Sentencia Contencioso de Corte Suprema de Justicia (Pleno), 3ª de lo Contencioso Administrativo y Laboral, 17 de Mayo de 2012

Ponente:Luis Ramón Fábrega Sánchez
Fecha de Resolución:17 de Mayo de 2012
Emisor:Tercera de lo Contencioso Administrativo y Laboral
 
CONTENIDO

VISTOS:

El Licenciado H.G.N. actuando en representación de A.A.V.R., ha presentado recurso de casación laboral contra la Sentencia S/N de 2 de septiembre de 2011, dictada por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, dentro del proceso laboral que promoviera contra S.H., S.A., y/o H.S..

  1. LA SENTENCIA IMPUGNADA.

    El presente recurso extraordinario tiene como génesis el proceso común de trabajo que entablara el señor A.V., a fin de obtener el pago de seis mil seiscientos diecisiete con sesenta y ocho se (B/.6,617.68) en concepto de prestaciones laborales adeudadas (fs. 2-3, 10-11) por su empleadora. Para fundamentar su pretensión, sostuvo que inició la relación de trabajo con el Taller Serrano Hermanos, S.A., producto de un contrato verbal con H.S. que se mantuvo desde el 20 de abril de 2006 al 29 de marzo de 2009.

    La parte empleadora utilizó el término de Ley para oponerse a demanda presentada, por lo que negó de manera enfática adeudarle al demandante monto de dinero alguno en concepto de prestaciones laborales.

    Celebrada la audiencia oral, el juzgador primario emitió su dictamen absolviendo a la parte empleadora del pago de las prestaciones laborales demandadas (fs. 29, 45-48 del expediente laboral).

    De esta decisión, apeló el apoderado judicial del señor A.A.V.R., ante el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial; instancia que emitió la Sentencia S/N de 2 de septiembre de 2011, confirmando la resolución del Juzgador primario (fs. 73-78 del expediente laboral).

    Inconforme con la condena establecida por los juzgadores laborales, el representante legal de la parte trabajadora recurre en casación, afirmando la existencia de deficiencias en la valoración del material probatorio aportado al proceso. Veamos.

  2. ARGUMENTOS DE LA CASACIONISTA.

    Como disposiciones vulneradas por la sentencia impugnada se alegan los artículos 732, 855, 866, 867, 735 y 755 del Código de Trabajo.

    La infracción de dichas normas, se explicó afirmando que el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial, incurrió en un error en cuanto a la apreciación de las pruebas. Específicamente, se refirió al Acta de Conciliación No. 109 de 8 de mayo de 2009, en la que consta la fecha de inicio de labores, funciones del soldador y el salario.

    Sobre el particular, adicionó que la Sentencia No. 47-JCD-04-09 de 19 de noviembre de 2009 de la Junta de Conciliación y Decisión No. 4 de la Chorrera y la declaración testimonial de E.B. no fueron evaluadas en debida forma por los juzgadores, toda vez que estos documentos eran pruebas indiciarias que comprobaban la petición del señor V.R., en su calidad de trabajador de Serrano y Hermanos, S.A. o H.S..

    Por último, reiteró de manera categórica, que el Tribunal Superior de Trabajo, no apreció el material probatorio incorporado al proceso según las reglas de la sana crítica, pues desconoció las constancias documentales y testimoniales aportadas por el demandante para dar cabida a la tesis de inexistencia de la relación de trabajo que carecía de pruebas que la sustentaran (fs. 1-6 del cuadernillo de casación).

  3. CONSIDERACIONES DEL TRIBUNAL DE CASACIÓN.

    Ante un examen minucioso de los cargos presentados, esta Superioridad se percata que la violación que se alega sobre los artículos 732, 865, 866, 867, 735 y 755 del Código Laboral, tiene como sustento el hecho de que el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial valoró erradamente las pruebas legibles de fojas 30 a 42 del expediente laboral consistente en: Acta de Conciliación 109 de 8 de marzo de 2009, copia autenticada de la Sentencia No. 47-JCD-04-09 de 19 de noviembre de 2009 y la declaración testimonial de E.B.; las cuales a juicio del demandante demostraban la existencia de la relación de trabajo desde el 20 de abril de 2006 hasta el 29 de marzo de 2009.

    En efecto, el análisis de las disposiciones legales que se dicen vulneradas, revela que el argumento fundamental de la parte actora es que el Tribunal Superior de Trabajo no valoró ni apreció en forma correcta cada una de las pruebas mencionadas en el párrafo anterior. De allí, que el cargo se relacione con la violación del artículo 732 del Código de Trabajo que contempla, respectivamente, la apreciación de las pruebas por parte del juez según las reglas de la sana crítica.

    Dentro de este contexto, se hace necesario recalcar, que la jurisprudencia de esta Máxima Corporación Judicial ha sido constante y uniforme al señalar, que la actividad de apreciación de pruebas que adelante el juzgador laboral con base al sistema de la sana crítica, no es susceptible de reparo por el Tribunal de Casación excepto que se haya incurrido en un error de hecho en la valoración de pruebas, situación que no se ha demostrado acontece en este negocio.

    Esto es así, porque según las constancias de autos el Tribunal Superior de Trabajo del Segundo Distrito Judicial valoró el caudal probatorio de manera racional, con arreglo a la ley, la lógica, y la experiencia; aplicando las reglas de la sana crítica y las presunciones legales establecidas en el Código de Trabajo. Consecuentemente, arribó a la conclusión de que las pruebas no demostraron que el señor V.R. prestó el servicio para H.S. o S. y Hermanos, S.A., en condiciones de subordinación jurídica y dependencia económica; por lo que previo estudio de los artículos 62, 64 y 65 del Código de Trabajo, la autoridad laboral coligió que al demandante no se le adeudaban las prestaciones laborales exigidas producto de la alegada relación de trabajo, cuya existencia fue negada por la parte empleadora.

    Esta valoración, sustentada en los elementos probatorios que constan en el dossier, no tiene por qué ser cuestionada por el Tribunal de Casación, en la medida que coincide con las reglas mínimas que establece el Código de Trabajo en el artículo 732: objetividad, sensatez, y lógica razonable, a fin de otorgarle su justo valor al material probatorio.

    Ante lo expresado, esta Superioridad procede a negarle el curso legal a la acción extraordinaria presentada, conforme lo dispuesto en el artículo 928 del Código de Trabajo.

    Por consiguiente, la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, administrando justicia en nombre de la República y por autoridad de la ley, RECHAZA DE PLANO el recurso de Casación Laboral presentado por el licenciado H.G.N., en representación de A.A.V.R. contra la Sentencia S/N de 2 de septiembre de 2011, dictada por el Tribunal Superior de Trabajo del Primer Distrito Judicial dentro del proceso laboral que promoviera contra S. y Hermanos, S.A. y/o H.S..

    N.,

    LUIS RAMÓN FÁBREGA SÁNCHEZ

    ALEJANDRO MONCADA LUNA -- VICTOR L. BENAVIDES P.

    KATIA ROSAS (Secretaria)