Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 8 de Junio de 2007

Ponente:Jacinto Cárdenas M
Fecha de Resolución: 8 de Junio de 2007
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral

VISTOS:

Mediante la Resolución tacada, ante esta esfera jurisdiccional, el Tribunal Superior de Trabajo revocó la Sentencia Nº 8 de 30 de enero de 2007 emitida por el Juzgado Cuarto de Trabajo de la Primera Sección y absolvió a Panadería Vista Alegre y/o Yuk Fa Yau del pago de las prestaciones laborales demandadas (fs. 223-228).

ANTECEDENTES DEL RECURSO.

La Sentencia de 3 de abril de 2007 tiene como origen la demanda laboral que interpusiera el señor G.S.O. contra la Panadería Vista Alegre y/o Yuk Fa Yau, a fin de que se le pagara la suma de dos mil ochocientos cuarenta y siete balboas con veinticinco centésimos (B/.2,847.25) en concepto de prestaciones laborales adeudadas, más los recargos de Ley (fs. 2-4).

En respuesta a la pretensión de la demandante, la demandada negó la existencia de la relación de trabajo, advirtiendo que el señor G.S.O. tenía su propio negocio y/o actividad mercantil consistente en comprar pan al por mayor para revenderlo en las distintas tiendas de la localidad; razón por la cual se rehusó a pagar las prestaciones cuyo pago se demanda (fs. 16-18).

Evacuados los trámites procesales de rigor, el Juzgado Cuarto de Trabajo de la Primera Sección, concluyó que existía relación de trabajo entre las partes en conflicto, toda vez que la empresa demandada no había aportado pruebas para demostrar que, en efecto, el señor S. era un comerciante independiente (fs. 205-208). No obstante, el Juzgador de Segunda instancia revocó esta decisión, bajo la premisa que el trabajador no había acreditado de manera fehaciente la prestación personal del servicio a favor de la Panadería Vista Alegre, por lo que no era posible aplicar la presunción de que trata el artículo 737 del Código Laboral.

FUNDAMENTO DEL RECURSO DE CASACIÓN.

El apoderado del casacionista sostiene que la Sentencia de 7 de abril de 2007 ha vulnerado el artículo 737 del Código de Trabajo que establece que acreditada la prestación del servicio se presume la relación de trabajo. Su vulneración se explica afirmando que aún cuando su representada prestó un servicio a favor de Panadería Vista Alegre y/o Yuk Fa Yau Fan y estamos en presencia de una presunción no desvirtuada, se ha dejado de reconocer su derecho a recibir prestaciones laborales.

A., que con anterioridad la Junta de Conciliación y Decisión reconoció el pago de derechos adquiridos a favor de GERÁSIMO SAMUDIO luego de considerar la existencia del vínculo laboral con la Panadería Vista Alegre y/o Yuk Fa Yau (fs. 1-5).

OPOSICIÓN AL RECURSO

El apoderado judicial de la empresa Panadería Vista Alegre, se opuso al recurso promovido, advirtiendo que la Sentencia proferida por la Junta de Conciliación y Decisión Laboral de la Chorrera, el 28 de febrero de 2005 no constituye prueba de la relación de trabajo entre las partes en conflicto.

De igual manera, afirma que en el caso en estudio no se ha comprobado que el señor S. prestaba un servicio a favor de la demandada, razón por la cual no es posible presumir la existencia de la relación de trabajo.

Finalmente, arguye que el presente recurso carece de fundamento jurídico y solicita a la Sala que no case la Sentencia de 3 de abril de 2007 emitida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial (fs. 10-14).

DECISIÓN DE LA SALA.

A fin de resolver el fondo de la controversia planteada, este Tribunal pasa a profundizar en el estudio de ciertas piezas procesales que conforman el expediente laboral. Veamos.

A través de la demanda laboral instaurada en el Juzgado Cuarto de Trabajo, el día 17 de noviembre de 2004, el señor G.S.O. reclamó el pago de las siguientes prestaciones: vacaciones proporcionales, décimo tercer mes vencido y proporcional y prima de antigüedad.

En el hecho primero y segundo de la demanda laboral, el trabajador sostuvo que inició labores para Panadería Vista Alegre y/o Yuk Fa Yau, a partir del 23 de marzo de 2003, como vendedor y comercializador del pan y productos afines en un vehículo de propiedad de la mencionada empresa.

Agrega, que su horario de trabajo era de 6:00 A.M. a 6:00 P.M., y devengaba un salario promedio mensual de setecientos un balboa con noventa y cinco centésimos (B/. 701.95), el cual incluía el pago del 10% de las ventas efectuadas. No obstante, se le despide sin cancelársele sus prestaciones laborales el día 17 de octubre de 2004 y sin la ocurrencia de una causa justificada.

Por su parte, la demandada negó que fuese cierto que hubiese mantenido una relación de trabajo con el señor S., toda vez que éste era un comerciante independiente. A., que el vehículo que utilizaba el prenombrado no era de su propiedad, sino que le pertenecía a aquél. De igual manera, afirma que nunca pagó un salario al demandante y que en ningún momento se le sometió a un horario de trabajo (f. 16-18).

Dentro de este contexto, resulta importante mencionar que la prestación del servicio a favor de la Panadería Vista Alegre y/o Yuk Fa Yu no se ha demostrado en ningún momento a lo largo de este proceso. Esto se debe a que los comprobantes de facturas y demás documentos autenticados aportados al expediente laboral por el trabajador no logran determinar de manera fehaciente que el señor S. vendía panes para su supuesta empleadora, pues los mismos se limitan a reflejar que, en efecto, el prenombrado recibió mercancía de la Panadería Vista Alegre, ya sea para venderla en beneficio propio o de un tercero.

Expuesto lo anterior, resulta oportuno recordar que una relación laboral puede tener orígenes contractuales o no contractuales, pero a la ley laboral le interesa el contenido de los actos y la realidad práctica por encima de lo que formalmente expresen las partes (Cfr. Código de Trabajo, publicado por el Dr. J.F.P. 12ava. Edición. Agosto 1992. P.. 186-187).

Como elementos esenciales para la existencia de una relación de trabajo, figuran la subordinación jurídica y la dependencia económica. En cuanto al primero de estos elementos, cabe mencionar que algunos juristas estiman que "implica la existencia de un poder de dirección por parte del empleador al cual ha sujetarse el trabajador. Ese poder puede ser actual o potencial, lo ejerce el empleador personalmente o por medio de sus representantes y está encaminado a la prestación del servicio o la ejecución de la obra. El poder de dirección se traduce en el derecho de organización, el derecho de mando, de supervisión o vigilancia y el derecho de sanción por parte del empleador. Igualmente es el deber de obediencia por parte del trabajador..." (V.V., O.. Derecho de Trabajo. Relaciones Individuales. Editorial Varem, Panamá, 1998, Págs. 34 a 36).

Consecuentemente, colegimos que la subordinación jurídica es un acto de disponibilidad total en cuanto al empleo se refiere, por lo que frente a los requerimientos de quien figura como empleador, el trabajador debe responder de manera inmediata.

En cuanto a la dependencia económica, debemos señalar que este concepto se utiliza en forma subsidiaria para identificar la relación de trabajo y tiene cabida sólo en la medida que no sea posible comprobar la subordinación jurídica. En este sentido, O.V. nos dice que se aplica cuando "se trata de casos dudosos o ubicados en una zona gris, en lo que no se aprecia claramente la sujeción del trabajador a las órdenes o las instrucciones del empleador. A ello apunta la parte final del artículo 65, cuando señala que "en caso de duda sobre la existencia de una relación de trabajo, la prueba de la dependencia económica determina que se califique como tal la relación existente" (Ibídem. P.. 37).

Continuando con este punto, advertimos que para que se configure la dependencia económica que enmarca una relación de trabajo se requiere que el dinero que perciba el trabajador constituya su única o principal fuente de ingreso.

Ahora bien, a tenor de lo dispuesto en el artículo 737 (numeral 1) del Código de Trabajo, la existencia de la relación de trabajo debe presumirse una vez se acredite la prestación del servicio o la ejecución de la obra.

En el caso en estudio, hemos visto que el material probatorio aportado al proceso carece de elementos fehacientes que indiquen que el señor G.S.O. ejecutaba las labores de reparto de insumos a favor o no de la Panadería Vista Alegre, ya que las facturas de la Panadería pudiesen implicar sólo un comprobante de entrega de bienes comestibles que el prenombrado estaba obligado a entregar a terceros o recibía para su propio beneficio.

Es más del análisis del expediente, tampoco se desprende en forma alguna que G.S.O. hubiese estado sometido en algún momento a controles, mandatos o directrices de la propietaria o representante de la empresa demandada: Yuk Fa Yu, ni que hubiese recibido remuneración por vender mercancía de la Panadería.

En estas circunstancias, la Sala reitera el criterio expuesto por el Tribunal Superior de Trabajo, en el sentido que en el proceso instaurado ante el Juez Cuarto de Trabajo de la Primera Sección para lograr el pago de prestaciones labores a favor de S.O., no se probó la prestación del servicio y, consecuentemente, no puede presumirse la existencia de una relación laboral entre el prenombrado y la Panadería Vista Alegre y/o Yuk Fa Yau dotada de los elementos esenciales del contrato de trabajo, denominados: subordinación jurídica y dependencia económica.

Por tanto, se desestima el cargo de violación contra el artículo 737 del Código de Trabajo y se procede a reconocer que la Resolución impugnada se ajusta a derecho.

Por consiguiente, la Corte Suprema, Sala Tercera de lo Laboral, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley, NO CASA la Sentencia de 3 de abril de 2007, emitida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial dentro del proceso laboral promovido por GERÁSIMO SAMUDIO ORTEGA contra Panadería Vista Alegre y/o Yuk Fa Yau Fan.

NOTIFÍQUESE

JACINTO CÁRDENAS M

ADÁN ARNULFO ARJONA L. -- VICTOR L. BENAVIDES P.

JANINA SMALL (Secretaria)