncia a su cargo a partir del 17 de noviembre de 2010, sin que se le cancelara el pago de la bonificación que beneficia a los trabajadores que renuncian y tienen más de 6 años de servicios en la empresa.

    Ante la demanda presentada, los apoderados judiciales de la empresa PRODCTOS AVON, S.A.. negaron la pretensión de la demanda, toda vez que sostienen que a la demandante se le cancelaron todos los derechos adquiridos que le corresponden de acuerdo al Código de Trabajo. Que el pago de la bonificación que reclama la trabajadora es de carácter voluntario, unilateral y discrecional; no obliga a la empresa a pagarlo si decide no hacerlo, debido a que las bonificaciones no tienen la categoría de uso, costumbre no condiciones de trabajo. Asimismo, adujo excepciones de pago y de prescripción.

    El Juez Tercero de Trabajo de la Primera Sección, mediante Sentencia No.40 de 21 de agosto de 2014, resolvió negar la excepción de prescripción interpuesta por la empresa PRODUCTOS AVON, S.A.; acogió la excepción de pago de la prima de antigüedad y absolvió a la demandada de la reclamación interpuesta por NAHIR URRUTIA.

    Por su parte, el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, al conocer el recurso de apelación anunciado por los apoderados de ambas partes, decide modificar la sentencia del juez primario, en el sentido de reconocer la excepción de prescripción y la confirmó en todo lo demás.

    El recurrente manifiesta, que la resolución impugnada viola los artículos 735, 142 y 70 del Código de Trabajo.

    Sostiene, en primer lugar, que la sentencia ha infringido, de manera directa por omisión el artículo 735 del Código de Trabajo, ya que la representante legal de la demandada PRODUCTOS AVON, S.A. declaró la existencia de una reclamación extrajudicial que interrumpió el término de prescripción de conformidad con lo dispuesto por el numeral 7 del artículo 12 del Código de Trabajo, por consiguiente, no requieren pruebas los hechos afirmados y que han sido reconocidos por parte contraria.

    El recurrente considera, también, que la sentencia del Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial de Panamá, ha violentado el artículo 142 del Código de Trabajo, de manera directa por comisión, en la medida que se consideró que las bonificaciones que el empleador otorga voluntariamente no se consideran salario, ni como condiciones de trabajo de carácter obligatorio, debido a que son optativas de la empresa. Que sus pretensiones no se ciñen a las mejoras en el décimo tercer mes, bonificación, gratificación, primas de producción, donaciones o participación en las utilidades como enuncia el artículo 142 del Código de Trabajo, sino que la demandada hizo costumbre una práctica que inició antes que la trabajadora Nahir Urrutia entrara a laborar a la empresa, donde sus trabajadores con más de seis años de antigüedad, tenían derecho a recibir por política indemnizatoria, en el caso de la demandante, era del 95% de su liquidación adicional.

    Por último, alega que la sentencia recurrida viola de forma directa y por omisión el artículo 70 del Código de Trabajo, que contempla la obligación de la empresa no solamente a lo pactado en el contrato de trabajo, sino también a la buena fe, la equidad y la costumbre o el uso favorable al trabajador. Así, sostiene que la empresa PRODUCTOS AVON, S.A tenía la obligación de reconocer el beneficio otorgado mediante la práctica hecha costumbre que los trabajadores con más de seis (6) años de antigüedad en la empresa, tenían derecho recibir, tal como es el caso de la señora NAHIR URRUTIA.

  2. OPOSICIÓN AL RECURSO

    Del recurso presentado se corrió traslado a la trabajadora CESIA MURILLO, de acuerdo a lo preceptuado en el artículo 927 del Código de Trabajo, quien a través de sus apoderados judiciales se opusieron al presente recurso de casación laboral, considerando que de conformidad con el artículo 735 del Código de Trabajo, es a la parte demandante quien le correspondía la carga de la prueba, ya que fue ésta quien alegó la interrupción de la prescripción. Que la trabajadora carta de renuncia fechada el 1 de noviembre de 2010, efectiva a partir del 17 de noviembre de 2010 y que a la fecha de presentación de la demanda en el presente proceso es de 16 de octubre de 2012, cuando había transcurrido más de un (1) año desde la terminación de la relación laboral y la presentación de la demanda.

    Sostiene el oponente que tampoco se han infringido los artículos 142 y 70 del Código de Trabajo, puesto que alegan que la empresa en forma voluntaria y unilateral le entrega a determinados trabajadores que renuncian con más de seis años de antigüedad, una bonificación de reconocimiento por los años de servicios. Que esta bonificación se le entrega solamente a loso trabajadores que a juicio discrecional de la empresa se hacen merecedores de la misma.

    IV- DECISIÓN DE LA SALA

    Una vez estudiados los argumentos planteados por ambas partes, esta Sala de Casación Laboral procede a decidir la litis sometida a consideración, previa las siguientes consideraciones.

    Como queda visto, el presente recurso recae sobre la decisión de 26 de noviembre de 2014, proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, que modifica la Sentencia No.40 de 21 de agosto de 2014 del Juzgado Tercero de Trabajo de la Primera Sección. El juzgador de segundo grado reconoció la excepción de prescripción interpuesta por PRODUCTOS AVON, S.A. y la confirmó en todo lo demás, en el sentido de absolver a la empresa demandada de la reclamación interpuesta en su contra por parte de NAHIR URRUTIA.

    El argumento esgrimido por el Tribunal Superior consistió en lo siguiente:

    "En el presente caso, es evidente que la relación laboral de carácter indefinida entre las partes se inició el 2 de mayo de 1991 y terminó el 17 de noviembre de 2010, tal como se afirma e el hecho primero de la demanda (foja4) y o admite la demandada al aceptar el mismo (foja 274) En consecuencia, si la demanda fue interpuesta el 17 de octubre de 2012 (foja 7), el simple conteo revela que a esa fecha había transcurrido en exceso el plazo de un año contado a partir de la fecha en que se hizo efectiva la renuncia de la trabajadora, es decir, el 17 de noviembre de 2010.

    No obstante, se alega y así lo admite el juzgador primario que en el presente caso se dio la interrupción del término de prescripción por razón del reclamo extrajudicial, que se formula mediante nota fechada 15 de noviembre de 2011, que la trabajadora enviara a la empresa reclamando el pago de la bonificación y que fuera contestada por la empresa mediante nota S/N de fecha 18 de noviembre de 2011.

    Sin embargo, no consta en el expediente constancia alguna, ya sea en original o en copia autenticada de las mencionadas notas, ya se trate de la supuesta reclamación extrajudicial o de la supuesta contestación formulada por parte de la empresa demandada; que hubieran sido presentada por cualquiera de las partes con solicitud de reconocimiento. Se observa que las dichas notas no forman parte del contenido de la diligencia Exhibitoria que fuera practicada por el perito Licdo. Luis Ovidio Rodríguez Brandao, el 13 de agosto de 2013 a la empresa Productos Avon, S.A., legible de fojas 353 a 385 del expediente. Por tanto, está demostrado que no existe en el expediente como documento probatorio las mencionadas notas, en las que se pretende demostrar la existencia de interrupción en la prescripción por razón de una reclamación extrajudicial, que pueda ser considerada con validez legal.

    De conformidad con lo dispuesto en los artículos 764 y 766 del Código de Trabajo, documento privado es el que no reúne los requisitos para ser documento público y ante el Tribunal deben presentarse en su originales para que tengan el valor legal. Además, debe tenerse en cuenta que el artículo 768 del Código de Trabajo, un documento privado se tendrá por reconocido, cuando hubiere obrado en el proceso cono conocimiento de la parte que lo firmó, si la firma no hubiere sido negada dentro del mínimo legal.

    El Tribunal Superior observa que el Juez A quo a base de deducciones y estimaciones y a pesar de que reconoce la inexistencia de las mencionadas cartas o notas en el expediente, considera que su existencia ha sido aceptada durante el interrogatorio en la audiencia laboral por Mariela Elizabeth Ríos, Gerente Administrativa de la empresa y en consecuencia dio por demostrada la reclamación extrajudicial como causa de interrupción de la prescripción. Este Tribunal no comparte el criterio del Juez A quo, habida cuenta de que tales hechos no se pueden acreditar a base de deducciones, estimaciones o suposiciones. Por otra parte., el examen de la declaración de la testigo, legible a foja 328, no crea la certeza que el atribuye el juzgador primario, si se observa que al preguntársele a la testigo en forma concreta y específica la fecha de las mencionadas notas o cartas resulta que manifiesta repetidamente que "no lo recuerdo"; "no recuerdo claramente", "no recuerdo" cuando resulta que para poder determinar la excepción de prescripción y su interrupción es de suma importancia la claridad de la fecha cierta de las mismas.

    Por lo tanto, el Tribunal considera que no se ha producido en el presente caso la interrupción de la prescripción, pues no se ha probado la reclamación extrajudicial por escrito alegada, antes de que llegara a su vencimiento el término de prescripción."

    Por su parte, el casacionista afirma que la sentencia que se impugna ha infringido de manera directa el artículo 735 del Código de Trabajo, referente a la carga de la prueba con lo que, a su vez, infringe el artículo 12 (num. 7) que establece que el término de prescripción se interrumpe por el reclamo extrajudicial.

    Frente al argumento esgrimido por el casacionista, el cual está circunscrito en el hecho de que la trabajadora acreditó plenamente la interrupción del término de prescripción, en virtud del reclamo extrajudicial que se realizó a la empresa demandada, el 15 de noviembre de 2011, es importante señalar que de acuerdo a las pruebas que reposan en el expediente, de las mismas no se desprende tal situación.

    El anterior comentario obedece a que a pesar de que en el hecho quinto de la demanda laboral propuesta por la trabajadora NAHIR URRUTIA, se alegó que esta última envió a la empresa una nota reclamando lo dejado de percibir y "el día 18 de noviembre de 2011 mediante nota S/N la señora MARIELA DEL VALLE RIOS, representante legal de la empresa PRODUCTOS AVON, S.A. le contesta tal reclamo informándole que en efecto reconoce la existencia de tal bonificación..." este hecho no fue acreditado fehacientemente. Por el contrario, observa la Sala que la empresa demandada, al momento de contestar el citado hecho, sostuvo que el mismo "no es cierto en la forma como está redactado. Por lo tanto lo negamos" (Cfr. f.274). De tal forma que no se produce el reconocimiento de este hecho como alega la parte actora.

    Consideramos atinadas las observaciones del Tribunal Superior de Trabajo y no así los planteamientos del recurrente. Veamos:

    La prescripción es un medio de adquirir bienes o de librarse de obligaciones, mediante el transcurso de cierto tiempo y bajo las condiciones establecidas por la Ley. Consiste, como ha puntualizado el ex-Magistrado Arturo Hoyos "como una excepción perentoria que puede ser aducida por el deudor de una obligación en determinadas circunstancias para liberarse del cumplimiento de la obligación a su cargo formulada como pretensión por el acreedor demandante." [1]

    Nuestro Código de Trabajo dispone en su artículo 12, numeral 1, que prescriben en un año las acciones que no tengan señalado plazo especial de prescripción. En tal sentido, siendo que la trabajadora demandante alegó que el día uno (1) de noviembre de 2010, presentó renuncia irrevocable al cargo que ocupa en la empresa PRODUCTOS AVON, S.A., la cual se haría efectiva el 17 de noviembre de 2010, es a partir de esta última fecha en que empezaba a correr el término de un año para el computo de la prescripción. No obstante, consta que la demanda se interpuso el 17 de octubre de 2012, cuando había transcurrido en exceso el término de un año contenido en la Ley.

    Ahora bien, el numeral 7 del propio artículo 12 del Código de Trabajo, establece que, para el trabajador, "La prescripción se interrumpe por el reconocimiento de la obligación, el reclamo extrajudicial o en la vía administrativa, y por la sola presentación de la demanda." Sin embargo, se hace necesario que estas circunstancias queden debidamente acreditadas.

    Tratándose de un reclamo extrajudicial, cabe señalar que el mismo no requiere de formalidad alguna, es decir puede ser formulado tanto en forma verbal como escrita. Sin embargo, para efectos de prueba de la interrupción, en la práctica, la forma escrita es la usual. Y como quiera que es la propia actora quien aduce que mediante nota de 15 de noviembre de 2011, se envió el reclamo a la empresa PRODUCTOS AVON, S.A., respecto a la pretensión contenida en la demanda que se presentara ante los Juzgados Seccionales de Trabajo el 17 de octubre de 2012, así debió acreditarlo.

    En conclusión, esta Sala coincide con lo decidido por el Tribunal Superior de Trabajo, es decir, que al no existir constancia del reclamo extrajudicial que supuestamente le hiciese la trabajadora a la empresa PRODUCTOS AVON, S.A., ni la contestación de ésta a dicho reclamo, no se produce la interrupción del término de prescripción alegado por el apoderado judicial de la parte actora.

    Por último, la determinación adoptada respecto a esta primera disposición afecta directamente el argumento esgrimido por la supuesta violación de los artículos 142 y 70 del Código de Trabajo, por lo que no se hace necesario pronunciarnos al respecto.

    En ese mismo orden de ideas, es importante acotar, por el bien de la debida administración de justicia, que si el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, declaró probada la Excepción de Prescripción alegada por la empresa demandada, no era necesario realizar consideraciones adicionales respecto a la pretensión de la parte actora, pues la misma estaba extinta con el reconocimiento de la referida excepción, criterio que compartimos, pero sin dejar de lado el llamado de atención antes expuesto.

    En consecuencia, los Magistrados de la Sala Tercera de la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO CASA la Sentencia de 26 de noviembre de 2014 dictada por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial dentro del proceso laboral NAHIR URRUTIA -vs- PRODUCTOS AVON, S.A. .

    Notifíquese,

     

    VICTOR L. BENAVIDES P.

    LUIS RAMÓN FÁBREGA SÁNCHEZ -- ABEL AUGUSTO ZAMORANO

    KATIA ROSAS (Secretaria)

    [1](ARTURO, Hoyos, "Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, Editorial Temis, S. A. Santa Fe de Bogotá-Colombia, 2005, pág.403).