Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 9 de Febrero de 2006

Ponente:Winston Spadafora Franco
Fecha de Resolución: 9 de Febrero de 2006
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral
RESUMEN

RECURSO DE LA CASACIÓN LABORAL, INTERPUESTO POR EL LICENCIADO CARLOS BONILLA GARCÍA, EN REPRESENTACIÓN DE YUCATÁN RESORTS, S. A., Y THE SUMMIT HILLS, INC., CONTRA LA SENTENCIA DE 2 DE NOVIEMBRE DE 2004, DICTADA POR EL TRIBUNAL SUPERIOR DE TRABAJO DEL PRIMER DISTRITO JUDICIAL; DENTRO DEL PROCESO LABORAL: CARLOS LLITERAS SENTIES -VS- YUCATÁ... (ver resumen completo)

 

VISTOS:

El licenciado C.B.G., en representación de YUCATÁN RESORTS, S.A., AVALON RESORTS, S.A. y THE SUMMIT HILLS, INC, interpuso ante la Sala Tercera recurso de casación laboral contra la Sentencia de 2 de noviembre de 2004, proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, dentro del proceso laboral propuesto por C.L.S. contra YUCATÁN RESORTS, S.A., AVALON RESORTS, S.A. y THE SUMMIT HILLS, INC.

El señor C.L.S., a través de su apoderado judicial C.J.G., presentó una solicitud de embargo preventivo contra las sociedades en mención, tal como se puede apreciar en el cuadernillo bajo el número de entrada 621-04-A.

ANTECEDENTES DEL RECURSO

Estamos ante un proceso laboral promovido por el señor C.L.S., contra las mencionadas empresas, en la que reclama prestaciones laborales.

En Primera Instancia, el Juzgado Cuarto de Trabajo, Primera Sección, en Sentencia 48 de 6 de septiembre de 2004, condena a las empresas de YUCATÁN RESORTS, S.A., AVALON RESORTS, S.A. y THE SUMMIT HILLS, INC a pagarle al señor C.L.S. la suma de DIECISIETE MIL CUATROSCIENTOS DOCE BALBOAS CON CINCUENTA Y DOS CENTÉSIMOS (B/.17,412.52) en concepto de vacaciones, décimo tercer mes y prima de natiguedad. Dicha decisión enuncia principalmente lo siguiente:

"Ha quedado demostrado, que entre el señor C.L.S., y las demandadas existió una relación de trabajo, ya que éste ejecutó funciones para las mismas durante el periódo que reclama en condiciones de subordinación jurídica o dependencia económica, a pesar de que se trataba de un trabajador extranjero, que al inició no tenía permiso de trabajo, por lo que quedan obligadas a pagarle los derechos adquiridos que se derivan de la misma

Debe considerarse ante la existencia de un contrato de trabajo entre las partes, que pudo ser ilegal ante la ausencia del permiso de trabajo, pero esto no es óbice para que se le reconozca al demandante lo que reclama en su demanda

En relación al salario que señala el actor debe de presumirse que es cierto el mismo de acuerdo a lo contemplado en el artículo 69 del Código de Trabajo.... .". (Ver. fs. 101 - 108 del expediente laboral).

No conforme con la decisión del Juez A-Quo, el demandante propuso recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Trabajo.

El Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial al conocer de la reclamación impetrada resolvió en Sentencia de 2 de noviembre de 2004, eximir sólo a la empresa The Summit Hills Inc.de las reclamaciones hechas por el señor L.S., toda vez que no se logró acreditar la relación de trabajo con dicha empresa, ni la unidad económica entre YUCATÁN RESORTS, S.A., AVALON RESORTS, S.A. con The Summit Hills Inc. La Parte resolutiva establece textualmente lo siguiente:

"1. Declara probada la excepción de inexistencia de la relación de trabajo con la empresa The Summit Hills, Inc.

  1. Condenar a las empresas YUCATÁN RESORTS, S.A. y AVALON RESORTS, S.A. al pago de la suma de B/.7,500.00 en concepto de vacaciones vencidas y proporcionales, la suma de B/.7,500.00 en conepto de décimo tercer mes vencidos y proporcionales, dejados de pagar durante la relación, con los recargos de los artículos 169 y 170 del Código de Trabajo; y a pagar la suma de B/.1,639.06 en concepto de prima de antiguedad, con el recargo de artículos 170 del Código de Trabajo ...". (Ver fs. 135-151 del expediente laboral).

    1. FUNDAMENTO DEL RECURSO DE CASACIÓN

    Posteriormente, la parte actora propuso recurso de casación contra la decisión del Tribunal Ad-Quem, por considerar que la misma era violatoria de los artículos 2, 17, 69, 74, 96 y 224 del Código de Trabajo que expresamente dicen lo siguiente:

    "Artículo 2. Las disposiciones de este Código son de orden público, y obligan a todas las personas, naturales o jurídicas, empresas, explotaciones y establecimientos que se encuentren o se establezcan en el territorio nacional.

    Los empleados públicos se regirán por las normas de la carrera administrativa, salvo en los casos en que expresamente se determine para ellos la aplicación de algún precepto de este Código".

    "Artículo 17. Todo empleador mantendrá trabajadores panameños, o extranjeros de cónyuge panameño o con diez años de residencia en el país, en proporción no inferior al 90 por ciento del personal de trabajadores ordinarios, y podrá mantener personal extranjero especializado o técnico que no exceda del 15 por ciento del total de los trabajadores.

    En ningún caso los porcentajes de salarios o asignaciones en conjunto y por categoría, podrán ser menores que los fijados en el párrafo anterior.

    No obstante lo anterior, se podrá permitir una proporción mayor de especialistas o técnicos extranjeros por tiempo definido, previa recomendación del ministerio respectivo y aprobación del Ministerio de Trabajo y Bienestar Social.

    Los empleadores que necesiten ocupar trabajadores extranjeros obtendrán una autorización que expedirá el Ministerio de Trabajo y Bienestar Social, previa comprobación de que no se alteran los porcentajes de nacionales exigidos en este artículo, que el personal calificado reúne la respectiva calidad y que desempeñará las funciones inherentes a su especialidad.

    Esta autorización se expedirá hasta por el término de un año, prorrogable por un máximo de cinco años.

    También se exceptúan del porcentaje anterior los trabajadores de confianza de empresas que en la República se dediquen exclusivamente a mantener oficinas con el fin de dirigir transacciones que se perfeccionen, consuman o surtan sus efectos en el exterior, previa autorización de las autoridades de trabajo.

    No obstante lo anterior, y en virtud de los compromisos internacionales adquiridos por la República de Panamá, se entenderá que a las empresas que tengan menos de diez trabajadores, se les permitirá la contratación y entrada temporral de, al menos, una persona extranjera, en las condiciones establecidas en las disposiciones legales vigentes.".

    "Artículo 69. A falta de contrato se presumirán ciertos los hechos o circunstancias alegadis por el trabajador que debían constar en dicho contrato.

    Esta presunción podrá destruirse mediante prueba que no admita duda razonable.".

    "Artículo 74. El contrato de trabajo por tiempo definido deberá constar siempre por escrito, y el plazo de su duración no podrá ser mayor de un año.

    Tratándose de servicios que requieran preparación técnica especial, el término del contrato podrá estipularse hasta un máximo de tres años. No obstante, el contrato con los trabajadores cuyos servicios requieran preparación técnica especial, y ésta fuese costeada por el empleador, es susceptible de un máximo de dos prórrogas, y en tal caso no se aplicara lo previsto en el artículo 77.

    Las estipulaciones contrarias al contenido de esta norma, son ineficaces, pero dicha ineficacia sólo podrá invocarse, reconocerse o hacerse valer en beneficio del trabajador.".

    El casacionista manifiesta que las normas antes descritas han sido violadas en forma directa por comisión, toda vez que el señor C.L.S. estaba presentando servicios en forma ilegal y nunca presentó reclamos de ninguna naturaleza respecto al pago de sus prestaciones. Señala también, que si supuestamente tenía un permiso de trabajo, debería tener un contrato de trabajo o de servicios profesionales, el cual debió ser presentado al Ministero de Trabajo y Desarrollo, pues debe existir la presunción del contrato, para poder autorizar el permiso de trabajo, por lo que señala que como pudo haberse autorizado un permiso de trabajo, sin la existencia del contrato, mismo que debe constar por escrito.

    "Artículo 96. Cuando varias personas o empresas laboren o funcionen en un mismo local, o como unidad económica y utilicen indistinta o simultáneamente los servicios de un trabajador, se considerarán como un solo empleador y responderán solidariamente por todas las obligaciones derivadas de la relación de trabajo, independientemente de quien figure como empleador en el contrato.

    Cuando varias personas o empresas contraten conjuntamente a un mismo trabajador, fuera del caso previsto en el párrafo precedente, para utilizar simultánea o indistintamente sus servicios, todas se considerarán como un solo empleador y responderán solidariamente por todas las prestaciones e indemnizaciones derivadas de la relación de trabajo. Esta disposición se aplicará aun cuando la contratación se hubiere celebrado a través de una o algunas de las personas o empresas beneficiarias del servicio".

    Artículo 224:A la terminación de todo contrato por tiempo indefinido, cualquiera que sea la causa de terminación, el trabajador tendrá derecho a recibir de su empleador una prima de antigüedad, a razón de una semana de salario por cada año laborado, desde el inicio de la relación de trabajo. En el evento de que algún año de servicio no se cumpliera entero desde el inicio de la relación o en los años subsiguientes, tendrá derecho a la parte proporcional correspondiente.

    Parágrafo: Al trabajador que se encuentre laborando al momento en que empieza a regir el fondo de cesantía, se le computará este derecho desde tal fecha. El período laborado con anterioridad le será pagado igualmente a la terminación de la relación de trabajo, siempre que hubiese prestado servicios al empleador de manera continua durante diez años o más".

    Con respecto al artículo 96, expresa el casacionista que el mismo ha sido vulnerado por aplicación indebida, toda vez que no hay prueba alguna de que el señor C.L.S. haya tenido vínculo de ninguna naturaleza con AVALON RESORTS, S.A, ni que ésta le haya pagado suma alguna. Sobre el artículo 224, sostiene el casacionista que la norma es bastante clara al establecer que, en solo los contratos por tiempo indefinido se tendrá derecho a la prima de antiguedad y que todos los extranjeros que laboran en Panamá deben tener un contrato por tiempo definido de acuerdo al artículo 17 del Código de Trabajo, pues los permisos son autorizados por solamente un año y no por tiempo indefinido.

    DECISIÓN DE LA SALA

    Con miras a resolver la controversia planteada, este Tribunal pasa al estudio de ciertas piezas procesales que conforman el expediente laboral. Veamos.

    La Sala advierte a foja 18 del expediente laboral lo expresado por las empresas que recurren en casación respecto a que ni AVALON RESORTS, S.A., ni SUMMITH HILLS, INC, S.A., firmaron contrato alguno de trabajo ni prestaciones de servicios con el señor C.L., pues éste prestaba sus servicios a la empresa YUCATAN RESORT, S.A., quien fue la empresa que pagó por los servicios prestados. De igual forma, en el escrito que fundamenta la casación interpuesta, alegan que no se ha probado que AVALON RESORTS, S.A, tenga vínculo de ninguna naturaleza con el señor C.L., ni que éste haya recibido suma de dinero alguna, así como tampoco que exista una unidad económica de dichas empresas, de acuerdo a lo preceptuado en el artículo 96 del Código de Trabajo.

    Ahora bien, respecto a la unidad económica entre varias empresas, cabe destacar que de conformidad con el artículo 96 del Código de Trabajo, para su existencia se requiere la contratación del trabajador por parte de uno o varios empleadores y que los servicios prestados beneficien indistintamente y de manera simultánea a: 1. Un grupo de personas o empresas que funcionen en un mismo local; 2. Un grupo de personas o empresas que no funcionan en el mismo local, pero se manejan bajo los criterios económicos de manera conjunta como si fueran una sola; y 3. Un grupo de personas o empresas que no se encuentren en ninguno de los supuestos anteriores, es decir, separadas físicas y económicamente. En estos casos todas las personas y empresas son solidariamente responsables de las reclamaciones que prosperen a favor del trabajador, siempre y cuando los empleadores estén establecidos en el territorio nacional.

    En este sentido, se ha podido comprobar a través de distintos medios de prueba tanto documentales, como testimoniales, la unidad económica de dos de las empresas demandandas en principio por el señor C.L.S. (YUCATÁNR., S.A., AVALON RESORTS, S.A.). Es así como se advierten a través de los distintos testimonios obtenidos por el Juez Cuarto de Trabajo de la Primera Sección, en la audiencia celebrada con motivo del proceso laboral bajo estudio lo siguiente:

  2. J.L.N., quien para la fecha de la audiencia laboraba en AVALON RESORT, S.A., en el departamento de ventas, al preguntarle si conocía al señor C.L., desde cuándo y por qué, contentó: "...desde el 2000, lo concozco porque era mi jefe, por la relación de trabajo". "....él entraba a las nueve de la mañana ...y hora específica de salir no teníamos ....a veces salíamos hasta la una de la madrugada a más tardar". Contestando a la interrogante si el señor L. fue despedido de la empresa AVALON RESORT, S.A., contesta: S.J., sí, si fue despedido".

  3. L.M. delP.V., al preguntarle si conocía al señor C.L., desde cuándo y por qué, contentó: "...sí lo concozco, lo conocí laborando en YUCATAN RESORT en febrero de 2000". "....yo me retiraba de cinco a cinco y media y él seguía su jornada de trabajo...".

    Igualmente a la pregunta de cómo se realizaban los pagos por sus servicios prestados en AVALON RESORT, S.A., esta contestó: "... me pagaban con cheque al igual resto del personal". Se le pregunta también, si recuerda los cheques y a nombre de qué empresa se giraban. Y la misma constesta, "Señora Juez, YUCATAN RESORT, S.A.. La señora V., contestó respecto a cual era su relación de trabajo con THE SUMMITH HILLS, INC, S.A., lo siguiente: "...mientras desempeñé el cargo de Asistente de Gerencia Financiera, mi jefa era la señora M.N., y ella manejaba estos papeles de la empresa.....Mi relación con la empresa fue de manejar papeles de la misma relacionados a pagos de tasa única. Igualmente manifestó que durante el tiempo que laboró en AVALON RESOTR, S.A., nunca se le entregó algun pago por sus servicios profesionales a nombre de THE SUMMITH HILLS, INC, S.A.

  4. W.O.A., al preguntarle si conocía al señor C.L. y desde que tiempo laboró en AVALÓN RESORT, S.A, señaló " ..sí lo conozco, era mi jefe inmediato desde el 2001". "Eso fue en febrero de 2001, inicio, terminación el 2002, septiembre". Manifestó tambien que el señor L. dejó de laborar en el Hotel AVALON porque lo despidieron y que el mismo tuvo funciones de Gerente General de Ventas y depués pasó a ser Director. En relación a cómo se realizaba el pago de los servicios prestados, manifestó que por medio de cheques, los cuales eran girados a nombre de YUCATAN RESORTS, S.A. y AVALON RESORTS, S.A.. Asimismo, indicó que nunca tuvo relación alguna con THE SUMMITH HILLS, INC, S.A., ni recibió ningún pago por sus servicios en cheque a nombre de esta.

  5. Por último tenemos el testimonio del señor G.G.L., quien manifestó conocer al señor C.L., pues trabajó con éste durante cuatro años en YUCATAN RESORTS, S.A. Expresó además, que las empresa YUCATAN RESORTS, S.A. y AVALON RESORTS, S.A., practicamente son las misma empresa, pues se encuentran en la misma instalación, tienen un sólo departamento de personal, los cheques son pagados al personal por un mismo departamento de contabilidad (los hacían en las oficinas de AVALON RESORTS, S.A., pero tenían el nombre de YUCATAN RESORTS, S.A.) y las decisiones son tomadas directamente de la Gerencia General de AVALON RESORTS, S.A. Finalmente, el señor G.L., señala que C.L. laboró hasta el mes de abril de 2002, mientras él hasta enero de 2003, en las empresas en mención. Se le cuestionó también, si mantuvo relación laboral con THE SUMMITH HILLS, INC, S.A y si recibió de ésta algún pago por sus servicios, a lo que contestó que nunca tuvo relación alguna con la empresa en mención, ni recibió pago alguno.

    Como vemos, por medio de los testimonios anteriores se revela que específicamente entre las empresas YUCATAN RESORTS, S.A. y AVALON RESORTS, S.A y el señor C.L., existía una clara relación de trabajo y que entre ambas empresas existe una unidad económica o simultaneidad de empleadores, pues es evidente que los servicios prestados por el señor C.L. beneficiaron indistintamente y de manera simultánea a ambas empresas de conformidad al artículo 96 del Código de Trabajo.Esta afirmación, también encuentra sustento en los documentos suscritos el 26 de abril de 2002, por la Licda. D.C., Gerente de Recursos Humanos de AVALON RESORT- PANAMÁ (nota relacionada con el traslado del señor C.L. a la ciudad de México) y Nota de 30 de mayo de 2002, relacionadas también con la situación laboral del señor C.L. (Cfr. fs. 84, 88 y 89 del expediente laboral). De igual manera, se advierten a fojas 10 y 12 certificación del Registro Público de ambas empresas, en donde claramente se lee que poseen los mismos dignatarios. De lo anteriormente expresado esta Sala ha determinado que no se ha infringido el artículo 96 de nuestro Código de Trabajo. A diferencia de ello, estimamos que una vez acreditada la prestación de un servicio y probada la relación de trabajo, trae como consecuencia el derecho al pago de las prestaciones reclamadas por el trabajador de conformidad al artículo 62 del Código de Trabajo y una vez determinada la unidad económica de dichas empresas, corresponde a éstas responder de forma solidaria ante el trabajador. En este sentido, esta S. estima que el artículo 2 del Código de Trabajo, no ha sido de ningún modo violentado, ya que las reclamaciones hechas por el trabajador van dirigidas hacia empresas que tienen operaciones en Panamá, y tal como señala esta disposición, todas las personas, naturales o jurídicas están sujetas a la legislación laboral panameña.

    En relación a lo expresado por las empresas casacionistas, respecto a la presunta carencia de permiso de trabajo de Llantires para laborar en Panamá, este Tribunal de Casación debe puntualizar que en concordancia con el artículo 17 del Código de Trabajo, es la obligación del empleador - no del trabajador- de solicitar el correspondiente permiso de trabajo para aquellos trabajadores extranjeros que por necesidad técnica o profesional necesite dentro de su empresa establecida en territorio Nacional, siempre y cuando cumpla con las limitaciones que impone la legislación de Trabajo, por lo que tampoco esta S. considera que la sentencia recurrida en casación haya transgredido el artículo 17 del Código de Trabajo.

    Esta Sala advierte a foja 52 del expediente laboral, Nota Nº DIGE Nº33/2003, en la que el Director General de Empleo del Miniterio de Trabajo y Desarrollo Laboral, certifica que al señor C.L. mediante Resolución Nº 390 de 30 de enero de 2002, se le autorizó permiso de trabajo para que pudiera prestar servicios como trabajador de confianza en la empresa YUCATAN RESORTS, S.A. por el término de un año, entendiéndose que dicho permiso fue proferido dos años después de supuestamente haberse inciado la relación laboral. No obstante, estima la Sala que este hecho, no impide que al trabajador le corresponda recibir las prestaciones laborales, producto de los servicios prestados, aún en el supuesto de que se estuviera ante un contrato ilegal, ilegalidad esta derivada de la ausencia del permiso de trabajo.

    En elpresente caso, no consta en el expediente laboral contrato alguno, lo que sí consta en autos es la relación laboral que existió entre C.L. y YUCATAN RESORTS, S.A. y AVALON RESORTS, S.A., además de lo manifestado por el trabajador, en cuanto a que dicha relación laboral se inició desde el 11 de octubre de 1999 y culminó el 9 de abril de 2002, devengando un salario mensual de B/.3,000.00, salario que corresponde con el cargo de jefatura que mantenía, según los testiminios de los señores W.O.A. yJuanL.N., y el permiso concedido a su favor en calidad de trabajadores de confianza, por lo que se entiende, que el mismo realizaba labores de educación y fiscalización, además, de que estos testigos afirmaron conocerlo por ser compañeros de labores y subalternos durante el periódo que se alega haber trabajado. Cabe señalar al respecto, que las empresas no han logrado desvirtuar las afirmaciones hechas por el señor C.L., referentes al salario y al tiempo laborado, en consecuencia, según lo dispone el artículo 69 del Código de Trabajo, a falta de contrato escrito se presumirán ciertos los hechos alegados por el trabajador que debían constar en dicho contrato. Dicha norma establece lo siguiente:

    Artículo 69. A falta de contrato escrito se presumirán ciertos los hechos o circunstancias alegados por el trabajador que debían constar en dicho contrato.

    Esta presunción podrá destruirse, mediante prueba que no admita duda razonable.

    En este mismo orden de ideas, el artículo 66 del Código de Trabajo señala claramente que se presume la existencia del contratoy de la relación de trabajo entre quien presta un servicio o ejecuta una obra y la persona que recibe aquél o éstas. Así lo ha señalado la jurisprudencia:

    "Por lo tanto, los elementos que prueba la existencia de la relación de trabajo no tienen que constar por escrito ni las normas exigen la existencia de documentos para probar la relación de trabajo, basta con probar la prestación de un trabajo personal en condiciones de subordinación o dependencia económica, hecho que determina la obligación de pagar el salario de pagar por parte del empleador.

    Adicionalmente, en reoterada jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia, la Sala Laboral ha incocado al refereirse a la existencia de la relación de trabajo los artículos 66 y 69 del Código de Trabajo, los cuales disponen que se presume la existencia del contrato y de la relación de trabajo entre quien prestan personalmente un servicio o ejecuta una obra y la persona que recibe aquel o ésta; y que a falta de contrato escrito se presumen ciertos los hechos circunstancias alegados por el trabajador, presunción que sólo puede destruirse mediante prueba que no admita duda razonable...". Fallo de 16 de junio de 1997. Registro Judicial junio 16 de 1997, página 386.

    Tales presunciones nos lleva a la conclusión de que, toda vez que no hay constancia del contrato escrito de trabajo, se presume su existencia, y por ende aquellos aspectos que deben contener en el mismo, aspectos que tal como hemos advertido no fueron desvirtuados por las casacionistas. Por las razones expuestas, la Sala desestima el cargo de violación de los artículos 69 y 74 del Código Laboral.

    Ahora bien, estas presunciones no abarcan el hecho de que el contrato se presuma que haya sido por tiempo indefinido, esto es así, en virtud de que se parte de la premisa que los contratos celebrados con trabajadores extranjeros por los períodos indicados en el artículo 17 del Código de Trabajo, están sometidos a las regulaciones especiales contenidas en dicho precepto y subsiguientes, disposiciones que ponen gran énfasis en que tales contratos sólo pueden autorizarse por tiempo definido. Tampoco considera esta S., le podría ser aplicable la regla establecida en el numeral 1, del artículo 77, pues lo contrario daría margen a dejar sin efecto una de sus condiciones esenciales, cual es la fijación del tiempo de su duración al cual queda limitado hasta que el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Social autorice su prórroga por otro período fijo (Sentencia de 31 de octubre de 1986. Registro Judicial. Octubre de 1986, J.V. vs Ochenta y Uno, S.A.). En virtud de lo anterior, la conclusión a la que ha llegado esta S. es que efectivamente se han violado los artículos 17 y 224 del Código de Trabajo, por lo que prosperan los cargos endilgados. En razón de lo anteriormente expuesto, consideramos que el trabajador no tiene derecho a la prima de antiguedad, pues esta prestación laboral tal como lo indica el artículo 224 procede siempre y cuando se esté ante un contrato por tiempo indefinido.

    Como hemos advertido, la Sentencia del Tribunal Superior de Trabajo condenó a las empresas YUCATÁN RESORTS, S.A. y AVALON RESORTS, S.A. al pago de la suma de B/.7,500.00 en concepto de vacaciones vencidas y proporcionales, la suma de B/. 7,500.00 en concepto de décimo tercer mes vencidos y proporcionales, dejados de pagar durante la relación, con los recargos de los artículos 169 y 170 del Código de Trabajo; y a pagar la suma de B/.1,639.06 en concepto de prima de antiguedad, con el recargo de artículos 170 del Código de Trabajo, con un total de B/.16,639.06.

    Procede entonces, esta Sala de Casación a casar sólo parcialmente dicha sentencia de conformidad al artículo 931 del Código de Trabajo, cómputo que se efectuará sobre todos los derechos que tiene el señor C.L.- con excepción de la prima de antiguedad-, consistente en vacaciones, vacaciones proporcionales, décimo tercer mes y décimo tecer mes proporcional, resultando entonces una cifra total a pagar por parte de las empresas empleadoras YUCATAN RESORTS, S.A. y AVALON RESORTS, S.A., de B/.15,000.00.

    En lo que respecta a la solicitud de embargo preventivo presentada por el licenciado C.J.G., en representación de C.L., es necesario señalar que el artículo 930 del Código de Trabajo, ciertamente faculta a la Sala para conocer de esta petición, la cual no suspende el trámite del recurso de casación. No obstante, como dicho trámite ha concluido con la expedición de la presente sentencia, lo procedente es que dicha petición se haga valer en el Juzgado Cuarto de Trabajo de la Primera Sección, donde está radicado el presente proceso.

    En mérito de lo expuesto la Sala Tercera (Casación Laboral) de la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la Ley CASAPARCIALMENTE la Sentencia de 2 de noviembre de 2004, proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, dentro del proceso laboral propuesto por C.L.S. contra YUCATÁN RESORTS, S.A., AVALON RESORTS, S.A. y THE SUMMIT HILLS, INC., y por tanto, CONDENASOLIDARIAMENTE a las empresas YUCATÁN RESORTS, S.A. y AVALON RESORTS, S.A. al pago de la suma de B/.7,500.00 en concepto de vacaciones vencidas y proporcionales, la suma de B/. 7,500.00 en concepto de décimo tercer mes vencidos y proporcionales, dejados de pagar durante la relación, con los recargos de los artículos 169 y 170 del Código de Trabajo; haciendo un total de B/.15,000.00, y NO ADMITE la solicitud de embargo preventivo presentada por el licenciado C.J.G.. Las costas se fijan en un 10%.

    N..

    WINSTON SPADAFORA FRANCO

    ADÁN ARNULFO ARJONA L. -- VICTOR L. BENAVIDES P.

    JANINA SMALL (Secretaria)