Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 30 de Noviembre de 2005

Ponente:Arturo Hoyos
Fecha de Resolución:30 de Noviembre de 2005
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral
RESUMEN

RECURSO DE CASACIÓN LABORAL INTERPUESTA POR LA LICDA. LICENCIADA JANET DE SOUSA SANTOS, EN REPRESENTACIÓN DE ALBINYORK GONZALEZ EN CONTRA DE LA SENTENCIA DE 14 DE JULIO DE 2004 PROFERIDA POR EL TRIBUNAL SUPERIOR DE TRABAJO DEL SEGUNDO DISTRITO JUDICIAL DENTRO DEL PROCESO LABORAL ALBINYORK VS REFRESCOS NACIONALES

 
CONTENIDO

VISTOS:

La licenciada J. De Sousa Santos, apoderada judicial de A.A.G., ha propuesto recurso de casación laboral contra la sentencia de 14 de julio de 2004, proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial, dentro del proceso laboral promovido por ALBINYORK ANGUIZOLA GONZALEZ -VS- REFRESCOS NACIONALES, S. A.

El fin que se persigue con el presente recurso extraordinario consiste en que la Sala case la sentencia recurrida y en su defecto declare nulo por ilegal el Mutuo Acuerdo suscrito entre ALBINYORK ANGUIZOLA GONZALEZ y REFRESCOS NACIONALES, S.A. y ordene el reintegro inmediato a su puesto de trabajo al señor A.G..

El Juzgado Primero de Trabajo de la Tercera Sección, D., en sentencia de 16 de abril de 2004, declaró nulo, por ilegal, el Mutuo Acuerdo suscrito entre las partes mencionadas y ordenó el reintegro inmediato del trabajador A.A.G. a su puesto de trabajo.

El Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial, como tribunal de alzada, en sentencia de 14 de julio de 2004, revocó la sentencia del a-quo y en su defecto, negó la declaratoria de nulidad del Mutuo Acuerdo suscrito entre las partes, por considerar que el mismo reúne los requisitos exigidos por el numeral 1, del artículo 210 del Código de Trabajo.

Con el presente recurso el casacionista persigue que la Sala case la sentencia recurrida y en su defecto declare nulo el mutuo acuerdo suscrito entre las partes.

Sostiene el recurrente que han sido conculcados los artículos 6, 8, 164, 210, 732 y 735 del Código de Trabajo.

Sostiene el casacionista que el artículo 164 ha sido transgredido en virtud de que el juzgador secundario la aplicó e interpretó erróneamente, pues, a su juicio, el Tribunal señaló en la sentencia que "La compensación en materia laboral solamente se prohíbe tratándose del cobro de deudas que el empleador tenga en contra del trabajador, sin que se le pueda descontar de su salario ninguna suma de dinero por esta causa, al igual que tampoco del pago de sus prestaciones laborales cuando tenga derecho a ellas", agrega que la norma no señala que solamente en el caso del salario no cabe la compensación. Agrega además, que "al establecer que la empresa al pagar al trabajador la indemnización, prestación esta a la cual no estaba obligada la misma a pagar compensa los B/.407.20 que no le fueron pagados al trabajador y que corresponden a las vacaciones, décimo tercer mes y prima de antigüedad de los trece días que no se tomaron en cuenta por la demandada para el cálculo del tiempo laborado por el trabajador. Los tribunales no pueden hacer compensaciones automáticas, sin que exista en el Mutuo Acuerdo una cláusula en que se haya pactado que el pago de la indemnización se daba a fin de cubrir sumas que pudiesen haberse dejado de pagar, se hayan calculado mal o dejado de calcular, en concepto de derechos adquiridos, pero de forma infundada no".

El Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial manifestó que la compensación en materia laboral solamente se prohíbe tratándose del cobro de deudas que el empleador tenga en contra del trabajador, sin que se le pueda descontar de su salario ninguna suma de dinero por esta causa, al igual que tampoco del pago de sus prestaciones laborales cuando tenga derecho a ellas.

La Sala comparte lo expresado por el juzgador secundario, toda vez que "Los autores de una edición comentada del Código de Trabajo señalan en relación con esta norma que "como no se reconoce al empleador un poder de disposición sobre el salario del trabajador, aquél no puede aprovecharse de su posición dentro de la relación de trabajo para cobrarse deudas de cualquier tipo, compensándolas del salario que debe pagar. El empleador en estos casos tendrá que obtener una orden judicial de embargo, sujeta a las limitaciones legales. En caso de contrademanda el empleador no podrá descontar de lo que deba pagar al trabajador en concepto de salario por condena en el proceso, las cantidades a que, a su vez, haya sido condenado el trabajador. De tal manera que no podría operar en el proceso la excepción de compensación... Ya hemos comentado los artículos 164 y 165 del C.T que prohíben la compensación y el cobro de intereses a los trabajadores por deudas contraídas con sus empleadores, salvo el caso de préstamos para la adquisición de vivienda" (H.A.. Derecho Panameño del Trabajo, Imprenta LIL. S.A., 1982, Panamá, págs. 316 y 318).

Estima este Tribunal que en el caso bajo estudio no se plantea lo expresado en la norma comentada. En ese sentido, le asiste razón el juzgador de segundo grado al expresar que el trabajador sin tener derecho al pago de la indemnización le fue otorgada por el empleador, toda vez que ésta solamente surge como consecuencia de dos eventos, del despido injustificado o de la renuncia justificada, y en el presente caso no estamos ante ninguno de los dos.

En razón de ello, la Sala considera que no ha sido vulnerado el ordenamiento legal, en cuanto a que haya existido renuncia o dejación de derechos, cuando por los trece días dejados de calcular asciende a la suma de B/407.20 (correspondiente a 13 días de salarios, vacaciones, décimo tercer mes y prima de antigüedad), y la indemnización pagada fue de B/.6,080.38. Obviamente hay que tener presente que la relación de trabajo terminó por mutuo consentimiento, según se acreditó en el proceso.

En virtud de lo antes expresado la Sala desestima el cargo endilgado.

En lo atinente al artículo 210 del Código de Trabajo, el recurrente argumenta que la infracción se ha producido al no reconocer que las diferencias dejadas de pagar por el empleador en concepto de vacaciones, décimo tercer mes y prima de antigüedad que son derechos adquiridos irrenunciables por los trece días no computables, no constituyen una renuncia de derechos, ya que el mismo numeral 1 de este artículo establece que "...siempre y cuando no implique renuncia de derechos", en este caso si estamos frente a una renuncia de derechos que conllevan a la nulidad del Mutuo Consentimiento, como sabiamente lo señaló Juzgado Primero de Trabajo de la Tercera Sección.

Nos unimos al criterio esbozado por el Tribunal Superior cuando manifiesta que si la demandada pagó la cantidad de B/.6,080.38 en concepto de una prestación que no correspondía, nada impide que se deduzca de la misma el pago de los 13 días de salario, vacaciones, décimo tercer mes y prima de antigüedad (B/.407.20) correspondientes a ese periodo de tiempo no incluidos en el mutuo disenso, razón por la cual concluye la Sala que no se configuró la renuncia de derechos.

Por lo anterior, no prospera el cargo endilgado.

En cuanto al análisis de los cargos relacionados con los artículos 6, 8 , 732 y 735 del Código de Trabajo estima la Sala que no es necesario entrar a su análisis, toda vez que fueron desestimados los cargos relacionados con los artículos 164 y 210, pilares fundamentales en el presente proceso.

Como corolario de lo antes expresado, la Sala Tercera (LABORAL) de la Corte Suprema, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, NOCASA la sentencia de 14 de julio de 2004, proferida por el Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial, dentro del proceso laboral promovido por ALBINYORK ANGUIZOLA GONZALEZ -VS- REFRESCOS NACIONALES,S.A.

Notifíquese,

ARTURO HOYOS

WINSTON SPADAFORA FRANCO -- ADÁN ARNULFO ARJONA L.

JANINA SMALL (Secretaria)